REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     NOTICIAS
NÚMERO 167 / ENERO / 2014

NOTICIAS / ENERO / 2014


Potencial de los inhibidores del intercambiador sodio-potasio y del transporte de protones en casos de cáncer

La Oncología oficial sostiene que el cáncer es una palabra que agrupa en realidad 200 enfermedades diferentes y por tanto se precisan centenares de combinaciones de protocolos de tratamiento –todos ellos agresivos y tóxicos además de cancerígenos en muchos casos- con grupos de especialistas, médicos e investigadores que requieren miles de millones de euros en sueldos, becas y fármacos para abordar esas 200 patologías. Por supuesto esto no es más que una estrategia para justificar “el negocio del cáncer”.
Afortunadamente cada vez más profesionales de la salud, biólogos, químicos, farmacéuticos y naturistas que rechazan abierta y públicamente tal postulado; incluidos numerosos oncólogos, entre ellos investigadores de vanguardia de gran prestigio. Es el caso –como ya hemos contado en varias ocasiones– de quienes están agrupados en la Sociedad Internacional para el Estudio de la Dinámica de Protones en el Cáncer (ISPDC) que sostienen precisamente lo contrario: que todos los tumores tienen muchos más factores en común que diferencias entre ellos y, por tanto, deben abordarse de la misma manera y en el mismo punto del proceso biológico (aclaremos que aunque el término protón se refiere a toda partícula subatómica con carga eléctrica elemental positiva se usa asimismo para definir el ion hidrógeno y es éste el significado que debe darse cuando los miembros de esa sociedad se refieren a él).
El enfoque de los ya más de 150 miembros de la ISPDC provenientes de universidades y centros de investigación punteros de más de 30 países se basa en la constatación de que en todos los tumores malignos hay un gradiente de protones anormal –entendiéndose éste como el equilibrio entre el pH intracelular y el pH extracelular del interior del tumor (pHe)– siendo el primero en toda célula cancerosa alcalino y el segundo muy ácido. Esto es exactamente lo contrario que sucede en un tejido sano donde el pHi es ácido y el pHe alcalino. Equilibrio que depende principalmente del intercambiador sodio-potasio (Na+/H+) aunque también pueden influir alguno -o todos- de los otros cinco transportadores de protones. Así, una actividad excesiva del mismo, que a su vez puede ser inducida por innumerables factores de distintas naturaleza, se correlaciona con un aumento del pH intracelular -se alcaliniza el interior de las células tumorales- a la vez que se acidifica el exterior de las células en el interior de los tumores y a ello se achacan tanto la transformación de células normales en malignas como causa central del cáncer, así como la progresión tumoral, ya se refiera al crecimiento local, ya al proceso metastático.
Pues bien, acaba de publicarse en Journal of Translational Medicine una revisión de las bases de esta teoría unificadora que se centra en la utilidad potencial de fármacos como el cariporide, el llamado compuesto 9t y el Phx-3 al constatarse que inhiben selectivamente el intercambiador Na+/H+. El trabajo –publicado en el Journal of Translational Medicine con el título Cariporide and other new and powerful NHE1 inhibitors as potentially selective anticancer drugs/An integral molecular/biochemical/ metabolic/clinical approach after one hundred years of cancer research (El cariporide y otros nuevos y potentes inhibidores del NHE1 como potenciales medicamentos anticancerígenos selectivos. Aproximación molecular, bioquímica, metabólica y clínica integral tras cien años de investigación sobre el cáncer) está firmado por el oncólogo español Salvador Harguindey - vicepresidente del ISPDC- junto a Stephan J. Reshkin, José Luis Arranz, Julián David Polo, Cyril Rauch y Stefano Fais, este último presidente del ISPDC. Investigadores que afirman en él lo siguiente: “(…) La inhibición del Na+/H+ con nuevos y potentes inhibidores farmacológicos constituye una posible diana altamente selectiva en la terapia anticancerígena (…) El cariporide, uno de los inhibidores específicos más potentes y mejor estudiados, ya ha demostrado en el ámbito de la Cardiología ser bien tolerado por los humanos (...) Este fármaco podría convertirse pues en un nuevo y eficaz agente contra el cáncer en muy diferentes tumores malignos humanos”.
Ya en 2005 Stephan Reshkin y Salvador Harguindey publicaron en Biochemical & Biophysics Reviews on Cancer su primer trabajo conjunto sobre la inhibición del transporte de protones, importante artículo cuyo contenido apareció en el nº 56 de nuestra revista con el título La alcalinidad intracelular en el origen y progresión del cáncer -puede leerlo en nuestra en nuestra web: www.dsalud.com- dando a conocer por primera vez una teoría que permite integrar casi todo lo descubierto hasta el momento en la moderna investigación del cáncer; desde el nivel básico al clínico: su etiopatogénesis, la activación de ciertos oncogenes, la neovascularización, la angiogénesis, la resistencia a la quimioterapia, la apoptosis selectiva, el proceso metastásico, la eficacia o ineficacia de la quimioterapia actual e, incluso, el fenómeno de la regresión espontánea del cáncer al postular que en todos los tumores hay más hechos biológicos comunes que diferencias. A esto le siguió -a principios de 2013- la publicación del trabajo Na+-H+ exchanger, pH regulation and cancer en Recent Patents on Anticancer Drug Discovery firmado por Stephan J. Reshkin, Rosa Angela Cardone y Salvador Harguindey, un compendio de los más de 200 artículos publicados sobre el tema en la literatura anglosajona por estos autores a lo largo de 30 años de trabajo.
