Fallece el Dr. Ryke Geerd Hamer

El médico alemán Ryke Geerd Hamer -creador de La Nueva Medicina Germánica– murió en su exilio de Noruega el pasado 2 de julio a causa de un accidente cerebrovascular. Médico de prestigio vejado, injuriado, calumniado y difamado por quienes se han autoarrogado el papel de guardianes de la ortodoxia médica pasó sus últimos 20 años perseguido por sus postulados habiendo incluso sufrido cárcel dos años y medio: uno en su propio país (de 1997 a 1998) y el resto en Francia (del 18 de octubre de 2004 a febrero de 2006). ¿Y de qué se le acusaba? Pues de postular que el cáncer tiene básicamente un origen traumático de tipo emocional -al igual que otras muchas patologías-, algo hoy constatado por disciplinas como la Psiconeuroinmunología y la Psiconeuroinmunoendocrinología. En suma, sus postulados echaban abajo desde su base los tratamientos farmacológicos -muy especialmente los oncológicos- y de ahí la encarnizada persecución de la que fue objeto

Hamer

Sumarios:

El médico alemán Ryke Geerd Hamer -creador de La Nueva Medicina Germánica– murió en su exilio de Noruega el pasado 2 de julio a causa de un accidente cerebrovascular.

Al Dr. Hamer se le persiguió con ensañamiento durante 20 años por postular que el cáncer tiene básicamente un origen traumático psicoemocional -al igual que otras muchas patologías- y su tratamiento no es pues farmacológico.

El Dr. Hamer fue encarcelado dos veces por dar su opinión a unas personas con cáncer estando inhabilitado a pesar de que no cobraba por ello. Esperpéntico.

Para el Dr. Hamer lo que llamamos cáncer no es sino un proceso biológico natural que el organismo pone en marcha como respuesta a un shock traumático inesperado que se vive en soledad y pilla a contrapié.

Son muchos los médicos que verificaron las afirmaciones y postulados de Hamer habiendo casi una treintena de estudios al respecto, algunos oficializados notarialmente. Sin embargo no se les ha querido dar credibilidad alguna.

El Dr. Hamer no era un visionario inculto carente de formación ni un estafador. Todo lo contrario: se trataba de una persona muy culta, de amplia formación académica y profundos conocimientos científicos.

Este reportaje aparece en
DSALUD 207
207
Septiembre 2017
Ver número