Cómo dar la vuelta a un feto que viene de nalgas… ¡con imanes!

Un feto que viene de nalgas acaba haciendo necesaria a menudo una cesárea porque cuando nace por vía vaginal la posibilidad de lesionarse es mucho mayor que si lo hace de cabeza. Y también tiene más posibilidades de tener complicaciones con el cordón umbilical. Pues bien, basta para que el feto se dé solo la vuelta ¡el simple uso de unos imanes! Así lo ha constatado el doctor Luis de la Vega quien asegura haberlo logrado en todos los casos tratados. Solo hay que colocar unos imanes en los puntos de acupuntura llamados Zhiyin (67 de vejiga) ubicados en los meñiques de los pies y en menos de una semana -salvo que el bebé esté ya a punto de nacer- se recoloca solo.

¿Sabrán los cerca de 1.200 habitantes del pueblo navarro de Arróniz lo afortunados que son? Y no lo decimos ni por su extraordinaria situación geográfica, ni por su conocida iglesia medieval de San Salvador, ni por el Día de la Tostada, popular fiesta que se celebra en febrero en la que uno puede degustar tortas de aceite o ajo mientras curiosea en la feria de productos artesanos. Nos referimos a la suerte que supone contar en el sistema de Atención Primaria con un médico como Luis de la Vega que no duda en utilizar en su consulta de la Seguridad Social herramientas terapéuticas tan poco convencionales como eficaces. Un médico al que lo que le importa es el paciente y por eso igual receta un fármaco si lo considera necesario que aconseja el uso de un producto homeopático o pone agujas de acupuntura en las orejas.

Lo admito: tengo fama de médico raro –nos diría abiertamente-. ¡Imagínese! Veintinueve años utilizando Acupuntura, Homeopatía, Anatheóresis, Moraterapia, Fitoterapia… Así que ya me contará. Muchos de mis colegas no me hacen caso cuando les hablo de los resultados que obtengo con ello pero a mí lo que me importa es lo que piensan los pacientes. Al principio, cuando comencé a tratarles con Acupuntura, me contemplaban de una forma rara. Pero cuando vieron muchas veces que al ponerles las agujas les desaparecían sus dolores -fueran de lumbago, de muelas o de otro tipo- y además de forma rápida acabaron encantados. Hoy les da igual que alguien les diga que lo que hago no es ‘científico’, lo que les importa es que funciona. Y así sigo. Y no lo hago en mi consulta privada –que podría- sino en la consulta de Atención Primaria. Me han dicho muchas veces que lo que hago no está dentro de las prestaciones del Sistema Nacional de Salud, pero ¿y qué? Mi obligación ética y profesional como médico es poner a disposición de mis pacientes todas aquellas posibilidades de tratamiento que según mi leal saber y entender les puedan ayudar. Y eso es lo que hago y voy a seguir haciendo”.

Es lo que tiene trabajar en un núcleo reducido de población. Casi todo el mundo se conoce y al final lo que cuentan son los resultados porque se terminan sabiendo. Pues bien, debemos decir que entre los muchos éxitos que ha conseguido Luis de la Vega a lo largo de los últimos treinta años está el de haber evitado que decenas de embarazadas a las que el feto se les presentaba de nalgas acabaran teniendo que afrontar una cesárea, operación quirúrgica que -como todas- no está exenta de riesgos ni para la madre ni para el recién nacido. ¿El secreto? Aunque parezca increíble ¡dos pequeños imanes que en estos casos sitúa en los dedos meñiques de ambos pies! Asombroso… pero cierto. Aunque lo realmente increíble y asombroso es lo poco que a estas alturas saben aún los médicos de las posibilidades de una terapia milenaria como la Acupuntura basada en el manejo de la energía que vitaliza el organismo y circula por él a través de los vórtices y canales energéticos naturales que los chinos llaman chacras, nadis y meridianos.

