CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 205 / JUNIO / 2017

Apreciado Sr. Director: llevo años leyendo su revista que me ha enseñado muchas cosas y abierto los ojos ante otras lo cual en ocasiones dificulta mi relación con algunos médicos. Los hay beligerantes a los que cuando nombras la palabra “alternativa” prácticamente dan por terminada la visita o te echan un sermón demonizando todo lo que conlleva esa palabra. Bueno, pues yo me encuentro en una buena encrucijada. El año pasado me encontraron de manera casual un meningioma en la base del cráneo (concretamente en la silla turca) de 1 cm aprox. de tamaño. Aún no tocaba ningún órgano, era asintomático y me ofrecieron dos opciones: operarme -con dificultad y peligro por la zona donde estaba- o hacerme radioterapia craneal. Opté por la segunda opción porque me dijeron que al ser muy pequeño el tumor -que no desaparece sino que se seca y entonces disminuye con el tiempo- tendría pocos efectos secundarios. Pues bien, hace ya unos meses que terminé esa tortura -con todo el estrás nervioso que conlleva- y aunque he tenido cansancio -ya me avisaron del efecto secundario- estoy sufriendo otros síntomas que ni siquiera imaginaba: migrañas terribles (siempre he sido migrañosa pero esto es ya de una intensidad insoportable), desorientación ocasional, mal carácter, pérdida de memoria, crisis de angustia y ansiedad con taquicardias, tensión arterial elevada y muchos problemas relacionados con el sueño (cada noche pesadillas o sueños muy intensos), noches enteras sin poder dormir… He visitado muchos médicos que me dan medicación para los síntomas (Alprazolan, Sumial, Forvey, Tryptizol…) -que de poco sirven- pero no tratan el origen. Buscando en internet leo cosas como toxicidad por radioterapia y sus efectos sobre el sistema nervioso, inflamación, pérdida de la mielina etc. Si ustedes han escrito sobre el tema les ruego que me hagan referencia puesto que algo tengo que hacer. Así no puedo vivir… Cuido mi alimentación y he probado muchas cosas (Naturopatía, Medicina Tradicional China…) pero no encuentro soluciones. Mi instinto me lleva a pedir ayuda y por eso les escribo. Agradecería mucho que me pudieran orientar. Gracias. Atentamente.

Mercedes Pérez

Cuando un meningioma no presenta síntoma alguno radiarlo o extirparlo es absurdo (vamos a abstenernos de calificarlo de otra manera para no ser agresivos). Especialmente porque solo en el 1% de los casos son realmente peligrosos. Por otra parte, se sabe que la mayoría los provocan las radiaciones ionizantes. Los pueden provocar pues la cercanía a torres de alta tensión o transformadores o estar sometidos a las radiaciones de radares, antenas de repetición y teléfonos móviles pero, sobre todo, a pruebas habituales de rayos X y TACs. Estando de hecho especialmente constatada su asociación con los rayos-X usados en Odontología. Y si bien no nos cuenta usted si le han hecho muchas radiografías entendemos que es muy posible que así haya sido. De hecho dice que se lo encontraron de forma “casual” pero como no haya sido con rayos X o una resonancia magnética no vemos cómo se lo “encontraron”. Como no nos dice si está usted sometida a otro tipo de radiaciones. En pocas palabras: un meningioma –como cualquier otro problema de salud- siempre aparece por alguna causa. Algo que a usted no parece importarle a pesar de llevar tiempo sufriendo migrañas. Como a la mayoría de las personas solo le interesa que el problema “desaparezca”. Pues bien, a pesar de que llevamos muchos años diciendo que la radioterapia ni previene ni cura el cáncer y ser usted lectora de la revista optó hacer someterse a radioterapia y mientras antes no tenía síntoma alguno –migraña aparte- ahora su vida es un infierno. Y cuando el mal está hecho nos pregunta usted qué hacer. Solo que, ¿qué podemos decirle? ¿Cómo saber hasta qué punto le han “freído” a usted el cerebro? Sabemos que suena fuerte la expresión pero es lo que le han hecho y la decisión de aceptar fue suya. Si le hubieran abrasado la piel del brazo podríamos proponerle posibilidades terapéuticas pero es que hablamos de la base del cráneo. Lo único que podemos sugerirle es probar con el Renovén ya que está obteniendo excelentes resultados en tumores cerebrales y con los productos homeopáticos del Dr. Banerji que asimismo han logrado llamativos resultados. Siendo quien conoce mejor sus posibilidades en España el Dr. Alberto Martí Bosch (91 435 56 13) ya que incluso estuvo con ellos varios días en la India aprendiendo sus protocolos.