Pues bien, el artículo ahora publicado concluye con ocho puntos que recogemos y que según sus autores podrían ayudar a cambiar el obsoleto paradigma oncológico actual. Son estos:
1) El equilibrio ácido-base celular de las células normales y el de las células cancerosas se encuentran en extremos opuestos de la vida y homeostasis celular.
2) Desde una perspectiva etiológica y etiopatogénica el planteamiento del intercambio del ión de hidrógeno supone un nuevo enfoque del cáncer que permite integrar desde la transformación celular y el metabolismo hasta el crecimiento local, la invasión, la neovascularización y la activación y progresión del proceso metastásico.
3) El objetivo principal de este enfoque basado en el pH, desde el punto de vista del tratamiento del cáncer, es controlar el desequilibrio del pH de todas las células cancerosas y tejidos a fin de disminuir el crecimiento del tumor, controlar la invasión local y desactivar el potencial metastásico de los tumores malignos. “Este enfoque terapéutico –señala el trabajo- es mucho más selectivo, y por tanto mucho menos tóxico que cualquier tratamiento actual y probablemente constituya una terapia más eficaz que cualquiera de las formas de quimioterapia conocidas hasta la fecha con posibilidades reales de convertirse en una estrategia exitosa en el tratamiento del cáncer humano en general”.
4) El planteamiento supone una auténtica revolución en el análisis histórico del origen del cáncer ya que concluye que el Efecto Warburg o glicolisis aeróbica no sería la principal causa del cáncer, tal como Otto Warburg defendió “incorrectamente” hasta su muerte, pareciendo más probable que la causa esencial del cáncer sea precisamente la causa inicial y principal de la glicólisis aeróbica de los tumores, es decir, el anormalmente elevado pH intracelular de las células cancerosas; algo que estaría provocado por un gran número de factores etiológicos de muchas y diferentes naturalezas.
5) El denominado Efecto Warburgpuede ahora explicarse simplemente por los efectos de la acción concertada de los transportadores de protones en el aumento del pH intracelular y la estimulación de la glicólisis aeróbica (...) El alto pHi de las células tumorales, el Efecto Warburg y la reversión de protones de células y tejidos cancerosos es probable que representen un único fenómeno que se define de diferentes maneras”.
6) Son muchos y diferentes los carcinógenos ambientales y químicos que pueden provocar la enfermedad debido a su potencial para estimular la actividad del antiportador Na+/H+ y, por ende, la alcalinización del interior de la célula cancerosa y la consiguiente acidificación del microambiente tumoral extracelular, fundamental esto último en la invasión local y el proceso metastático.
7) La solución al cáncer pasa por inducir selectivamente la acidificación intracelular de las células tumorales y la alcalinización del pH intersticial tumoral llevando inhibidores del intercambiador de protones a toda célula y tejido canceroso. “Nuestra propuesta representa un enfoque racional sólidamente fundamentado para tratar el cáncer en todas sus etapas de desarrollo. Con el potencial de poder ser explotado de forma selectiva en el tratamiento de muy diversos tumores sólidos malignos”. Y,
8)El cariporide, potente inhibidor del Na+/H+ de la serie amiloride así como otros potentes y selectivos inhibidores del transporte de protones no derivados del amiloride -como el Phx-3 o el compuesto 9t-, tienen como agentes anticancerígenos un potencial muy prometedor en una amplia gama de tumores malignos y leucemias. Representan pues un nuevo y esperanzador paradigma en la terapéutica del cáncer”.
Paradigma que contradice la tesis de que el cáncer sea un conjunto de 200 enfermedades distintas que deben ser tratadas con combinaciones farmacológicas diferentes. Algo que el doctor Salvador Harguindey -miembro de nuestro Consejo Asesor desde su constitución- explicó ampliamente en el artículo que con el título El actual enfoque terapéutico del cáncer es inadecuado y anacrónico publicamos ya en el nº 132
Terminamos indicando que con ocasión del IV Encuentro Anual de la ISPDC -recientemente celebrado- Salvador Harguindey fue distinguido por sus compañeros con un diploma honorífico por su continua lucha “por cambiar el paradigma actual de la terapia anticáncer”. El reconocimiento que le fue entregado señala: “Todos necesitamos la intensidad, rigor, pasión y sentido del propósito que inspiran su trabajo con enfermos de cáncer que, al tiempo, nos guía en nuestra investigación”.

