Caspa: más que un problema capilar

Cuando menos se espera…  aparece. Miramos nuestros hombros y ahí está la molesta caspa, un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo y del que los expertos ni siquiera conocen la causa exacta. Eso sí, todos ellos recomiendan que no se considere una mera molestia estética ya que puede ser la manifestación visible de afecciones más serias. Les proponemos diferentes remedios para prevenir o combatir tan molestas “escamitas”.

La caspa no son sino células muertas y queratinizadas que se desprenden del cuero cabelludo. Descamación excesiva que frecuentemente no es más que la manifestación más visible de un problema de la piel: la dermatitis seborreica. Ahora bien, ¿a qué se debe esa dermatitis (de “dermis” –capa interna de la piel- e “itis” –inflamación) seborreica (de sebo o grasa)?  Pues aún no hay una respuesta exacta. Lo único que parece claro es que no se trata de un problema capilar; es decir, que no es el pelo el que provoca esa alteración sino la piel del cuero cabelludo.

LA CLAVE, LA PIEL

La piel del cuerpo se renueva completamente cada 20 o 30 días. Y la que recubre el cuero cabelludo no es una excepción. En condiciones normales éste cuenta con unas treinta capas de células queratinizadas fuertemente enlazadas que protegen al cráneo de las agresiones externas y que se renuevan cada 28 días de forma imperceptible. Y esa renovación es, sencillamente, lo que da lugar a la caspa, que no es otra cosa que una acumulación de células muertas de la piel que se desprenden del cuero cabelludo y quedan prendidas cerca de la raíz del pelo. Por tanto, se trata de algo natural que sólo empieza a considerarse un problema cuando ese desprendimiento se produce de forma masiva y de manera más rápida de lo normal, muchas veces acompañada de picor. Masiva porque las células que no han madurado ni se han ligado entre sí se desprenden en paquetes de 800.000 por cm2 cuando lo habitual es que sean menos de 500.000. Y más rápida porque las capas celulares quedan reducidas a tan sólo 10 y se renuevan cada cuatro u ocho días.
Pero, ¿por qué se produce esa descamación excesiva y tan molesta? Pues hay que decir que en ese punto los expertos no se ponen totalmente de acuerdo.

¿QUÉ LA PRODUCE?

Los especialistas afirman que la aparición de la caspa está ligada a diferentes factores y motivos lo que significa que, en realidad, la causa sigue siendo una incógnita. Lo que sí se ha observado es que suele ser un problema familiar o hereditario que aparece normalmente en forma de brotes temporales de poca intensidad que cursan con estrés, cansancio general, dietas desequilibradas o carentes de algún nutriente fundamental para la piel, factores hormonales y climas extremos sin olvidar la incidencia en ese problema del uso de productos capilares excesivamente alcaloides que neutralizan la acidez de la piel y rompen el equilibrio del cuero cabelludo, lociones que contienen alcohol, etc. Todos ellos se consideran factores propiciatorios de la aparición de la caspa.
En cuanto a la causa directa algunos afirman que se trata de una enfermedad autoinmune. Otros que se debe a un desequilibrio de las glándulas sebáceas debido a la carencia en el organismo de vitaminas del grupo B y de betacaroteno lo que propiciaría la descamación excesiva e incontrolada del cuero cabelludo. Y algunos más que se debe básicamente a una infección por alguno de estos dos hongos: el pityrosporum ovaleo el pityrosporum orbiculare. Eso explicaría que la caspa se pueda contagiar. Según esta explicación, la caspa se produce cuando el hongo penetra en la epidermis y el organismo reacciona provocando una reacción defensiva para intentar expulsarlo. Algo que hace acelerando la producción celular con objeto de intentar eliminarlo lo antes posible.
También se sabe que el problema se agrava cuando aparece el picor como consecuencia del exceso de secreción de grasa por parte de las glándulas sebáceas.
Obviamente, existen antifúngicos que combaten esos hongos: el ketoconazol y el piritionato de zinc. El primero se usa en soluciones orales, cremas, lociones y champús. El segundo se comercializa en champú y spray (es el caso de Blue Cap de Laboratorios Catálysis).

