CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 222 / ENERO / 2019

Apreciado Sr. Campoy: hace ya más de 40 años que mi difunto hermano -el médico Germán Duque Mejía- y yo fundamos lo que otrora fuera la Academia Latinoamericana de Medicina Biológica con sede en Los Robles (Popayán, Colombia). Dado que nuestra formación profesional tuvo lugar en Alemania mi hermano fue egresado de Medicina de la Universidad de Tübingen y yo terminé mis estudios secundarios en la Schule Schloss Salem en donde fuimos compañeros de internado de la Reina emérita Dª Sofia a quien cariñosamente llamábamos Grieche. Ella y su hermana Irene eran sobrinas del Rector de nuestro colegio, el Príncipe Georg Wilhelm von Hannover. La labor de nuestra academia se circunscribió a invitar a conferencistas alemanes en las diferentes áreas de las llamadas medicinas alternativas, en boga en ese momento. Fue así como el Dr. Peter Dosch, alumno predilecto de Ferdinand Huneke, «padre» de la Terapia Neural, nos visitó durante 12 años consecutivos para impartir cursos para principiantes y otros avanzados en Terapia Neural. Pues bien, fuimos nosotros los que llevamos por primera vez la Terapia Neural a España en nombre del Dr. Peter Dosch a quien yo serví de traductor simultáneo en su primera aparición en suelo español. Personajes como Reinhold Voll -«padre» de la Electroacupuntura que lleva su nombre- y Ernesto Adler -ilustre médico-odontólogo alemán-catalán residente entonces en Lloret de Mar y «padre» de lo que hoy llamamos Odontología Neurofocal- fueron otros de los visitantes asiduos a Los Robles. El Dr. Hans Heinrich Reckeweg -fundador y propietario en su momento de la casa Heel de Baden-Baden- fue otro de las lumbreras que nos honró con su presencia y con sus enseñanzas sobre Homotoxicología en “vivo y en directo”. En algo más de una década de existencia alcanzaron a desfilar por la academia de Los Robles más de 1.600 médicos, odontólogos y terapeutas de toda América Latina. El deber de la academia, con apoyo decidido de nuestros visitantes alemanes, era el de informar y formar a profesionales de la salud en aquellas disciplinas que no solían enseñarse ni mencionarse en las facultades de Medicina. Hoy, al pretender hacer un balance de nuestra labor, más de veinte años después de la muerte de mi hermano Germán, creo que cumplimos pues en todos los países de habla hispana será posible siempre encontrar a algún médico practicante de la hoy llamada Medicina Integrativa que hizo su tránsito por Los Robles. Pues bien, por aquellos días solíamos encontrar la revista Discovery DSALUD en dos de los quioscos de nuestra ciudad pero hace ya algunos años que ni siquiera en la Librería Nacional de Bogotá la podemos encontrar. Los dependientes nos explicaron que la revista física ya no llegaba. Queremos imaginar que fue el alto costo del flete aéreo el responsable de tan lamentable pérdida. Hoy, a pesar de mi edad -cuento ya con 75 años, 46 de ellos inmerso en el campo de las medicinas que no se enseñan en las facultades de Medicina- sigo en la lucha y asisto todos los años a la semana médica de Baden-Baden. Y fue precisamente allí donde en 2014 encontré el tema que quiero sugerirle. Verá, mi hermano Germán