 

Dos pesticidas organoclorados, causa de endometriosis

Dos pesticidas organoclorados hoy prohibidos -el beta-hexaclorociclohexano y el mirex- pueden haber sido la causa de la endometriosis que hoy afecta a muchas mujeres. Así lo sugiere al menos un trabajo realizado por un equipo de investigadores del Fred Hutchinson Cancer Research Center de Seattle en Washington (EEUU) coordinado por Kristen Upson tras analizar varios centenares de casos. Hablamos del crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria y en el intestino aunque puede aparecer también fuera del abdomen (hasta en los pulmones y el cerebro).
Lo que se hizo fue comparar los casos de 248 mujeres recientemente diagnosticadas de endometriosis con 538 que no padecían la patología comprobándose que entre las primeras un alto porcentaje tenía en sus tejidos restos de esos dos pesticidas. "A pesar de que esos pesticidas organoclorados están prohibidos en Estados Unidos desde hace unas décadas las detectamos en las muestras de sangre de las afectadas", explicaría Kristen Upson. Y es que alteran el sistema endocrino.
El beta-hexaclorociclohexano (β-HCH) es un organoclorado subproducto de la producción de otro insecticida, el lindano, que fue prohibido en Estados Unidos en 1985 y se utilizó masivamente entre 1960 y 1970 -especialmente en las plantaciones de algodón- pero que aún está presente en el agua y el suelo de muchas zonas. Y como otros muchos pesticidas organoclorados es neurotóxico, causa estrés oxidativo, daña el sistema dopaminérgico del cerebro y puede ser causa de parkinson y alzheimer. En 2005 llegaron por ejemplo a detectarse niveles de beta-hexaclorociclohexano 20 veces superior al límite legal (0.003 mg/kg) permitido en la leche que vendía a granel una granja del valle italiano del río Sacco. El peligro por tanto sigue existiendo.
En cuanto al Mirex -nombre comercial del dodecacloropentaciclo- lo prohibió el Convenio de Rotterdam por ser tóxico por vía oral, por contacto con la piel y por inhalación pudiendo provocar dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, debilidad en las piernas, convulsiones, depresión respiratoria, fibrilación ventricular y paro cardiaco pudiendo dar lugar a diversas patologías. Obviamente a ninguno de los que los comercializaron se les exigió responsabilidades por ello.

