CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 252 / OCTUBRE / 2021

Estimado Director: le escribo en representación de la asociación nacional por los derechos humanos Liberum. En el apartado Cartas al Director de la revista de julio/agosto de 2021 contestó Ud. a uno de sus lectores con mucho desánimo dando a entender que ha tirado la toalla porque según dice «No hay nada que hacer. El lavado de cerebro ha sido total.» Luego añade que va a aguantar unos meses más pero que tiene la intención de cerrar la revista ya que «es hora de dejar que cada uno recoja lo sembrado». Y no le culpo. La situación es desoladora y los que nos damos cuenta de lo que está pasando nos sentimos tremendamente frustrados por no poder hacer algo para detener este genocidio mientras vemos, impotentes, cómo nuestros familiares, amigos y compañeros van directos al precipicio. Le entiendo pues pero no sabe la falta que nos hace seguir escuchando voces como la suya y leer artículos serios y siempre bien contrastados como los de su revista. Usted mismo reconoce que han sido capaces de abrir los ojos a mucha gente junto con otros colectivos que han ido surgiendo. Pues bien, me dirijo a Ud. como miembro de Liberum para hacerle conocedor de las acciones legales que desde hace más de un año estamos emprendiendo en toda España. Queremos que conozca nuestra aportación para que no se sienta tan solo y vea que no todo lo que hacen los «despiertos» es mandar mensajes. ¿Se podría hacer más? Seguro que sí pero de momento somos pocos y aunque hay miembros que están trabajando a destajo los demás en ello estamos. La Asociación Liberum nació con el propósito de restaurar los derechos y libertades que nos han sido usurpados en el transcurso de la pandemia de la Covid-19 y lo hace con vocación de perpetuar su labor por los derechos humanos. Somos una asociación ciudadana que busca la justicia a partir de la verdad y la libertad en la que tiene cabida toda persona que se declare firme defensora de los derechos humanos. Huimos además de la falacia del “bien común” que en tan innumerables ocasiones ha servido de pretexto a distintos gobiernos a lo largo de la historia para afianzar regímenes tiránicos. Solo concebimos el auténtico bien común como la suma del bienestar de todos y cada uno de los individuos que conforman la sociedad. En nuestra web (www.liberumasociacion.org), además de exponer los principios de la asociación, existen contenidos muy útiles a disposición de cualquier ciudadano que los necesite. En el apartado de «acciones legales» se pueden ver las ya realizadas y las próximas así como nuestro Botiquín jurídico de primeros auxilios que incluye modelos de reclamaciones, recursos, justificantes, manuales, etc. Existe asimismo un apartado de «información científica» -con informes, dictámenes, fichas técnicas de las vacunas, etc.- y otro de «información legal» con la legislación aplicable que nos afecta ahora (leyes, tratados internacionales, códigos civil, penal y de deontología médica…). Le resumo también -siguiendo un cierto orden cronológico- algunas de las acciones que hemos realizado. Hemos presentado numerosos recursos (de reposición, sobre confinamiento, sobre el derecho de reunión, velatorios y entierros, sobre los cierres perimetrales, sobre poder fumar en terrazas…), hemos enviado cartas a todas las asociaciones de jueces para solicitar su protección ante el ataque continuado a los derechos y libertades y enviamos una queja al Defensor del Pueblo instándole a adoptar medidas para velar por los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos. También hemos solicitado al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social las pruebas de la existencia del SARS-CoV-2. Asimismo, junto a otras asociaciones y por intervención de la abogada Cristina Armas, presentamos ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional una denuncia por genocidio y crímenes de lesa humanidad contra el estado español, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Foro Económico Mundial (WEF), la Fundación Bill & Melinda Gates, el Centro Johns Hopkins, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal); denuncia que más tarde ampliamos contra toda persona física autora, cooperadora necesaria, colaboradora o cómplice. También en colaboración con otras asociaciones hemos enviado escritos a todos los colegios de médicos, a los consejeros de Sanidad y Educación, a los centros educativos de toda España y a las 15 asociaciones de Pediatría. Enviamos igualmente un escrito a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) solicitando la suspensión de la vacunación de menores y, finalmente, enviamos varios burofax a personalidades públicas a las que les pedimos que tomaran medidas contra quienes propagan mentiras y siembran el odio «en nombre del bien común». Como ve, hemos dado pasos y seguiremos trabajando en próximas iniciativas a fin de detener esta farsa. Los medios de que disponemos no son muchos pero ponemos la intención en crecer y seguir luchando. Espero haberle aportado un poco de esperanza y deseo manifestarle que nuestro agradecimiento a su persona y a su revista es infinito y eterno. Antes de despedirme quiero destacar nuestra certeza de que los que coincidimos en el camino debemos prestarnos apoyo mutuo; por ello, además de colaborar entre asociaciones, estamos en contacto con otros profesionales (abogados, médicos, biólogos, periodistas…) y colectivos (como los de médicos y biólogos por la verdad) que nos asesoran en la elaboración de informes. En fin, nos ponemos a su disposición para estudiar cualquier petición o sugerencia por su parte o de cara a alguna futura acción conjunta. Termino reiterándole las gracias a usted y a todo su equipo por la difusión de la verdadera ciencia y fomento de la salud durante tantos años. ¡Gracias!

