CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 180 / MARZO / 2015

Hola. Leyendo la revista he visto que el Dr. Santiago de la Rosa sugiere un medicamento homeopático para casos de tendinitis, el Solanum Compositum, que según explica da muy buenos resultados, sobre todo a nivel del hombro, pero solo se consigue en Francia ya que aquí lo retiraron. Y en otro momento dijeron ustedes que en su composición está el Solanum malacoxylon y otros medicamentos homeopáticos que por lo que he comprobado son los mismos componentes que lleva el Traumeel aunque varían algunas diluciones. Pues bien, mi pregunta es si el Solanum malacoxylon junto con el Traumeel puede dar los mismos resultados para una tendinitis crónica de tendones peroneos que llevo padeciendo desde hace casi dos años por sobrecargar tanto un pie y forzarlo. Tengo además otra tendinitis y se me ha formado un espolón y una fascitis plantar. Y otra desde que hace muchos años me lesioné el hombro que si bien en su día me curé de vez en cuando me da la lata. En todo caso lo que más me preocupa son los pies. Estoy desesperada y ya no sé qué tomar pues he probado casi de todo: masajes, medicina convencional… Cuando más me duele es cuando ando; me da unos dolores punzantes. Estoy probando con Solanum malacoxylon a la 5CH (5 gránulos 2 veces al día) y Traumeel (3 veces al día) pero quisiera saber si estoy haciendo lo correcto o debo tomar algo más y durante cuánto tiempo. He leído también que el Ledum palustre actúa a nivel de tobillo y pie para este problema y el Causticum para la rigidez y la contractura del tendón, lo mismo que el Guaiacum. Les agradecería muchísimo si me pudieran orientar. En espera de sus noticias se despide cordialmente.

Mª Pilar D.

Vamos a ver, Pilar: los fármacos no curan nada, sean alopáticos, fitoterápicos, dietéticos u homeopáticos, salvo que se trate de una patología causada por un déficit nutricional lo que, desde luego, no parece ser su caso. Solo ayudan aliviando los síntomas y por tanto no va a resolver el problema ingiriéndolos. Hace ya 30 años Philippe Souchard demostró que problemas aparentemente inconexos como las contracturas, la inversión de curvaturas vertebrales, la cifosis, la escoliosis, la artrosis, la tendinitis, las hernias discales, el genu valgo o varo, los pies cavos o planos y ciertos vértigos o cefaleas tienen a menudo un denominador común: la rigidez de los músculos estáticos. No teniendo sentido según él atribuir pues las llamadas enfermedades reumáticas a la debilidad muscular cuando normalmente sucede todo lo contrario, que es el exceso de fuerza y rigidez de los músculos estáticos lo que da lugar a las mismas. Siendo a menudo el ejercicio periódico, continuado e intenso el responsable de la rigidez de los músculos estáticos del cuerpo y ello, a su vez, causa de buena parte de las enfermedades reumáticas que por tanto deberían tratarse mediante estiramientos suaves de los músculos pero de forma global. Así que le sugerimos que busque a alguien especializado en Reeducación Postural Global, terapia de la que hablamos en el nº 49 en un artículo titulado Reeducación Postural Global: tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas en el que lo dio a conocer la Dra. Montserrat Palacín, miembro de nuestro Consejo Asesor que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86). Pero, ante todo, ¡desintoxíquese! Porque ya hemos explicado que es la alimentación «moderna» lo que más contribuye a deteriorar la permeabilidad de la mucosa intestinal que luego, en función de la estructura de las moléculas procedentes del intestino, los mecanismos con los que éstas obstaculizan el funcionamiento de la célula, el tipo de enzimas afectadas y las distintas reacciones que generan, es lo que lleva a que se produzca una u otra patología. Lo explica ampliamente el Dr. Jan Seignalet en su conocida obra La Alimentación, la 3ª Medicina que le sugerimos lea o, en su defecto, entre en nuestra web –www.dsalud.com– y revise los artículos que con los títulos ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? y El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet aparecieron en los números 78 y 79 respectivamente. Y es que, dicho en pocas palabras, el ensuciamiento celular es la principal causa de la mayoría de las llamadas enfermedades autoinmunes y reumáticas -poliartritis reumatoide, espondilitis anquilosante, enfermedad de Gougerot-Sjögren, lupus eritematoso, esclerodermia, esclerosis múltiple, enfermedad celiaca, miastenia y enfermedad de Basedow-, de las patologías por ensuciamiento -fibromialgia primitiva, tendinitis, artrosis, osteoporosis, gota, cefaleas, depresión nerviosa endógena, esquizofrenia, migrañas, parkinson, alzheimer, diabetes tipo 2, hipoglucemia, hipercolesterolemia, espasmofilia, arterioesclerosis, dispepsia, litiasis biliar, pancreatitis agudas, hemopatías no malignas, leucemias y algunos cánceres- y de las patologías de eliminación –acné, psoriasis, eccemas, queratodermia, ictiosis, colitis, enfermedad de Cröhn, colopatía funcional, bronquitis crónica, asma, otitis, anginas, sinusitis, rinitis alérgica, infecciones repetitivas, la enfermedad de Behçet, conjuntivitis alérgica y aftas-. Y mientras se desintoxica le sugerimos que paralelamente alimente sus tejidos y músculos ingiriendo durante una temporada silicio orgánico, colágeno hidrolizado, vitamina C –entre tres y cinco gramos diarios-, un buen complejo de aminoácidos que incluya al menos lisina, prolina, arginina, carnitina, cisteína y taurina, uno de minerales –con al menos magnesio, cobre, potasio y calcio-, coenzima Q-10, bioflavonoides y un complejo de vitaminas A, B, D, E y H. Siempre de origen natural, no sintético.


