CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 99 / NOVIEMBRE / 2007

Estimado Director: ante todo quiero agradecerle a usted y a su equipo la labor que están haciendo a través de un periodismo comprometido y valiente. Compro su revista todos los meses y desde que la leo no dejo de asombrarme con muchas de las noticias que publican viendo cómo juegan con nuestra salud. Soy profesor de técnicas orientales y a mis alumnos les hablo a menudo de ella y comentamos algún artículo. Se muestran muy receptivos y son muchos los que siguen hoy los consejos de su revista o de los profesionales que hablan en ella. Gran parte ya la compran asiduamente. Gracias a eso saben ya que hay otra forma de sanar. A mi pareja y a mí nos apasiona la cultura de la vida sana. Solemos tomar muy en cuenta la información de sus artículos y si nos «cuadra» -que suele ser casi siempre- solemos ponerla en práctica. Hemos comprado también los libros de La Dieta Definitiva y el de Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo. El primero lo acabamos de leer y el segundo lo vamos a empezar ahora. Gracias al libro de la dieta hemos corregido muchos errores de nuestra alimentación aunque no queremos adelgazar ya que estamos delgados y además somos ovo-vegetarianos (sin lácteos). Pero hay algo que nos tiene muy preocupados: hace dos meses le detectaron a mi pareja el «virus del papiloma». No sabemos muy bien de qué va pero parece ser que puede acabar en cáncer. Ella está cerca de los 40 con menstruaciones largas y abundantes desde que dejó la píldora hace varios años y hace algún tiempo le quitaron un mioma en el útero. No ha tenido otros problemas conocidos. Sin embargo, desde que nos comunicaron el diagnostico está preocupada y estresada. En su cabeza sólo está la próxima fecha marcada por el médico en que la vuelvan a examinar, confirmen todo y la den un tratamiento. Y creo que hasta entonces no va a poder relajarse. Aunque ella tiene claro que va a curarse a través de terapias naturales -o no agresivas- y por eso pedimos su consejo. Hace unos días, en un informativo de televisión, dijeron que alguien había creado la vacuna del virus del papiloma. Y quiero preguntarles: ¿tienen información sobre ello que nos pueda ayudar? ¿Valdría para mi pareja? ¿Es aconsejable? Les ruego, si es posible, que nos den información sobre algún producto natural o profesional médico que pudiera ayudarnos eficazmente a tratar este problema con medicina NO alopática ni fármacos químicos si ello es posible. No cejen en su empeño de hacernos partícipes de la verdad aunque duela. Al final es liberadora. Y tanto si me pueden ayudar como si no reciban mis más sinceras y afectuosas gracias.

J. C. O.
(Toledo)

En el nº 89 de la revista correspondiente a diciembre del pasado año publicanos una noticia bajo el título Pretenden hacer obligatoria una vacuna para intentar erradicar el virus del papiloma humano en la que decíamos textualmente: «La Agencia Europea del Medicamento y la FDA han autorizado a la multinacional farmacéutica Merck Sharp & Dohme (MSD) la comercialización de una vacuna tetravalente recombinante bautizada como Gardasil para evitar la infección por cuatro serotipos -de los sesenta que existen- del Virus del Papiloma Humano (VPH): los números 16 y 18 -a los que se achaca el 70% de los tumores malignos de cuello uterino- y los números 6 y 11 -a los que se achaca ser la causa del 90% de las verrugas genitales-. La pretensión es que se vacunen todas las niñas entre 9 y 15 años así como las mujeres de 16 a 26. Y que van en serio lo demuestra que en el estado norteamericano de Michigan (EEUU) se ha decidido obligar a todas las niñas de 11 y 12 años a vacunarse. Ahora la estrategia es ampliar la vacunación a los varones con el argumento de que transmiten la infección y también pueden sufrir verrugas y tumores anales y del tracto genital. Estrategia que cuenta con el apoyo de la revista The Lancet, abierta partidaria de que se vacunen ambos sexos pidiendo incluso para ello que se hagan ensayos en niños. Todo lo cual se justifica diciendo que la vacuna ha demostrado en ensayos clínicos ser eficaz al 100% para prevenir el contagio de esos cuatro subtipos del Virus del Papiloma Humano (VPH) tras un estudio con 27.000 personas de 33 países. En España va a comercializarla Sanofi Pasteur MSD. Hasta aquí la noticia. Nosotros debemos añadir algo: la pretensión de hacer obligatoria la vacuna es intolerable. Si tal cosa sucede instaremos la presentación de una querella criminal contra quienes lo hagan posible. En primer lugar porque la obligatoriedad viola los derechos fundamentales de la persona. En segundo lugar porque el hecho de que esté demostrada la «relación» de unos virus con una patología no implica que los mismos sean la causa. Es sólo una posibilidad. Está por demostrar. Y tercero, precisamente por eso la multinacional se cubre las espaldas. ¿Cómo? Alegando que tales virus son la causa del 70% de los tumores malignos de cuello uterino y del 90% de las verrugas genitales. Porque de esa manera, si la vacuna no impide que una niña o una mujer se contagie podrán alegar que ya advirtieron de que el 30% de los tumores y el 10% de las verrugas no se deben a esos virus y, por tanto, no es que la vacuna no haya resultado eficaz sino que en esos casos la causa es «otra» (sin especificarla, por supuesto). En otras palabras: con esa táctica, como hemos denunciado en otras ocasiones, cualquier producto puede comercializarse como vacuna… de lo que sea. Y luego se alega que si no funciona es porque la enfermedad manifestada se ha debido «a las otras causas». Bien, es evidente que los intereses económicos se han impuesto. Vamos a dedicar un artículo el mes que viene a este asunto pero ya adelantamos que el hecho de que la decisión de potenciar la vacuna se haya adoptado ¡en Consejo de Ministros! es inaudito y demuestra que es una decisión política y no sanitaria. Añadiremos que hablar de «vacuna contra el cáncer», «contra el cáncer de útero» o «contra el cáncer del cuello de útero» es falso. La vacuna actúa sólo frente a una proteína de la cápsula del virus del papiloma humano y no contra las proteínas oncogénicas. La vacuna no modifica la inmunidad celular -que permite eliminar las células infectadas-, sólo produce anticuerpos para combatir el virus. Y sólo sirve -dicen- en niñas de 9 a 12 años a pesar de que jamás se ha probado en ellas sino en mujeres de 16 a 26 años. No está demostrada pues su presunta eficacia en ese grupo de población. Y sólo funciona -en el caso de que realmente lo hiciera- en mujeres vírgenes. En niños y varones tampoco se ha demostrado que funcione. Terminamos diciendo que no hay nada que avale la necesidad de una vacunación masiva ni razones científicas que justifiquen las prisas por vacunar. Entre otras muchas cosas que explicaremos el próximo mes. Dicho esto es obvio que a su mujer la vacuna no le sirve. Ni tiene entre 9 y 12 años ni es virgen. Permítanos recordarle, para terminar, que puede afrontar su problema con un tratamiento ortomolecular, mediante uno de los modernos aparatos que eliminan los virus con frecuencias y que hay potentes antivíricos como el ozono, el Bio-Bac y el Viusid que sí son útiles. Es más, debemos decirle que la posibilidad de que una mujer contraiga cáncer de útero a causa del virus del papiloma si su sistema inmune está alto es remotísima. Su mujer debería por tanto tranquilizarse.