EL PUNTO 67 DE VEJIGA

Cuando empecé a trabajar en Arróniz hace casi treinta años –nos contaría Luis de la Vega- encontré entre unos libros de divulgación uno de Acupuntura. Lo leí por curiosidad  y me dije que si lo que allí se contaba era cierto estaba ante algo realmente importante. Entonces me enteré casualmente –aunque no creo en la casualidad- de que había un curso de Acupuntura en Madrid. Lo daba un terapeuta llamado Fermín Cabal(el personaje al que De la Vega se refiere se convertiría con el tiempo en presidente del Consejo General de Colegios Médicos Naturistas,entidad que curiosamente no tenía médicos ya que éste reclamaba la palabra ‘médico’ para los profesionales no licenciados en Medicina; el lector puede leer en nuestra web –www.dsalud.com– la entrevista que le hicimosantes de fallecer en el nº 51).Y así empecé. Durante seis meses fui todas las semanas a Madrid a aprender pero como me costaba mucho ya que yo era médico de los que trabajaba 24 horas al día y era un problema encontrar sustitutos me compré unos libros en Francia y con lo que había aprendido hasta entonces, los libros y mis pacientes comencé a hacer Acupuntura en la consulta”.

Sería poco después, mientras empezaba a practicar la Acupuntura, cuando una vecina de su mujer, paciente suya en la consulta de la Seguridad Social, le comentó que su bebé venía de nalgas. Entonces en Arróniz afrontar una cesárea suponía abandonar la casa, irse a Pamplona y asumir un montón de gastos además de enfrentarse al riesgo de una intervención quirúrgica .“Entonces le comenté a mi mujer que en los libros de Acupuntura que estaba estudiando se hablaba de una técnica según la cual la manipulación energética del punto 67 de vejiga inducía a los fetos que vienen de nalgas a darse la vuelta solos. Y me dije: pues vamos a comprobarlo porque no perdemos nada. Y se lo dije a aquélla mujer que probablemente no entendió gran cosa de lo que le expliqué  pero como no le suponía ningún riesgo se animó a probar. Así que le puse unos imanes en los dedos meñiques de cada pie, en los puntos señalados, fijándolos con unos esparadrapos, Bueno, pues al cabo de cuatro o cinco días me comentó que había sentido algo en la tripa. Fue al ginecólogo a Pamplona y, efectivamente, el niño estaba ya perfectamente encajado. A raíz de ahí cada vez que he tenido una paciente con el niño en mala posición le he puesto los imanes y el bebé se ha dado la vuelta. Habré tratado en estos años 50 ó 60 mujeres a las que el feto se les presentaba de nalgas y en todos los casos los imanes han funcionado”.

Es ampliamente sabido que la mortalidad neonatal y la incidencia de la asfixia neonatal son mayores en el parto de nalgas que en uno normal. Por eso en tales casos si al llegar el parto el feto no se ha dado la vuelta se practica normalmente una cesárea. Evidentemente se trata de una intervención quirúrgica que ha mejorado en los últimos años pero no carece de riesgos por lo que la mejor solución es siempre aquélla que lleve a la recolocación del feto. Sobre todo teniendo en cuenta que a partir de la semana 30 rara vez el feto se recoloca espontáneamente. Y de ahí que la Acupuntura se presente como una solución inmejorable.

Hay que decir en cualquier caso que lo realmente novedoso de la técnica practicada por el doctor Luis de la Vega es el uso de pequeños imanes para movilizar energéticamente los músculos del útero porque ya existen estudios científicos que demuestran la eficacia de tratar el punto 67 de vejiga en estos casos… pero con Moxibustión. Hablamos de una técnica terapéutica en la que básicamente se utiliza la hierba mugwort (Artemisia vulgaris), comúnmente conocida como moxa en chino. Basta utilizar un palo de moxa ardiente -es decir, un apretado rollo de hierba en polvo que parece un puro y cuya punta se quema- que el acupuntor hace rotar luego a escasa distancia del punto Zhiyin (67 de vejiga), situado en la esquina exterior de la uña del dedo meñique del pie. Procedimiento que se repite después en el pie contrario. Es decir, se va alternando la colocación de la moxa en ambos pies.

En realidad –nos diría Luis de la Vega- lo que decían los tratados que leí es que había que hacer moxibustión en los dedos pero yo empecé a hacerlo con imanes porque no sabía cuánto tiempo iba a tardar en darse la vuelta el feto y temía que si se precisaban muchas sesiones la paciente se desanimara. Por eso me decidí por los imanes en los pies. Y el feto, finalmente, se dio la vuelta. Se la dio la primera vez… y se la han dado siempre todos desde entonces. Suelo usar los imanes que vienen con las agujas que se utilizan para hacer Auriculopuntura. Normalmente viene una aguja pequeñita de uso semipermanente para colocar en la oreja y con ella un imán para colocarla. Y como yo a una persona le coloco tres o cuatro agujas en la oreja y me basta un imán para situarlas el resto los utilizo para estos casos. Los enrollo alrededor de los dedos. Y funciona. Habré tratado ya en estos años a 50 o 60 mujeres. En todos los casos ha funcionado. Les digo que se los pongan y que cuando noten que se da la vuelta se los quiten”.