Sr. Director: ante todo permítame felicitarles por el trabajo que hacen en favor de la salud. Verá, hace meses que eliminé de mi dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, la leche pasteurizada y la bollería industrial. Y mi pregunta es referente a los lácteos. Yo los ingiero crudos: leche cruda procedente de vacas ecológicas alimentadas con pasto, kéfir de leche cruda y mantequilla cruda. Me lo recomendó mi naturópata. Luego llegó a mis manos un libro del doctor Joseph Mercola -más conocido como «Dr. Mercola» cuya página web es la nº 1 mundial en salud natural- y éste es un defensor a ultranza de los lácteos crudos ecológicos procedentes de vacas alimentadas con pasto y cuyas condiciones de salud son optimas. Dice que la leche cruda está llena de enzimas y proteínas que la ayudan a ser más digerible. ¿Conocen ustedes sus afirmaciones? Asegura que él toma a diario mantequilla y leche cruda y está en perfecto estado de salud porque tomadas moderadamente protege de las enfermedades cardiovasculares gracias a su contenido en acido linoleico conjugado (CLA). De hecho da cabida en su web a casos de personas que se han salvado del cáncer y otras enfermedades gracias a los lácteos crudos ecológicos. Sin embargo ustedes «demonizan» los lácteos. Mi pregunta es pues si la leche y mantequillas ecológicas crudas son buenas para la salud. ¿Son al menos más recomendables que la leche pasteurizada? Un saludo

Miguel Jurado Mora

Si el Dr. Mercola afirma eso nosotros no coincidimos con él. Punto. Los posibles beneficios de los lácteos no compensan los problemas de salud que pueden causar. Crudos o tratados. La leche cruda -por muy ecológica que sea- no debe consumirse jamás; debe someterse antes a termización, pasteurización, ultrapasteurización o esterilización. Y eso en caso de que alguien se empeñe en ingerirla lo que nosotros desaconsejamos abiertamente. Lea en nuestra web –www.dsalud.com– el reportaje que al respecto apareció en el nº 84 con el título ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano? porque su contenido es lo suficientemente explícito. En él explicamos de forma amplia que el consumo de lácteos se ha asociado ya -entre otras patologías- al estreñimiento, las úlceras pépticas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, las fístulas y fisuras anales, la acidosis láctica severa, la colitis ulcerosa, la Enfermedad de Crohn, la diabetes tipo I, la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, el autismo, las cataratas, las patologías coronarias, la esclerosis múltiple, los linfomas, la incontinencia urinaria, la migraña, las infecciones de oídos y garganta, la sinusitis, distintas reacciones alérgicas, la fatiga crónica, los trastornos del sueño, el aumento del riesgo de preeclampsia en mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje en niños y algunos casos de infertilidad femenina así como a cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos además de a los linfomas. Es más, el conocido doctor T. Colin Campbell llega a afirmar que «la caseína de la leche es el carcinógeno más potente que existe». Pero como vemos por su carta que lo dicho no es suficiente vamos a incidir en ello en próximos reportajes.