Estimados señores: soy asiduo lector de la revista y les felicito por su afán de ofrecer información veraz y libre de prejuicios en relación con los temas de salud. Y por esta confianza que me inspiran les quiero pedir orientación. La primera cuestión está en relación con mi hermana de 52 años y diagnosticada hace ya tres de Esclerodermia sistémica con un grado de afectación casi invalidante en la actualidad y sometida a tratamientos muy agresivos (corticoides, inmunosupresores…). Estoy muy preocupado por la desfavorable evolución de su enfermedad y me gustaría poder ofrecerle otras alternativas terapéuticas a las convencionales. He creído que ustedes podrían facilitarme información y guía sobre terapeutas que enfoquen el problema de la enfermedad desde una perspectiva integral y holística y además tengan experiencia en el tratamiento de estos problemas. La segunda cuestión está relacionada con la vacuna del virus que supuestamente causa el carcinoma in situ del cuello uterino que acaba de ser aprobada por Sanidad. Les ruego me faciliten la información o el criterio que tengan respecto a esta cuestión. Soy médico y no quisiera causarles excesivas molestias con mis peticiones pero realmente estoy necesitado de información así como de conocer sus opiniones y criterios respecto a lo que les planteo. Agradecido, queda a su disposición para cuanto necesiten…

Javier Ruiz Gutiérrez
(Teruel)

La Esclerodermia está considerada una enfermedad autoinmune y, por consiguiente, lo primero que debería averiguar es a qué puede ser su hermana intolerante o alérgica y le está afectando: alimentos, fármacos, productos de higiene y belleza, especias, ropa de cama o de vestir, radiaciones electromagnéticas, etc. Es bastante probable que el problema esté ahí y suprimido el efecto desaparecerá la causa. También puede existir alguna carencia concreta en el organismo por lo que procede tomar algunas cosas que le permitirán valorar esa posibilidad y que suelen ser más efectivas que los fármacos que se recetan tan alegremente. Nos referimos al Aceite de Krill -ingiriéndolo se asegura los ácidos grasos omega 3 y 6 en las proporciones adecuadas-, un complejo multivitamínico y mineral fuerte, un par de gramos diarios de vitamina C con bioflavonoides en polvo y una o dos cápsulas diarias de zinc, selenio y coenzima Q10. Y si además toma Cell-Food -un potente oxigenador celular del que hemos hablado ya en la revista-, mejor que mejor. Finalmente acostúmbrese a tomar diariamente un vaso grande con el zumo de medio limón mezclado con agua -mejor en ayunas- y a incluir en sus comidas ajo, cebolla y espárragos. Entre los muchos médicos que pueden ayudarle le sugerimos la doctora Esther de la Paz (91 431 35 16) en Madrid. En cuanto a su pregunta sobre la vacuna tiene la respuesta en la carta anterior.


Sr. Director: le escribo esta carta porque a raíz de la respuesta que dieron ustedes a una lectora en el nº 94 recomendando acudir al Dr. Diego Jacques dada su condición de experto en alimentación infantil me ha surgido una duda: ¿qué alimentos recomienda ese doctor cuando se quiere sustituir la leche animal o de continuación en los bebés? En dos casos: cuando el bebé no puede ser amamantado por la madre y cuando el niño, por ejemplo al año de vida, deja la leche materna. Creo que es importante dar a madres y padres una alternativa para que los niños no basen su alimentación de los primeros dos años en leche de vaca. Y creo que nadie con más criterio que vosotros para contárnoslo. Gracias de antemano.