siempre anduvo en vida tras la búsqueda de alguna disciplina médica que fuera INESPECÍFICA, perteneciese ésta a las medicinas universitarias o a las integrativas o bio-energéticas. Siempre creímos que la Terapia Neural de los hermanos Huneke era la que más se acercaba al concepto de INESPECÍFICA tras del cual andábamos nosotros pues una aplicación neural-terapéutica acertada es capaz de desencadenar múltiples procesos curativos y/o armonizantes. Y hablamos de INESPECIFICIDAD pues todas las demás modalidades terapéuticas que se cobijan bajo el generoso marco de las terapias integrativas o bio-energéticas son ESPECÍFICAS. Fue en suma en el 2014 cuando guiado por un amigo alemán de 104 años que se había convertido en “el papá” de todos los colombianos que solemos asistir a la semana médica de Baden–Baden me puse en contacto con la casa Airnergy AG de la población de Hennef (Alemania). Allí conocí el concepto de lo que ellos llaman, con muchísima razón, la VITALIZACIÓN o ESPIRO–VITALIZACIÓN. Por primera vez pude percatarme, a pesar de mi edad, del significado que tiene la respiración, de la importancia del conjunto de elementos que componen nuestra atmosfera respiratoria y de lo poco o nada que hacemos para preservar lo único de valor que le podremos legar a nuestros descendientes: el aire que respiramos con su 78% de contenido de nitrógeno, su 21% de oxígeno y su 1% de gases nobles varios. Había logrado encontrar esa terapia INESPECIFICA que tanto buscó mi hermano Germán. Adquirí uno de los equipos de fabricación de Airnergy y desde el día 7 de maro de 2015 vengo trabajando en mi consulta con cuatro de esos equipos. Hasta la fecha he realizado más de 17.000 sesiones de 21 minutos de VITALIZACIÓN en el más increíble abanico de cuadros clínicos, en pacientes casi que neo-natos y nonagenarios, en deportistas de alto rendimiento y de fin de semana, en asmáticos de todos los estados y en ciudadanos de la Tercera Edad. En Youtube, bajo el rubro de Jorge Alberto Duque Mejía Espirovitalización, podrá ver usted algunos pequeños videos sobre la temática. Ya que usted, a la cabeza de Discovery DSALUD, ha sido el indudable promotor y punta de lanza para hacer conocer muchísimas de las disciplinas terapéuticas que “nadan contra la corriente oficial” me permito sugerirle entrar en contacto con Alemania para que su maravillosa revista sea la pionera en abrir esta posibilidad terapéutica a los médicos y pacientes de la madre patria y, con especial énfasis, a quienes ya han sido rotulados con el sello de ser pacientes de EPOC. Yo he escrito más de 50 artículos sobre mis experiencias en más de 17.000 sesiones, artículos -todos ellos- que están a su entera disposición de forma absolutamente gratuita. Y por si acaso logro despertar su interés le incluyo a continuación las señas específicas en Alemania; estando tan cerca le sugeriría una visita a la planta de Hennef, a unos kilómetros de Colonia. Si en algo puedo serle útil para que sea usted quien abandere esta cruzada de lo que nos va a permitir RESPIRAR en medio de estas nubes de ppm de polvillo fino, bien puede contactarme que con gusto estaré a su disposición. El alemán es prácticamente mi segunda lengua materna. Un cordial saludo,