Estimado Sr. Campoy: descubrí su revista en televisión hace unos años durante un programa de Fernando Sánchez Dragó, me suscribí y desde entonces la espero con verdadero interés. Y empiezo diciéndole que tengo verdadero pánico a que mi carta no sea seleccionada. Verá, cuando a mi hija le detectaron cáncer en el pecho izquierdo hace varios años no nos dijo nada ni a mí ni a su madre. Hacía ya vida independiente conviviendo con su pareja y teniendo pues los problemas propios de toda relación lo mismo que en el trabajo (en una cadena de montaje) y como por entonces me interesé por esa enfermedad y había leído La biopatía del cáncer de Wilhelm Reich pensé que quizás mi hija necesitase una terapia que acabase con sus agobios. Estuvo pues haciendo terapia reichiana y luego Eutonía -la disciplina corporal interdisciplinar creada por Gerda Alexander- pero al final los médicos le sugirieron quitarse los dos pechos, algo a lo que yo me opuse aunque finalmente le quitaron el izquierdo. Entonces me puse en contacto con el doctor Manuel Redón, trainer en Medicina Orgonómica, le expliqué el caso de mi hija y nos envió a los doctores Mª Jesús Clavera Ortíz y F. Javier Martínez Ruíz, expertos en Medicina Psicosomática y Medicina Natural que pasan consulta en Rivas (Madrid). Esto fue hace 12 años pero seguimos en ello. Las recomendaciones que ambos médicos le hicieron fueron las mismas que usted da en la revista y en La Dieta Definitiva. Así que empezó con un tratamiento de limpieza del organismo para eliminar tóxicos -incluidos los de la quimio- mejorando pronto su aspecto y aumentando sus defensas. De hecho en el hospital, al ver las analíticas, se quedaron asombrados… pero es que no les dijimos que seguía un tratamiento alternativo. Y hasta el momento no ha tenido recidivas. Bueno, tuvo una torsión de ovario hace 6 años y se lo quitaron. El caso es que nos hicieron entonces a su madre y a mí unas pruebas de genética y recomendaron a mi hija operarse del pecho derecho –para mí claro «efecto Angelina Jolie«- y tanto ella como su madre estuvieron de acuerdo. Y es que es difícil luchar contra lo establecido. El sistema acaba siempre ganando. De hecho a mí me quitaron la próstata y luego no dio nada; ni en anatomía patológica. Y la vesícula… y tampoco. Estuve ingresado con un dolor insoportable que achacaban al corazón pero el mismo día del alta volví a ingresar y resultó que era una colelitiasis. Así que medicación por un tubo y todo tipo de pruebas: rayos, escáneres, resonancias magnéticas… Una verdadera odisea. De hecho me acordaba de lo que dicen ustedes en la revista y me preguntaba si realmente era necesaria tanta prueba y radiación pero no tenía alternativa. En fin, el caso es que me han encontrado una deleción -les adjunto el informe de Genética- y quisiera saber si puedo habérsela transmitido a mi hija y haber sido eso la causa de su cáncer.

Juan A. Fernán
Valverde de Alcalá (Madrid)

Ante todo debemos decirle que lamentamos sinceramente que el más de centenar de artículos que hemos publicado sobre el cáncer no haya sido suficiente para que no se dejasen arrastrar ustedes por el sistema. En cuanto a su pregunta le diremos que en Genética se llama deleción a la pérdida de un fragmento de ADN en un cromosoma lo que puede deberse a una rotura del mismo o a pérdida del segmento acéntrico si bien en ocasiones pueden ser el resultado de un entrecruzamiento desigual entre cromosomas homólogos o cromátidas hermanas. ¿Y puede haberle transmitido la deleción a su hija? Pues eso puede saberlo ella fácilmente porque se detecta con relativa facilidad mediante la llamada Técnica de Southern. Si quiere saberlo debe someterse a la prueba. Dicho esto reiteramos lo que tantas veces hemos dicho: la genética predispone, no determina. Por tanto que le digan que es usted «portador de gran reordenamiento (delección de exones E1-E2) en el gen BRCA1que se ha asociado en mujeres de su familia con cáncer de mama prematuro agregado a cáncer de ovario» añadiendo que «al tratarse de varón puede existir un riesgo incrementado para el desarrollo del tumor prostático» no implica nada. Lo que normalmente es vital es la epigenética -el entorno- y no la genética. Y usted, por ejemplo, se fuma 30 cigarrillos al día según el informe clínico que nos adjunta pero no dice nada de ello en su carta. Y se insinúa en él que toma algo de fruta pero pocos vegetales. Igualmente se dice que padece o ha padecido usted hipertensión arterial, probable EPOC con nódulo pulmonar, hipertrofia prostática con episodios de infección urinaria y retención aguda de orina, colelitiasis, pancreatitis aguda recidivante de probable origen biliar, lumbociática… Es más, se explica que usted trabaja en un depósito de residuos químicos. Y nos pide ayuda obviando toda esa información. Mire, lo contamos porque ha pedido firmar con pseudónimo y el anonimato de su identidad está garantizado pero no es posible tratar una enfermedad -la que sea-, hay que tratar al enfermo. Y si éste no cuenta más que parte de su estado vital es imposible ayudarle. Lo que usted y su hija han necesitado siempre es un tratamiento integral. Si así lo hubiesen hecho usted no hubiera tenido un problema de salud tras otro y quizás su hija no estuviese en la actual disyuntiva. Tomen pues nota por favor y reaccionen.