Oso
(Madrid)

La creencia de que el calcio sólo se obtiene básicamente de la leche es eso: una creencia. En todo caso si usted desea dar leche al bebé sustituya la de vaca por la de cabra. No le dé en cambio leche de oveja porque es bastante más fuerte. Otra posibilidad es que ingiera leches de soja, avena, quinoa, arroz, almendras, nueces… Porque aunque se les llama leches debido a su color blancuzco no lo son, se trata de zumos muy ricos en nutrientes. En todo caso, tenga cuidado con las de soja y almendras porque en ambos casos son frecuentes los casos de intolerancias y/o alergias. Sepa también que hay otros muchos alimentos ricos en calcio biodisponible; en algunos casos hasta ocho veces más que la leche. Por ejemplo, las almendras, el nabo -una de las verduras más ricas en calcio-, el brécol, las coles de bruselas, las pipas de girasol, los cacahuetes, las nueces, los higos, las cebollas, las alubias secas, las hortalizas, los cereales, los granos de sésamo, el salmón y, especialmente, las sardinas pequeñas ingeridas sin quitar las espinas. Sin olvidar que la soja y sus derivados -principalmente el tofu- proporcionan fitoestrógenos como las isoflavonas que favorecen la mineralización ósea y previenen la osteoporosis.


Sr. Director: la Corte Penal Internacional pretende ahora ocuparse de investigar y castigar -de manera permanente y no como Tribunal creado ex profeso sólo para enjuiciar determinados conflictos, genocidios o persecuciones- delitos como los ataques conscientes contra las personas o grupos de personas con determinadas características -por ejemplo, ser mujer, adversario político o pertenecer a una etnia- realizados por gobiernos, organizaciones o grupos de poder con el fin de aniquilar, diezmar o vejar a dichos grupos. Hay que reconocer pues el gran avance que supone la extensión de su jurisdicción a otros tipos penales más allá del genocidio, los delitos de lesa humanidad y la «guerra injusta». Al acuerdo se han sumado la mayoría de las naciones «civilizadas» pero cuenta con la gran ausencia de Estados Unidos lo que demuestra, una vez más, que ese país está por civilizar. Ciertamente es un gran avance pero lo cierto es que es preciso ampliar, definir y concretar los ilícitos a perseguir y dotarlo de credibilidad. Porque algunos ataques contra la humanidad no son hoy objeto de persecución por la Corte precisamente por esa inconcreción. Es el caso de los feminicidios que tienen lugar en sitios tan distintos como Guatemala o algunos estados de México donde miles de mujeres desaparecen cada año, otras viven como esclavas y muchas más son violadas y/o asesinadas solo que como en ello no se aprecia un ataque sistemático realizado por gobierno o grupo de poder organizado no se consideran dignos de atención por la Corte Penal Internacional. Sin embargo, repasando los conceptos y tipos penales que establece el Convenio de Roma por el que se creó la Corte Penal Internacional nos encontramos con numerosos ataques sistemáticos a la humanidad que repugnan a la conciencia social por el morboso refinamiento en su concepción, por lo difícil de su persecución y su prueba, y por poder camuflarse como acciones y omisiones lícitas, o incluso altruistas o filantrópicas. Imaginemos que a una compañía de bebidas se le ocurriera incluir entre los componentes de su producto una sustancia que produjera adicción entre sus consumidores aunque a la larga causara lesiones o dependencia. Ello debería definirse como delito de lesa humanidad pues la ataca generalizada e indiscriminadamente. Eso sí, no sería bueno que esa conducta se juzgara por países pues podría ocurrir que en un tribunal nacional se condenara y en un tercer país no por lo que estos casos deberían ser juzgados por una Corte Internacional. Tal podría ser, por ejemplo, el caso de las industrias tabaqueras que aumentan nocivamente la adicción. Pero, ¿qué pasa si el ataque contra las personas proviene de quien tiene la obligación de cuidarnos como fue el caso del contagio masivo de hemofílicos por sida o hepatitis C? Porque en ese caso las industrias farmacéuticas -que tienen el deber de fabricar y ofertar medicinas, es decir, productos curativos o beneficiosos para la salud- a fin de conseguir más beneficios obtuvieron la sangre o plasma de población marginal y luego, a sabiendas del peligro que ello representaba, pusieron esa sangre contaminada o sus hemoderivados a disposición de quienes lo necesitaban. Como Vds. saben tal conducta causó la muerte de numerosas personas que fueron inadvertidamente contagiadas de Sida en distintos países mientras sus verdugos se pasean en lujosos yates sin que ningún tribunal les haya siquiera imputado. Y yo me pregunto: ¿acaso no es delito de lesa humanidad el daño que se le produce a la población cuando se le niega determinado fármaco, se encarece artificialmente o se retira injustificadamente de la circulación? A mí me parece que sí pues se está privando a la gente de un medio curativo y, por tanto, se la está dañando. Debería saberse que el Estatuto de la Corte Penal Internacional dice que el exterminio incluye la privación del acceso a las medicinas. Así que cuando una empresa farmacéutica adquiere una patente novedosa para eliminar o aliviar el cáncer y luego, consciente y deliberadamente, no produce el medicamento que se deriva de esa patente, o lo encarece, deberíamos de hablar de delito contra la humanidad y, más concretamente, de exterminio.

