CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 97 / SEPTIEMBRE / 2007

Adquiero Discovery DSALUD desde el nº 16 y en estos cuatro años y medio he disfrutado con su lectura y aprendido a cuidarme aunque no siempre mi satisfacción ha sido completa ya que la salud no se recupera sólo con buenas intenciones; hacen falta recursos económicos fuertes porque la medicina natural es muy cara y no todo el mundo puede costearla. También su lectura me ha hecho comprender que la medicina no cura nada sino que es el propio cuerpo el que se cura por sí sólo aunque muchas veces sea necesario potenciar las defensas con ayuda de la medicina natural. La medicina química no puede hacerlo porque deprime el sistema inmunitario y con sus graves efectos secundarios puede llevar a la muerte a algunos pacientes. Me da mucha pena tener que decirle que debido a la subida de la revista y a mi pobre economía no puedo seguir comprándola mes a mes como había venido haciendo hasta ahora. Mi admiración y respeto para todo el equipo que forma la revista. No desmayéis y seguid adelante ya que estáis haciendo mucho bien. Y quiero agradecerles muy sinceramente la ayuda que me habéis prestado contestando a algunas de mis cartas. Abrazos para todos.

F. Benítez Valdivia

Agradecemos sus palabras y lamentamos sinceramente que una subida de cincuenta céntimos al mes -después de cuatro años- le impida seguir comprando la revista. Nos queda el consuelo de saber que ese ahorro le permitirá al menos tomarse un café cada dos meses.


Estimados amigos: quisiera saber si hay alguna manera seria y honesta de ver en qué estado real están mis arterias, mi aparato cardiovascular y mi corazón. Los chequeos, las analíticas y los medios de la medicina convencional no me convencen. Espero vuestra contestación. Muchas gracias y un fuerte abrazo.

Juan Manuel Esteve Palau

Pues tenemos que decirle que la única manera de comprobar con precisión lo que quiere saber es mediante un método de la Medicina convencional: el Tomógrafo Computado Volumétrico Multidetector. Se trata de un moderno sistema de diagnóstico de alta resolución que permite detectar anomalías en el interior del cuerpo con una precisión y rapidez inusitadas pues bastan 20 segundos para conocer el estado del corazón y un tiempo similar el de las arterias coronarias percibiéndose con precisión las placas de ateroma o la calcificación que haya en ellas. Hablamos de ello ya en un reportaje que apareció en el número 72 de la revista y que le invitamos a leer en nuestra web: www.dsalud.com Lo que entonces no dijimos y aprovechamos para explicar ahora es que para analizar el estado del corazón se utiliza una sustancia de contraste que si bien en la inmensa mayoría de los casos es inocua en algunas ocasiones puede provocar graves efectos -incluida la muerte- por lo que no se trata de una prueba que deba hacerse a la ligera y sin necesidad.


Estimados señores: soy asidua lectora de la revista cuyos artículos me han aportado no sólo conocimientos nuevos sino también beneficios prácticos… pero no para el tema que ahora expongo: tengo 60 años y me han diagnosticado una otoesclerosis con pérdida de audición en ambos oídos, sobre todo en el izquierdo que es ya de un 80%. Al otorrino que me trata en la Seguridad Social le he preguntado si esto tiene una solución más práctica que la del audífono y parece que la única sería la extirpación del estribo sustituyéndolo por uno de metal o porcelana. Y yo pregunto: si la intervención es a través del tímpano, ¿puede éste quedar perforado? Y si fuera así, ¿sería como tener permanentemente una herida abierta? ¿Podría haber rechazo? Y si hay que quitar la prótesis, aparte de quedarme sorda, ¿qué otras consecuencias tendría? Si conocen alguna forma más sencilla de solucionar el problema u otro tipo de intervención con menores riesgos por favor háganmelo saber antes de julio. Para esta operación la anestesia es general y no quiero tomar una decisión alegremente. Gracias de antemano,

María
(Bilbao)