Jorge Alberto Duque Mejía
Popayán (Colombia)

La agradecemos muy sinceramente sus palabras y su propuesta que vamos a analizar inmediatamente.  

 

Sr. Director: he tenido conocimiento de que el ex ministro socialista de Fomento y actual diputado del Parlamento Europeo José Blanco López -popularmente conocido Pepe Blanco o Pepiño- que en su día fue Vicesecretario General del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) formuló por escrito una pregunta a la Comisión Europea sobre la petición del Gobierno de Pedro Sánchez de que se modifique la legislación vigente sobre la Homeopatía por entender que es contrario a la Directiva 2001/83/CE -que establece el código comunitario sobre medicamentos para uso humano- y «constituye un riesgo cada vez más notable para la salud de los consumidores». Bueno, en realidad hizo tres preguntas. Son éstas: 1) ¿Ha recibido la Comisión comunicaciones similares de otros estados miembros en relación con la conveniencia de modificar la legislación vigente? 2) ¿Prevé modificar las actuales definiciones de ‘medicamento’ y ‘medicamento homeopático’ recogidas en la Directiva 2001/83/CE y aprobar un marco regulador estandarizado que clarifique el escenario tanto a los profesionales sanitarios como a los ciudadanos? 3) ¿Prevé prohibir los reclamos promocionales de eficacia, seguridad y calidad cuando no haya pruebas demostrables y reproducibles sobre los productos homeopáticos? Tal fue la pegunta que hizo el pasado 28 de septiembre. Pues bien, en nombre de la Comisión le respondió el 23 de noviembre el lituano Vytenis Povilas Andriukaitis Kiusiur -actual Comisario Europeo de Salud y Seguridad Alimentaria- de la manera que transcribo sin tocar una coma: 1) La Comisión no tiene constancia de solicitudes similares de otros Estados miembros para que se modifique la legislación actual sobre los medicamentos homeopáticos.2) La Comisión considera que el marco normativo actual de los medicamentos homeopáticos tiene en cuenta su carácter específico y halla un equilibrio entre garantizar su calidad y seguridad e informar a los consumidores -incluyendo a los profesionales sanitarios- al tiempo que ofrece a los ciudadanos acceso a estos productos. En particular, los productores no asociarán las declaraciones de carácter clínico con los medicamentos homeopáticos sin que se haya demostrado su eficacia terapéutica. Además la etiqueta de estos productos incluirá la indicación ‘medicamento homeopático sin indicaciones terapéuticas aprobadas’ y una advertencia para que el usuario consulte a un médico si los síntomas persisten. La Comisión no tiene previsto en esta fase evaluar ni modificar la legislación sobre medicamentos homeopáticos. 3) La Directiva 2001/83/CE1 exige que tanto los medicamentos homeopáticos como los medicamentos convencionales se sometan al mismo control en términos de fabricación, distribución y vigilancia farmacológica y establece disposiciones de seguridad específicas para los medicamentos homeopáticos sin declaraciones de propiedades terapéuticas. La Directiva especifica qué información puede emplearse para anunciar dichos productos y no permite el uso de información relativa a su eficacia clínica. Compete al estado miembro supervisar que la publicidad de los medicamentos sea conforme a la legislación. Por último, los estados miembros siguen teniendo libertad para adoptar acciones a escala nacional con el fin de incrementar la concienciación». En pocas palabras, se le dice al destacado diputado socialista español que la pretensión del Gobierno de Pedro Sánchez de demonizar y prohibir la Homeopatía en España no cuenta con respaldo alguno en la Unión Europea. De hecho el vicepresidente de la Asociación Médica Mundial Frank Ulrich Montgomery -que es además presidente de la Asociación Médica Alemana- declaró en noviembre pasado de forma pública que la Homeopatía es eficaz. Es más, defendió también la «utilización pragmática» de las llamadas medicinas complementarias «según su nivel de evidencia y potenciales riesgos». De hecho a pesar de la resistencia del actual Gobierno socialista los productos homeopáticos han sido finalmente registrados como medicamentos en España. Lo hizo obligada por las normas europeas la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios el pasado 29 de octubre dando cuenta de los 2.008 medicamentos homeopáticos que pueden ya venderse en nuestras farmacias de forma definitiva y no merced a la disposición transitoria hasta entonces vigente. Tiene pues usted razón cuando en la revista del pasado mes de diciembre dijo que la guerra contra la Homeopatía ya la habían ganado quienes la defienden y lo que resta no es más que el run-run-run de quienes no asimilan su amarga derrota. Atentamente,

Carlos Requejo
(Madrid) 

La agradecemos sinceramente la información que nos ha hecho llegar sobre la pregunta a la Comisión del diputado europeo socialista español que refleja la inaudita posición del PSOE ante la Homeopatía -similar por cierto a la de Ciudadanos– y la clarificadora respuesta textual del Comisario Europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Sr Andriukaitis. Como le agradecemos igualmente sus amables palabras sobre nuestro trabajo.

