DISCOVERY DSALUD TELEVISIÓN
CONSEJO ASESOR DSALUD

 
     REPORTAJES
NÚMERO 152 / SEPTIEMBRE / 2012
   ¿AYUDA EL MMS A RECUPERAR NIÑOS AUTISTAS?


El MMS -producto que elimina todo agente patógeno anaeróbico que vive en terreno ácido sin afectar ni a las bacterias benéficas ni a las células sanasdel que ya hablamos en el nº 130- podría ayudar a recuperar a buena parte de los niños autistas-incluso a muchos considerados incurables-cuando se administra de forma adecuada a la vez que se realiza una completa desparasitación y desintoxicación, se sigue el protocolo DAN! -del que hablamos en el nº 146-y se ingiere agua de mar.Así lo aseguran al menos Kerri Rivera -colaboradora de Bernard Rimland, promotor del protocolo DAN!- y Andreas Kalcker -uno de los más estrechos colaboradores de Jim V. Humble, el investigador que desarrolló el MMS- con quienes hemos hablado de los sorprendentes resultados obtenidos en más de 40 niños autistas. Ambos aseguran que detrás de esta patología -y de otras- se halla básicamente una infección parasitaria que combaten además de con el MMS con dos productos: el Pamoato de Pirantel y el Mebendazol.

El muro oscurantista que rodea al autismo -mezcla de ignorancia, miedo y resistencia a nuevas soluciones- comienza a agrietarse por la sencilla razón de que los tratamientos médicos no obtienen resultados razonables y debido al hecho de que muchos niños han mejorado notablemente -algunos incluso ¡curándose completamente! siguiendo el protocolo nutricional DAN! –en la convicción de que la enfermedad la agrava un estado inflamatorio resultado de problemas nutricionales que generan una pérdida de vitaminas, minerales y aminoácidos y, por ende, problemas enzimáticos y metabólicos cuyo resultado es la acumulación de toxinas por inadecuada desintoxicación del organismo. Toxicidad que cuando afecta a las neuronas daría lugar en muchos casos al autismo, problema que agravarían las sustancias tóxicas de las vacunas con las que de forma masiva y gratuita se inocula hoy en Occidente a los niños en un corto espacio de tiempo. A fin de cuentas los datos actuales indican que las vacunas crean muchos más problemas de los que se supone previenen; y decimos “se supone” porque en Discovery DSALUD seguimos sin encontrar un solo estudio científico serio que demuestre que una vacuna –cualquiera- previene una enfermedad –cualquiera-. Algo inconcebible teniendo en cuenta que los médicos consideran las vacunas una de las herramientas terapéuticas más útiles. Cabe añadir que en el momento de escribir este reportaje un juez italiano acababa de dictar una sentencia según la cual se considera probada la relación entre la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubéola) o MMR y un caso de autismo (lea la información en la sección de Noticias de este mismo número).
Dicho esto debemos explicar que en los últimos meses se han conocido nuevos casos de recuperación de niños autistas que indican que si a las pautas nutricionales del protocolo DAN! –del que hablamos en el nº 146- se le añade el consumo de MMS -inicialmente conocido como Solución Mineral Milagrosa y hoy como Solución Mineral Maestra para obviar las implicaciones peyorativas del término “milagro” y del que asimismo hablamos en el nº 130- y un tratamiento antiparasitario los resultados son mejores y más rápidos.
El primer paso en este nuevo y esperanzador enfoque en la lucha contra el llamado Trastorno Generalizado del Desarrollo o Autismo lo dio Bernard Rimland, doctoren Psicología Experimental y Diseños de Investigación (lea en nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título Cómo tratar muchos casos diagnosticados de autismo  publicamos en el nº 146-, investigador de esta patología, padre de un hijo con autismo al que se diagnosticó como incurable pero que hoy lleva una vida normal y cabeza visible de un grupo de profesionales que en 1995 impulsó el movimiento ¡Venzamos al autismo ahora! –en inglés Defeat Autism Now! (DAN!)- que se encarga de divulgar por todo el mundo los excelentes resultados que están obteniendo con su protocolo. De hecho ya en 2005 compareció ante el Congreso de Estados Unidos donde declaró formalmente que el autismo tiene cura: “Hoy, por primera vez en la historia, hay niños autistas tratados con éxito viviendo entre nosotros y disfrutando de sus vidas. Niños integrados que ya no llevan la terrible etiqueta de ‘autista’y deben su liberación a tratamientos que fueron -y siguen siendo- ridiculizados, ultrajados y rechazados por la mayoría de las autoridades reconocidas en el ámbito educativo y los establecimientos de atención médica del autismo”.