No hay alternativa «natural». En cuanto a la operación que le proponen -cuyo riesgo de rechazo es mínimo- debe saber que si bien en el 90% de los casos con ella se recupera la audición… en 1 de cada 100 operaciones no funciona y se pierde por completo la audición del oído operado. La técnica quirúrgica más usada es la estapedectomía y puede realizarse con anestesia local o general. Depende de las características del paciente (nerviosismo, ansiedad, etc.) y de las preferencias del otorrinolaringólogo pero hoy la anestesia no suele ser un problema mayor. La intervención suele requerir ingreso hospitalario durante 24 horas y si todo evoluciona favorablemente se recupera la audición casi de forma inmediata. Eso sí, pueden aparecer síntomas de vértigo durante uno o dos días que se controlan bien con un tratamiento adecuado así como sensación de sabor metálico en la lengua si durante la intervención ha habido que manipular o seccionar el nervio denominado «cuerda del tímpano». Luego, en el postoperatorio, es fundamental evitar cualquier infección -porque puede provocar la pérdida de la audición- así como los cambios bruscos de presión atmosférica. Generalmente se espera un año entre operación y operación cuando hay que intervenir los dos oídos. Cabe agregar que si tiempo después volviese a perder la audición podría deberse a que la prótesis se haya descolocado o a que la cadena de huesecillos se haya vuelto a inmovilizar pero se puede resolver operando otra vez.


Estimado Director: felicidades por la revista y sus libros. Intentaré ser escueta. En relación al artículo Los peligros del glutamato monosódico publicado en el nº 89 me gustaría añadir que aunque el uso de aditivos en la alimentación está regulado y las empresas usan las dosis recomendadas a los consumidores nadie nos informa de las dosis máximas diarias recomendadas para no alterar nuestra salud. ¿Alguien avisa de que los efectos de los aditivos se suman, que no es lo mismo comer una ración de comida con E-621 -o cualquier otro aditivo- que dos, tres o más al día? Hagan la prueba, lean el etiquetado y anoten en un papel los aditivos que se tragan en un solo día. Se sorprenderán. Y eso sin tener en cuenta que alimentos como el pan, al que consideramos más natural, ya llevan su correspondiente dosis de aditivos en la harina y otros añadidos. ¿Por qué Sanidad no obliga también a mostrar la composición del pan reciente? ¿Por qué no obliga a poner en el etiquetado de los productos la dosis máxima diaria recomendada para el consumidor? Compraríamos menos productos procesados porque tomaríamos conciencia de que los aditivos son dañinos para el organismo. Y a la larga habría niños menos obesos, menos violentos y menos nerviosos. Además, ¿por qué Sanidad no obliga a informar también en la etiqueta de los tratamientos con gases a los que se someten algunos productos que presumen de no llevar conservantes ni colorantes? En definitiva, el consumidor tiene derecho a conocer todos los tratamientos a los que se someten los alimentos que va a ingerir, ya sean conservantes, gases, radiaciones o cualquier otro invento que usen. En segundo lugar le diré que comencé La Dieta Definitiva, no por obesidad sino por mi adicción al azúcar y tengo que felicitarle porque funciona. Pero funciona tanto que me asusté y dejé de hacerla. Perdí 4 kilos… ¡la primera semana! Y como me pareció una barbaridad (mido 1´65 y pesaba 64 kilos) perder tanto en tan poco tiempo la siguiente semana seguí la dieta todos los días… salvo el domingo. Perdí dos kilos más. La siguiente semana hice lo mismo y perdí otros dos más y decidí ir abandonándola poco a poco por miedo a consumirme. La adicción al azúcar remitió aunque tengo ansia de vez en cuando que me permito satisfacer pero ya de forma controlada. Y es verdad lo que se decía: en ningún momento me sentí débil ni cansada haciendo la dieta. ¿Qué he hecho mal? La he seguido al pie de la letra salvo en lo de hacer ejercicio. ¿Quizás debería haber seguido con ella? ¿Debería retomarla? Porque ahora peso lo mismo que al principio. Mi tercera consulta la hago porque evito siempre, en la medida de lo posible, ir al médico ya que cada vez que lo hago crece mi desengaño e indignación. Fui a la consulta por varios síntomas acumulados que, a mi parecer, podían estar relacionados: insomnio, dolores de cabeza diarios, contracturas en toda la parte izquierda de la columna (sobre todo a nivel lumbar y cervical que me arreglaba un osteópata pero vuelven a surgir), una especie de movimiento convulsivo involuntario de la cabeza hacia el lado derecho, palpitaciones por todo el cuerpo incluido el corazón… Tengo 45 años y he tenido mucho estrés en mi vida pero ahora no; soy nerviosa pero creo que lo he superado casi totalmente con meditación. Mi médico de cabecera no le da importancia a nada y me receta un antidepresivo ¡para los dolores de cabeza! porque me dice que son tensionales. Le digo que si eso es así lo que me debería recetar es un relajante muscular y me recomienda Diacepán… pero obvia todos los demás síntomas. Le he comentado que en la parte media de la frente, entre las cejas, noto bajo la piel como dos cordoncitos que llegan hasta la parte superior de la cabeza que duelen al tacto. Y que duelen mucho más cuando me duele la cabeza. Le pregunto qué puede ser y me dice que ahí no hay nada salvo el músculo de la frente. Yo no soy médico pero creo que debe haber algo más que ese músculo. Recientemente he descubierto que en toda la cabeza, bajo la piel, tengo bultos que me duelen al tacto y están más irritados cuando me duele la cabeza. No sé que hacer ni donde ir. Igual es una bobada, o es nervioso, o principio de Alzheimer, o Parkinson, o una hernia que me comprime algún nervio, o diabetes, o premenopausia o… ¡yo qué sé! No soy médico. Sólo sé que el dolor de cabeza y el insomnio me impiden llevar una vida normal. ¿Me podéis orientar? Recibid un afectuoso saludo y las gracias y felicitaciones por la inmensa labor social que desarrolláis.