José Miguel Ayllón Camacho
(Madrid)

Presidente de la Asociación Nacional de Víctimas de Delitos Violentos. Secretario de APREBLACA. Perito Judicial en Derecho. Ex miembro de los Tribunales de Acceso a la carrera Fiscal y de Secretarios Judiciales


Estamos completamente de acuerdo con usted. Solo que, ¿quién presenta las denuncias? ¿Los Gobiernos? Impensable. ¿Los partidos políticos? Imposible. ¿La Fiscalía Anticorrupción? Sin comentarios. ¿Los colegios médicos y farmacéuticos? Jamás lo harían. ¿Las organizaciones de consumidores? Nunca han osado ir contra las empresas farmacéuticas. ¿Personas individuales? Muy pocas en el mundo tienen el dinero necesario para ello y las que lo tienen no lo han hecho jamás. En fin, podríamos seguir así hasta el infinito. Para que eso fuera posible haría falta gente con valor, tiempo y dinero. Así que, ¿alguien pone el dinero?

Sr. Director: tengo 35 años y he descubierto recientemente su revista y la web. Me parecen muy interesantes porque dan un enfoque global a la Medicina poniendo especial énfasis en tratamientos alternativos y naturales. Les cuento mi caso: a los 23 años me diagnosticaron una faringitis crónica seca (no respondía a los tratamientos convencionales) y aunque puede parecer una enfermedad menor tenía bastantes molestias en la garganta de forma continua. Hasta que un día un médico me dio un tratamiento a base de vitaminas A, B, C y E así como glicofosfopeptical. A los 15 días la supuesta faringitis crónica había desaparecido. Casi no me lo creía: lo que los médicos calificaban de «incurable» tenía solución con unas «simples» vitaminas y ese glucopéptido. Sin embargo, este año tengo un dolor intenso en la zona del cuello y me han diagnosticado una atrofia de la mucosa faringe-laríngea y eritema en la zona laríngea posterior por reflujo gastroesofágico (parece que mi esfínter esofágico inferior no cierra muy bien), reflujo que agravé con la ingesta de bebidas de cola, bollería industrial y chocolate habiéndome ya dado cuenta de las consecuencias de una mala alimentación sobre la salud. Investigando por Internet he visto que el reflujo puede ser una de las causas del asma, de la tos crónica y de laringitis posterior. Llevo cuatro meses con antiácidos por la mañana y por la noche y he mejorado pero sólo parcialmente porque el dolor persiste. Mi pregunta es la siguiente: ¿existiría algún remedio natural capaz de ayudar al cuerpo a regenerar esa mucosa atrofiada y que ha sido quemada por los ácidos del estómago? ¿Y para aumentar el tono del esfínter esofágico inferior? (perdón de antemano si ya han tratado este tema anteriormente). Muchas gracias y un saludo.

David Vaquero
(Lérida)

Mire, David, no se trata de poner «parches». Todo tiene su causa. Y en lo que se refiere a lo que nos comenta las posibilidades que vemos en principio son dos: o es alérgico o intolerante a algo o sufre la carencia de alguna sustancia. Le sugerimos que indague en ambos sentidos. En el primer caso mediante los tests correspondientes -de los que hemos hablado muchas veces- y en el segundo siguiendo un tratamiento ortomolecular (pregunte por algún especialista cercano a su domicilio en el 96 392 54 55). La otra posibilidad es plantearse un tratamiento integral con un experto en Medicina Tradicional China. Hay ya muchos y buenos en España.


Querido señor Campoy: he procurado durante bastante tiempo no importunarle con esta carta ya que entiendo que usted y sus colaboradores están para otro tipo de consultas pero con frecuencia las situaciones no son fáciles ni sencillas y cuando la medicina oficial es tan hostil a los legos nos es muy difícil saber el camino a tomar. Yo he buscado pero no doy con soluciones… o quizás éstas no existan. Mi hermana padeció desde muy jovencita unas anginas muy fuertes que poco a poco fueron derivando hacia unas fiebres reumáticas. Se las extirparon a los 24 años -ahora tiene 47- y los episodios desaparecieron. Por entonces a mi madre, con 60 años, le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer. No voy a relatarle lo que han supuesto estos veinte años porque se lo imaginará pues una vez asumido el desinterés y el desahucio por parte de los médicos nosotros seguimos por otros caminos. En el 2004, un poco antes de morir mi padre de cáncer (que por cierto, Sr. Campoy, siempre le tuvo gran aprecio por su amabilidad cuando telefónicamente le indicó dónde dirigirse para adquirir el Bio-Bac y aunque al poco provocaron el escándalo y el asesinato de tantas personas le doy las gracias en su nombre), nos ayudaba en casa una chica sudamericana que traía a su hija pequeña con episodios catarrales agudos tratados por los pediatras con cortisona -sin comentarios- de modo que la enfermedad se había cronificado. Me temo que esto, después de veinte años de desvelos, no vino a ayudar a dos personas con una situación tan delicada. Mi padre murió en el 2004 y, cuando nos quisimos dar cuenta, mi madre a los ocho meses. A raíz de entonces mi hermana comenzó otra vez a padecer bronquitis, dolores de cabeza, cualquier catarro se le baja al pecho y empieza a tener algún episodio reumático además de padecer una sinusitis que no la deja respirar. Es angustioso. Desde enero a duras penas se ha ido recuperando pero si alguien tose a su lado o hace un poco de fresco ella vuelve a recaer. Parece que ahora, con la temperatura más cálida, se va manteniendo un poco pero apenas puede dormir por la noche porque tiene la nariz totalmente taponada y apenas le pasa el aire. En esta situación temo la llegada del mal tiempo. ¿Sabe usted si la Acupuntura ayudaría para resolver este problema? Le agradecería que me dijese a quién podría recurrir. Y, por último, quería decirle algo que no sé si le reconfortará: probablemente cuando usted fundó su revista pretendía divulgar, informar y denunciar para que parte de la población, hasta ahora engañada, conociera la realidad y tuviera más datos para decidir sobre su vida y la de los suyos. No se desaliente señor Campoy si tiene la percepción de que entre los políticos, los poderes fácticos e, incluso, algunos de sus lectores le hacemos pensar que se consigue poco. Institucionalmente puede que convenga que las cosas no cambien pero lo que sin lugar a dudas ustedes están consiguiendo con su revista es, además de abrir los ojos a muchos -y eso es imparable-, salvar y dar calidad de vida a muchas personas. Y esto se lo digo por experiencia. Se lo agradezco de todo corazón y mucho ánimo, Sr. Campoy. Un abrazo y gracias.

