CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 175 / OCTUBRE / 2014

Estimado Sr. Campoy: debo felicitarle por el artículo que ha salido en el número 173 sobre los peligros de las vacunas y los coadyuvantes. Mi especialidad como quelador clínico me lleva desde hace más de 25 años a intentar concienciar a las personas sobre este ámbito que como usted bien sabe no es exclusivo de las vacunas pues afecta a los empastes dentales y las prótesis de titanio (inducen alergia), la alimentación -sobre todo el pescado contaminado por mercurio-, los cereales -muchos de ellos contaminados con arsénico-, etc. En fin, un sinnúmero de condiciones que inducen las patologías que vivimos actualmente y van desde la fibromialgia al llamado síndrome bipolar y la depresión pasando por las enfermedades autoinmunes y el cáncer. De ahí que considere la intoxicación por metales tóxicos y los plásticos -y ello sin hablar del problema de la Nanotecnología- el verdadero mal de nuestro siglo; por encima del SIDA. Y es precisamente por mis conocimientos en la materia y el tiempo que llevo dedicado por lo que aplaudo a su revista con sincero respeto ya que hay que ser tenaz para soportar la avalancha de noticias subrepticias que quieren confundir y desacreditar la verdad. Una vez más enhorabuena por el artículo. Cordiales saludos,

Dr. Marcos Mazzuka P.
Profesor de la Birchman University Delaware (EEUU)

Le agradecemos muy sinceramente sus palabras y la valentía de dar a conocer su parecer en un ámbito tan controlado donde todo aquel que disiente es inmediatamente vilipendiado por los detentadores de la «verdad oficial».