Rosa Sánchez
(Madrid)

En cuanto a la dieta no debió asustarle esa pérdida de peso tan rápida porque ya en el propio libro se explica que eso ocurre al principio porque se pierde básicamente líquido, no grasa. Como se explica que una vez se decide dejar hay que seguir un tiempo las normas de la fase de mantenimiento. E igualmente se dice que hay que hacerla a rajatabla. Y usted decidió hacer la dieta a su gusto y no hizo la fase de mantenimiento por lo que volvió a recuperar lo perdido. ¿El problema? Sencillamente, que no hizo lo que se indica en el libro. Y eso que usted misma ha comprobado su eficacia. En cuanto a los múltiples problemas mencionados debe acudir a un médico que valore su estado porque son demasiados los síntomas. Nos permitimos sugerirle varios nombres de confianza en Madrid: José Luis Castillo Recarte (91 532 89 32), Luis García Cremades (91 344 01 80), Santiago de la Rosa (91 431 35 16), Domingo Pérez de León (91 597 40 30) y Mauricio Ospina (637 87 25 07).


Apreciado Sr. Campoy: ha sido un gran descubrimiento llegar a conocer la revista. Supone un soplo fresco de esperanza e ilusión para quienes como yo nos hemos topado, por desgracia, con la Medicina convencional. Y permítame que sea conciso ya que soy consciente de que este espacio es limitado y muy demandado: desde hace tres años tengo una Glomerulonefritis focal y segmentaria cuyo origen se desconoce. Después de haber probado con distintos tratamientos y ver como la Ccr pasaba de 100 a 54 al tiempo que empeoraban las demás constantes -urea, creatinina, albúmina, etc.,- me han propuesto que tome inmunosupresores. Y ante alternativa tan agresiva -que además no ofrece garantía de que sea la solución- he optado por la Medicina Alternativa -¡vaya ironía llamar alternativa a la que cura de verdad!-. Así que llevo nueve meses siguiendo un tratamiento que combina Homeopatía, Fitoterapia, Nutrición Ortomolecular, Hidroterapia y una dieta baja en proteínas animales. Tengo ilusión y esperanza pero nueve meses se hacen largos aunque tengo que reconocer que se empiezan a ver pequeños avances. En todo caso no quiero hacerme falsas esperanzas, máxime cuando la medicina convencional me lo ha puesto tan mal que me dicen que ni con un transplante de riñón se soluciona el asunto. Díganme pues: ¿dentro del amplio espectro de alternativas y métodos que utilizan los especialistas y/o colaboradores de la revista así como los que aparecen en el libro Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo, ¿hay alguno que sea apropiado para tratar esta enfermedad? ¿Me pueden hacer alguna recomendación, bien instrumental y/o de especialista, que tenga resultados positivos? Agradeciéndoles de antemano el tiempo dedicado aprovecho la ocasión para mandarles un afectuoso saludo.