Cristina D. Sánchez
Alcalá de Henares (Madrid)

Gracias por sus palabras. Aunque mucha gente no lo crea nosotros no buscamos reconocimiento alguno. Simplemente actuamos en conciencia. No hay mayor satisfacción en la vida -créalo- que ser honesto y actuar con ética. Quizás uno no se enriquezca materialmente con ello pero sí espiritualmente. Y a nosotros no nos seduce nada ser los más ricos del cementerio. En lo que se refiere a su hermana -y atendiendo a lo que nos cuenta- creemos que sería buena idea plantearse dos cosas: un tratamiento anatheorético (lea en nuestra web -www.dsalud.com- el reportaje titulado Las claves de la enfermedad que publicamos en el nº 2 de la revista) y hacerse un chequeo bioenergético. En el primer caso pueden sugerirle a alguien experto en el Centro Anatheoresis que dirige Joaquín Grau (91 522 89 09)- y en cuanto a lo segundo volvemos a reiterar que en Madrid hay varios médicos de confianza que lo pueden hacer como es el caso de los doctores José Luis Castillo Recarte (91 532 89 32), Santiago de la Rosa (91 431 35 16), Luis García Cremades (91 344 01 80), Domingo Pérez de León (91 597 40 30) o Mauricio Ospina (637 87 25 07), entre otros.


Sr. Campoy: como no puedo pasar sin leer su revista de nuevo la estoy comprando. En este momento estoy repasando el nº 96 en la que contesta a mi carta. En ella me dice con ironía: «Me consuela saber que el ahorro de 50 céntimos cada mes le permitirá al menos tomarse un café cada dos meses». Pues, ¡tiene Ud. razón! Merece la pena seguir adquiriendo la revista aunque cueste 3,50 €. Otra cosa: llevo muchos años sufriendo una EPOC que me produce varias veces al año infecciones respiratorias graves que me ponen al borde del «abismo». También hace dos años tengo hongos en los oídos. Parece como si tuviera deprimido el sistema inmune. ¿Existe algo para fortalecerlo? Por otra parte, me parece una idea formidable la ONG que han creado. Con profunda satisfacción colaboro con diez euros. Me siento muy orgulloso de hacerlo. Sé que es una cantidad ridícula y espero sepa disculparme pero no puedo colaborar con más. Ud. sabe por qué pues ya he comentado otras veces cuál es mi situación económica. Por cierto, ¿sería bueno para mi problema beber agua destilada de la que se compra en las ferreterías? Porque yo no tengo aparato para hacerla al vapor. Un cordial saludo.

Fernando Benítez Valdivia
San Roque (Cádiz)

Nos congratula que no haya dejado de leer la revista y que se haya tomado con tan buen ánimo la clara ironía de aquella respuesta. En cuanto a su contribución a la recién creada Asociación Mundial para la Investigación del Cáncer tenga por seguro que se valora en su justa medida. Sabemos muy bien que en el mundo hay gente que contribuye con lo que le sobra y otra que lo hace incluso con lo que necesita para sobrevivir. Ambas ayudas son importantes pero el valor espiritual de la segunda es evidentemente muy superior. En cuanto a sus nuevos problemas físicos debe usted acudir a un médico. Porque, ¿tienen relación sus infecciones respiratorias con la de los oídos? ¿Se deben realmente a la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) que padece? Hay que averiguarlo y para eso tienen que analizar en persona su problema. En cuanto a la pregunta de si hay medios para subir las defensas del sistema inmune inferimos que es una pregunta retórica y que usted conoce la respuesta. ¡Hay muchísimos! Y hemos hablado de casi todos en la revista por lo que no tiene más que repasar lo publicado en nuestra web. Claro que todos cuestan dinero y ése a usted no le sobra. Mire: hay dos «productos» que suben notablemente las defensas: el gazpacho y las macedonias de frutas. A nuestro juicio no hay mejores productos.


