Interx5000: electroestimulación interactiva para aliviar el dolor

El dolor físico puede llegar a ser tan insoportable en algunas patologías que en la mayoría de los grandes hospitales públicos existen desde hace unos años las llamadas Unidades del Dolor (vea en el recuadro adjunto los métodos que en ellas se emplean). Lo que no obsta para que existan otros métodos menos conocidos pero no por ello menos eficaces y sobre los que nuestros lectores ya han recibido información: el Pain Away, el Nostrafon y el Neuralter (lea los textos sobre ellos en la sección de Reportajes de nuestra web: www.dsalud.com). Pues bien, hoy damos a conocer un nuevo método antiálgico de evidente utilidad que actúa de forma no invasiva y sin efectos secundarios: el sistema InterX5000. Se trata de un dispositivo que favorece la liberación de neuropéptidos, incrementa la circulación sanguínea, estimula el flujo linfático, relaja la musculatura y, en suma, alivia el dolor tanto agudo como crónico en un porcentaje altísimo de casos.

El dolor es una maldita bendición. Y la paradoja se explica fácilmente: su función es avisarnos de que algo no va bien en el organismo. Es decir, sin él difícilmente podríamos saber en ocasiones que existe un problema y así poder afrontarlo. No tiene por tanto sentido limitarse a seguir un tratamiento antiálgico en cuanto el dolor aparece sin intentar antes conocer la causa. Luego sí, cuando ya hemos tomado consciencia del problema lo que no tiene sentido es sufrir pudiendo evitarlo. Lo mismo que cuando no encontramos qué lo causa y el dolor se cronifica. En tales casos hay que seguir buscando la etiología del dolor pero lo suyo es intentar apaciguarlo. Por eso son muchos los laboratorios y empresas de ingeniería médica que dedican grandes esfuerzos a la investigación en este ámbito. Pues bien, uno de esos grupos investigadores es el Neuro Research Group (NRG), empresa que se ha especializado en el diseño, desarrollo y fabricación de innovadores productos médicos para el tratamiento del dolor y cuyo principal fruto es un dispositivo llamado InterX5000 que se basa en la electroestimulación. ¿El vehículo que emplea? ¡Nuestra piel!

LA PIEL: UNA FANTÁSTICO ELECTROCONDUCTOR 

¿Y por qué la piel? Pues porque está funcionalmente relacionada con el sistema nervioso y porque las investigaciones demuestran que los trastornos que afectan a las funciones orgánicas internas se reflejan sobre ella. Y es que tanto la piel como el sistema nervioso proceden de la misma capa germinal de desarrollo del embrión: el ectodermo (las otras dos son el endodermo y el mesodermo). Ésa es la explicación de porqué las terapias que consisten en estimular la piel y/o sus tejidos más próximos pueden tener efectos significativos sobre estructuras y funciones internas incluso muy alejadas de la zona que se está tratando externamente. En suma, la piel puede considerarse una extensión del sistema nervioso. No en vano entre ambas estructuras se producen constantes intercambios de información de forma que gracias a la conductividad eléctrica del propio tejido dérmico cualquier estímulo que se produce sobre la piel recorre todo el cuerpo a través del sistema nervioso; y viceversa, las informaciones generadas en el organismo viajan desde dentro del cuerpo hasta la piel a través de la compleja red que forma dicho sistema.

Hay que saber también que la piel -como las demás células y tejidos que componen nuestro organismo- tiene unas características electrofisiológicas propias y “emite” a una determinada frecuencia que se considera saludable y normal. De ahí que cuando se detecta que existe un desajuste o desequilibrio de esa frecuencia en la piel pueda inferirse que existe a la vez algún trastorno en las células y órganos procedente de esa misma hoja embrionaria en el interior del organismo. Obviamente en muchas ocasiones esos trastornos -más o menos graves- se manifiestan en forma de dolor. Pues bien, hoy sabemos que a través del sistema nervioso central las disfunciones somáticas y/o viscerales son proyectadas en zonas específicas de la piel. Es más, desde finales del siglo XIX existen mapas de la piel que recogen las zonas exactas en las que se proyectan los distintos órganos y vísceras. Gracias a ello, si se observa algún cambio significativo en la conductividad eléctrica de una porción de piel se puede considerar ese cambio como síntoma de un trastorno del órgano interno que se refleja en dicha zona. Bueno, pues son precisamente esos cambios o desequilibrios los que detecta el InterX5000. Y no sólo eso sino que una vez localizados puede tratarlos con la frecuencia eléctrica adecuada devolviendo al tejido su frecuencia electrofisiológica normal. Con ello no sólo alivia el dolor de la zona sino que se estimula la funcionalidad del órgano que se refleja en esa porción de piel y mejora el estado general del cuerpo.

NEUROESTIMULACIÓN INTERACTIVA

Así lo han constatado ya muchos médicos, entre ellos el doctor Miguel Ángel Peraita quien desde hace varios meses utiliza ese dispositivo para el tratamiento del dolor en su consulta de la madrileña Clínica Dyn@med. Y a juzgar por la satisfacción y el convencimiento con que nos habló sobre él los resultados de su aplicación deben ser realmente buenos. Así nos lo expresaría de hecho cuando le entrevistamos en su centro el día en que fuimos a conocer al doctor Stephen Coleman, médico británico que se dedica actualmente a viajar por todo el mundo enseñando a distintos profesionales de la salud las utilidades terapéuticas del aparato. Y es que la consulta del doctor Peraita se había convertido ese día en lugar de reunión de un grupo de profesionales interesados en conocer el funcionamiento y aplicación del InterX5000, un modelo de electroestimulación inicialmente diseñado por ingenieros aeroespaciales rusos pero que sería finalmente desarrollado por investigadores de Estados Unidos.