 

La cuarta generación de telefonía móvil, aún más peligrosa para la salud

Basta usar media hora un móvil de cuarta generación basado en la tecnología LTE (Long Term Evolution) para que afecte a la actividad neuronal y no sólo en el área cercana a donde se sitúa sino en ambos lados del cerebro. Acaba de constatarlo un trabajo efectuado por un grupo de investigadores de la Academia de Investigación en Telecomunicaciones -perteneciente a la Academia de las Ciencias de China- que con el título The alteration of spontaneous low frequency oscillations caused by acute electromagnetic fields exposure acaba de publicarse en Neurofisiología Clínica.
Para constatarlo se hizo un experimento a doble ciego, cruzado, aleatorizado y diseñado con el fin de eliminar cualquier posible desviación en el que se expuso a 18 usuarios a la radiación de un teléfono móvil LTE situado a un centímetro de la oreja derecha durante 30 minutos y asegurándose de que la cantidad de radiación absorbida por el cerebro estuviera siempre dentro de los límites legales internacionales midiéndose la actividad cerebral de cada participante mediante resonancia magnética en dos momentos: tras la exposición a la radiación de microondas y después de una exposición simulada. Tanto la amplitud de las fluctuaciones de baja frecuencia (ALFF) -fluctuaciones características fundamentales del cerebro en reposo- como la fracción de la suma de amplitudes (fALFF) para caracterizar la actividad cerebral espontánea. Pues bien, se comprobó que el valor ALFF disminuyó alrededor del giro temporal superior izquierdo, la circunvolución temporal media izquierda, la circunvolución temporal superior derecha, la circunvolución frontal media derecha y el lóbulo paracentral justo después de la exposición. Asimismo se observó una disminución del valor fALFF en el giro frontal medio derecho y en el lóbulo paracentral derecho.
La conclusión de los investigadores fue clara: la radiación de estos móviles incide en las neuronas de los usuarios en muy poco tiempo afectando físicamente al funcionamiento cerebral. Algo que tantas veces hemos denunciado en esta revista y que una y otra vez niega una industria a la que vergonzosamente amparan los gobiernos cuando lo cierto es que el uso habitual del teléfono móvil se ha asociado ya a largo plazo a un mayor riesgo de cáncer de cabeza y cuello, daños en el esperma y otros.

 

Con la excusa de que el colesterol es “malo”
Quieren aumentar hasta la náusea el negocio de las peligrosas estatinas

La Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología -entidades al servicio de la gran industria farmacéutica- quieren ahora que sus asociados -cuyas opiniones por supuesto no son requeridas jamás a pesar de ser quienes están en contacto con los enfermos- receten estatinas no solo en caso de tener altos los niveles de colesterol sino siempre que se sufra de obesidad, sedentarismo y diabetes por entender que estas “condiciones” son también “factores de riesgo cardiovascular”. La decisión la tomó un panel de “expertos” -ya se sabe que es más fácil “convencer” a unos cuantos médicos que a miles- coordinado por Neil Stone, de la Universidad Northwestern (Illinois, EEUU). Para lo cual han elaborado unas “guías” asegurando en su propaganda que servirán para reducir el número de estadounidenses tratados con estatinas a pesar de que los expertos independientes calculan que con su uso en lugar de tomarlas el actual 15,5% lo hará en breve un 31%; es decir, unos 35 millones de personas. Es más, hay ya hasta “expertos” que aconsejan ahora dar estatinas a todo adulto de más de 45 años alegando -falsa y gratuitamente- que son ¡anticancerígenas!
Nosotros recomendamos el lector que lea en nuestra web -www.dsalud.com- los artículos que con los títulos La injustificable demonización del colesterol, ¿Causan las estatinas recetadas para bajar el colesterol las enfermedades neurodegenerativas?, Las estatinas, además de peligrosas, no sirven para prevenir patologías y Dr. Dwight Lundell: “Las patologías cardiacas no las provoca el colesterol sino la inflamación arterial” publicamos en los números 90, 91, 131 y 150 respectivamente.
Es más, quisiéramos recordar que la primera noticia sobre los peligros de los estatinas la publicamos ya en el nº 32 -octubre de 2001- cuando dimos a conocer la retirada de las farmacias de Lipobay -fármaco contra el colesterol fabricado por la multinacional alemana Bayer- tras comprobarse que al interaccionar su principal principio activo –la cerivastatina- con otro principio activo –el gemfibrozilo- había provocado decenas de muertes obligando a otros laboratorios a retirar también sus fármacos por contener ese mismo principio: Liposterol, Vaslip y Zenas. Y a millones de personas a cuestionarse seriamente la conveniencia de tomar productos farmacológicos para disminuir los niveles de colesterol en sangre. Y no sólo de los mencionados ya que además de esas muertes los fármacos provocaron muchos casos de miopatía y rabdomiólisis.
Todo ello llevó de hecho al grupo ciudadano estadounidense Public Citizen a denunciar que otros cinco fármacos anticolesterolemiantes podrían también haber causado la muerte de otras 81 personas: Lipitor, Mevacor, Pravachol, Zocor y Lescol. El doctor Sidney Wolfe -del Grupo de Investigación de Salud de esa organización- aseguraría en una carta que envió a la FDA que “mucha gente que toma esas medicinas podría sufrir graves daños musculares e incluso morir”.
En el nº 63 (Julio-Agosto de 2004) contamos asimismo que Public Citizen había solicitado a la FDA la retirada de la rosuvastatina fabricada por AstraZeneca debido a que se habían registrado varios casos de rabdomiólisis así como problemas de fallo o insuficiencia renal. Petición que hizo sólo cuatro días después de que la multinacional enviase una carta a los médicos británicos insistiendo en que debían recetar la dosis mínima para evitar efectos indeseados.
Dos números después -en el 65 (Octubre de 2004)- explicamos que el tratamiento precoz de estatinas a dosis elevadas no sólo no ayuda cuando una persona ha sufrido una angina o un infarto de miocardio sino que puede agravar su estado a causa de sus efectos secundarios pues así lo indicaba un trabajo presentado en el Congreso Europeo de Cardiología que se publicó en Journal of the American Medical Association (JAMA) elaborado por investigadores del Centro Médico de la Universidad del Suroeste de Texas (EEUU) con 4.500 personas. Y poco después la FDA obligaba a la empresa fabricante a bajar la dosis inicialmente recomendada de 80 mg de simvastatina que se sugería en el prospecto, a añadir algunos efectos secundarios y a incluir nuevas advertencias con las interacciones que tiene el producto con otros fármacos. En lugar de retirarlo. Aunque lo más grave y lamentable es que la FDA ya había reconocido antes que la cerivastatina -otra estatina- aumentaba el riesgo de sufrir miopatía entre 16 y 80 veces después de unos años de uso. Y esa vez sí terminó retirando el fármaco del mercado.
Y ya entonces explicamos a nuestros lectores que la simple vitamina C es mucho más eficaz que las estatinas para bajar el nivel de colesterol, más barata, carece de efectos secundarios, no tiene interacciones negativas y en forma de ascorbato cálcico ni siquiera hay riesgo de sobredosis sugiriéndoles que leyeran el reportaje que sobre los problemas cardiovasculares publicamos en el nº 64. Y seis meses después -en el nº 69 (febrero del 2005)- contábamos que la FDA había denunciado la “publicidad engañosa” de AstraZeneca sobre el anticolerestemiante Crestor: "Los anuncios son falsos y engañosos", dijo con contundencia la agencia estadounidense.
Es pues lamentable no ya que tales productos inútiles, ineficaces y peligrosos se sigan vendiendo solo porque es un fabuloso negocio sino que los gobiernos lo consientan porque hay mucha gente dispuesta a hacer caso siempre a su médico aunque éste sea un “docto ignorante”.

 

Espectacular aumento en España del consumo de estatinas, ansiolíticos e hipnóticos

El consumo de hipolipemiantes, ansiolíticos e hipnóticos aumentó espectacularmente en España entre 2000 y 2012 según reconoce la propia Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS).
En el caso de los hipolipemiantes de 18,9 dosis diarias por cada 1.000 habitantes a 102,6; un aumento del 442%. Siendo las más consumidas las estatinas cuyo consumo aumentó aún más: el 522%. La atorvastatina por ejemplo pasó de 3,8 dosis por cada 1.000 mil habitantes y día en 2000 a 42,8 en 2012 lo que representa un incremento de más del 1.000%; de ahí que ésta junto a la simvastatina copen ya el 78,2% del consumo total de estatinas. Y ello en detrimento de los fibratos cuyo consumo pasó del 19,4% al 6%. Crecimiento al que no fue ajeno el lanzamiento de otras estatinas -la rosuvastatina en 2009 y la pitavastatina en 2011- y combinaciones: atorvastatina/amlodipino, ezetimiba/simvstatina y ácido nicotínico/laropiprant.
Cabe añadir que en ese mismo periodo el consumo de ansiolíticos aumentó en un 46,8% y el de hipnóticos y sedantes un 81,9%; el propio informe estima que el 11,4% de la población los consumía ya en 2011. En cuanto a los ansiolíticos los más consumidos fueron lorazepam y alprazolam mientras entre los hipnóticos y sedantes primaron lormetazepam y zolpiden.
Hasta aquí tan desesperanzadora y frustrante noticia. Lamentamos muy sinceramente que todo el trabajo de información publicado en nuestra revista sobre tal sinsentido haya tenido tan poco eco en nuestra sociedad; especialmente entre quienes, ignorantes manifiestamente incompetentes, recetan tales fármacos.