Bueno, pues a pesar de sus afirmaciones y de los resultados que se están obteniendo la gran mayoría de los especialistas ignoran y rechazan el enfoque nutricional aseverando que no hay estudios que respalden la relación entre nutrición y autismo cuando la verdad es que sencillamente no se han tomado el trabajo de buscarlos. Siendo uno de los últimos el dirigido por el profesor James Adams -de la Arizona State University (EEUU)- publicado en junio de 2011 en el Journal of Nutrition and Metabolism con el título Nutriotional and Metabolic Status of Children with Autism vs Neurotypical Children and the Association with Autism Severity(Estado nutricional y metabólico de niños con autismo comparados con niños neurotípicos y su asociación con la severidad del autismo). El estudio confirmó lo que algunos médicos llevan observando en su práctica clínica desde hace décadas: que la dieta juega un papel fundamental en la recuperación de la sintomatología de los niños con autismo. “Se observaron –concluyen en él los autores del estudio- muchas diferencias significativas entre los grupos autista y neurotípico (…) En general parece que los niños con autismo tienen numerosas anomalías nutricionales y metabólicas”.
Según la doctora Rosella Mazzuka, especialista en tratar niños autistas con el protocolo DAN!, éstos siempre presentan un importante desequilibrio de la flora intestinal con candidiasis, parasitosis e infecciones varias, alergias e intolerancias alimentarias, grandes carencias de vitaminas, minerales y antioxidantes e intoxicación por metales pesados (entre ellos el mercurio de las vacunas). Son niños que en consulta se suelen presentar con el abdomen hinchado, flatulencia, diarreas o estreñimiento -o ambos problemas- que además padecen numerosas intolerancias o alergias y sufren infecciones recurrentes como otitis, anginas y otras. Y es que cada vez parece más evidente que muchas patologías neurológicas y trastornos del comportamiento se deben a un sistema digestivo en malas condiciones(lea en nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título ¿Es la mala salud intestinal la causa del autismo y otras patologías neurológicas? publicamos en el nº 145 en el que se explica que la mala alimentación y los compuestos químicos que constantemente ingerimos -entre ellos los antibióticos- han roto el difícil equilibrio entre bacterias benéficas y patógenas a favor de éstas). Desequilibrio o disbiosis que propicia a su vez un aumento de las toxinas, un déficit enzimático, hiperpermeabilidad de la mucosa intestinal -lo que hace que las toxinas puedan llegar al cerebro- y que los péptidos mal digeridos desencadenen indeseadas reacciones autoinmunes.
El doctor Sidney MacDonald Baker explica en el manual Tratamientos biomédicos efectivos. ¿Hemos hecho todo lo que podemos por este niño? La individualidad en una epidemia de autismo que lo primero que hay que hacer en casos de autismo es un análisis profundo de la dieta para eliminar el azúcar blanco, los carbohidratos refinados, los alimentos ya procesados y con aditivos sintéticos, las grasas hidrogenadas y “trans”, los fritos y, obviamente, todos los alimentos que conocemos como “comida basura”, chuches incluidas. Asimismo hay que asegurarse de seguir una dieta sin caseína que excluye todos los lácteos y el gluten.
Finalmente hay que recurrir a los suplementos nutricionales y ortomoleculares así como a varios tratamientos biológicos a fin de corregir los problemas intestinales, favorecer la eliminación de toxinas -con quelaciones si es necesario- y compensar un posible déficit nutricional debido a una incorrecta alimentación y/o una mala absorción intestinal. “La base del protocolo–explica Mazzuka- incluye eliminar todo factor que altere el sistema inmune. Debe ser además un tratamiento antiinflamatorio y por eso hay que eliminar de la dieta el gluten y la caseína así como los aditivos químicos a fin de estabilizar el excitado sistema inmune que, cuando está alterado, libera entre otras sustancias linfoquinas, polipéptidos inflamatorios que alteran la neurotransmisión”.

