Avances y retos de la oftalmología en el 2000

Si los avances en el terreno de la oftalmología continúan al ritmo actual no es descabellado pensar que en pocas décadas gafas y lentillas constituirán un método de correción visual en desuso. De hecho, resolver actualmente problemas de vista como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía se hace ya de forma ambulatoria en unos pocos minutos.

Si los avances en medicina y cirugía se han sucedido de forma espectacular en los últimos 20 años, qué duda cabe de que la Oftalmología es una de las especialidades médico-quirúrgicas que más se han beneficiado de ese desarrollo tecnológico. Y no sólo en uno u otro problema concreto sino en distintos ámbitos.

CATARATAS 

Es el caso de las cataratas donde las gruesas y antiestéticas gafas que durante mucho tiempo fueron seña de identidad de nuestros mayores comienzan a ser hoy algo excepcional. De hecho, la mayoría de quienes padecen actualmente ese problema se someten a operaciones de cataratas en las que se emplea sofisticada tecnología, sea para implantar lentes intraoculares, sea con la utilización de nuevas técnicas quirúrgicas como la facoemulsificación. Esta técnica -quizás la más generalizada en el entorno médico- se basa en la utilización de ultrasonidos que permiten realizar en el ojo una pequeñísima apertura -de aproximadamente 3 mm- a través de la cual se extrae el cristalino opacificado o catarata. A continuación, y aprovechando el mismo corte, se introduce una lente intraocular plegable que una vez colocada sustituirá las dioptrías del cristalino.

En cuanto a la recuperación, suele ser rápida y en poco tiempo el paciente es capaz de realizar sus tareas cotidianas olvidándose por fin de las molestas gafas.

Este tipo de operación -en la que es imprescindible el uso de un microscopio- se denomina cirugía mínimamente invasiva ya que respeta al máximo la estructura orgánica del ojo sin causar ningún tipo de lesión y solucionando el problema de visión.

LA TÉCNICA LASIK 

Otra de las maravillas de la oftalmología actual es la cirugía de los defectos refractivos (miopía, astigmatismo, e hipermetropía) sustentada en la utilización de un láser Excimer, técnica conocida como LASIK -siglas de Laser in situ Keratomileusis-. Otras técnicas ampliamente usadas en los años 80, como la queratotomía radial, casi se han abandonado en la actualidad porque el LASIK tiene la ventaja de ser una operación mínimamente invasiva cuya precisión la convierte en una de las prácticas quirúrgicas más seguras y eficaces del momento. De hecho, en los últimos 10 años cientos de miles de pacientes han sido operados en todo el mundo con este método permitiéndoles recuperar la visión y no tener así que volver a recurrir más al uso de gafas y lentes de contacto. De ahí que hoy día sea una de las operaciones más frecuentes y populares no sólo entre los pacientes sino también entre los especialistas, convirtiéndola en centro de gran parte de los congresos oftalmológicos que se celebran.

En cuanto a sus posibilidades, hay que decir que se puede tratar con el láser en una misma sesión quirúrgica todos los defectos de refracción que presente un paciente. Por ejemplo, hipermetropía y astigmatismo a la vez. O miopía y astigmatismo. Y todo ello en una operación que dura sólo unos minutos. Es más, la recuperación comienza inmediatamente después de la intervención y no es necesario siquiera vendar los ojos.

El precio de estas operaciones oscila entre las 250.000 y las 300.000 ptas por ojo.Precio que incluye todos los gastos de quirófano, clínica y las visitas postoperatorias hasta el alta definitiva, que suele darse a los seis meses. Y si hubiera que realizar algún retoque también estaría incluido.

Las dioptrías eliminadas con el tratamiento con Láser Excimer no vuelven a recuperarse. Empero, lo que sí puede suceder es que exista una regresión del efecto conseguido con el láser y que tres meses después de la operación -acaece en un porcentaje del 5% de los casos- el paciente presente alguna dioptría que puede ser tratada y eliminada con un nuevo tratamiento. Precisamente por eso no se suele dar el alta a los pacientes hasta seis meses después de la operación.