 

Un pequeño grupo de afectados españoles por la talidomida serán “indemnizados”

La farmacéutica alemana Grünenthal GmbH, fabricante de la talidomida, fue condenada en noviembre pasado por el Juzgado de Primera Instancia nº 90 de Madrid a indemnizar a los 24 afectados representados por la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE) con 20.000 euros por cada punto porcentual de minusvalía reconocido; sentencia contra la que cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.
La talidomida se comercializó con numerosos nombres -Imidan, Varian, Contergan, Gluto Naftil, Softenon, Noctosediv, Entero-sediv, Entero-Sediv-Suspenso…- entre 1958 y 1963 como sedante y calmante de las náuseas durante los tres primeros meses de embarazo alegándose que carecía prácticamente de efectos secundarios negativos y que en caso de ingestión masiva no resultaba letal. La verdad sin embargo es que provocó a decenas de miles de bebés focomelia, anomalía que se caracteriza por la carencia o excesiva cortedad de las extremidades. Anormalidades que podía transmitir la madre si lo tomaba bien como sedante, bien como calmante de las náuseas durante la gestación y también el padre si lo tomaba como sedante porque afecta al esperma. Constatados sus efectos teratogénicos -es decir, que provoca malformaciones congénitas- fue empezado a retirarse lentamente siendo uno de los últimos en hacerlo España que no lo hizo hasta 1962 provocando malformaciones a cerca de 3.000 bebés sin que los sinvergüenzas que lo permitieron hayan pagado jamás por ello. Como en tantos otros casos.
En suma, han tenido que pasar ¡50 años! para que en España esa multinacional tenga que pagar a los afectados… y sólo a 24 de los 3.000 que se calcula resultaron afectados. Obviamente ninguno de los responsables españoles de este desaguisado -la mayoría ya fallecidos- fue condenado.
En suma, una sentencia que llega tarde y no hace justicia. Claro que, ¿qué “justicia” puede ofrecerse a quien desde su nacimiento fue condenado a padecer una gravísima minusvalía solo porque unos individuos vieron la oportunidad de enriquecerse? Porque ese inmenso sufrimiento -el de ellos y el de sus padres y familiares- no se paga con dinero. Aunque algunos ingenuos bienintencionados lo crean y se tomen en serio la alegación de la farmacéutica de que su conducta respecto al fármaco "fue consistente con el estado del conocimiento científico y con los estándares que prevalecían en aquel momento para el desarrollo y la realización de pruebas en la industria farmacéutica". Ya está bien de tomar el pelo a la gente. Porque lo grave de todo esto es que cincuenta años después ¡sigue pasando lo mismo con multitud de fármacos! Y la razón es simple: los dirigentes de las grandes empresas farmacéuticas gozan de impunidad; impunidad que compran una y otra vez a golpe de talonario.

 

¿En qué se gasta nuestro dinero el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas?