LA “SOLUCIÓN MINERAL MAESTRA”

Vayamos ahora con el segundo elemento de esta nueva forma de tratar el autismo de la que nos ocupamos en esta ocasión. Nos referimos al MMS, producto creado por Jim Humble a partir de una experiencia personal en la selva de la Guayana cuando se vio obligado a atender casos de malaria sin más medicamento que un desinfectante para el agua y que ahora se está mostrando útil en muchas otras patologías. Del MMS, de sus principios, historia y dosificación ya hemos hablado ampliamente -como antes adelantamos- por lo que animamos al lector a leer lo publicado en el nº 130. Recordemos en todo caso que se trata deun producto que se obtiene al combinar –en las debidas proporciones- clorito sódico (NaClO2) con ácido cítrico para producir así dióxido de cloro (ClO2), potente desinfectante que elimina todo agente patógeno anaeróbico que vive en terreno ácido.En el caso de las bacterias lo que hace es absorber los electrones de la pared celular destruyéndolas. A los virus en cambio los elimina desnaturalizando sus cápsides e impidiendo su reproducción. En cuanto a los parásitos y hongos patógenos los elimina por oxidación. Sin afectar ni a las bacterias benéficas ni a las células sanasa las dosis recomendadas en los protocolos de Humble.Ahora bien, si el organismo está muy acidificado, la persona acaba de ingerir algún fármaco o toma más gotas de las recomendadas pueden aparecer reacciones como diarrea y/o vómitos propias del efecto desintoxicante; lo que se conoce en Medicina como efecto Herxheimer. Cabe añadir que aunque carece de autorización para ser consumido como medicamento son ya varios los hospitales de Suiza, Japón, México, Nicaragua y algunos países de África en los que se está probando en diferentes dolencias tras constatar su utilidad en problemas epidérmicos como quemaduras, herpes y heridas infectadas.
Invitamos a quienes quieran profundizar en sus posibilidades terapéuticas o en sus bases químicas a entrar en la web http://bioredox.mysite.com/CLOXhtml/CLOXprnt+refs.htmdel doctor Thomas Lee Hesselink, especialista en tratamientos oxidativos que hizo una amplia investigación -se publicó con el título On The Mechanisms Of Toxicity Of Chlorine Oxides Against Malarial Parasites - An Overview (Sobre los mecanismos de toxicidad de los óxidos de cloro contra los parásitos de la malaria – Una revisión científica)- para confirmar si las afirmaciones de Humble sobre el producto tienen base científica. Eso sí, que nadie espere encontrar ensayos clínicos porque no hay ningún laboratorio dispuesto a desembolsar millones de euros para desarrollar un fármaco que por la naturaleza de sus componentes no puede patentarse.
En su trabajo Hesselink, tras citar centenares de estudios y trabajos en los que se encuentran las bases químicas que justificarían los resultados del dióxido de cloro, termina concluyendo: “El dióxido de cloro ha demostrado ser bactericida para casi todos los agentes infecciosos conocidos in vitro utilizando concentraciones extraordinariamente bajas. Esto incluye parásitos, hongos, bacterias y virus. Las experiencias indicadas anteriormente implican que este compuesto es tolerable por vía oral en concentraciones eficaces. Por tanto se justifica una investigación extensa para determinar si el clorito de sodio acidificado es eficaz en el tratamiento de otras infecciones. Podemos estar a punto de descubrir el agente antimicrobiano más potente y de amplio espectro conocido todavía. Mi agradecimiento especial a Jim Humble por su voluntad de compartir su descubrimiento con el mundo”.
Todo ello sin olvidar que como bien recuerda ese médico norteamericano “el cloritode sodio acidificado está aprobado por la FDA como spray desinfectante en la industria de envasado de carne. También se puede usar para desinfectar verduras y otros alimentos”. No se entiende pues que si el clorito sódico acidificado -resultante principal de la fórmula del MMS- está aprobado por la FDA para su aplicación directa en los alimentos ésta haya emitido alertas ¡advirtiendo de la toxicidad del MMS! Obviamente usar una dosis exagerada y no recomendada de MMS puede resultar tóxica pero en ese caso están el 99% de los medicamentos que hay en el mercado.
¿Y cómo llegó el MMS a relacionarse con el autismo? La impulsora de su uso en casos de autismo fue Kerri Rivera, madre de un niño con autismo que después de contactar con Rimland y traducir al español su protocolo se convertiría en referente mundial de la filosofía DAN! en el mundo de habla hispana. Claro que también estudió su aplicación junto a médicos norteamericanos y terminaría abriendo una clínica en Puerto Vallarta (México) dirigida por un médico convencional alópata en la que además de guiar a los pacientes en el protocolo DAN! se utiliza una cámara hiperbárica como parte del tratamiento. “Hoy día –nos contó Kerry Rivera en la entrevista que mantuvimos- llevamos más de 22 meses utilizando el MMS en mi propia familia y hay más de 2.000 niños con autismo en todo el mundo que están siendo tratados con él. Y puedo decirles que 46 ya no están considerados autistas tras añadir el MMS a sus protocolos biomédicos. Habiendo muchos otros en la puerta de salida, próximos a alcanzar su recuperación”.