Estimado Sr. Campoy: hace años, cuando me encontraba cursando Secundaria -con unos 16 años-, me encantaba comprar su revista; lo hacía porque me hacía entrar un poco más en la ciencia. Cada vez que viajaba iba corriendo al estanco de revistas del aeropuerto, único lugar donde la encontraba en mi isla (La Palma, Canarias) para comprarla y leerla durante el viaje. A día de hoy, con 21 años y habiendo terminado el tercer curso del grado en Medicina en la Universitat Pompeu Fabra – Autónoma de Barcelona he viajado a diferentes lugares de España para seguir formándome; incluso en verano. Pues bien, intentando retomar viejas costumbres estos días he buscado su revista en los diferentes aeropuertos habiéndola encontrado en el de Santiago de Compostela y, para mi sorpresa, en el interior de la misma no encontré aquellos artículos científicos que recordaba sino más bien todo lo contrario: artículos donde se echan por tierra las diferentes técnicas utilizadas en la actualidad para combatir las diferentes patologías que atañen a nuestra especie. Le comentaré varias cosas que como miembro de la comunidad científica, aún no habiendo terminado mi formación, me parecen un sinsentido. Y comenzaré por el artículo ¿Realmente aumentan los casos de varicela al restringirse las vacunas? Habiendo cursado recientemente la asignatura de Microbiología me parece bien que comente que la vacuna contra esta enfermedad no es tan efectiva como se pinta; sin embargo el texto se basa en un listado interminable de efectos secundarios de la vacuna mientras que califican la varicela como una infección leve de vesículas y dolor de cabeza, entre otros. Me llama la atención que a la hora de hablar en él sobre el VZV se utilicen términos coloquiales como dolor de cabeza o malestar general; por otro lado, cuando se habla de la vacuna lo hacen con términos médicos que pueden asustar a los lectores pues una persona que no sabe del tema preferirá tener un dolor de cabeza a una cefalea. Los efectos secundarios que produce la vacuna no son más lesivos que la propia infección del virus; ambas producen un cuadro pseudogripal propio de una infección por virus. No comenta tampoco que en algunos casos la infección da lugar a neumonías, edemas cerebrales o infecciones bacterianas pero vuelve a hacerlo en el caso de la vacuna. Todo ello para culminar con un “¡Serán cretinos!”. Proseguiré con la vacuna del virus del papiloma humano. Hace unos años la OMS publicó: “La OMS reconoce que el cáncer cervicouterino y otras patologías relacionadas con el VPH constituyen un problema de salud pública mundial y recomienda incluir la vacunación sistemática contra el VPH en los programas nacionales de vacunación siempre que: la prevención del cáncer cervicouterino y/o de otras enfermedades relacionadas con el VPH sea una prioridad de salud pública; la introducción de la vacuna sea viable en términos programáticos; sea posible garantizar la financiación sostenible, y se tome en cuenta la costoeficacia de las estrategias de vacunación en el país o región”. Gardasil es una vacuna con las VLPs de L1 de los HPVs 6, 11, 16 y 18, y como ya sabrá existe otra vacuna que solo posee potencial inmunogénico contra los dos últimos pues son los que tienen el potencial oncogénico y cuya prevalencia es más alta: la Cervarix. Las proteínas incluidas en ambas vacunas han demostrado por varios estudios que no son infecciosas ni oncogénicas y que son altamente inmunogénicas. En Australia se realizó un estudio sobre la efectividad de las vacunas entre 2004 y 2008, en el Centro de Salud Sexual de Melbourne, y participaron 36.055 pacientes. Y como puede ver en la imagen que le adjunto se aprecia claramente que en los años posteriores a la implementación de la vacuna el número de verrugas genitales cae en mujeres significativamente. En mujeres menores de 28 años disminuyó más del 25%. Sin embargo, sabiendo que la vacuna es efectiva existen numerosos padres que cuando se les propone vacunar a sus hijas se indignan porque creen que todo es un negocio y que la vacuna les hará daño. Este pensamiento es lo que fomenta su revista. No se habla en ningún momento de las consecuencias que tiene no vacunarse, en la trasmisión de los diferentes serotipos, ni en el potencial oncogénico que tiene una infección por algunos de ellos. Claro está, cuando a un porcentaje de estas pacientes no vacunadas, en su edad adulta, se les detecte una displasia o incluso un carcinoma invasivo entonces se arrepentirán de no haberse vacunado; y no olvide que para que haya cáncer de cérvix ha de haber una infección previa con el HPV. Hablemos ahora de la supuesta «ineficacia del tratamiento quirúrgico en el cáncer». En este artículo lo único que se hace es desmontar el abordaje terapéutico actual de esta patología. Lo primero que comenta es que el cáncer es una enfermedad sistémica y da a entender que su origen no es focal. Recordemos que existen numerosas mutaciones en el DNA de las diferentes células que en el caso de no ser reparado (no es la mayoría de las veces pues contamos con mecanismos celulares para evitarlo como la proteína p53) producirá en la célula un comportamiento aberrante donde escapará de los procesos apoptóticos dando lugar a células inmortales. Esto se produce en una célula que posteriormente se dividirá en un proceso de expansión que podríamos decir que es clonal, dando a lugar a células hijas con el mismo error genético y que a su vez comenzará a acumular más mutaciones. Esto conllevará un aumento del metabolismo del individuo dando lugar a un síndrome tóxico que si que será sistémico (astenia, anorexia y pérdida de peso) pero el origen es una célula. Comenta también que los programas de screening poblacional (mamografías) no tienen ningún sentido pues el abordaje quirúrgico no tiene eficacia. Sin este tipo de programas no se conseguiría tratar los tumores en estadíos de TNM bajos por lo que la supervivencia de las pacientes disminuiría pues recordemos que cuanto antes detectemos un cáncer mejor es el pronóstico. En el artículo se da a entender que incluso aunque detectemos una masa no es necesario someterse a cirugía; y sintiéndolo mucho me parece que metiendo en la cabeza esta idea a las personas está poniendo en grave peligro la salud de las mismas. También pone su revista de manifiesto la “ineficacia de la quimio y radioterapia”. Sinceramente, he visualizado con mis propios ojos cómo tumores enormes se van reduciendo con esta terapia conjunta y cómo con la posterior cirugía la supervivencia de los pacientes aumenta. Para finalizar, pone en portada en uno de sus números que «la vacuna triple vírica puede producir autismo». Bueno, pues yo estoy vacunado de ella y, que sepa, autista no soy. Algunos seguidores de esta idea aluden a que enfermar es algo natural y yo le comentaré algo que me dijo una profesora: “Enfermar es natural pero natural también es morir”. Siento mucho si en algún momento le falto al respeto con esta carta pero sinceramente, según iba leyendo los diferentes artículos de la revista, la decepción iba creciendo. Claro está: me gustaba esta revista cuando estaba en la ESO y no conocía nada para poder juzgar lo que leía pero una vez me he ido informando veo que hay cosas que no debería de publicar. Espero que esta carta le haga reflexionar y en el caso de que me equivoque en alguno de las aportaciones que le hago le pido perdón de antemano pues recuerde que soy un mero estudiante de 3º de Medicina. Atentamente