El pasado 26 de noviembre el diario español El Mundo publicó un sorprendente artículo -y lo definimos así porque es habitual que ese diario desvele los trapos sucios en los ámbitos de la política y la economía pero no en el de la Sanidad- firmado por Miguel G. Corral en el que se daba cuenta de que María Blasco -directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)- y Antonio L. Andreu -director del Instituto de Salud Carlos III- habían recibido a mediados del pasado mes de septiembre la carta de una ciudadana con un caso de cáncer muy cercano que preguntaba por qué si ese centro se financia con fondos públicos un enfermo no tiene acceso al sistema de ensayos clínicos si no accede a él ¡a través de un hospital privado y previo pago de una gran cantidad de dinero! “No entiendo cómo con dinero público, médicos del sistema público e investigadores del sistema público se realizan ensayos clínicos en hospitales privados y no en los públicos”, decía la carta.
El periodista del diario recuerda luego que fue en 2009 cuando el CNIO anunció la puesta en marcha de un programa de investigación clínica dirigido por el doctor Manuel Hidalgo que se iba a desarrollar en el Hospital Universitario de Fuenlabrada -gestionado por la Comunidad de Madrid- cuyo coste sería superior a los 12 millones de euros y, sin embargo, a día de hoy solo se han realizado cuatro ensayos clínicos. Agregando que sin embargo el doctor Hidalgo dirige paralelamente otro programa clínico en el Hospital de Madrid -centro privado- en el que se han efectuado varias decenas. Habiendo incluido Hidalgo durante 2012 a solo 20 pacientes en el Hospital de Fuenlabrada -público- y a más de 400 en el Hospital de Madrid -privado-. Interrogado por el periodista Hidalgo aseguraría que él no se había gastado los 12 millones del crédito sino solo dos y que el resto se lo había gastado el CNIO “en material científico”. Ante lo que el periodista asevera que en realidad “el informe de auditoría imputa a su programa de ensayos clínicos todos los gastos de personal, viajes y una larga lista de material científico y tecnológico, entre otros gastos, por valor de 12.152.075 euros”.
A continuación Hidalgo le reconocería además al periodista que los ensayos de Fuenlabrada “no habían ido bien” porque “el sitio es erróneo: es un hospital pequeño, con poca base de pacientes”. Corroborando que en 2012 en el Hospital Universitario de Fuenlabrada se había tratado a solo 20 pacientes y en 2013 se prevé tratar a 50 mientras en el Hospital de Madrid se trató a 450 en 2012 y se prevé tratar a 530 en 2013.
El periodista de El Mundo da entonces la razón a la mujer que escribió la carta cuando afirmaba en ella que a un paciente sin seguro médico privado solo se le abre la vía de la sanidad privada pagando una importante cantidad de dinero -por encima de 100.000 euros- y sin embargo a ese hospital privado y al conocido MD Anderson los financia el CNIO con el dinero de nuestros impuestos.
Añadiendo textualmente como colofón de su denuncia: “Para la sanidad privada los ensayos clínicos son un suculento negocio ya que las empresas farmacéuticas que los financian pagan entre 6.000 y 10.000 euros por cada paciente en fase I. Un dinero que bien podrían estar ingresando las arcas públicas si los ensayos clínicos que Hidalgo realiza en centros privados se realizasen en el Hospital de Fuenlabrada o en cualquier otro de carácter público”.
Sin comentarios.

 

Los seca-manos de aire aumentan un 254% la contaminación bacteriana

Los seca-manos de aire caliente incrementan un 254% la contaminación bacteriana y los de alta velocidad el 42% al albergar bacterias en su superficie y en los conductos de aire que se extienden -hasta dos metros de distancia- cuando se utilizan; así se afirma al menos en las conclusiones de un estudio efectuado por un equipo de la Universidad de Westminster en Londres (Reino Unido) según el cual la opción más higiénica son los dispensadores de toallitas de papel pues consiguen reducir la contaminación bacteriana un 77%. Siendo mayor la contaminación con los secadores en los que hay que colocar las manos en su interior. Y como la mayoría están ubicados a media altura son los más pequeños los más expuestos. Además la media de secado por aire es 21,19 segundos cuando los usuarios de toallitas tardan 10,5.

 

Joseph Knobel Freud: “El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad no existe”

El psicoanalista infantil Joseph Knobel Freud -sobrino del famoso Sigmund Freud- asegura que “el Trastorno por Déficit de Atención (TADH) no existe; no es un trastorno neurológico sino un invento de esta sociedad de la inmediatez en la que vivimos que nos lleva a hipermedicalizar a niños que simplemente son más inquietos”. Así lo afirma en su recién aparecida obra El reto de ser padres añadiendo: De hecho la persona que describió el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad por primera vez, Leon Eisenberg, reconoció en Der Spiegel meses antes de morir que éste era ‘un excelente ejemplo de trastorno inventado’ y que “la predisposición genética para el TDAH está completamente sobrevalorada”. “Hoy basta que un niño se porte mal en la escuela y se mueva mucho –explica- para que enseguida le den la ‘pastillita de portarse bien’. Es inconcebible y demuestra que se está medicalizando sin justificación alguna no ya a toda la sociedad sino, lo que es mucho más preocupante, a los niños”. 
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER