CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 207 / SEPTIEMBRE / 2017

Estimado Director: resido en Granada y me pongo en contacto con ustedes por recomendación de un amigo sanitario al que consulté sobre un diagnóstico por resonancia magnética que recibí la semana pasada. Sé que la revista que dirige se dedica a la información y no a la atención de consultas médicas pero me animo a escribirle para ver si pudiera proporcionarme toda la información posible -médicos especialistas, tratamientos naturales, dieta, tipo de ejercicios, conveniencia o no de tratamiento rehabilitador, etc.- en relación a los Quistes de Tarlov, enfermedad rara de la que no he encontrado mucha información salvo qué son y sus posibles soluciones quirúrgicas. Le adjunto informe por si le pudiera ser de utilidad en cuanto a las cuestiones que le planteo. Agradecida de antemano le saluda atentamente

María Gallego Milla
(Granada)

Si hiciéramos lo que nos pide con cada enfermo que quiere saber algo de su “enfermedad” -y hay miles de ellas- no haríamos nuestro trabajo, María. Mire, no son muchos pero quienes padecen este problema están agrupados en España en la Asociación de Pacientes con Quistes de Tarlov que forma parte de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) y de la Organización Europea de Enfermedades Raras (EURORDIS) siendo su web  www.quistesdetarlov.es/index.php. Y fuera del ámbito convencional no nos consta que haya ni “expertos” ni “tratamientos”. Nadie suele especializarse en una enfermedad “rara”. Dicho esto agregaremos que ante todo debe asegurarse del diagnóstico. No es suficiente una resonancia magnética. Pida que le hagan una mielografía para conocer con exactitud la morfología del quiste, el tipo de comunicación y la velocidad de llenado del mismo… salvo que padezca de insuficiencia renal o alergia al medio de contraste. Piense que los síntomas pueden confundirse con otras disfunciones ya que los mas habituales son -pueden sufrirse uno o varios- dolor en la zona sacra, en el coxis, en la del ciático, en los glúteos, en los muslos, en las piernas y en la cabeza (migrañas) así como hipoestesia (disminución de la sensibilidad), parestesia (sensación de adormecimiento y hormigueo) en piernas y/o pies, problemas en los esfínteres (ano y vejiga), problemas de visión  y alteraciones del equilibrio. Lo más preocupante es que si bien en la mayoría de los casos cursa sin apenas sintomatología en otros el dolor es muy intenso, tanto que la mayoría de los analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos (AINE’s) no lo controlan y de ahí que se usen opiáceos. Agregaremos que los quistes de Tarlov más típicos no son muy grandes y se localizan en cualquiera de las raíces espinales pero especialmente en las sacrocoxígeas pero hay otro tipo de quistes perineurales que se desarrollan en la pared de la vaina radicular y crecen como divertículos manteniendo comunicación con el espacio subaracnoideo de la raíz por lo que están llenos de líquido cefalorraquídeo. Y son éstos los más problemáticos porque el líquido que penetra en su interior no se evacua con la misma facilidad a través del cuello que comunica con el saco dural. Y es que se van dilatando lentamente -agrandándose- y pueden comprimir las raíces nerviosas y las estructuras de alrededor y de ahí el intenso dolor. Pues bien, los médicos los tratan inyectando antiinflamatorios en el interior, extrayendo en los de gran tamaño el líquido y, si se entiende necesario, extirpándolos quirúrgicamente. Lo que a menudo no resuelve por completo el problema. Por fortuna el 95% se encuentran en el hueso sacro -debajo de la columna lumbar- siendo los nervios más afectados los de las raíces S2, S3 y S4; pero pueden aparecer en cualquier parte de la columna vertebral. Lo llamativo es que la mayor parte de los casos se da en mujeres. En cuanto a las causas se desconocen (o se ocultan) pero se sabe que a veces aparecen tras sufrir enfermedades autoinmunes como el lupus y el Síndrome de Sjögren o una enfermedad rara del tejido conectivo como el Síndrome de Marfan. Apareciendo en otras tras simples golpes traumáticos, punciones raquídeas, el parto o la anestesia epidural. Incluso se afirma que puede deberse a una hemorragia subaracnoidea en la columna vertebral. En suma, no se sabe qué lo causa y lo que los médicos pueden hacer en el caso de que duelan mucho es extraer el líquido que se almacena en su interior, sugerir la ingesta de analgésicos o inyectar en la zona opiáceos si el dolor es muy intenso y, por supuesto, extirparlos quirúrgicamente confiando en que no vuelvan a aparecer. Solo que todo esto parece indicar que independientemente de lo que los promueva o active la causa podría ser un microbio patógeno, un hongo, un parásito o un tóxico. Ya hemos explicado que cuando el organismo no puede eliminar un problema de ese tipo lo “envuelve” formando un quiste, un  fibroma o ambos. Nuestro consejo pues es que ante todo desintoxique y alcalinice el organismo y se asegure de no ingerir alimentos, productos o fármacos que le agredan. Siga una dieta saludable estricta y elimine de forma drástica todos los carbohidratos refinados y la leche así como sus derivados y, obviamente, los productos que los contienen: helados, pasteles, tartas, dulces, bollos, galletas, chocolate, etc. Es básico que regenere usted su microbioma. Y para eso nada mejor que ingerir abundantes verduras crudas sin almidón libres de plaguicidas; es decir, ecológicas.