Sergio R. Barroso

En primer lugar le felicitamos porque demuestra usted tener curiosidad, única facultad que lleva al conocimiento. Y porque mantiene el espíritu crítico de quien busca la verdad; lástima que éste no lo aplique usted a lo que le están «enseñando» ahora en le facultad de Medicina. De hecho nos parece que el «lavado de cerebro» al que se somete en ellas a los estudiantes está magistralmente planificado y diseñado porque pocos se dan cuenta de que terminan creyendo en un paradigma que no se sustenta científicamente. Y no lo decimos nosotros: lo afirman científicos y médicos de primer nivel, varios premios Nobel incluidos como hemos contado en estos años. Textos que evidentemente usted no ha leído. Lo explicamos precisamente el mes pasado (nº 174) en el reportaje titulado ¿Por qué los estudiantes españoles de Medicina solo aceptan la convencional y farmacológica? que esperamos haya leído; reportaje en el que recordábamos los numerosos artículos que hemos publicado y ponen en entredicho gran parte de las bases de la Medicina convencional. Lista que publicamos según su cercanía en el tiempo y es así de extensa: Manipulación, falsificación y censura en las revistas científicas de élite (168), La experimentación con animales es tan cara como inútil y Nuevo varapalo a la credibilidad de la industria farmacéutica (163), ¡El fraude científico es cada vez mayor! (155), Férreo control de la salud mundial por la gran industria farmacéutica (153), El mito de la Medicina basada en la evidencia (147), William Rea: “A los médicos se nos ha ocultado la causa de la mayoría de las enfermedades” (139), La ética médica en el banquillo: del Juramento Hipocrático a la Declaración de Ginebra y Las agencias reguladoras de medicamentos las controla la propia industria farmacéutica (134), La Medicina: ¿ciencia o pseudociencia? (133), Durísimas acusaciones de John Virapen contra la industria farmacéutica (131), La política sanitaria mundial la determina un grupo de agencias estadounidenses (128), ¿La Medicina convencional se basa en la ciencia… o en el engaño? (127), ¿Son realmente independientes las agencias reguladoras de fármacos y alimentos? (121), José Antonio Campoy: “El actual paradigma médico está muerto” (101), Las multinacionales se inventan enfermedades para vender fármacos (84), Investigación médica: nuevos escándalos dejan en entredicho a las revistas científicas (82), Las multinacionales farmacéuticas controlan gran parte de las asociaciones de enfermos (80), La credibilidad de la industria farmacéutica, bajo mínimos (75), Los tratamientos médicos son ya ¡la primera causa de muerte! (65), Revistas científicas: las “biblias” de la clase médica (64), ¿A qué se debe la actual ignorancia médica? ¿A falta de información… o a la censura? (62), ¡Matías Rath: “Son las multinacionales farmacéuticas las que controlan el mundo” y ¿Por qué en España la medicina convencional o farmacológica es la única sufragada por el Estado? (55), Mitos y realidades de la industria farmacéutica (50), La corrupción del sistema sanitario (50), Ghislaine Lanctôt: «El sistema sanitario es una verdadera mafia que crea enfermedades y mata por dinero y poder” y¿Existe la medicina “científica”? (47), El negocio de la enfermedad (46) y Arturo O’Byrne: «La medicina convencional tiene los días contados» (39). Textos que usted no debe haber leído porque si no es difícil de entender su forma de pensar. Y vamos aclararle una cosa importante: TODO lo que se dice en ellos lo afirman profesionales de la salud: médicos, biólogos, farmacéuticos, químicos y expertos en muy distintas disciplinas. Muchos de ellos personalidades de la Medicina que han publicado en las más prestigiosas revistas científicas del mundo, han ocupado altos cargos en organismos nacionales e internacionales y han recibido premios y distinciones de todo tipo, algunos incluso el Premio Nobel. Tales son las personas que ponen en entredicho lo que la mayoría de los médicos acepta de forma acrítica, no nosotros. Lo que en esta revista hacemos es dar cabida en nuestras páginas a sus opiniones mientras otros las censuran. Así que no entre usted en el habitual juego de «matar al mensajero». Nosotros simplemente ejercemos nuestra profesión explicando lo que otros callan por miedo, ignorancia, dinero o presiones. Por lo que respecta a las afirmaciones vertidas en los textos con los que usted manifiesta su desacuerdo solo vamos a responderle esto: lo que se afirma en ellos no lo decimos «nosotros», lo dicen las personas cuyas aseveraciones recogemos. Otra cosa es que las compartamos y así lo manifestemos a veces. Y nos reiteramos en todo lo dicho en ellos. Ni uno solo de sus comentarios al respecto se sostiene. Nos reiteramos en lo dicho sobre la varicela. Y en lo afirmado sobre la vacuna del papiloma humano, asunto al que hemos dedicado también un buen número de reportajes -más de 20- que dados sus comentarios es obvio que tampoco ha leído. Y en ese sentido nos vamos a permitir aconsejarle que no se crea a pies juntillas lo que dicen los laboratorios farmacéuticos sobre sus productos; hoy hay que ser muy ignorante o muy ingenuo para hacerlo. Mire, la propia Ministra de Sanidad cuando se aprobó en España, Elena Salgado, dijo públicamente que la posible eficacia de esa vacuna no podría constatarse hasta dentro de décadas. Lo publicamos nosotros y en esa ocasión casi todos los medios de comunicación. ¿Por qué usted no se ha enterado? Pues porque usted debía estar entonces estudiando en el colegio. En fin, que usted diga que nos escribe «como miembro de la comunidad científica» estando aún estudiando el tercer curso de carrera explica todo…