TIPOS DE CASPA

Es importante saber además que existen dos tipos de caspa que dependen del momento en que aparece y de la forma en que se manifiesta:
-La caspa seca. Normalmente se manifiesta en la pubertad y se caracteriza por ser escamas pequeñas y volátiles de color blanco, tan numerosas que dan al cabello un aspecto enharinado. Este tipo de caspa puede ir acompañada de picor y se pone de manifiesto con un ligero rascado. Se elimina más fácilmente porque se desprende mejor pero también aparece más rápido.
-La caspa grasa. Aparece durante la adolescencia a causa de la alta producción sebácea propia de esta etapa de desarrollo hormonal. Se caracteriza por presentarse en forma de escamas de mayor tamaño, grasas, amarillentas y difíciles de quitar. Se pega a los dedos tras un ligero rascado y está asociada al cabello graso.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

El problema de la caspa es diferente en cada persona. Por ello, y porque es un problema crónico, lo más recomendable es acudir a un especialista y armarnos de paciencia para vencer tan molesto problema. Se lo advertimos desde ya: va a necesitar ejercitar la paciencia porque habitualmente este problema no se soluciona totalmente y reaparece por ciclos. Es pues importante no bajar la guardia en ningún momento y seguir lo más fielmente posible los sencillos consejos de los especialistas:
-Mantenga su cabello limpio para evitar la proliferación de bacterias. Para lo cual, lo adecuado es que use siempre un champú anticaspa específico. Y en ese sentido es fundamental –siempre según los expertos- que el mismo contenga determinados componentes -como el ácido salicílico, el alquitrán, el azufre y el sulfuro de selenio, principalmente- y, sobre todo, que se aclare bien el cabello tras cada aplicación.
-No use durante mucho tiempo un tratamiento anticaspa intensivo porque puede irritar el cuero cabelludo y generar más caspa. La utilización de estos productos debe ser intensa en un principio para luego ir aligerándola a medida que la situación mejora.
-Incluya en su dieta diaria alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 (por ejemplo, pescados azules) y en zinc (mariscos, carnes rojas, cacahuetes y pipas de girasol) porque su carencia es uno de los generadores de la dermatitis seborreica. También se recomiendan aportes especiales de vitaminas del grupo B para estabilizar el cuero cabelludo y beber al menos dos litros de agua diarios. Asimismo, evite las comidas fritas, el azúcar, el chocolate, los huevos y la leche entera.
-No se ponga colonias ni perfumes en el pelo ya que contienen alcohol que reseca el cuero cabelludo. Por el mismo motivo se aconseja evitar los tintes y las permanentes.
-No comparta cepillos, horquillas, peines o cualquier otro objeto que haya estado en contacto con el cuero cabelludo.
-Evite tocarse constantemente el pelo o frotarse sin cesar el cuero cabelludo. Puede provocar mayor descamación o que se agrave la infección.

Sara Muñoz
Recuadro:


Remedios caseros anticaspa

-Haga el último aclarado del pelo con el agua obtenida de hervir manzanilla y romero.
-Lávese la cabeza con una decocción de ortiga común. Eche 300 gramos en dos litros de agua hirviendo y espere 10 minutos. Luego cuélela y utilice ese líquido para aclarar el cabello después de lavarlo con un champú natural.
-Otro remedio casero efectivo es el siguiente: mezcle unas gotitas (2 o 3) de aceite esencial de árbol de té en su champú normal. Lávese el pelo y mantenga el champú en él durante unos minutos. Después aclare normalmente.
-Otra forma consiste en preparar un caldo con las hojas y el tallo de un apio previamente hervido durante 1 o 2 horas. Después de dejarlo enfriar aplíquelo sobre el cuero cabelludo una vez por semana.
-Con alcohol de 96º -como el que se encuentra en cualquier botiquín. y 400 gramos de cebolla también se puede fabricar un remedio anticaspa. Basta con dejar macerar la cebolla en el alcohol durante 10 días y, pasado ese tiempo, aplicar la mezcla sobre el cuero cabelludo durante unos minutos.
-Otra forma sencilla y casera de combatir la caspa es mezclar en el agua del último aclarado unas gotas de vinagre. Con esta solución desaparecerá la caspa y el pelo brillará más.

Este reportaje aparece en
55
Noviembre 2003
Ver número