DAN!+ MMS 

Kerri Rivera entró en contacto con el MMS en abril de 2009 en un consultorio médico de la localidad mexicana de Guadalajara. Allí el médico le explicó que servía para desintoxicar el organismo pero su primera experiencia no fue muy satisfactoria ya que experimentó una reacción en forma de ronchas en la piel que aunque el médico le explicó formaba parte del proceso de desintoxicación le llevó a no seguir utilizándolo. Pero un año después, en julio de 2010, buscando mejorar los resultados que estaba obteniendo con el protocolo DAN! y acentuar el proceso de desintoxicación volvió a interesarse por él.
-¿Por qué se decidieron ustedes finalmente a incluir el MMS en el tratamiento del autismo?
-Bueno, busqué en Google MMS/virus, MMS/bacterias, MMS/metales pesados, MMS/cándidas y MMS/alergias y lo que se decía era alentador. Supe así que el MMS podría ayudarme realmente a combatir todos los agentes que creo están en la base del autismo. Así que decidí probarlo. Primero lo hizo mi esposo y al cabo de tres días empezamos el tratamiento con mi hijo Patrick quien ya en los primeros siete días mostró un mayor contacto visual y comenzó a pedir cosas con frases completas y una sonrisa, algo que jamás había hecho. Escribí directamente a Jim Humble explicándole lo que estaba haciendo y su respuesta me aclaró muchas dudas. Entre otras cosas me explicó cómo el uso de enemas permite llevar el MMS directamente al intestino haciendo así más efectivo el tratamiento de hongos, cándidas, metales pesados y bacterias patógenas intestinales. Sus consejos me ayudaron a modificar el protocolo que hoy tenemos diseñado para el autismo porque con el tiempo descubrimos que el dióxido de cloro es también más útil que otras terapias oxidativas, como la cámara hiperbárica y el ozono que también utilizamos en nuestra clínica.
-¿Y cómo valora los resultados obtenidos hasta el momento con la combinación del protocolo DAN! y el MMS?
-Antes de incorporar el MMS al protocolo que utilicé con mi hijo y con aquellos niños cuyos padres solicitaron mi ayuda solo se lograron 4 recuperaciones completas en casi 5 años. Usábamos la Dieta DAN! -libre de gluten, caseína, soja, azúcar, químicos, etc.-, suplementos, hierbas para eliminar patógenos, sustancias quelantes y la cámara hiperbárica consiguiendo muchas y notables mejorías pero no recuperaciones completas. En cambio en los últimos 22 meses, desde que hemos añadido el MMS al protocolo, 46 niños diagnosticados con autismo han sido considerados curados por sus médicos. Y la única modificación importante que se introdujo en el protocolo inicial fue la eliminación de muchos suplementos no estrictamente necesarios y el uso del MMS. En varios casos, incluyendo el de mi hijo, los cambios empezaron casi desde el comienzo. Vimos mejoras en el contacto visual, un mayor uso del lenguaje, menos conductas repetitivas y esterotipias –repetición constante y automática de movimientos o palabras- y, sobre todo, reducción en la puntuación de los ATEC’s (por sus siglas en inglés de Autism Treatment Evaluation Checklist), tests de evaluación de los niños con autismo. El MMS, por su poder oxidativo, ha sido la pieza que para muchas familias faltaba en el rompecabezas llamado autismo. A nuestro juicio subajo coste y fácil accesibilidad lo convierten en uno de los métodos preferidos para el tratamiento de condiciones neuroinmunes, incluyendo lo que comúnmente se diagnostica como autismo.
-¿Considera la Dieta DAN¡ imprescindible?
-Nunca he visto a un niño perder su diagnóstico de autismo sin haber seguido previamente la Dieta DAN!Los 46 niños que se han recuperado completamente -incluyendo los 5 que no tomaron MMS- siguieron la Dieta DAN!Eso sí, al cien por cien. No sirve seguirla al 90% porque seguiría habiendo moco e inflamación que son terreno de cultivo para los patógenos. La Dieta DAN!es la primera y más importante pieza en el protocolo.
-¿Y cuál es el papel que la cámara hiperbárica ha venido jugando en los tratamientos aplicados en su clínica?