Sr. Director: hace un año inicié el tratamiento para la enfermedad de parkinson con Azilect 1 mg (Rasagilina) y al leer el prospecto me sorprendió leer que el citado medicamento tiene 37 posibles efectos adversos clasificados en muy frecuentes (1 de cada 10 pacientes), frecuentes (1-10 de cada 100 pacientes) y poco frecuentes (1-10 de cada 1.000 pacientes). Consulté a mi médico y me recomendó no leer el prospecto. Sigo tomando el medicamento pero no comprendo cómo a un laboratorio farmacéutico se le autoriza la comercialización de un fármaco con tantos posibles efectos secundarios. En el mundo de la ingeniería industrial, en el que me he desarrollado profesionalmente, es impensable que se permita la comercialización o puesta en servicio de un coche, un avión o un edificio de viviendas con tantos posibles riesgos para los usuarios. Un medicamento es para la salud humana y por tanto requiere un control serio y riguroso antes de su comercialización. En suma, conociendo la postura crítica de su revista acerca de la industria farmacéutica le agradecería me indicara si lo expuesto sobre el Azilect es una práctica habitual en medicamentos «fuertes». Y en el caso de haberse publicado ya un artículo al respecto agradecería me indicaran en qué numero de la revista. Muchas gracias y un saludo

Juan Segura López
(Barcelona)

En esta misma sección de Cartas hemos publicado a lo largo de los años los efectos adversos de muchísimos fármacos en respuesta a numerosas preguntas sobre ellos. Es más, hemos publicado ya tantos reportajes que decidimos agruparlos en nuestra web en un apartado propio titulado El peligro de los fármacos cuyo enlace es éste: www.dsalud.com/index.php?pagina=farmacos. Lo que nos parece intolerable es el consejo de su médico de que no se lea usted el prospecto por lo que vamos a permitirnos darle un consejo no pedido: ¡cambie inmediatamente de médico!


Hola. Ante todo quisiera darles la enhorabuena por tan magnífica revista y animarles a que sigan en esta línea aunque sea duro luchar contra corriente. En el número 173 de la revista hay un artículo de Jose Antonio Campoy sobre el tratamiento integral de la esclerosis múltiple en el que se explica que el cerebro sí puede remielinizarse. Excelente artículo en el que se habla de muy diferentes tratamientos pero -lo que me extrañó sobremanera- no de la Micoterapia; concretamente con Melena de León (Hericium erinaceus) ya que tiene un elevado tropismo hacia el sistema nervioso y por eso se recomienda para tratar todo tipo de patologías neurodegenerativas; entre ellas la esclerosis múltiple. Se trata de una seta que tiene la capacidad de regenerar mielina por su elevado contenido en erináceas, moléculas de bajo peso molecular capaces de atravesar la barrera hematoencefálica. Además el extracto de Melena de León posee también la capacidad de estimular la síntesis de la hormona Factor de Crecimiento Nervioso en el hipocampo Solo quería dejar constancia de ello. Un saludo.