Hola amigos: muchas gracias por vuestra revista. Realmente es un «regalo». Quisiera solicitar información sobre la alopecia. ¿Hay realmente algún remedio? ¿Se puede revertir el proceso y recuperar cabello? Mi hijo de 23 años sufre una alopecia prematura que yo asocio con el estrés. Está tan obsesionado que no piensa en otra cosa y cuantas más vueltas le da más se le cae el pelo. Ha utilizado ya varios productos y tratamientos pero lo único que ha conseguido es perder el dinero y la esperanza. Su padre también es calvo pero yo me niego a darme por vencida y a asumir sin más que es genético y no tiene solución. En vuestra revista he visto anunciado un producto llamado Alopel -de Laboratorios Catalysis– pero no sé si servirá. En fin, ya sé que no tenéis un consultorio propiamente dicho pero os agradecería mucho una respuesta.

Mª Jesús Castillo

La respuesta a su pregunta la dimos ya en una carta que apareció en el º 160 y no vamos a repetir dada su extensión. Entre pues en nuestra web –www.dsalud.com-, pinche en la sección de Cartas al Director y léala. En cuanto al producto que menciona revitaliza el cabello ayudando a frenar su caída a la vez que estimula el crecimiento de nuevo pelo pero no creemos que resuelva sin más un caso de alopecia.


Sr. Director: un cardiólogo al que consulté hace poco me aseguró que la ingesta de agua es absolutamente necesaria para una buena salud -entre 2 y 3 litros diarios al menos- agregando que ingerirla en ciertos momentos maximiza su eficacia. Según me explicó ingerir dos vasos nada más levantarse ayuda a activar los órganos internos, uno media hora antes de cada comida a hacer la digestión, otro antes de bañarse a reducir la presión sanguínea y uno antes de acostarse a evitar los calambres nocturnos en las piernas, los infartos y los derrames cerebrales. Y cuando le dije que yo no bebía agua antes de acostarme para no tener que levantarme de noche a orinar me respondió que eso solo pasa porque retengo líquido y las piernas se me hinchan al acumularse agua en la parte inferior del cuerpo por estar de pie pero que al tumbarme y quedar éstas al mismo nivel de los riñones el organismo puede expulsarla con más facilidad. Me ha parecido de una lógica aplastante y nunca se lo había oído decir a ningún otro cardiólogo por lo que me he permitido contárselo a ustedes a fin de que otros lectores lo sepan. Y gracias por tan valiente y esclarecedora revista.

Pilar Gómez
(Madrid)

Le agradecemos sinceramente que comparta con nosotros la recomendación. Añadiremos solo que la mejor manera de evitar la retención de líquidos es caminar a diario al menos 40 o 50 minutos. Es vital para la salud.


Sr. Director: hace unas semanas adquirí en un herbolario Renovén -nombre actual del antiguo Bio-Bac– para dárselo a mi padre porque su salud se estaba deteriorando rápidamente -tiene 92 años- y empezaba a tener problemas de equilibrio y movilidad. Sé que a su edad es normal y así nos lo dijo el médico que le atendió que aun así le hizo una analítica completa y pronto quedó claro que tenía déficits vitamínicos y minerales -especialmente de hierro-, que el número de glóbulos rojos y blancos era mucho menor del debido y, en suma, que empezaba a no asimilar lo que comía (bien y de todo aunque no en mucha cantidad). El caso es que nos preguntamos qué darle y el médico nos sugirió unos complementos pero nosotros optamos por algo más simple: ensaladas, aguacate, papaya, frutos secos y salsa de tomate frita con la carne a diario además de gelatina como postre. Y para elevar sus defensas el Renovén porque aunque habíamos leído que era sobre todo para subirlas en cáncer y otras patologías que afortunadamente no padece nos pareció oportuno. Pues bien, en solo tres meses el cambio ha sido brutal. No se ha hecho ninguna analítica pero poca falta hace porque ha recuperado la energía, apenas se encuentra cansado hasta la noche, ya no se queda dormido en cuanto se sienta ante la tele, come más, su equilibrio ha mejorado notablemente y le apetece salir a pasear porque ya no se marea. Estamos realmente sorprendidos y tan contentos que nos ha parecido que lo menos que podemos hacer es explicárselo a través de ustedes a quienes tengan un problema similar con algún pariente. Es cierto que no es un producto barato pero a nosotros nos lo ha parecido dados los resultados. Afectuosamente,

Carlos Pizarro
(Cáceres)

Publicamos el contenido de su email que a nuestro juicio no requiere comentario alguno. Gracias simplemente por enviárnosla.  


Estas cartas aparecen en
180
Marzo 2015
Ver número