-La cámara hiperbárica expone el paciente a un medio ambiente con casi un 100 % de oxígeno estando sometido a una presión más alta de lo normal. Cuando la cámara se utiliza en el momento correcto según el protocolo -20 sesiones de 90 minutos en 20 días a 1.75 atmósferas- hace milagros. La cámara permite bajar la inflamación en el cerebro y el intestino consiguiendo notables mejoras en el lenguaje y en la reducción de estereotipias llegando a contribuir a veces a la desaparición total de los síntomas característicos del autismo. Pero debe utilizarse cuando el niño esté listo; antes debe haber seguido la Dieta DAN!, el tratamiento con el MMS y el correspondiente protocolo antiparasitario porque si no el oxígeno podría potenciar a los patógenos y ello llevar a que depositen más toxinas en el organismo a través de sus heces dando lugar a más estereotipias, ansiedad o autoagresiones, síntomas que creemos están relacionados con las bacterias y otros parásitos patógenos que sin duda infectan a los niños con autismo.
-¿Cuál es a su juicio el papel de los parásitos patógenos en la aparición y desarrollo del autismo? 
-Fue hace algunos meses, gracias a Andreas Kalcker y a su esposa Miriam, cuando nos planteamos seriamente que los parásitos podían ser la causa -o una de las causas primordiales- del autismo. Y a partir de entonces hemos empezado a llegar a conclusiones nuevas. Por eso hoy muchos de los niños que tratamos siguen un protocolo antiparasitario. La idea es eliminar de sus organismos sobre todo lombrices y parásitos; especialmente uno en particular, el áscaris lumbricoides, ya que hemos constatado que es muy común en los niños autistas. Actualmente tenemos ya cientos de fotos de parásitos recogidos por madres de niños con autismo tras haberles puesto enemas de MMS.
-¿Comprueban primero si tales parásitos están presentes en lo niños?
-Lo intentamos pero no siempre las familias realizan los análisis. Para detectar y comprobar la presencia de lombrices, nematodos, tenias y otros parásitos estamos utilizando microscopios de campo oscuro tras comprobarque los laboratorios no siempre detectan su presencia con las pruebas habituales. No los detectan a pesar de que muchas madres los han visto claramente en las heces de sus hijos. Obviamente vamos a seguir por ese camino. Ahora bien, por dar una respuesta directa a la pregunta, ¿es importante la desparasitación para la cura del autismo? ¿Es causa o factor coadyuvante en la aparición y desarrollo de la enfermedad? Lo que tenemos claro es que si los parásitos son importantes en la cura del autismo es porque tienen que serlo también en el desarrollo de la patología. Ahora bien, ¿eliminando los parásitos persiste el autismo? En los próximos meses vamos a poder contestar claramente a ésa y otras preguntas.
-Tenemos entendido que ha incluido también el agua de mar en el protocolo… 
-Sí; mi hijo la toma todos los días. Y muchos otros niños con autismo también. La ingesta de agua de mar mejora la conductividad entre el cerebro y el resto del cuerpo. El cerebro es eléctrico y el agua de mar conductiva y eso implica que la transmisión de los mensajes se vuelve más eficaz. Mire, el agua de mar es la mejor fuente de minerales biodisponibles para las células humanas; minerales que además no acaban como alimento para los parásitos que, por otra parte, no soportan el agua de mar. De hecho antes, cuando veíamos que un niño era deficiente en alguna vitamina o mineral, le dábamos un suplemento pero ahora sabemos que en muchos casos los parásitos -lombrices, nematodos, etc.- se quedan con esos nutrientes. En cambio con el agua de mar no hay ese problema porque va rápidamente al sistema sanguíneo y sus minerales no los secuestran en el intestino los parásitos. 

DAN! + MMS + AGUA DE MAR + LIMPIEZA PARASITARIA 

En suma, llegamos así al último paso de esta nueva propuesta para el tratamiento del autismo: la eliminación de parásitos del organismo del niño. Porque cada vez parece más evidente que existe un autismo directamente relacionado con las intolerancias alimentarias causadas o incentivadas por parásitos. Según Andreas Kalcker, el investigador que junto a Jim Humble y KerriRivera más está contribuyendo a difundir por el mundo las posibilidades del MMS, el peligro que suponen los parásitos en las sociedades desarrolladas está siendo peligrosamente minusvalorado porque son numerosas las enfermedades que provocan o a cuya aparición o agravamiento contribuyen. Asegurando que la población está infectada cada vez en mayor medida, creciendo y multiplicándose en nuestro interior y apoderándose de los recursos nutritivos de forma tan discreta que ni somos conscientes de ello. Aunque lo peor es que la mayoría de los médicos lo ignora no siendo siquiera conscientes de los problemas de salud que están causando. Siendo igualmente grave el hecho de que muchos no saben cómo detectar si el problema de salud de un paciente es o no ése.