Ernesto Carvajal Pabón

Le agradecemos sinceramente su aportación. Verá, sobre ese hongo hablamos someramente en el reportaje que con el título El enorme poder curativo de las setas apareció en el nº 115 explicando que, en efecto, potencia la síntesis del factor de crecimiento neuronal con mejora de la memoria, la sensibilidad de neuropatías periféricas (diabetes) y el retraso en la degeneración retiniana y ayuda a regenerar la capa de mielina. Explicando que su consumo es recomendable en casos de alzheimer, senilidad, ansiedad, depresión, insomnio y, en efecto, esclerosis múltiple. Y que asimismo protege las mucosas del sistema digestivo al ejercer una función reparadora de los epitelios y por eso se recomienda en casos de úlceras, gastritis, hernia de hiato, enfermedad de Cröhn e inflamaciones intestinales. Posteriormente se ha aseverado que la Melena de León -hongo rico en treitol, arabinitol y ácido palmítico muy utilizado por los expertos en Medicina Tradicional China- es antioxidante, antibiótico, modula en sangre el nivel de lípidos reduciendo el de glucosa, estimula las células nerviosas en los animales y mejora la capacidad cognitiva. Y asimismo que es inmunoestimulador, ayuda a reparar tejidos corticales y núcleos subcorticales afectados por falta de oxígeno, mejora las vías reflejas en afecciones neurológicas periféricas, es citotóxico para las células cancerosas y muchas otras propiedades. Ahora bien, la verdad es que la mayor parte de esos efectos se han estudiado in vitro, muy pocos en animales y casi ninguno en humanos donde las investigaciones solo han podido constatar una mejoría cognitiva leve. Por eso se decidió no citar.


Hola. Tengo 54 años, me faltan 3 piezas dentales y he pensado en ponerme unos implantes pero no me agradan los metálicos de titanio y zirconio. El primero porque es un metal y el segundo porque es óxido de ese metal y no metal puro. Otra razón es su precio: unos 500 € cada uno. Y ésa es mi consulta: ¿han tratado este tema? Y si no es así, ¿qué pueden decirme? En especial de los implantes de fibras de vidrio (sílex) agregadas con composite (material plástico que puede tener un determinado grado de toxicidad). Sólo conozco un estudio hecho en Finlandia donde se experimentó con cerdos. Me gustaría pues saber si han llegado ya al mercado. Cada vez que pregunto en una clínica me salen con la historia de que sólo hay de titanio o zirconio -lo que es mentira- y ya me he cansado de preguntar.

Jaume Oliver

Solo hemos publicado un artículo y fue en el nº 40, hace ya pues 12 años; cuando empezaron a instalarse los implantes de titanio a los que luego se añadieron los de dióxido de zirconio y los de este metal mezclado con itrio. Y de hecho los más usados siguen siendo los de titanio puro por entenderse que tienen alta estabilidad química así como buenas propiedades de biocompatibilidad y mecánicamente soportan mucha presión. Aunque también los hay ya de titanio en aleación con aluminio -éste lo desaconsejamos por completo- y/o vanadio. Como desaconsejamos los implantes fabricados completamente con óxido de aluminio monocristalino. Por lo que se refiere a la fibra de vidrio sabemos que se usa en los soportes de algunos brackets y en los puentes pero no nos consta que haya implantes de ese material. Lo sentimos.


