CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 212 / FEBRERO/ 2018

Sr. Director: soy asidua lectora de la revista desde hace años y sé que han hablado ustedes sobre quelantes de metales pesados pero no sé si lo han hecho sobre quelantes -naturales o químicos- que ayuden a eliminar el uranio del cuerpo; no en el momento de la intoxicación sino después de estar durante años en él. Me han hecho un metalograma del cabello y sale que tengo un alto nivel de uranio; supongo que por la alimentación al ingerir raíces y agua potable desde pequeña ya que vivo en Almería donde hay mucho uranio en el suelo. A la espera de sus noticias reciban un cordial saludo

Ana Belén Ureña 

La contaminación interna con uranio -ya sea por inhalación, ingesta o a través de heridas en la piel- suele afectar a diferentes tejidos y órganos depositándose preferentemente en los riñones y los huesos y el único tratamiento convencional disponible existente -que sepamos- es una infusión intravenosa lenta de bicarbonato sódico al 1,4%. En cualquier caso parece ser igualmente útil la ingesta de un producto de la empresa 100% Natural: el IP6 + Inositol. Al menos así nos lo manifestó el profesor de Patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland y autor de más de 200 artículos científicos Abulkalam Shamsuddin quien desarrolló y patentó hace unos años una mezcla sinérgica de inositol y hexafosfato de inositol (IP6) que según asegura mejora la circulación, regula los niveles de colesterol, refuerza el sistema inmune, inhibe la proliferación de las células cancerosas pudiendo incluso revertir su malignidad y tendría propiedades quelantes para ese mineral radioactivo. Al menos así nos lo manifestó cuando hablamos con él al venir a España a primeros de 2016 (la entrevista apareció en el nº 193 y puede acceder a ella entrando en nuestra web: www.dsalud.com).

 

Sr. Director: les agradecería me digan si existe algún producto natural para tratar con eficacia los eczemas. Tengo eczema dishidrótico desde hace más de 15 años y me trato con esteroides pero están ya atrofiando mi piel. Saludos cordiales.

Daniel Alonso Garcia 

Se sabe que en muchos casos de eczemas existe en el organismo bien déficit de ácidos grasos omega 3 y 6, bien déficit de la enzima DiAminoOxidasa (DAO) así que debe tenerlo en cuenta. Dicho esto hay un producto ingerido que puede serle útil: Alyvium. En España lo comercializa Acacia Soluciones y en 2017 recibió el Premio Nutraingredients al Mejor Complemento Alimenticio del año en Europa que se entrega cada año en la Feria Vitafoods. Se trata de un complemento alimenticio que combina los polifenoles y flavonoides naturales de la aceituna -hidroxitirosol, oleuropeína, tirosol y verbascósidos- con vitamina A, riboflavina y biotina ayudando a reducir la inflamación, frenar la proliferación de queratinocitos en la epidermis y reducir el tamaño de las placas y las escamas mitigando incluso la sensación de picor. En cuanto a las cremas de uso tópico puede probar con Blue Cap -de la empresa Catalysis-, con Holoprolis -de Equisalud– y con Olevm Derma di Pompeia -de la empresa Pompeia Life-. Entendemos que pueden serle útiles.

 

Sr. Director: a mi hijo -que actualmente tiene 28 años- le sale un herpes zóster en el ojo desde los tres años que es cuando pasó la varicela. Todos los años de su vida. Al principio tomaba Aciclovir en pastillas pero un día un médico nos dijo que usarlo a menudo podía dañarle el hígado. A partir de entonces acudimos a varios de los médicos o terapeutas que ustedes suelen mencionar -Jose Luis Vázquez, Domingo Pérez León, Ignacio Chamorro y Diego Jacques- y lo máximo que han logrado es que cuando brota lo haga con menos fuerza. Mi hijo ha tomado ya productos homeopáticos, vitaminas y oligoelementos y se ha sometido a microinmunoterapia pero el infierno continúa. Pues bien, acaba de presentar su proyecto de fin de carrera y como consecuencia del estrés y los nervios a la semana le salió un herpes de forma impresionante. El caso es que no encontramos solución. ¿Pueden por favor ayudarme de alguna manera? Vivimos en Alicante. Gracias.