 

Estimado Sr. Campoy: hace años que soy suscriptora de la revista y quiero transmitirle mi felicitación y agradecimiento por el excelente trabajo que hacen usted, su equipo y sus colaboradores. Así como mi admiración y apoyo por la valentía con que enfrentan los ataques de tantos mentecatos, ignorantes e interesados que se dejan comprar para intentar desprestigiarles y callarles. Y ahora le cuento mi caso.  Hace un par de años, tras un subidón de fiebre con presión en el pecho y palpitaciones, me diagnosticaron bronquitis y fibrilación auricular. Y me recetaron antibióticos y Sintrom aunque éste no me lo tomé. Meses después tuve un episodio de fuerte mareo con desorientación y fuerte molestia en el pecho. Me dijeron que era arrítmica pero no seguí el tratamiento que me indicaron. En enero de este año me colocaron un Holter durante 24 horas dando arritmias constantes y me recetaron  Bisoprolol, Flecainida y Simtron por ser una mujer de 68 años… pero tampoco en esta ocasión tomé el tratamiento. El caso es que desde hace unos meses tomo regularmente magnesio (4 o 6 al día), vitamina C (1 al día), chocolate puro 100% (2 onzas al día), ginkgo biloba y moringa (1 al día) pero mi corazón sigue alterado, parándose, palpitando fuerte y rápido. En fin, el próximo mes de septiembre me repiten el Holder y sería de mucha ayuda que me orientaran y además me informara de algún médico que trate esto de forma más natural e integral. Preferiblemente en Almería o Madrid. Mi saludo con mucho respeto y afecto.

Pilar D. R.

No son precisamente muchos los cardiólogos que tratan problemas como el suyo de forma distinta a como proponen los protocolos oficiales. De hecho conocemos solo uno en España que poder recomendarle para que la trate de una manera integral. Nos referimos al Dr. Taher Abbas (93 456 96 34) pero pasa consulta en Barcelona. Y dado que es imposible sugerirle nada sin un diagnóstico que valore todos los posibles parámetros de su situación le aconsejamos que se plantee en serio acudir a él porque entendemos que realmente podrá ayudarle.

 