Afortunadamente Andreas Kalcker –que no es médico pero se ha convertido en experto en infecciones parasitarias y conoce a fondo las posibilidades del MMS- contactaría con Kerri Rivera para explicarla que a su juicio no podía ser casual que tantos niños con autismo estuvieran parasitados y que quizás debiera probar con un protocolo antiparasitario que incluyera el MMS para eliminarlos y ver si así los niños mejoraban. Así nos lo contaría en la redacción donde compartió con nosotros durante varias horas sus conocimientos y experiencias.
“Kerri Rivera fue la primera en utilizar el MMS con niños con autismo–nos diría-y pronto comprobó que les ayudaba mucho ingerirlo. Después probó con irrigaciones en cuya agua ponía entre 10 y 15 gotas de MMS activado comprobando que los niños mejoraban aún más al tiempo que los padres comenzaron a observar en las heces de sus hijos cantidades importantes de parásitos. Esa presencia masiva me intrigó y me llevó a hacer una investigación exhaustiva sobre el problema. Hoy sé que la parasitosis es una realidad muy actual en el Occidente desarrollado y no sólo en los países subdesarrollados. Al punto de que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mitad de la población. ¡3.500 millones de personas!, tienen parásitos, especialmente nematodos siendo los más importantes los oxiuros, las áscaris y los toxocaras. Y si esa cifra resulta increíble no lo es menos saber que según otros datos en más del 65% de los lugares en los que juegan nuestros hijos hay huevos de nematodos; a veces de un tipo, a veces de otro. Pero en cantidades muy grandes por lo que el contagio es fácil”.
Las infecciones por parásitos son en suma muy comunes. Y muy variadas ya que existen parásitos de todos los tamaños. Microparásitos como los virus, las bacterias, los protozoos y los hongos simples o de gran tamaño como lombrices, áscaris, oxiuros, anquilostomas, estrongiloidiasis y nematodos entre otros que pueden alcanzar un gran tamaño (lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos ¿Tiene usted parásitos intestinales?, Parásitos: causa de muchas patologías yLos efectos que pueden provocar en nuestra salud los gatos aparecieron en los números 106, 198 y 128 respectivamente).
El trabajo Enfermedades parasitarias de origen alimentario más frecuentes en España: incidencia y comparación con las de origen vírico y bacteriano de los investigadores españoles Fos Claver, Vendrell Blay. Morales Suárez-Varela, Llopis González y el brasileño Minardi Mitre publicado en Ars Pharmaceutica en el 2000 concluye de hecho aseverando: “Es evidente que las enfermedades víricas y bacterianas son las que poseen una mayor incidencia en la población española pero no por ello hemos de descuidar otras enfermedades de transmisión alimentaria como las parasitarias, igualmente importantes, que si bien no poseen una incidencia tan elevada como las infecciones por Salmonella, Clostridium jejuni, rotavirus, virus de la hepatitis A, etc., pueden ser tan clínicamente graves como las producidas por éstas y otras bacterias y virus. La dificultad en la reducción de la incidencia de estas enfermedades puede deberse a la ingesta de alimentos provenientes de animales no inspeccionados, a deficiencias en las industrias de alimentos y en los establecimientos de preparación de comidas para colectividades, a la deficiente educación de la población en materia de higiene alimentaria y a una mala higiene personal así como a la resistencia por parte del público a cambiar las prácticas peligrosas de preparación de alimentos y los malos hábitos alimentarios”. Sin embargo en el caso de los niños con autismo es fundamental tener en cuenta otras vías de contagio: los perros y gatos, y la vía intrauterina. De ahí que para Andreas Kalcker los médicos debieran aconsejar a toda mujer que busque quedarse embarazada desparasitarse antes a fondo a fin de que los parásitos no terminen afectando el feto atravesando la placenta. Porque si éstos llegan al feto pueden provocarle serías patologías; en el caso del Toxocara, por ejemplo,cataratas congénitas, calcificaciones en el cerebro que produzcan convulsiones, calcificaciones en el hígado que ocasionen una disfunción hepática tras el nacimiento, problemas de crecimiento y muchas otras patologías.