Estimado Director: quisiera consultarle algo que me tiene muy preocupada. He ido al ginecólogo quien decidió que me hiciera una desintometría ósea DXA. La verdad, me la hice por no decirle que no ya que entonces te miran como si estuvieras loca, y me salió que el resultado es compatible con osteopenia en fémur de cuello, fémur total y osteoporosis en columna AP L1-L4. Y salí fatal de la consulta porque me dijo que no tenía solución e iría a más. Me recetó Demilos Colin y Prolie -eso creo leer porque la letra se entiende fatal- cada 6 meses pero ni lo he tomado ni lo pienso tomar. El caso es que he leído en algunos artículos que los cartílagos no se regeneran y en otros que sí. He comprado por ejemplo CondroArtil pero las pastillas son muy grandes y dificultad para tragarlas. En la revista del nº 169 leí asimismo que el Holomega colágeno de Equisalud -contiene vitamina C, L-lisina, L-prolina, etc. – y podría ir bien para mi problema junto con el silicio orgánico de 5ª generación que comercializa Silicium como G5 Siliplant. También leí lo del agua de mar y me han traído unas garrafas de las islas Columbretes, frente a las costas de Castellón, a unos 50 km. de la costa, cuyas aguas son cristalinas y puras. La tomo en una proporción de un vaso de agua de mar por cada cinco de agua de manantial añadiendo el jugo de un limón y un poco de stevia; tres vasos al día. ¿Lo hago bien? También quiero decirles que tengo bastante anemia y estoy tomando hierro (1 vial bebible de 15 ml. al día) Tengo 66 años aunque todos me echan 10 menos a Dios gracias. Quedo a la espera de su amable respuesta. Atentamente.

Mª Teresa Maseda

En resumen, le han hecho a usted una DXA (Absorciometría radiológica de doble energía) y según la misma podría tener -eso significa en realidad «compatible con»– osteopenia en el fémur -es decir, pérdida de densidad en ese hueso que el día de mañana podría conducir a una osteoporosis y es un signo normal del envejecimiento- y osteoporosis en la columna lumbar (L1-L4), es decir, una disminución del tejido óseo en esa zona tanto de las proteínas que constituyen su estructura como de las sales minerales de calcio que contiene. Lo que hace que el hueso de la columna sea menos resistente, más frágil de lo normal. Pues bien, a nuestro juicio la osteoporosis suele deberse a una acidificación del organismo porque para alcalinizarse éste recurre frecuentemente al calcio y de donde lo obtiene más fácilmente es de los huesos. Y recuerde que el cuerpo se acidifica básicamente ingiriendo azúcar, hidratos de carbono refinados, dulces, pasteles, leche -y sus derivados-, harinas, carne roja, alcohol y café al igual que medicamentos como los corticosteroides, las tetraciclinas y los preparados tiroideos. Evítelos, En cambio debe proporcionar al organismo magnesio, silicio, calcio, manganeso, fósforo, vitaminas B6, C y D, calcitonina y colágeno hidrolizado. Por lo que se refiere al calcio le sugerimos que ingiera conjuntamente Coral Natural con vitamina K2 o Menaquinona-7 (de forma abreviada MK-7); comercializa ambos productos 100% Natural. Es asimismo útil la ingesta de algún producto rico en isoflavonas como Menoyn (Ynsadiet) que ya favorece la remineralización ósea. Y, en efecto, son igualmente útiles suplementos como Kalsis (Catalysis), Silicium G5 (Silicium España), CondroArtil (100% Natural) y Holomega colágeno (Equisalud). Recuerde finalmente que muchas veces los problemas de osteoporosis no se deben a un déficit de calcio sino de manganeso; lo dimos a conocer en el artículo que con el título La osteoporosis podría deberse a un déficit de manganeso y no de calcio publicamos en el nº 148. En todo caso lo primero que debe hacer es desintoxicarse y seguir una alimentación a base de frutas -no en forma de zumos y siempre en ayunas-, verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales, frutos secos, setas, algas y aceites. Todo fresco -nada de conservas- y crudo -o bien ligeramente hecho a la plancha o asado- y de temporada. No debe prepararse ningún alimento a más de 80º para no desnaturalizarlo. Como condimentos puede ingerir especias -las que quiera pero especialmente cúrcuma, curry, jengibre, canela, cayena (guindilla), pimentón, rúcula, comino negro y azafrán- así como sal marina yodada, pimienta, ajo, limón, perejil y finas hierbas; en cambio debe olvidarse del vinagre. La ventaja es que se puede comer de todo lo permitido en la cantidad que se quiera -salvo las frutas- de forma razonable. En cuanto a los aceites deben ser de primera presión en frío pero solo de lino, coco, oliva, comino negro y krill; el resto no. Y si puede beba agua mineral de muy baja mineralización e infusiones (salvo café y té negro). Ninguna bebida más salvo el agua de mar que ya toma de forma inteligente. Una última cuestión en la que debemos insistir: elimine de su alimentación la leche y sus derivados; quienes aconsejan tomarlos para prevenir la osteoporosis no saben de lo que hablan.


Estas cartas aparecen en
175
Octubre 2014
Ver número