Sr. Campoy: habiéndome informado a través del nº 96 de su revista -de la que con regocijo soy suscriptor- sobre la constitución de la World Association for Cancer Research (WACR) me dirijo a Vd. para felicitarle efusivamente por ello. Y no sólo por su presidencia -que, inevitablemente, parece ser un «dar la cara»- sino por la asociación misma al tiempo que por todo su trabajo en medio de esta selva inhumana, alienada y, en definitiva, más propia de unos simios cretinos -prepotentes- y perversos que La Tierra de una Humanidad… Y Vd. concretamente, en medio del desvarío criminal del parafernálico «mundillo» de la «medicina oficial». Entiendo, al ver las actitudes ¡increíbles! de la mayoría de las gentes en general (lo que suele producirme una opinión tantas veces pesimista de la evolución tan involutiva de este mundo) que las personas que conservamos una mente mínimamente clarividente, lúcida y no manipulada pongamos nuestro empeño, nuestra vida, en la «lucha» por contribuir al posible renacimiento -en la medida de nuestras posibilidades y cada cual en nuestro «puesto de combate» (¡caramba, yo que soy antimilitarista!)- de este mundo moribundo, manipulado y destrozado por unos insensatos criminales: es la lucha de David contra Goliat («ese incircunciso que injuria la Creación de Dios…» 1S 16, 37). Sirva también la presente para considerarle mi solidaridad «de facto» en esta «hercúlea» batalla y que llegado el caso de que la responsabilidad de la presidencia de la recién estrenada WACR le llevase a «ser metido en la cárcel» (al leer la frase en el artículo me ha surgido instantáneamente el sentimiento escalofriante e inequívoco de estar viviendo en medio de un mundo absolutamente fascista…) cuente conmigo para cualquier cosa en su defensa. Oiga, e incluso en el peor de los casos, para acompañarle a la «trena»… ¡Faltaría más! A nivel personal he de añadirle que hace casi 30 años murió mi hermano con 22 -iba a decir de un linfosarcoma pero corrijo- de la criminalidad médica que nos ocupa… Un primer gotero del IBC pareció comenzar a remontarle de forma sorprendente pero… el siguiente gotero fue una especie de «gaseosa» como mínimo inoperante e incluso muy molesta -le escocía tremendamente al comenzar a entrar en su torrente sanguíneo-. Murió tras tener que abandonar sus estudios en Deusto en el tercer año y volver a casa con un aspecto absolutamente «biafreño» para morir (¿ser asesinado?) meses después, un 2 de septiembre, coincidiendo en la misma fecha que lo había hecho el Dr. Blanco Cordero. NO quiero, bajo ningún concepto, abrir la puerta de mi corazón a la venganza pero llega el tiempo ya, ansío su llegada de «arruinar a los que arruinaron la Tierra»… (cfr. Ap 11,18) Reciba el más cordial de mis respetos.

Ernesto Martín Martínez
(Zaragoza)

Los simios no son cretinos y prepotentes. Son sólo animales con una capacidad de raciocinio y consciencia menor que la de un ser humano. Y los actos negativos que cometen no suelen obedecer, como en nuestro caso, a una voluntad libre y consciente. Por otra parte, las personas a las que usted se refiere no son en realidad sino individuos con un escaso grado de evolución y por ello, simplemente, más cercanos en la escala evolutiva a un animal -irracional- que a un ser humano -racional-. Otra cosa es que el nivel de consciencia general de nuestra sociedad esté muy lejos de lo deseable. En eso tiene usted razón. Pero también vivimos en una sociedad donde la gente no hace uso de la libertad que tiene; por ejemplo, la libertad de pensamiento. Por eso muchos piden, en compensación, la libertad de palabra. Comprendemos muy bien su sentimiento de frustración.


Sr. Director: un marcapasos se consideraba conveniente incrustar en mi pecho. En mi vida normal, muy activa para mi edad, no tenía síntomas de clase alguna. Así que en esas circunstancias se me ocurrió escribir en consulta a la acogedora revista Discovery DSALUD la que, con puntualidad y su precisión acostumbrada, concretó su razonada prescripción que, dentro de mi ignorancia, encontré sencilla y acertada. En ella se me recomendaba, entre otras cosas, que posase sobre mi plexo solar un colgante con un cuarzo rosa lo que acepté desde el primer momento. Bueno, al principio me olió a algo así como brujería pero finalmente me puse a buscar el cuarzo rosa -algo difícil aquí en Cáceres- hasta que, pensando en la calidad de la gema, me fui a una linda tienda de Tous propiedad de un buen amigo y allí encontré lo que con ansia buscaba: un precioso colgante de cuarzo rosa engarzado en plata. Por cierto, la presencia del precioso metal, ¿puede trastocar el sortilegio? -ruego respuesta-. Ni que decir tiene que en cuanto tuve la preciosa y estimada joya en mi poder la coloqué sobre el centro de mi ser mientras seguía el tratamiento ortomolecular prescrito por D. José Ramón Llorente. Y me atreví a colgarme el cuarzo sin su aprobación por esa dudilla que me causaba tan rara prescripción pero la noche de marras me hizo pensar en los misterios de la joya de mi corazón. Lo digo por la proximidad al mismo y lo hago con el respeto que se ha ganado, con la salida de todo con nocturnidad que me ha jugado. Todas las noches, desde que tengo la joya, me despojo de ella al acostarme pero, sin pensarlo, la noche de autos se me olvidó quitármela. Me di cuenta pero la pereza y lo bien que de día me trataba mi nuevo acompañante me enroló. Sin pensar más, en busca del sueño, pensando que se comportaría con el buen estilo que prodiga durante el día, a eso de las cuatro de la madrugada, a vejiga llena, me fui a evacuar, momento que aproveché para poner una gota de lágrima artificial en mis secos ojos. Mientras resolvía estas emergencias noté una cosa extraña en mi caja torácica: el corazón marchaba más aprisa de lo normal, no estaba a gusto y, decidido, expulsé el «brujo» de mi pecho, lo arrojé sobre la mesilla, me apliqué unos puntos tranquilizantes de Shiatsu y me dormí tranquilamente. La inesperada y demostrada actividad del «cuarzo rosa» que creía poco menos que inerte antes descrita es motivo de sorpresa, admiración y respeto. ¿Sucederá siempre en las mismas circunstancias, de igual forma? ¿O lo sucedido por una vez fue propia fantasía o un sueño o pesadilla? Tres cuestiones plantea lo expuesto: la planteada en el anterior punto, el engarce del precioso metal plata ¿perturba la acción del cuarzo? y ¿hay contraindicación en el empleo del colgante mientras se duerme?