Aingeru
(Bilbao)

La Glomerulonefritis focal y segmentaria -o Glomerulopatía colapsante- se achaca a una infección por el parvovirus B19 que pertenece a la familia Parvoviridae. El problema es que actualmente no se dispone aún de un método para su aislamiento. Normalmente no es necesario tratamiento aunque a veces se recurre a medicación sintomática con antiinflamatorios no esteroideos cuando hay artralgias. El problema es cuando se está inmunodeprimido; en tales casos se suele administrar inmunoglobulinas IV a dosis elevadas (400 mg por kilo al día durante cinco días o 1.000 al día durante dos). Nuestra sugerencia es que pruebe tomando Bio-Bac (puede pedirlo en el 91 849 92 77) y Viusid (es de Laboratorios Catalisys y está en farmacias) además de ingerir cada noche un ajo crudo mezclado con aceite de lino o, en su defecto, con aceite de oliva virgen. Y sépalo: no es una enfermedad tan grave y tiene cura.


Estimado Sr. Campoy: a principios del año pasado cayó en mis manos un número de la revista «por casualidad» y desde entonces estoy enganchado a ella. Y sin más preámbulos paso a resumirle el motivo de mi consulta. Desde que en 1985 empecé a trabajar en la empresa en la que estoy actualmente nos hacen una revisión médica anual con analítica de sangre incluida y el valor de las transaminasas está siempre por encima de su valor normal. Me refiero a la G-Glutamiltransferasa, las fosfatasas alcalinas y la Lactato Deshidrogenasa (LHD). No son valores demasiado altos pero sí preocupantes ya que mi padre murió joven de cirrosis hepática aunque no bebía (yo tampoco). Ya en 1997 me hicieron un estudio para ver si había tenido hepatitis dando positivo Anti HBc y Anti HBs pero negativo en hepatitis C. Estos resultados le hicieron concluir al especialista en aparato digestivo que mi anomalía podía deberse a esa hepatitis que algún día padecí sin saberlo. Aunque añadió que también podía suceder que esos valores fueran en mí normales. Explicación que no me ha convencido. Más adelante me dijo que podría tratarse de colecistitis crónica pero que tampoco estaba seguro. Y es algo que me preocupa ya que, como antes dije, mi padre murió joven y mi temor es que esos valores terminen degenerando en cirrosis o algo similar. Llevo ya cuatro años en los que además me hacen una ecografía al año y nunca han detectado nada anormal. Además tengo desde hace mucho tiempo problemas en la piel que en primer lugar me diagnosticaron como Psoriasis invertida y más tarde otro especialista me dijo que era Dermatitis alérgica recetándome Lactisona y Elocom, cremas que me alivian los picores e incluso hacen desaparecer el eccema pero con el paso del tiempo vuelven otra vez. Me han hecho las pruebas de alergia dando todas negativo por lo que cuando le pregunté al médico a qué podría deberse la dermatitis me contestó que «hay preguntas que no tienen respuesta». Agregaré que estoy siempre apático, sin ganas ni fuerzas para emprender nada, con mucho cansancio y me cuesta mucho salir de casa. Y mis digestiones son largas y pesadas con meteorismo y eructos abundantes. Me he comprado el libro La Dieta Definitiva y, como en él se recomienda, me he hecho las pruebas de intolerancia alimentaria apareciendo que, entre otros alimentos soy intolerante a la lactosa. Sin embargo, he dejado de comer los alimentos a los que soy intolerante y aún así las molestias en la piel siguen. Volviendo a lo del hígado quiero indicarle que soy una persona muy delgada -peso 48 kg y mido 1.76 cm- y me gustaría ganar 6 u 8 kilos cosa que, para mí, es una labor imposible. Me gustaría saber si siguiendo los consejos de su libro puedo ganar peso ya que al leerlo he entendido que es para perder peso y/o mantenerse en él, pero ¿los flacos que hacemos? En cuanto a los alimentos a los que soy intolerante y que, como dije antes, he eliminado de mi dieta tengo una duda: ¿al ser intolerante a la lactosa puedo comer yogur y postres sin azúcar? Porque también soy intolerante al azúcar. ¿Hay algún medico que pueda ayudarme en Canarias? Gracias por atenderme, un abrazo y siga con su labor. Somos muchos los que le apoyamos.