Y que funciona está demostrado. En el trabajo Moxibustion Treatment of Breech Presentation de Yoichi Kanakura -publicado en agosto del 2000 en el American Journal of Chinese Medicine– se explica que tras escoger a mujeres embarazadas cuyos fetos aún estaban de nalgas en la 28ª semana o más en el grupo de control la corrección espontánea de la posición de los bebés fue del 73,66% de los casos mientras que en el grupo de mujeres tratadas con Moxibustión ese porcentaje fue del 92,48%. También se estudiaron los resultados que se obtienen con estimulación percutánea eléctrica a baja frecuencia sobre los puntos señalados. Y el éxito en el grupo así tratado fue esa vez del 89,52%.

El trabajo demostró así que la estimulación de ese punto de acupuntura, tanto con Moxibustión como con estimulación percutánea eléctrica a baja frecuencia, es un método seguro y eficaz de tratamiento para los casos de fetos que se presentan de nalgas.

En conclusión –se lee al final del trabajo-, se ha confirmado que la estimulación de los puntos de acupuntura utilizados en la medicina oriental es muy eficaz para corregir la presentación podálica. Durante los presentes estudios esta modalidad terapéutica fue encontrada asimismo eficaz en el tratamiento del parto prematuro inminente. Por lo que hemos llegado a la conclusión de que la introducción de la medicina oriental en la práctica clínica actual mejoraría la eficacia terapéutica sin aumentar los riesgos y proporcionaría un tratamiento más económico”.

Este último punto es también especialmente significativo. El autor del estudio, mediante la estimulación de determinados puntos de acupuntura en mujeres con parto prematuro inminente, consiguió evitar éstos en un buen número de ocasiones lo que se tradujo en una disminución del número de pacientes hospitalizados y en una reducción del uso clínico de sustancias como el clorhidrato de ritodrina, relajante uterino utilizado en estos casos.

Debemos agregar que aunque se sabe que la estimulación de los puntos de acupuntura es eficaz en el tratamiento de muchas enfermedades el mecanismo de acción exacto que hace que el feto se dé la vuelta al actuar sobre ese punto concreto se ignora. El estudio sólo constató que su estimulación relaja el miometrio, es decir, la capa muscular intermedia que hay entre la serosa peritoneal y la mucosa glandular (endometrio) y que constituye el grueso del espesor de la pared del cuerpo uterino -fundamental en la contracción del útero durante el parto- permitiendo así una mayor movilidad al feto. Por otra parte, la arteria uterina y la arteria umbilical mostraron una disminución temporal en el índice de pulsatilidad mejorando el medio ambiente fetal. Ambos cambios parecen activar los movimientos fetales causando posiblemente el movimiento del feto hacia la posición correcta pero se trata sólo de una hipótesis, no se tiene la certeza de que ésa sea la causa de que se dé la vuelta.

UTILIDAD DE LA ACUPUNTURA EN LOS “MALES” DEL EMBARAZO 

Que el feto venga de nalgas es sin duda un problema en el embarazo pero no el único. Las náuseas y vómitos, por ejemplo, afectan al 85% de las embarazadas. En general son leves siendo más intensos en torno a la novena semana de gestación pero un pequeño porcentaje experimenta un cuadro grave conocido como Hipermesis gravídica que se caracteriza por vómitos intratables que pueden llevar a la hospitalización y que les produce desequilibrio electrolítico, déficit nutricional y pérdida de peso. Pues bien, ante la perspectiva de un tratamiento con medicamentos -siempre arriesgado en una embarazada tanto para ella como para el feto- la Acupuntura se presenta de nuevo como una excelente alternativa.

En tales casos las agujas se colocan en el denominado punto PC6, situado en la parte interior de la muñeca, próximo al pliegue, entre los tendones y a 1 cm. aproximadamente de profundidad. También es útil la Digitopuntura –es decir, usar los dedos en lugar de agujas- presionando en él cinco minutos cada cuatro horas.