Ana Martínez

Asociación Liberum

Ante todo gracias por sus amables palabras y su apoyo; y a continuación le pedimos disculpas por haber resumido su carta -está lo fundamental- ya que era demasiado extensa para publicarla entera en esta sección. Aprovechamos asimismo para indicar a los numerosos lectores que nos han enviado cartas, correos electrónicos, tuits y mensajes por SMS, Whatsapp, Telegram e Instagram pidiéndonos que la revista no cierre que, dada su cantidad y el hecho de que todas son elogiosas en extremo, no las vamos a publicar. Les agradecemos de corazón su apoyo pero las razones de no seguir con la revista impresa son varias y complejas por lo que las explicaremos detalladamente en noviembre o diciembre pero ya adelantamos que eso no implica que la web cierre; de momento se mantendrá activa y daremos cuenta de cómo será en cuanto proceda. Por lo que se refiere al trabajo que realizan ustedes lo conocemos bien, es digno de admiración, les felicitamos por él y deseamos que sea útil… aunque nos permitimos dudar de sus resultados. El de ustedes y el de los demás colectivos que luchan para denunciar esta farsa. Y también explicaremos detalladamente por qué lo pensamos así en un par de meses.

 

Estimado Director: en las últimas semanas los miembros del colectivo Biólogos por la Verdad Jon Ander Etxebarría, Almudena Zaragoza y yo misma hemos recibido constantes y desagradables ataques que rozan el acoso y nos obligaron a emitir a primeros de septiembre un comunicado público denunciándolo que, como cabía esperar, apenas ha tenido eco; de ahí que haya decidido enviarle esta carta para que -si lo considera oportuno- la publique. Llevamos años luchando para impedir la intolerable restricción de los derechos y libertades de los ciudadanos; de hecho fuimos algunos médicos y enseguida numerosos biólogos quienes advertimos primero a la sociedad de la manipulación y las mentiras a las que desde los poderes fácticos se nos estaba sometiendo y hemos apoyado la labor de numerosos divulgadores transmitiéndoles constantemente información científica y concediendo de forma desinteresada muchas entrevistas. Pues bien, algunos de ellos han decidido actualmente atacarnos porque no avalamos las teorías que defienden y difunden hoy. Me refiero concretamente a la tesis de que las vacunas contienen grafeno -o sus derivados- y sería esa la causa de la magnetización que sufren muchas personas. Alegan falazmente que nos negamos a hacer análisis de las «vacunas Covid» para saber lo que realmente contienen pero es falso: conseguimos varios viales e intentamos analizarlos para saber si hay  en ellas algo no declarado en las fichas técnicas que pudiera suponer un peligro para la salud y fuera razón suficiente para pedir su retirada. Obtuvimos 9 viales de Pfizer, uno de la última vacuna antigripal y otro de la vacuna del papiloma humano y se los enviamos a la doctora sevillana Rosa Mª Narros que se ofreció amablemente a recogerlos y a hacer que los analizaran explicándonos que tenía contactos en una universidad. Sin embargo, a pesar de que intentamos luego hablar infructuosamente con ella ha pasado el verano y no sabemos si hizo algo y, en caso de que lo hiciera, cuál fue el resultado. Solo sabemos que tiene estrecha relación con La 5ª columna que es el medio que defiende la tesis del grafeno junto al doctor Pablo Campra porque encontró «partículas compatibles con derivados de grafeno». Añadiré que a principios de septiembre hemos sabido que en uno de los viales que enviamos a la Dra. Narros no se encontró ni grafeno, ni óxido de grafeno; del resto no sabemos nada y eso me parece un despropósito. En fin, nos parece que la agresividad con la que ese medio actúa contra nosotros por no aceptar lo que postula -llegan al insulto, a la grosería, a la calumnia y a la difamación- no es de recibo y se trata de un simple método para ganar seguidores pero eso roza el delito de odio por lo que de seguir así podríamos vernos obligados a ejercer acciones legales contra ellos. Nosotros, desde luego, no estamos dispuestos a entrar en absurdas disputas porque nuestro tiempo es oro y vamos a seguir trabajando en favor de la sociedad ofreciendo soporte informativo y haciendo peritajes científicos. Es necesario apoyar el trabajo de los abogados, juristas y asociaciones -que como Libertas, Liberum y Por el futuro de nuestros hijos- luchan hoy para detener las medidas dictatoriales y científicamente infundadas que se están tomando, como son la vacunación obligatoria y el llamado Pasaporte Covid.

Dra. Mª José Martínez Albarracín

Ante todo le agradecemos su carta y el tono de moderación con el que en ella se manifiesta una vez apaciguados los ánimos que les llevaron a emitir un duro comunicado público sobre este asunto.  Lamentamos sinceramente que las discrepancias entre las valoraciones científicas que hacen tanto ustedes como quienes entienden que el grafeno se está inoculando a través de las vacunas -así como de otras sustancias, agua, alimentos y fumigaciones incluidas- puedan derivar en un conflicto que ninguno de ustedes -nos consta- desean que se produzca. Es evidente que tanto usted como Jon Ander Etxebarría, Almudena Zaragoza y quienes coinciden en sus mismos planteamientos están actuando con rigor y honestidad y otro tanto podemos decir de los doctores Pablo Campra y Jose Luis Sevillano, entre otros que piensan como ellos. No es de recibo pues que unas discrepancias -lógicas e incluso deseables en el ámbito científico- se utilicen para enfrentarles. Y, desde luego, quienes las promueven y azuzan utilizando epítetos descalificantes para ello hacen un flaco servicio al debate y demuestran su bisoñez, falta de sentido común y profesionalidad. Es más, con ello dan alas a quienes la verdad les importa un ardite y no van a dudar en aprovechar el enfrentamiento para atacar a ambos grupos. El prestigio no se obtiene con «autobombo» sino con rigor y trabajo. Y no vamos a decir nada más confiando en que el sentido común impere porque si no es así vamos a ser muy contundentes…

Estas cartas aparecen en
252
Octubre 2021
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2021 de la revista mensual Discovery DSalud
252 | Octubre 2021
Cartas al director Editorial Ver número