Francisco Antonio Fernández Rodríguez
(Las Palmas)

Demasiados problemas para una respuesta concreta. Nuestro consejo es que acuda a la consulta del Dr. Luis García Cremades en Madrid (91 344 01 80). Y lamentamos no poder darle alguna referencia más cercana. En cualquier cosa es probable que parte de su problema sea vírico y en tal caso debemos remitirnos a la respuesta de la carta anterior. Tanto el Bio-Bac como el Viusid y el ajo mezclado con aceite de lino u oliva pueden ayudarle. Y puede tomar yogures -no contienen lactosa- y postres sin azúcares (en plural); y ello implica pues que debe evitar todos los hidratos de carbono refinados. En cuanto a su problema para engordar debe antes averiguar si hay algo que le impide metabolizar los alimentos. Por ejemplo, la carencia adecuada de enzimas. Y si no existe problema puede hacer dos cosas: ingerir a diario plátanos y gofio o tomar cerveza o vino -de forma moderada- así como pan con las comidas. También engordan lo suyo las pizzas, las hamburguesas, los helados y la miel -por ponerle ejemplos- pero tienen otros inconvenientes que los desaconsejan en su caso.


Un gran saludo para todo el equipo de la revista. La espero con impaciencia todos los meses. Soy una madre que sufre mucho por una hija que, estoy segura, sufre aún mucho más que yo. Quisiera ayudarla pues padece ansiedad desde hace muchos años. Se la ha tratado con antidepresivos y ansiolíticos que no le van bien pues casi todos son muy fuertes. No puede trabajar, no sale de casa y no tiene ganas de vivir. Intentando buscar una salida se ha hecho todo tipo de pruebas: analítica de neurotransmisores y aminoácidos, electroencefalograma, cartografía cerebral, etc. Diagnóstico: lo que domina en todo ello es un cuadro severo de ansiedad con una hiperactividad bitemporal cerebral lo que indica que se pasa todo el día dándole vueltas a las cosas y no para. Tratamiento: Tranxilium 15 y Lyrica 75. Después de saber el diagnóstico no paraba de llorar por lo inútil del tratamiento que ha llevado durante años y que no le sirvió más que para machacar su cuerpo por los efectos secundarios. Pregunto: ¿lo que tiene es algo físico y tendrá que estar a tratamiento toda la vida? ¿Existe alguna solución natural (que es lo que ella quiere)? En cuanto al Lyrica -un antiepiléptico que también se usa para dolores neuropáticos pero que según su neuropsiquiatra en casos de ansiedad va muy bien- le diré que se niega a tomarlo por sus múltiples efectos secundarios y porque no se fía ya que es un medicamento nuevo de la multinacional Pfizer. Pensé en la Medicina Sistémica pero he recibido un correo de Franklin Roa, médico sistémico, comunicándome que no pueden tratar casos de neuropsiquiatría. ¿Me pueden recomendar alguna cosa o profesional que pueda ayudarla? Tengo miedo de que se canse de tanto sufrir. Ella dice que así no merece la pena vivir y a mí se me encoge el corazón. Es una persona muy sensible, incluso a los productos naturales. Ha tomado guaraná y ginseng a ver si se animaba pero a ella lo único que hacen es ponerla más nerviosa. Y qué decir del Prozac, el Serosat, etc. ¿Qué puedo hacer por ella? No puedo verla siempre tan mal. Muchas gracias por escucharme.