Luego, una vez nacidos, lo mejor es prevenir posibles infecciones adoptando hábitos higiénicos como lavarse las manos y los pies al volver de la calle, especialmente en verano tras la piscina, la playa o el río si se usa calzado abierto o se anda descalzo- utilizando un líquido desinfectante. Y también utilizar un desinfectante adecuado para lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas porque remojarlas no suele sersuficiente. Y aún así… Andreas Kalcker fue muy explícito: “Es difícil eliminar los huevos de áscaris, por ejemplo; no se destruyen ni con lejía y aguantan en los vegetales hasta cinco años. Son resistentes a la luz solar, soportan un pH de entre 2 y 11’5 y podemos ingerirlos simplemente con una ensalada. Una vez en el intestino como los jugos gástricos no destruyen los huevos las larvas terminan pasando intactas y llegan al hígado desde donde pasan al páncreas. Y como quiera que sus heces son tóxicas pueden causar problemas en ambos órganos. Además luego se suelen dirigir hasta el corazón y desde éste a los pulmones donde crecen y desde donde con una simple tos entran de nuevo a través de la glotis hasta el estómago donde se quedan a vivir convirtiéndose en áscaris grandes. El problema entonces es ya grave porque machos y hembras se aparean pudiendo llegar a producir hasta 200.000 huevos. Siendo entonces habitual que si algún miembro de la familia se infecta contagie al resto”.
Cabe agregar que la variedad de parásitos es amplísima y que contra lo que muchos piensan no sólo se alojan en el intestino sino que pueden instalarse en cualquier parte del cuerpo y provocar daños de muy diferentes tipos. De hecho pueden ser causa de intolerancias, alergias, anemia, hinchazón, gases, estreñimiento y/o diarrea, fatiga, dolores musculares y articulares, problemas en la piel, apatía, trastornos del sueño, bruxismo, pérdida de masa muscular, problemas en el sistema inmune que facilitan todo tipo de infecciones, trastornos cardíacos y pulmonares, tumores y problemas cognitivos entre otros muchos. Y precisamente muchos de esos trastornos son habituales entre los niños que padecen autismo. “La OMS–nos explicaría Andreas Kalcker- calcula que ¡una de cuatro personas en el mundo tiene áscaris y una de cada dos oxiuros! Y sus toxinas alteran extremadamente el comportamiento. Por lo que casi todo el cuadro de patologías cognitivas/psicológicas puede estar provocado por las toxinas depositadas por los parásitos al dañar las neuronas. Y es que las heces de muchos gusanos contienen sustancias tóxicas. El áscaris, por ejemplo, produce MDA (3,4-metilendioxianfetamina) –una anfetamina psicoactiva- y morfina”.

PROBLEMAS COGNITIVOS

En definitiva, más allá de la problemática particular añadida que puedan tener los niños con autismo hay pocas dudas de que la infección por helmintos o gusanos intestinales puede afectar seriamente la capacidad cognitiva y el desarrollo intelectual de los niños como consecuencia directa de sus toxinas pero también de las deficiencias vitamínicas y minerales que provocan llevando a muchos a la anemia y a la desnutrición proteico-energética. Numerosos estudios y trabajos lo han constatado. Beryl Levinger sostiene por ejemplo en su trabajo Current Issues and Trends (Nutrición, salud y aprendizaje: problemasactuales y tendencias) aparecido en Nutrition, Health, and Learning que los problemas nutricionales están a menudo relacionados con un bajo rendimiento escolar, peores resultados académicos y una menor capacidad de concentración así como que la deficiencia de hierro -objetivo directo o resultado indirecto en muchos casos de los parásitos- provoca “un leve retraso del crecimiento, dificultad en las tareas cognitivas abstractas, puntuaciones más bajas en pruebas de desarrollo mental y motor, falta de atención y disminución de la respuesta social entre los niños muy pequeños”.
Loimportante en todo caso es que los daños causados no tienen por qué ser permanentes. Un equipo de investigación dirigido por C. Nokes -delWellcome Trust Research Centre for Parasitic Infectionsde Londres-aseguró ya en 1993 en su artículo Parasitic helminth infection and cognitive function in school children (La infección por parásitos helmintos y la función cognitiva en niños en edad escolar) publicado en 1993 que las intervenciones para reducir la infección por Trichinella en 159 escolares de Jamaica provocó “una mejor memoria auditiva a corto plazo” y “la exploración y recuperación de la memoria a largo plazo”. Y lo que es más importante: constató que los estudiantes desparasitados conseguían alcanzar al cabo de nueve semanas el mismo rendimiento que sus compañeros no parasitados. Hallazgo del que puede inferirse que los efectos de otros nematodos sobre el rendimiento intelectual quizás también sean reversibles.