Manoli Gómez
(Alicante) 

Ante todo discúlpenos por resumir su carta pero era muy extensa. Hay un producto natural en el mercado que afirma ser útil ante el herpes zóster y quizás pueda ayudar a su hijo: el Viusid de Laboratorios Catalysis. Dicho esto nos permitimos indicarle que cuando la infección es cutánea es útil la aplicación de arcilla, limón, agua oxigenada y/o plata coloidal; si en cambio el virus afecta ya a nivel interno lo idóneo es ingerir conjuntamente vitamina C, ácido alfa lipoico, zinc, L-arginina y L-lisina. En cuanto a algún médico en su zona nos permitimos sugerirle que consulte con el doctor José Francisco Navarro; puede usted localizarle en el 96 542 04 48. Agregaremos que un buen profesional del Par Biomagnético puede desactivarlo pero solo si domina realmente la terapia así que si su hijo se anima a venir a Madrid puede intentarlo con Juan carlos Albendea (91 704 57 81).

 

Estimado Director: en España no se aplican por parte de las instituciones las recomendaciones, resoluciones y convenios (ratificados) en materia de protección y eliminación del “estigma” de los enfermos mentales. Las leyes y protocolos que se aplican a los asuntos de este colectivo son contrarias a los principios de los derechos humanos. A lo más que se llega en este -nuestro- país es a elaborar “Planes estratégicos para la salud mental” que bien podrían denominarse “A la caza del loco”. También se realizan -cada vez más frecuentemente- los llamados Internamientos y tratamientos involuntarios avalados por el art. 763 de la Ley de Enjuiciamiento Civil declarado inconstitucional en 2011. Pues bien, aunque el propio Tribunal Constitucional urgió a que se promulgase una nueva ley que regule esta cuestión a día de hoy seguimos a la espera y mientas dicha ley se sigue aplicando por los poderes públicos y se siguen realizando “internamientos involuntarios” indiscriminadamente a pesar de su declarada inconstitucionalidad. Se sigue encerrando (privando de su libertad), medicando y privando del derecho a votar a ciudadanos supuestamente enfermos, la mayoría de las veces debido a un diagnóstico sin base científica emitido desde la subjetividad y sin pruebas que sustenten la “presunta” disminución del entendimiento. Cierto que hay audiencia ante el juez del “presunto” enfermo mental pero cuando ésta se realiza se hace dentro de la Unidad Psiquiátrica, sometido a medidas de seguridad (aunque el enfermo no sea agresivo), en pijama y ya drogado con medicamentos, la gran mayoría de ellos psicoactivos y con importantes efectos en el área cerebral de la personalidad y el control motor. Con lo cual lo que percibe el juez en ese momento le da el convencimiento pleno de que se encuentra ante alguien que está muy mal, es decir, ante un auténtico “enfermo mental”. Por tanto se está decidiendo sobre la vida y equilibrio de seres humanos que bien podrían estar sanos o su grado de enfermedad no ser como para adoptar tan graves medidas. Se les encierra, se les etiqueta, se les droga, se les humilla cosificándolos y se les quita toda la credibilidad; no solamente en ese acto sino también para sus actos futuros (historial médico y judicial). En resumen, esas personas