Y por si algún médico no informado lo duda le diremos que hay trabajos científicos que lo demuestran. Entre otros, el estudio sueco Manual acupuncture reduces hyperemesis gravidarum: A placebo -controlled, randomized, single-blind, crossover study. En él treinta y tres mujeres con hiperemesis fueron evaluadas comparando un método de Acupuntura Activa (de profundidad) sobre el punto PC6 y otro de Acupuntura Superficial que se consideró “acupuntura placebo”. Y las conclusiones fueron claras: (…)Hubo una reducción significativamente más rápida de las náuseas y del número de mujeres que dejaron de sentir vómitos tras la Acupuntura Activa que tras la Acupuntura Placebo. Este estudio sugiere que la Acupuntura Activa sobre PC6, en combinación con el tratamiento estándar, puede hacer que las mujeres con hiperemesis gravídicamejoren mucho más rápido que con la Acupuntura placebo”.

Bueno, pues también en estos casos Luis de la Vega ha encontrado que los imanes son igual de útiles. “En el caso de los vómitos –señala- la Acupuntura también da bastantes buenos resultados. Incluso en los caso de vómitos extremos. Hay un punto singular en las manos que va muy bien contra los vértigos, los mareos y las náuseas. Se encuentra doblando los dedos de la mano hacia la palma, entre el hueco que hay entre el cuarto y quinto dedos, sobre una de las rayas centrales de la palma. Ese punto es muy eficaz para tratar los mareos pero lo he usado también con éxito muy a menudo para las náuseas del embarazo. Pongo allí los imanes para que se los lleven puestos hasta que quieran. Y también en este caso el método funciona”.

Y no es todo. Luis de la Vega nos aseguraría que la Acupuntura ofrece otras posibilidades a las embarazadas. Así, durante el primer trimestre permite aliviar la fatiga, las migrañas y el sangrado. Durante el segundo el ardor de estómago, las hemorroides y el estrés. Y en el tercero ayudar si aparecen ciática, dolor de espalda, de pubis o de las articulaciones. Incluso en caso de Síndrome del túnel carpiano. Con beneficios a veces inmediatos. También puede ser utilizada para el tratamiento de edemas por acumulación de líquidos.

Para los dolores lumbares y la fatiga la Acupuntura y la Auriculopuntura –nos explica- van igual de bien pero ésta es más cómoda porque colocas unas cuantas agujas semipermanentes y el paciente no tiene que estar tumbado media hora con ellas puestas, algo especialmente útil en el caso de las embarazadas. Con la Auriculopuntura trato además dolores de todo tipo pero también gastritis, mareos, edemas… En este caso a todas les mando dieta pero, aparte, hay unos puntos que están relacionados con el meridiano del estómago y del bazo-páncreas que funcionan muy bien”.

Cabe añadir que la Acupuntura puede utilizarse incluso para el parto en sí, principalmente para facilitar el alivio del dolor y aumentar la energía de la madre pero también para ayudar a estimular las contracciones sin el uso de medicamentos. Es más, puede conseguirse con ella un parto más corto, menos doloroso y menos estresante así como disminuir las posibilidades de hemorragia tras el parto.

UTILIDAD DE LA ACUPUNTURA DESPUÉS DEL PARTO

Terminamos diciendo que el postparto es uno de los momentos más críticos para toda madre y uno de los más indicados para experimentar los beneficios de la Acupuntura. Además de la restauración de los niveles de energía de la madre después del estrés del nacimiento contribuye al alivio del dolor de espalda y perineal. Es más, Luis de la Vega nos diría: “A veces incluso utilizo la Acupuntura para que la placenta se desprenda antes. O para cortar rápidamente las hemorragias que sufren algunas madres al llegar a sus casas después de regresar del hospital”.

Cabe agregar que la Acupuntura también resulta una herramienta valiosa en el caso de la depresión y la ansiedad postparto. Aunque en estos casos Luis de la Vega incorpora además su conocimiento de las posibilidades que ofrece la Anatheoresis.  “Hace tiempo hice un estudio –nos explica- que compartí con Joaquín Grau, creador de Anathóresisy que fue quien me la enseñó. Como se trata de una terapia en la que se efectúan habitualmente regresiones llevando mental y emocionalmente al paciente al momento del embarazo y del parto me dije que sería interesante trabajar con esta terapia mientras el feto está aún físicamente dentro de la madre. Bueno, pues realicé un estudio durante un año -que compartí con Grau- con unas quince embarazadas a las que traté anatheoréticamente pero no para descubrir ninguna enfermedad sino para procurar mejorar la relación madre e hijo. Las inducía a tener visualizaciones. Por ejemplo, a imaginar una zona de su cerebro en su color preferido y, al mismo tiempo, una zona de similar color en el cerebro de su hijo. Y les invitaba a comunicarse entre sí a través de esas zonas, no sólo durante el embarazo sino también telepáticamente. Funcionó bastante bien. Ninguna de las mujeres de ese grupo tuvo depresión postparto. Así que como sé que la Anatheóresisva muy bien en estos casos no espero a tener que tratarlas con Acupuntura cuando aparezca la depresión. Las trato antes para que no la tengan”.

