Holovital: medicina oriental al servicio de la belleza

Aunque la medicina oriental se utiliza para curar enfermedades orgánicas su campo de aplicación abarca también la estética y la belleza. En el Centro Holovital de Barcelona se ofrecen tratamientos para perder peso, anticelulitis y de rejuvenecimiento mediante digitopuntura, masaje subdérmico y termoestimulación. Un concepto de belleza que apuesta por lo natural y fusiona tradición y tecnología.

La energía es un concepto omnipresente en las culturas orientales. En la India la conocen como prana, en China como Chi y en Japón como Ki pero todos estos términos hacen referencia a un mismo concepto: el ser humano es receptor, acumulador y emisor de esta energía universal que sustenta la vida de todo cuanto existe.

Según la medicina oriental, la energía se presenta en dos polaridades –negativa o yin y positiva o yang– que deben estar en perfecto equilibrio para que nuestro organismo goce de salud. Esta energía propia de cada individuo circula a través de doce meridianos o canales que recorren el cuerpo, de modo que cada meridiano posee unas horas de máxima actividad energética y unas de mínima energía, en periodos que se alternan aproximadamente cada dos horas.

Cuando el equilibrio entre el yin y el yang se pierde aparece la enfermedad y es entonces cuando debemos buscar las fórmulas para volver a armonizar ambas polaridades complementarias, para lo que la medicina oriental propone el ejercicio, la respiración, la alimentación adecuada y terapias como la acupuntura y el masaje.
Hay que añadir que aunque tradicionalmente la medicina china suele aplicarse para tratar enfermedades orgánicas no es menos cierto que resulta igualment

 eficaz en el ámbito de la belleza. Y eso es precisamente lo que hace el método Holovital, una técnica basada en el conocimiento de la Medicina oriental que se desarrolló para coadyuvar en los tratamientos adelgazantes y que sólo en Francia se ofrece ya en más de 55 centros aunque en nuestro país sólo sea posible encontrarla hoy en los tres que la naturópata Ana Geli posee en Barcelona. El método, elaborado por un médico francés, consiste en una combinación de masajes, digitopuntura y el cuidado de la alimentación. Dependiendo del tipo de caso, el paciente puede someterse a un tratamiento corto (de 4 a 6 semanas) en el que es posible perder entre 8 y 10 kilos o a uno largo (de 9 semanas) en el que se puede rebajar entre 15 y 18. Sin pasar hambre ni tomar medicamentos. Bastan unos masajes energéticos que activan los puntos de acupuntura y reducen el exceso de grasa, unas sesiones de digitopuntura (acupuntura realizada con las manos en lugar de agujas) y una alimentación adecuada. Un método que se basa en el equilibrio yin-yang y que pueden seguir mujeres (incluso en periodo de post-parto), hombres y niños a partir de 8 años de edad sin riesgo para la salud y que contempla de forma integral el binomio mente-cuerpo ayudando a los pacientes a incrementar su autoestima, su bienestar general y su control de la ansiedad. A fin de cuentas, la digitopuntura permite, estimulando determinados puntos del organismo, frenar o acelerar determinadas funciones orgánicas.

CONTROL DE LA ALIMENTACIÓN

Claro que, como complemento a la digitopuntura, es necesario seguir una dieta sana y coherente que satisfaga todas nuestras necesidades nutritivas con el mínimo aporte de grasas. Una dieta sin carencias, pensada para que la persona mantenga un tono anímico óptimo. Para lo cual se proporciona una lista de alimentos recomendados que incluyen fruta, verdura, carne y pescado -todo escogido y combinado en función del tipo de paciente- y se eliminan aquellos que pueden provocar desequilibrios yin-yang. El paciente ha de aprender además a comer de una forma diferente para evitar el “efecto rebote” con la consiguiente recuperación del peso perdido.

El ejercicio físico complementario queda sujeto a la decisión de cada paciente pero no es requisito indispensable. “Cuando una persona ha hecho mil dietas –afirma Ana Geli- su organismo se vuelve resistente y pierden peso más lentamente que los que no han hecho esas barbaridades aunque de todos modos conseguimos hacerles bajar de peso”.

En cuanto a los postres, en la fase de tratamiento sólo se admiten frutas y se incluyen yogures y quesos en la etapa de mantenimiento, siempre con control riguroso: cuando la persona engorda 1 kilo debe realizar un día de “corrección” a base de bistec y tomate.


Termoestimulación para dejar de fumar

En los centros Holovital de Barcelona se utiliza un tratamiento para dejar de fumar que conviene mencionar: la termoestimulación. Consiste en estimular determinados puntos de acupuntura mediante un rayo térmico infrarrojo especial utilizado habitualmente en medicina y que es inocuo, indoloro y carece de efectos secundarios.

La estimulación de estos puntos estratégicos situados en orejas, nariz, manos y muñecas provocan que el organismo reaccione de forma natural segregando endorfinas -hormonas encargadas de mantener la sensación de bienestar- lo que permite que el cuadro de ansiedad o privación se convierta en un estado relajante de sedación natural. Aseguran que basta una sesión diaria de media hora durante tres días para lograrlo pudiéndose repetir el tratamiento de manera gratuita si se produjera una recaída.

Este reportaje aparece en
47
Febrero 2003
Ver número