quedan absolutamente indefensas. Y si a alguno de ellos se le ocurre llevar el asunto a los tribunales -cosa rara pues en el estado en el que quedan después de la experiencia ni se les ocurre- como bien quedan directamente sin capacidad o sin credibilidad ¡para qué queremos más! En resumen, quedan indefensas. Pues bien, yo soy una de ellas. El artículo 763 también se está usando para incapacitar a personas mayores; por ejemplo para impugnar su voluntad en el testamento, para ingresarlos en residencias, etc. Basta con que un psiquiatra elabore un informe indicando en él que esa persona mayor no tiene suficiente capacidad cognitiva y hacer luego que lo ratifique un forense -que también es psiquiatra y aplica la máxima de la profesión de “nunca debes criticar a un colega abiertamente ni desautorizarlo”- por lo que no va a contradecir fácilmente a su compañero. Y como el juez se apoya únicamente en el informe del forense -que para eso es especialista en la materia- autoriza lo que le pongan delante. Sistema perverso, ¿no? Y así ya están el abuelo o la abuela o ambos. ¡¡¡incapacitados para tomar decisiones sobre su propia vida!!! Sin posibilidad de defensa. Me parece escandaloso que alguien que ha luchado toda su vida por lograr o conservar su patrimonio -muchas veces a base de grandes sacrificios- acabe de pronto de esa manera y se quede sin opinión sobre lo que es suyo; sin valorarse la humillación y el disgusto que ello supone. Es de una crueldad absoluta. Todo esto debería mirarse con más prudencia. ¿Y qué decir de los casos de muchos niños? Gracias a esas maravillosas “estrategias en salud mental” que tan bien aplican nuestras instituciones se está ordenando a los profesores de los colegios y a los pediatras que comuniquen a la Administración toda “anomalía en el comportamiento de los menores”. ¿Anomalía? ¿Qué es anomalía? Pues puede ser cualquiera de los comportamientos que clasifica el tan controvertido Manual DSM –la “biblia” de los psiquiatras- según la cual casi cualquier comportamiento puede clasificarse como trastorno o patología mental (vamos, una panacea en manos de un psicópata). De esa manera se les “reeduca” para que se integren en el sistema, a muchos se les medica -¡se está medicando en nuestro querido país a niños de 4 años!- sin tener en cuenta los efectos negativos que pueda producir el fármaco en su organismo a largo plazo, sobre todo en el cerebro. Eso además del trauma que puede suponer para un niño ser sometido a un programa especial de estas características. Y la caída en “esta red” va en alarmante aumento. En fin, no sé por qué no se publica apenas nada sobre estos temas; si es por desconocimiento, por desinterés, por ausencia de rentabilidad o simplemente porque son asuntos que creemos nunca nos van a afectar. Pero lo cierto es que, como mínimo, se están vulnerando leyes y principios y pienso que los medios de comunicación deberían hacerse eco de esto; hay “mucho que rascar” en temas de legalidad, moral, ética, etc. Espero que al menos ustedes se hagan eco de mi carta e investiguen y publiquen sobre los temas que he expuesto. Les envío un saludo y les ruego que no publiquen mis datos personales por razones obvias.