 

 

Hola. Quisiera saber si podéis aconsejarme algún médico que pueda aliviar mi problema. Tengo 42 años, orino frecuentemente, me han diagnosticado hiperplasia prostática benigna y he probado con todos los consejos que habéis escrito. Y, por cierto, ¿conocéis alguna alternativa al Nexium? Gracias y saludos.

Jesús Gómez
(Cádiz)

La hiperplasia prostática benigna suele cursar con problemas como intermitencia, goteo, flujo de orina escaso, vaciado incompleto de la vejiga, dolor y necesidad de orinar con más frecuencia. Y lo que en estos casos ayuda es el zinc, los ácidos grasos omega 3, los aminoácidos glicina, alinina y ácido glutámico, el sabal, el goji, el zumo de noni, el Prostatix y las infusiones de Lepidium latifolium o “rompepiedras”. Aunque lo más importante es hacer ejercicio físico moderado, ingerir abundantes frutas y verduras, no consumir comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas, evitar las grasas hidrogenadas y reducir al máximo o eliminar de la dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente. Consumiendo a diario tomates, frutos secos y pipas de calabaza (éstas últimas contienen esteroles que reducen la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata). Porque la mayor parte de las patologías no se cura ingiriendo productos -aunque ayuden- sino desintoxicando, oxigenando y alcalinizando el organismo. Asimismo le sugerimos que lea el artículo Sencillo método terapéutico al alcance de todos: la Urinoterapia que publicamos en el nº 171. En cuanto al Nexium –que no tiene nada que ver con su problema- es uno de los llamados inhibidores de la bomba de protones; concretamente es esomeprazol –hay otros muchos inhibidores como el omeprazol, el lansoprazol, el pantoprazol, el rabeprazol…- y provoca acidez estomacal, reflujo ácido, indigestión y otros muchos problemas. Y no le hará falta en absoluto si hace lo que antes le indicamos (especialmente si toma suficientes probióticos).

 

 

Estimados amigos: llevo utilizando la homeopatía desde hace años -toda la familia va a la consulta de una doctora homeópata desde hace mucho tiempo- y he visto su efectividad en mi misma y en otras personas. Y, la verdad, estoy desconcertada ante la campaña de difamación que se está llevando a cabo en los principales medios de comunicación tanto sobre ella como sobre quienes la practican. Hasta amigos cercanos se burlan ahora de mi fe en ella. En fin, les quería preguntar si existen estudios científicos que la avalen. Y, por cierto, hay algo llamativo que también quería comentar: observo que en la publicidad de su revista no hay laboratorios homeopáticos -como Boiron- aunque ustedes no atacan la homeopatía como hacen otros medios. ¿Por qué?

María José Sánchez Santamaría

Que los productos homeopáticos funcionan sólo lo discuten a estas alturas los ignorantes. De hecho en Europa tienen la consideración legal de medicamentos y la Homeopatía es una disciplina terapéutica avalada por la Organización Mundial de la Salud. Es más, la usan en Europa más de 85.000 médicos según datos de la propia OMS. Lea usted el reportaje que con el título Fundamentos científicos de la Homeopatía apareció en el nº 176 y los que con los títulos Luc Montagnier: ¡el ADN transmite electromagnéticamente información al agua! y La memoria del agua publicamos en los números 138 y 140 respectivamente. En cuanto a por qué los laboratorios homeopáticos no han apoyado nunca a una revista que lleva 18 años defendiendo sus productos es una pregunta que debería usted hacérsela directamente a sus responsables.  

Estas cartas aparecen en
DSALUD 205
205
Junio 2017
Ver número