Estimado Sr. Campoy: soy licenciado en Medicina por la Universidad de Navarra pero además me formé en Medicina Naturista en Estados Unidos, en Homeopatía en Francia, en Homotoxicología en Alemania y en Medicina Tradicional China en Beijing. Y además ejerzo no menos de una decena de otras disciplinas terapéuticas de las calificadas como pseudoterapias por mis ignorantes colegas de la Organización Médica Colegial cuyos dirigentes, como dice usted acertadamente, no han sido elegidos por sus conocimientos médicos y científicos sino por sus aspiraciones políticas. Pues bien, la razón de mi carta es que ha llegado a mi poder el documento que ha elaborado el llamado Círculo Ciencia e I+D+I del grupo parlamentario de Podemos en el Congreso de los Diputados que me ha dejado anonadado. Y es que me parece inconcebible que un grupo ideológico que se define como “antisistema” y se supone está en contra del abuso de poder de las multinacionales o haya podido elaborar semejante panfleto. Estoy hablando – ustedes no se han hecho eco de él y por eso se lo adjunto en PDF- de un texto titulado Informe de Podemos Ciencia sobre pseudoterapias que tiene como subtítulo la leyenda Propuestas de mejora de las Proposiciones no de Ley presentadas en referencia a las postuladas por Ciudadanos y el Partido Popular. No voy a poder referirme a todas las falsedades que en él se dicen porque sería excesivamente largo pero basta estar medianamente informado para darse cuenta de que han recogido “de pe a pa” las lamentables y falaces argumentaciones de los dirigentes de la OMC, los pseudoescépticos, la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas y la llamada RedUNE que como bien denunciaron ustedes están al servicio de los laboratorios farmacéuticos. Es inaudito que ese grupo de Podemos haya hecho suyo un informe con “argumentaciones” tan sesgadas como manipuladas. De hecho empiezan intentando echar abajo una de las principales ventajas de las medicinas y terapias alternativas y complementarias: su inocuidad. Y lo hacen con el argumento de que “en 2003 un estudio que hizo un seguimiento de 515 pacientes durante 8 años evidenció que los enfermos oncológicos que utilizaban este tipo de terapias tenían una tasa de mortalidad de un 14% más alta que los que no las utilizaban” añadiendo con total desfachatez que “la causa de esta alta mortalidad entre los usuarios de las terapias alternativas se debe al retraso o al abandono de los tratamientos médicos como se mostró en un reciente estudio”. Mire usted, soy médico y se perfectamente que no hay ningún tratamiento oncológico eficaz. Ninguno. De hecho cada año mueren más personas por cáncer. En España y en todo el mundo. Así que basta de mentir a los pacientes. Dicen asimismo que “cabe hacer una distinción entre técnicas legítimas de mejora del bienestar, como masajes, musicoterapia, abrazoterapia, risoterapia y otras propuestas similares”. ¿Y tales son las terapias que les parecen legítimas y asumibles? A los autores habría que abrazarles mientras escuchan música, masajearles las espaldas y reírse luego de ellos en su cara? Dicen luego que no es cierto que las terapias alternativas y complementarias no estén reguladas alegando que  cualquier acción de “promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento o rehabilitación dirigida a fomentar, restaurar o mejorar la salud” se considera actividad sanitaria, que “el ejercicio de las terapias no convencionales debe realizarse en un centro homologado que cuente con la pertinente autorización otorgada por las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre y encabezado por un médico colegiado” y que “las técnicas que se empleen, incluso las no convencionales, estén respaldadas por evidencias científicas que garanticen su eficacia y seguridad”. Y añaden: “Por otra parte, los profesionales de las Ciencias de la Salud se obligan a la aplicación exclusiva de terapias y tratamientos con evidencia científica en virtud del juramento prestado a su Código Deontológico respectivo. Las pseudoterapias, por tanto, mientras no demuestren evidencia científica de efectividad y seguridad quedan, por ello, fuera del campo terapéutico de aplicación”. Para completar su demagogia dicen además que el Plan estratégico sobre terapias alternativas 2013-2020 “dista mucho de la calidad y el rigor con el que suele estar escritos” y achacan la petición de que se regularicen a la iniciativa personal de su hasta hace poco presidenta, Margaret Chan, a la que intentan descalificar diciendo: “Hay que recordar que la Dra. Margaret Chan procede de la República Popular China, país que ha manifestado en múltiples ocasiones su intención de fomentar su medicina y el negocio que se envuelve a su alrededor”. Burlándose a continuación de los trabajos que apoyan la petición de la OMS con comentarios despectivos carentes del más mínimo rigor. En suma, para los autores de ese bodrio la OMS es rigurosa y seria si apoya lo que dice la industria farmacéutica y su Directora General corrupta si lo que apoya no coincide con sus planteamientos. Y su alegación de que las terapias no convencionales están reguladas consiste en decir que nuestras leyes solo permiten tratar enfermos a los profesionales sanitarios y que hasta los centros que imparten disciplinas no sanitarias deben estar dirigidos por ellos… aunque no se nos haya enseñado nada sobre ellas. ¿Y cómo va a dirigir un centro homeopático o de acupuntura alguien que no sabe absolutamente nada de tales terapias? Para colmo los miembros de ese comité de Podemos apoyan la iniciativa de Ciudadanos de que se denuncie a quienes ejercemos tales disciplinas para que se nos quite la licencia, que se haga una base de datos para saber “qué pacientes, cuántos y en qué medida emplean terapias alternativas” y que se cree un software que registre, centralice e integre toda la información instalándolo en hospitales, centros sanitarios y hasta herboristerías a fin de tener constancia de los productos o tratamientos que el paciente toma y comprobar si algunos de los síntomas que presenta pueden deberse a las terapias alternativas y detectar terapias alternativas altamente perjudiciales o tóxicas para ordenar su retiro u obligar a añadir un prospecto con los efectos secundarios y contraindicaciones. La idea, añaden, es “controlar de forma indirecta a la industria de las terapias alternativas y complementos herbales y alimentarios para evitar los abusos que se están detectando “. Y por si fuera poco se pide “no ceder espacios públicos sin el debido control a individuos y organizaciones que los utilizan con fines desinformativos o, directamente, para vender el último producto o técnica mágica de moda”, fomentar las actividades de información ciudadana contra las  pseudoterapias (desde ayuntamientos a escuelas pasando por centros cívicos, bibliotecas, institutos, etc.), revisar periódicamente los planes de estudio de las universidades para erradicar “rémoras pseudocientíficas”; citando expresamente entre ellas la Programación Neurolingüística, la Acupuntura y la Osteopatía y “otras de auge más reciente con incluso contenidos de corte peligrosamente sectario”. Finalmente proponen formar y “concienciar” a los medios de difusión de masas sobre lo que deben o no publicar sobre salud. En fin, voy por tanto a pedirle lo mismo que un colega a quien hace poco publicó una carta de este mismo tipo: no publique mi nombre para que no tomen represalias contra mí. Acabo de enterarme de que el Colegio de Médicos de Zaragoza ha abierto expediente a un colega por sugerir a sus enfermos tomar ¡Flores de Bach!

G. F.
(Barcelona)

Estas cartas aparecen en
DSALUD 207
207
Septiembre 2017
Ver número