En cuanto a su fiabilidad, hay que explicar que se trata de una técnica que lleva realizándose desde hace 10 años con láser pero desde hace cerca de 50 sin láser. Por tanto, se conoce perfectamente su seguridad a largo plazo.

Con respecto a las posibles complicaciones debo decir que probablemente el LASIK sea una de las técnicas quirúrgicas más seguras y eficaces que existen por lo que si se es operado por un cirujano de gran experiencia y se dispone de los mejores equipos técnicos del momento la posibilidad de complicaciones es remota.

INVESTIGACIONES EN MARCHA 

A pesar de todos estos avances la oftalmología tiene aún, sin embargo, muchos retos pendientes a los que enfrentarse en el futuro. Entre ellos el de las enfermedades retinianas ya que las características propias de esta parte del ojo, fragilidad y difícil regeneración después de una lesión dificultan efectuar un transplante. Por eso es en el estudio de esta capa ocular donde recaen las principales líneas de investigación que se siguen actualmente. Así, numerosos científicos llevan a cabo experimentos con cultivos de células retinianas en la confianza de que sean la base que permitan realizar en el futuro próximo transplantes de retina. En cualquier caso, la dificultad técnica de estos estudios hace que de momento los trabajos realizados sólo tengan aplicación científica en laboratorio si bien se confía en que no pase mucho tiempo para que puedan ser generalizados y aplicados en humanos.

Otro de los problemas oftalmológicos de mayor interés dentro de la comunidad médica es el que se refiere a lesiones, opacidades y enfermedades de córnea, responsables de gran parte de los casos de ceguera. En tales casos la curación pasa obligatoriamente por el trasplante; sólo que eso depende directamente de la donación de órganos. De ahí que la obtención de injertos corneales cultivados en laboratorio podría poner fin al problema de escasez de donantes. Pero seamos realistas: hoy por hoy esa posibilidad no está tan cercana y constituye una de las asignaturas pendientes de la oftalmología. Porque aunque se han conseguido obtener con éxito córneas “artificiales”, la generalización de estas técnicas entraña aún una gran dificultad. Por tanto, tendremos que esperar todavía algunos años para disponer de ellas con facilidad.

AMPLIANDO EL USO DEL LÁSER 

Ya he comentado que una de las últimas novedades surgidas en el ámbito quirúrgico es el láser Excimer. Pero lo que no he explicado es que éste no sólo permite corregir los defectos de refracción (miopía, astigmatismo e hipermetropía) sino también las imperfecciones o aberraciones del sistema óptico visual. Gracias a lo cual pronto será posible la modificación de las características ópticas del ojo mejorando nuestra capacidad visual como si se tratara de una pantalla de televisión extraplana-digital sin las deformaciones propias que una imagen adopta sobre las superficies curvas. En suma, dentro de pocos años la mayoría de las personas podrá ver mejorada su capacidad visual hasta en un 80% gracias al láser.

INTERNET 

Internet es otro de los grandes avances que más han afectado a la oftalmología. Y es así porque constituye una valiosa herramienta de la que hoy se sirve la medicina. Claro que las ventajas lo son no sólo para los especialistas sino también para los pacientes ya que les permite acceder a través de la red a cualquier tipo información médico-quirúrgica o bien realizar consultas sobre un caso concreto a cualquier experto conectado al sistema.

En definitiva, el mundo de las nuevas tecnologías es ya una realidad al servicio de nuestra vista, una realidad que poco a poco está consiguiendo que cada vez sea menor el número de personas que padecen lesiones y enfermedades oculares.

Mª Teresa Iradier Urrutia
Dra. en Oftalmología

Este reportaje aparece en
14
Marzo 2000
Ver número