Y, por cierto, la Acupuntura también puede ayudar en casos de infertilidad. En un reducido estudio alemán las mujeres que usaron Acupuntura junto a la fertilización in vitro tuvieron un 45’5% de éxito frente al 26’3% de quienes sólo recurrieron a la fertilización. Y de hecho también en este campo tiene experiencia nuestro entrevistado: “Yo he usado la Acupuntura para casos de esterilidad porque antes hacerse las pruebas era un proceso largo y pesado así que como hay puntos para estimular la fertilidad los estimulaba. Y garantizo que algunas pacientes se quedaron embarazadas. No puedo demostrar que gracias la Acupuntura pero antes de ese tratamiento no lo consiguieron y después sí. Hoy sigo haciéndolo pero ahora con Moraterapiaaplicada en los puntos de acupuntura . Y va muy bien”.

Bueno, pues a pesar de sus logros allí donde los fármacos no consiguen nada Luis de la Vega no ha logrado que sus colegas se interesen por sus tratamientos. Hace un par de años propuso a los médicos de Medicina Interna del Hospital García Orcoyen de Estella y a sus compañeros de Atención Primaria realizar un trabajo sobre el herpes zoster tratándolo con Acupuntura. De la Vega se comprometía a realizar los tratamientos de los pacientes que le fueran enviados por sus colegas y éstos de evaluar los resultados. Tanto para patología aguda como para la Neuritis posherpética. Nunca se hizo. No le prestaron la más mínima atención.  “El estudio que quería llevar a cabo –nos explica-  nació de una conversación con la directora del hospital de Estella. Le dije que era más barato y eficaz tratar el herpes zoster con Acupuntura y Fitoterapia que con los medicamentos que actualmente se usan. Hablé personalmente con el jefe de Medicina Interna y con mis compañeros. Les dije que me hacía responsable de los tratamientos y que después, si los resultados eran positivos, no me importaba que se llevaran ellos el crédito dado que yo ya no puedo promocionar más pues he llegado al 5º grado de carrera. Y ni aun así aceptaron”.

Obviamente la propuesta de Luis de la Vega estaba basada en su propia experiencia ya que a lo largo de su trayectoria profesional ha tratado numerosos casos con Acupuntura para los dolores y con una infusión de hojas de nogal para las vesículas. Y el resultado ha sido siempre satisfactorio. Normalmente con una sola sesión aunque a veces se han precisado dos. “¿Cuantas personas tienen neuritis postherpéticas en España? –nos diría visiblemente molesto-.Pues que sepan que con Acupuntura se curan, Sin tomar medicación. Yo realizo la terapia rodeando con agujas de acupuntura toda la lesión herpética si está activa  o toda la neuritis postherpética… y generalmente basta con una sola sesión. ¡Adiós a las neuritis posherpéticas!  La infusión de hojas de nogal la hago con un puñado de hojas en medio litro de agua hirviendo cuando hay ampollas o lesiones. Se saca del fuego, se deja reposar y cuando el líquido está templado se aplica. Y si sobra se puede luego aplicar en frío”.

¿Es o no singular este médico de familia del Sistema Nacional de Salud que tanto tiene que enseñar a sus colegas? Un hombre abierto a cualquier información nueva que no desecha jamás nada por prejuicios. De hecho nos estábamos despidiendo cuando nos dio otro ejemplo de ello diciéndonos: “Mire, tuve un paciente que llevaba dos meses y pico de baja. Para mí que tenía piedras en la vesícula y en el hígado pero en el hospital le decían que no tenía nada a pesar de que no se podía ni mover. Bueno, pues como acababa de leer en vuestra revista el artículo sobre la limpieza del hígado se lo comenté y la hizo. Y el hombre está encantado. Se ha hecho ya dos limpiezas y ha eliminado no menos de quinientas piedras. Lo dicho: está encantado”.
En fin, ojalá todos los médicos tuvieran la misma inquietud por aprender. Arróniz tiene mucha suerte.

Francisco San Martín

Nota: El Dr. Luis de la Vega fallecio en el año 2013.

Este reportaje aparece en
110
Noviembre 2008
Ver número