Ana J. García

En la sección de Medicina Ortomolecular que publicamos en el número 76 de la revista -léala en nuestra web: www.dsalud.com- explicamos qué es la ansiedad, qué puede provocarla y cómo tratarla. La información era muy amplia y las posibilidades son muchas por lo que nos vamos a limitar a remitirle a ella. Lo que es un sinsentido es que su hija tome tanto fármaco inútil, ineficaz y de tan graves efectos secundarios. Y en cuanto a lo del Lyrica sólo cabe sugerirle una cosa: ¡cambie de médico!


Sr. Campoy: les he hecho ya preguntas otras veces y estoy muy satisfecha con las respuestas. Por eso quiero que me aconsejen de nuevo. Resulta que mi sobrina tiene 20 años, apenas tiene pecho y está muy acomplejada. Ha probado aparatos, cremas y todo lo que le dicen. No quiere operarse para ponerse prótesis de silicona porque se ha informado y puede acarrear muchas complicaciones. Así que buscando por Internet vio algunas soluciones pero quiero que ustedes nos digan si la información es fiable y si puede ser dañino para la salud. Para desarrollar los senos proponen un producto llamado Super Buste XL que lleva raíz de Kutzu, salvia, lúpulo y silicio. Y otros dos llamados Breast Success y Bust Caps de Beauty Builders. ¿Qué les parece? Asimismo me gustaría saber si el adelgazante Figurex Nature 4 va bien y si la L-Carnitina sirve para adelgazar y para el colesterol. Saludos y felicidades por la revista. Sigan así.

Teresa Cortés

Super Buste XL -hoy rebautizado como Star-Bust-System- es un producto de la empresa malagueña Paramarketing que promete aumentar el volumen y la firmeza del pecho -sin engordar- «hasta 10 cm. y de 2 a 3 copas de más desde el primer mes» porque «reactiva las glándulas mamarias». La empresa ha sido denunciada por la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) por vulnerar el decreto 1.907/1996, sobre la publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria ante las direcciones generales de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo y de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. El Breast Success, por su parte, es un suplemento alimentario que contiene trece hierbas con propiedades fitoestrógenas que, según quienes lo comercializan, estimulan el organismo para que produzca nuevo tejido glandular en los pechos. Y Bust Caps es una combinación de ingredientes ricos en isoflavonas -lúpulo, soja, trigo, avena, cebada, centeno, maíz, malta y fibras alimentarias- para reafirmar los senos. Y la verdad, ignoramos si funcionan porque no hay evidencias de ello, sólo testimonios personales que no puede comprobarse siquiera si son reales. En cuanto al Figurex Nature 4 se trata de una infusión que contiene té verde, té rojo y fibra así como su sustancia «estrella», el extracto de Phaseolo, ingrediente presente en la cáscara de las alubias blancas crudas. Quienes defienden sus propiedades aseguran que bloquea la absorción excesiva de hidratos de carbono (no así de los azúcares puros). Es más, afirman que 1 mg de esa proteína purificada puede bloquear la absorción de 2.250 calorías. También dicen que el Phaseolo pierde su capacidad adelgazante al cocer las alubias y por eso éstas no sirven para adelgazar. Agregando que además habría que tomar un kilo de alubias crudas para obtener el mismo efecto que se consigue con el extracto de una mera infusión. ¿Y es verdad lo que se afirma? Sinceramente tenemos que decirle que lo ignoramos. Por lo que mientras no haya datos constatables no lo recomendamos.


Estas cartas aparecen en
97
Septiembre 2007
Ver número