Fernando Leal Osuna
(Cáceres)

Como ya explicamos el cuarzo vibra a 60 ciclos por segundo y al estar en el plexo solar, por biorresonancia, el corazón se acompasa a él para terminar latiendo a 60 pulsaciones por segundo que es su ritmo ideal. Se trata de pura Física y no de magia aunque la inmensa mayoría de los médicos lo desconozca ya que la formación que reciben en las facultades de Medicina está muy parcelada e increíblemente limitada. Sin olvidar que se halla desfasada. Los actuales planes de estudio de los aspirantes a médicos deberían ser modificados radicalmente pero esa necesidad no se quiere afrontar porque no le interesa a la industria farmacéutica. ¿Tiene alguna explicación que el corazón le latiera más rápido la noche que nos relata? Sinceramente, no. Debió ser casualidad ya que no tenemos noticia de que el cuarzo pueda provocar reacciones adversas. Lo que sí puede interferir es la plata. Son muchas las personas alérgicas o intolerantes a ese metal. Puede pues sustituir el engarce por oro o introducir el cuarzo en una bolsita de algodón, cerrarla y usar como cadena un cordón de algodón. Los tiene en cualquier mercería.


Me permito dirigirme a Vds. en nombre de un pequeño grupo de trabajadores de las compañías Gas Natural, Aguas y La Caixa de Barcelona ya que estamos padeciendo desde hace unos meses trastornos físicos como Lipoatrofia Semicircular y otras patologías provocadas por los campos electrmagnéticos. Lo hemos formado con la intención de poder luchar de alguna manera contra las administraciones que permiten que estemos trabajando rodeados de esos campos faltando a la Ley del 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales en cuanto a la protección del trabajador se refiere. Sabemos los esfuerzos que ello nos va a representar dados los niveles autorizados permitidos pero somos de la opinión de que cuantos más seamos más fácil nos será conseguir el objetivo. A la vez, conocedores de que necesitamos ayuda y colaboración brindamos nuestro esfuerzo y participación en esta lucha que debería ser la de todos. Por nuestra Salud,

Carlos Perona Giménez

Nos alegra su iniciativa. Y hay tres posibles vías que tomar en ese sentido: concienciar a los periodistas -aunque a la mayoría luego no les dejarán publicar lo que averigüen-, concienciar del peligro a los políticos -tarea casi imposible además de inútil porque también los partidos están mediatizados por las grandes empresas del sector- y acudir a los tribunales. De las tres ésta es la única que podría dar resultados pero ello pasa por encontrarse con jueces que no se contenten sin más con las explicaciones oficiales y las afirmaciones de los «expertos» seleccionados a dedo por las empresas y las autoridades de turno; es decir, encontrarse con jueces independientes y con ética que no se presten a apaños. Sin duda existen. Ahora bien, ¿dónde están?


Sr. Campoy: me ha parecido muy bueno el artículo Los médicos avisan: llevo 32 horas sin dormir. ¿Te opero? Solo que el tema lo agrava el acoso laboral que está sufriendo en algunas comunidades autónomas el personal sanitario. Acoso que no les permite ponerse siquiera enfermos. Es el caso en Andalucía y, más concretamente, en el Campo de Gibraltar donde el personal que está de baja médica es requerido a los pocos días por la Inspección Médica de Algeciras y el enfermo tiene que desplazarse para recibir a continuación el parte de alta. Esto es práctica del SAS (Servicio Andaluz de Salud) con su propio personal. Se han dado casos de celadores que, con el brazo escayolado, han tenido que reincorporarse. Incluso los sindicatos hablan de enfermos que estando en la UCI han sido requeridos para que se presenten en la Inspección. Es una situación denunciada muchas veces, últimamente en la sección de Cartas al Director del diario El Faro. En suma, los inspectores sanitarios desautorizan a los médicos dando altas en contra de la opinión de los especialistas y sancionando a los trabajadores (que, por cierto, están pagando una Seguridad Social y unos servicios médicos de los que se les priva en estos casos) a no poder recibir bajas de su medico de cabecera o especialista debiendo para ello acudir a la Inspección, a menudo distante varios kilómetros de su domicilio, para solicitar una nueva baja en caso necesario. Falla el sistema en sí, interna y externamente. Atentamente

Manuel Menéndez Menéndez

Dejamos constancia también nosotros de su denuncia. Pero si la Gestapo sanitaria de nuestro país hace lo que le viene en gana es porque nadie pone freno a sus abusos y actúa con total impunidad. Los médicos y los sindicatos de trabajadores deberían denunciar ante la Justicia sus actuaciones irregulares y/o ilegales. Mientras todo el mundo espere «a que alguien haga algo» y se crucen de brazos no hay nada que hacer. Es un sin sentido quejarse en los medios de comunicación y no en los tribunales. Y si el sistema falla es porque nadie hace otra cosa que quejarse y permite con su indolencia las injusticias. Así de claro. Va siendo hora de que la gente pierda el miedo y actúe. Sólo se pisa al que se deja.


