Vergonzoso abuso de los aparatos sanitarios emisores de radiaciones

El multimillonario Amancio Ortega donó hace unas semanas 320 millones de euros para que los hospitales españoles pudieran adquirir “equipos de última generación” para la detección y tratamiento radioterápico del cáncer; básicamente mamógrafos digitales con tomosíntesis y aceleradores lineales avanzados. Sin embargo se trata de aparatos que ya dan lugar a un uso indiscriminado que ha llevado al sobrediagnóstico y a la absurda irradiación de millones de personas sanas. Algo grave porque estos aparatos, aun emitiendo menos radiaciones dañinas que los antiguos, también pueden provocar cáncer y otras muchas patologías. Es más, en muchos casos los supuestos beneficios de esa tecnología son marginales.

radiaciones

Este reportaje aparece en
DSALUD 207
207
Septiembre 2017
Ver número