En esa misma línea se halla el estudio de Amara Ezeamama quien estudiando la carga parasitaria en las Filipinas se encontró con que la infección por helmintos afectaba negativamente a la memoria y a la fluidez verbal. “Hemos presentado pruebas –afirma en su trabajo Helminth infection and cognitive impairment among filipino children (Infección por helmintos y el deterioro cognitivo entre los niños filipinos)- de que la infección por helmintos está asociada al deterioro cognitivo en niños en edad escolar. Se encontraron deficiencias en el aprendizaje, la memoria y la fluidez verbal en función de los distintos helmintos estudiados. No siendo de extrañar pues que diferentes parásitos se asocien a déficits diferentes ya que sus infecciones causan respuestas distintas en función de la ubicación y de los efectos hematológicos e inmunológicos específicos del parásito”.
Los parásitos pueden además facilitar la toxicidad de algunas sustancias presentes en las vacunas. “Las vacunas inhiben el sistema inmunitario –afirma Kalcker- yeso da a los parásitos vía libre para instalarse donde quieran aumentando la presencia de sustancias neurotóxicas. Es decir, que niños cuyos organismos tienen controlados a los parásitos pueden encontrarse con que éstos se expanden a causa de que las vacunas han deprimido el sistema natural de defensa del cuerpo”. Añadiendo: “No olvidemos por otra parte que los parásitos pueden vivir en cualquier parte del cuerpo y en todo tipo de ambientes. Los áscaris, por ejemplo, son capaces de vivir hasta en la bilis, uno de los sitios más inhóspitos para la vida”.
“En suma, ignorar u obviar la enorme cantidad de personas parasitadas que hoy existe –concluiría diciéndonos Andreas Kalcker-está dando lugar a un grave problema de salud. Conozco muchos casos de personas a las que el laboratorio les dijo que las pruebas eran negativas… a pesar de haber recogido luego en sus heces gusanos en cantidades importantes. No sabemos qué pero es evidente que algo falla en las pruebas diagnósticas que se están haciendo”.
Finalizamos explicando que los médicos utilizan actualmente numerosas sustancias para desparasitar a las personas siendo muchas las fórmulas que se sugieren en Internet para ello. Los remedios más comunes en cualquier caso son el mebendazol -impide que el parásito utilice la glucosa provocando una disminución de su energía y su muerte-, el pamoato de pirantel-antihelmíntico de amplio espectro que causa la parálisis espástica del parásito y su posterior expulsión por acción del peristaltismo intestinal-, el albendazol -causa alteraciones degenerativas en las células provocando una deficiente captación de la glucosa por los parásitos consumiendo así los depósitos de energía del gusano-, la tierra de diatomea- material inerte no tóxico rico en minerales que debidamente molido se convierte en microscópicas agujas de silicio dañinas para parásitos, hongos, cándidas, gusanos y amebas e inofensivas para los humanos- y el aceite de ricino -rico en ácido ricinoleico tomado en ayunas elimina los nudos de lombrices que a veces provocan los antiparasitarios. La conocida doctora Hulda Clark, por su parte, usa Black walnut tinture extra strengt (nogal negro), Wormwood (Artemisa asinthium molida) y Clove (clavo molido) junto con una cápsula diaria de L-ornitina, otra de L-arginina y una tercera de L-cisteína así como una cucharada de aceite de oliva ozonizado (lo explicamos en el reportaje que con el título Cómo eliminar los parásitos patógenos del organismo publicamos en el nº 109 y puede usted leer en nuestra web: www.dsalud.com).
Y, cómo no, el MMS que a las dosis adecuadas es enormemente eficaz y del que –como antes dijimos- ya hablamos también en el nº 130.
Solo nos queda recordar que el problema de la parasitosis está reconocido por la propia OMS. Y que los problemas que ello puede causar están científicamente documentados. Es hora pues de que las autoridades sanitarias impulsen campañas anuales de desparasitación. Al igual que ya hacemos –o deberíamos hacer- con nuestras mascotas. Sabiendo que los parásitos no son fáciles de eliminar aunque haya quien afirme que en tres días desparecen con sus productos.
En cuanto a los padres de niños con autismo dejamos la decisión en sus manos pero es evidente que seguir el protocolo aquí mencionado no va a perjudicar a sus hijos y sí ayudarles. Porque insistimos una vez más: se han logrado ya decenas de recuperaciones totales. Ahora usted decide.
 

Francisco San Martin
 



© 2014 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

AVISO LEGAL / POLÍTICA DE PRIVACIDAD
Usuario
Clave
Iniciar sesión   ¡Registrate!
100% NATURAL
INDICIOS DETECTIVES
CLÍNICA ODONTOLÓGICA CABEZA FERRER