Recuerdo justo el instante de la noticia en que se nos comunicaba que nuestro familiar tenía un carcinoma pulmonar no célula pequeña de estadio IV con metástasis pulmonar y que le quedaba menos de un año de vida. La única solución que nos dieron fueron sesiones de quimio o radio pero dejando bien claro que era muy posible que no las aguantara, es decir, que el único remedio, la única posibilidad de curación que la máxima responsable de Oncología del hospital nos daba, lo podía matar ¡Una auténtica esquizofrenia! Como yo ya conocía gracias a Discovery DSALUD otros tratamientos y posibilidades me puse manos a la obra y empezamos con ello justo después de pedir el alta voluntaria en el hospital. A fin de cuentas, ¿cómo iba a dejar que mataran a mi familiar? No me extenderé explicando el tratamiento puesto que es de sobras conocido por todo aquel que lee la revista y además hay un apartado en su web en la que hablan extensamente de ese producto y todo el proceso que hay en torno a él. También recuerdo -y no olvido- la cara que puso el médico en el último control que hicieron a mi familiar. La expresión fue «¡No me lo puedo creer, es increíble! Tengo que pedir más pruebas para contrastar estos resultados porque esto no puede ser». Sinceramente, me quedé alucinado con su reacción. Por un momento ese señor se bajó del «altar» en el que estaba y se doblegó ante la evidencia: el cáncer no sólo se había detenido sino que estaba desapareciendo poco a poco. En el rostro del médico vimos reflejado tanto asombro, tanta incredulidad, que tantos años de carrera a sus espaldas parecían no tener sentido, no ser suficientes para entender aquello. Fue una experiencia muy especial. Actualmente nuestro familiar sigue con el tratamiento y avanzando en su recuperación poco a poco. No tengo pues ni espacio ni palabras suficientes para agradecer lo que hemos conseguido con nuestro empeño y gracias al trabajo de la gente de Discovery DSALUD y de nuestro amigo Diego de Caldes por sus consejos. Y es por todo ello que quiero pedir -es más, ruego- a todos nuestros amigos y amigas lectores/as un pequeño gesto pero que se convertirá en una gran gesta sin lugar a dudas. Mi petición es la siguiente: que den a conocer a todos sus seres queridos, a todos sus amigos, a sus conocidos, a sus compañeros de trabajo, a cualquier persona que pueda necesitarlo esta revista que tenéis entre manos y, cómo no, www.dsalud.com. Cada número de esta revista es un auténtico torrente de información en cuestiones de salud, está llena de consejos que pueden salvar -y de hecho salvan- muchas vidas, derrocha valentía y gallardía plantando cara a auténticos monstruos y sistemas establecidos que a base de llenarse los bolsillos nos mienten jugando con nuestra salud y nuestras vidas. ¿Qué pensaríais vosotros de un familiar o un amigo que posee tan valiosa información y no la comparte con vosotros? La gente tiene derecho a saber que existen otros tratamientos, otras posibilidades para afrontar las enfermedades. También tienen derecho a saber de las malas artes que muchas veces se llevan a cabo con el negocio de la salud. La gente debe saberlo, debe conocer todas estas cosas y luego, por supuesto, decidir libremente. Pero para poder decidir bien se tienen que conocer las posibilidades que hay. Y dar a conocer esta revista y su página web es una gran solución. ¡Insisto! No es cualquier cuestión, estamos hablando en muchas ocasiones de salvar vidas así que sólo por eso ya vale la pena intentarlo. Prestar alguna revista que tengáis a alguien para que tenga ocasión de conocerla. Y recomendar la web. Yo, por ejemplo, os recomiendo encarecidamente que os leáis el Curso de Salud. Lo encontraréis en el menú de la izquierda, en la página principal. Bajo mi punto de vista, y si se me permite la expresión, en ese curso se ven plasmados los cimientos sobre los que están instalados nuestros amigos de Discovery DSALUD y su forma de trabajar. Un gran abrazo para todos/as.

Miquel Bueno
(Tarragona)

Hemos decidido permitirle desahogarse en público porque nos da impresión de que realmente lo necesitaba. Por supuesto, le damos las gracias por sus elogios aunque nos parecen excesivos. En cambio, en cuanto a la petición que hace a los lectores de ayudar a difundir la revista y la web no podemos hacer otra cosa que adherirnos. Nosotros mismos lo hemos solicitado muchas veces y debemos decir que sin mucho éxito. Ya nos gustaría decir que los lectores respondieron alguna vez a esa petición pero faltaríamos a la verdad. Al menos en el caso de la inmensa mayoría. Terminamos diciéndole que no estaría de más que hubiese mencionado el tratamiento que su familiar siguió porque no lo menciona ni una sola vez y hubiese podido orientar a otros lectores. En cuanto al Curso de Salud evidentemente mantiene su validez y por eso sigue en la web pero debemos recordar que se elaboró hace diez años y hay otros muchos datos que han aparecido desde entonces y de los que nos hemos ido haciendo eco que no se han incorporado a él. Como nuestros lectores saben la web recoge todo lo que hemos publicado sin cambiar una coma. Ello permite al lector valorar en su justa medida con el paso del tiempo muchas de las informaciones que publicamos y nuestras opiniones en cada instante. Y, sobre todo, comprobar que cuestiones que hoy empiezan a plantearse y valorarse por otros ya las habíamos nosotros adelantado, a veces con años de antelación. El caso del Bio-Bac, en ese sentido, es paradigmático. Nuestros lectores saben que llevamos años denunciando que no iba a juzgarse, que todo es una pantomima en la que hay detrás muchos intereses inconfesables y muchas personas que podrían ir a la cárcel por sinvergüenzas. ¿Nos equivocábamos? ¿Exagerábamos? Este mes de octubre se van a cumplir CINCO AÑOS de la vergonzosa Operación Brujo y ni siquiera se ha completado la fase instrucción. Un escándalo judicial del que nadie se hace eco. Y luego dicen que los medios de comunicación social son independientes en España…


Estas cartas aparecen en
99
Noviembre 2007
Ver número