 

Estimado Sr. Campoy: hace dos meses compré su libro La Dieta Definitiva a instancias de un endocrinólogo al que acudí dos semanas antes por problemas de hinchazón, inflamación sistémica y dolor generalizado en abdomen, músculos y articulaciones. Me mando análisis de sangre y orina, una tomografía, un electrocardiograma, una ecografía abdominal y, finalmente, una resonancia de cuerpo entero. Y tras decirme que tenía hipertensión y había algunos parámetros fuera de rango -colesterol alto, triglicéridos elevados, niveles de sodio alto y potasio bajo, ácido úrico por las nubes, anemia y la creatinina, las transaminasas, la fosfatasa alcalina y la bilirrubina elevadas- añadió que no se detectaban masas anormales. Debo decirle que cuando acudí tenía solo unos diez kilos de sobrepeso y el médico no lo consideró principio de obesidad ya que a mis 42 años peso 92 pero mido 1,87. El caso es que me recetó una cantidad enorme de fármacos: nada menos que doce. Fue entonces cuando le dije que cómo iba a tomarme tantas medicinas juntas teniendo en cuenta la cantidad de contraindicaciones, interacciones y efectos secundarios que aparecen siempre en los prospectos y en ese momento le cambió la expresión de la cara. Y muy molesto me preguntó si yo era médico o tenía estudios de algún tipo relacionados con la salud, que él había estudiado muchos años para sacarse el título, que sabía lo que hacía y que si no iba a hacerle caso no entendía para qué había ido a consultarle. Le respondí que había ido para saber qué me pasaba y, sobre todo, por qué. Que entendía que todo lo que me había dicho indicaba que me faltaba hierro, que los riñones y el páncreas no estaban bien, que había en mi cuerpo exceso de sal y que tomaba demasiada comida grasienta, bebía cerveza en exceso (no tomo otro alcohol) y era consciente de que no hacía nunca ejercicio y dormía poco. Y a continuación le expliqué que era consciente de mis malos hábitos de vida y que lo que debía hacer era cambiarlos. Añadiendo que lo sabía bien porque era lector de Discovery DSALUD desde hacía casi quince años pero nunca hice otra cosa que informarme por si algún día lo necesitaba pero que a nivel vital no hacía mucho caso de lo que leía porque me encontraba razonablemente bien. Bueno, pues me respondió que la alimentación es importante pero que cambiando de hábitos no iba a resolver mis problemas, que eran ya muchos y graves. Y que me gustara o no debía tomarme los medicamentos que me había recomendado. Que no había otra manera de afrontar mi estado «patológico». Así que, aprensivo y algo asustado, los pedí en la farmacia y empecé a tomarlos. Hasta que a los doce días me encontraba tan mal que decidí dejar todos. Sin excepción. Y me fui a comprar su libro del que había oído hablar cientos de veces pero nunca había adquirido. El caso es que me lo leí entero en dos días, me puse a hacer lo que en él se aconseja y le escribo hoy -30 de noviembre- tras dos meses exactos de llevar sus consejos a «rajatabla». ¿El resultado? Perdí los 10 kilos que me sobraban, no me duele nada y todos mis síntomas han desaparecido. Estoy entusiasmado. De hecho me han dado hoy los resultados porque pedí que me repitieran las analíticas de sangre y orina y TODOS los parámetros son ya normales. Mis más sinceras gracias por su trabajo. Y sepa que voy a hacerle llegar a aquel endocrino -al que no he vuelto a ver desde aquel día- copia de esta carta. Un fuerte abrazo.

Jorge Castillo
(Valladolid) 

Nos congratula su recuperación, le agradecemos de verdad que haya compartido su experiencia con nosotros y le rogamos nos disculpe por haber omitido el nombre de ese médico pero no nos parece ni necesario ni elegante difundirlo.   

Estas cartas aparecen en
222
Enero 2019
Ver número