E. I. 

Tanto el punto primero del artículo 763 de la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre Internamiento no voluntario por razón de trastorno psíquico que dice textualmente que “El internamiento por razón de trastorno psíquico de una persona que no esté en condiciones de decidirlo por sí, aunque esté sometida a la patria potestad o a tutela, requerirá autorización judicial que será recabada del tribunal del lugar donde resida la persona afectada por el internamiento” como el inciso del párrafo segundo “la autorización será previa a dicho internamiento salvo que razones de urgencia hicieren necesaria la inmediata adopción de la medida” fueron declarados inconstitucionales por el Pleno del Tribunal Constitucional mediante sentencia dictada el 2 diciembre de 2010. Asimismo declaró inconstitucional el artículo 201 del Código Civil que dice “Los menores de edad podrán ser incapacitados cuando concurra en ellos causa de incapacitación y se prevea razonablemente que la misma persistirá después de la mayoría de edad“. Y hay otras sentencias del mismo tribunal ratificando que los llamados “internamientos involuntarios” son inconstitucionales. Siendo una de las razones alegadas de carácter formal: la de que solo una ley orgánica puede limitar un derecho fundamental y ni el Código Civil ni la Ley de Enjuiciamiento Civil son leyes “orgánicas”, es decir, leyes tramitadas y aprobadas por las dos cámaras: el Congreso y el Senado. El problema es que las sentencias declararon inconstitucionales esos textos pero no los anularon -para no dejar un “vacío legal”- limitándose a instar al poder legislativo a tramitar “con urgencia” una Ley Orgánica sobre el tema, algo que nunca se hizo. Además las sentencias no se pronunciaron sobre el fondo del asunto, sobre si es constitucional privar de libertad a alguien por razones de salud mental sin garantizarle el derecho a recurrir, a una defensa letrada y a un juicio justo. Solo se ha convertido en ley orgánica el internamiento de menores -por “problemas de comportamiento”, para “rescatarlos” de padres “poco cumplidores” o para someterlos a tratamientos farmacológicos alegando que es “por su bien”- mediante una disposición adicional que se agregó a la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor cuando fue reformada en julio de 2015. Y hay quien alega que la reforma de esa ley también convirtió en “orgánico” el artículo 763 de la Ley de Enjuiciamiento Civil cuando el mismo se refiere a “enfermos mentales” y no tiene pues nada que ver con la Protección Jurídica del Menor. En el resto de Europa casi todos los países han reformado el sistema legal de internamientos -sea de menores o de personas con capacidades cognitivas claramente mermadas- elaborando leyes específicas bien articuladas que ofrecen garantías legales a los posibles afectados; en algunos casos incluso creando protocolos y tribunales especializados.  En España, sin embargo, eso no se ha hecho. Aquí tenemos un simple artículo que a juicio del letrado español Luis De Miguel Ortega “no dice casi nada pero sirve para todo” y no ofrece garantías procesales. De hecho asevera que se está empleando además de para someter a una persona a tratamiento psiquiátrico involuntario para entrar a la fuerza en un domicilio si un paciente no va a la consulta o no se pincha la inyección prescrita e incluso para trasladar a un enfermo a un hospital lejano con el único objeto de aislarle de su familia. Añadiremos que sobre los abusos de la Psiquiatría hemos publicado numerosos textos; entre otros los artículos que con los títulos Juan Pundik: “No podemos consentir que se medicalice a los niños”, Postulan dar fármacos a los niños y adolescentes no sumisos: la enfermedad de la rebeldía, ¿Es la Psiquiatría una disciplina científica o una estafa?, Aumenta el número de niños tratados de una enfermedad inexistente: el Déficit de Atención e Hiperactividad, Profesionales sanitarios se plantan ante “la Biblia de los trastornos mentales”, ¿Es la mala salud intestinal la causa del autismo y otras patologías neurológicas? y Psiquiatras: policías del pensamiento aparecieron en los números 104, 118, 128, 138, 140, 145 y 152 respectivamente y puede leernos en nuestra web: www.dsalud.com. Es más, nos hacemos eco del problema de forma más específica en este mismo número como puede comprobar leyendo el reportaje En España hay entre 45.000 y 50.000 niños a cuyos padres han quitado la tutela meros funcionarios de los Servicios Sociales.

 

Estimado Director: sufro desde hace años -sobre todo tras comer-  reacciones inflamatorias que el médico me sugirió tratar con un antihistamínico -el Polaramine (dexclorfeniramina)- pero ni realmente me ayuda ni mejoro. Es más, a veces me siento bastante peor. ¿Pueden ustedes sugerirme algo? Gracias anticipadas. 

Antonio Cortés
(Valencia) 

Ese fármaco actúa básicamente en casos de rinitis -estacional, perenne y vasomotora-, conjuntivitis alérgica, afecciones alérgicas cutáneas leves -eczema alérgico, urticaria y angioedema-, dermatitis atópica y de contacto, picaduras de insectos, dermografismos y reacciones medicamentosas pudiendo provocar su ingesta somnolencia, urticaria, erupciones cutáneas, sensibilidad a la luz, sudoración excesiva, escalofríos y sequedad de boca, nariz y garganta así como reacciones cardiovasculares, sanguíneas, gastrointestinales, respiratorias, genitourinarias, del sistema nervioso e incluso -en muy raras ocasiones- un shock anafiláctico. Y si le pasa tras comer su ingesta es además de peligrosa ineficaz. Le sugerimos pues que ante todo elimine de su dieta todos los alimentos -especialmente los fermentados- y fármacos a los que sea intolerante o alérgico. Y recuerde que en los pescados se genera mucha histamina -por descarboxilación bacteriana del aminoácido histidina- cuando su manipulación y preservación es inadecuada; lo que sucede por ejemplo cuando se almacenan en lugares con poca higiene y sin suficiente refrigeración durante tiempo prolongado (está constatado de hecho que suele haber niveles altos de histamina en el atún y la caballa). Suprima en suma los fermentados, el pescado poco fresco, los quesos, los embutidos y el trigo y restrinja la carne roja aunque lo mejor sería hacerse un test de intolerancias y alergias alimentarias. Mientras ingiera durante una temporada quercetina en cápsulas; es un excelente antihistamínico natural.

Estas cartas aparecen en
212
Febrero 2018
Ver número