-Doctor Peraita, ¿cuál es su experiencia con este dispositivo?

-Bueno, llevamos sólo unos meses aplicándolo en muy distintas patologías del aparato locomotor pero debo reconocer que los resultados son espectaculares. De hecho, alivia el dolor, ya sea agudo o crónico, en el 97% de los casos con apenas tres sesiones de entre 15 y 30 minutos. A veces, depende de la patología, basta incluso una sola sesión. Honestamente, no conozco ningún otro procedimiento tan efectivo para aliviar el dolor.

-¿Y cómo explica un porcentaje de efectividad tan elevado?

-Infiero que se debe a que es el único dispositivo que existe en el mercado que, aprovechando el fenomenal vehículo conductor que es la piel, incide sobre las fibras nerviosas C y, de esta forma, su efecto llega hasta el hipotálamo que, como sabe, es un centro vital para la supervivencia y la realización óptima de las actividades corporales ya que regula los procesos bioquímicos, endocrinos y del sistema nervioso automático.

-Y además es el responsable de la producción de neuropéptidos, sustancias que el organismo genera para aliviar el dolor…

-Así es. Bueno, en concreto quien los produce es el llamado eje hipotalámico-pituitario-adrenal. Mire, es absolutamente cierto eso de que el cuerpo es sabio. De hecho está organizado para percibir el dolor y eliminarlo. Para ello dispone de un sistema natural llamado “sistema de neuromodulación endógena”.

-¿Puede explicarnos cómo está organizado ese sistema?

-Claro. Verá, empezaré explicándole que el impulso del dolor viaja por el sistema nervioso central a diferentes velocidades dependiendo de qué tipo de fibra nerviosa sea estimulada por ese impulso. En ese sentido podemos establecer dos diferenciaciones. Por un lado están las llamadas fibras a-delta que son fibras mielinizadas muy finas que conducen la sensación de dolor rápidamente. Y por otro tenemos las llamadas fibras C -sobre las que también incide el InterX5000– que son también muy delgadas, que no están mielinizadas y que transmiten el dolor más lentamente.

-Por lo que sabemos el 70% del sistema nervioso periférico y la mayor parte del autónomo están compuestos por este tipo de fibras transmisoras de dolor.

-Sí. Y eso demuestra la alta prioridad que el organismo da a este tipo de sensaciones.

-Siga, por favor.

-Pues bien, cuando el cerebro recibe la información de que hay dolor pone en marcha el eje hipotalámico-pituitario-adrenal para que genere neuropéptidos. Estas sustancias se encargan de aliviar el dolor. ¿Y cómo colabora con el sistema de neuromodulación endógena el InterX5000?, se preguntará. Pues, como he mencionado antes, estimulando la fibras transmisoras de información y provocando así la generación de péptidos regulatorios del dolor que, a su vez, se replicarán generando otros péptidos y terminando con la sensación de dolor.

-Es decir, que lo que hace el aparato es cooperar con el sistema endógeno de neuromodulación para activar los recursos naturales del cuerpo y así ayudar en los procesos de tratamiento del dolor.

-Eso es. Lo ha resumido perfectamente. Podemos añadir que es una terapia de neuroestimulación interactiva ya que el aparato interacciona con las actividades biológicas eléctricas a través del contacto con la piel.

El propio aparato localiza la zona que necesita tratarse y selecciona por sí mismo, constantemente, la corriente necesaria para restablecer el equilibrio y generar el efecto analgésico de forma efectiva, rápida y duradera.

“SITIOS ACTIVOS”

-Decía usted que el aparato interactúa con nuestro organismo a través de la piel. En concreto, que capta los patrones eléctricos alterados en la piel y los regula hasta devolverlos a la normalidad.

-Así es. El dispositivo está diseñado para percibir esa actividad desarmónica y corregirla. Dispone para ello de unos programas preestablecidos por los ingenieros rusos que lo inventaron y emite a distintas frecuencias que se ajustan perfectamente a las diferentes situaciones eléctricas que puedan presentar los tejidos corporales. El resultado de su aplicación es que el InterX5000 induce a los tejidos a volver a su rango normal de actividad eléctrica del tal forma que si, a causa de una lesión o de un dolor, la conductividad eléctrica de la zona tratada es excesivamente alta el aparato actúa automáticamente para reducirla. En cambio, si la actividad es muy baja la zona es estimulada hasta llegar al nivel normal. Esta interacción dinámica es automática y se lleva a cabo siempre que el aparato esté en contacto con el tejido. El terapeuta sólo tiene que ajustar la potencia y la frecuencia a las que va a trabajar con el dispositivo. El resto lo hace la tecnología prediseñada por el fabricante.

-¿Y cómo se ajustan esos parámetros?

-Le explico. Lo primero que hacemos es establecer el área que se va a tratar, según nos indique el paciente. Es decir, le pedimos que señale dónde le duele lo más exactamente que le sea posible. Una vez se establece el punto de dolor colocamos el aparato sobre la piel. Entonces seleccionamos el tipo de frecuencia según el dolor sea agudo o crónico y vamos aumentando la potencia a la que emite el aparato hasta que el paciente nos indique que percibe un ligero hormigueo sobre la piel. Ésa será la potencia máxima a la que trabajaremos sobre la zona que se va a tratar. El impulso eléctrico debe ser cómodo para el paciente, nunca doloroso.

-Hecho esto, ¿cuál es el siguiente paso?

-Lo siguiente será empezar la terapia en sí. Lo que haremos será mover el aparato sobre la piel de la zona a tratar, ya sea la espalda, la cadera, el brazo, la pierna, etc. Los movimientos han de ser continuos y firmes; como si se estuviera, digámoslo así, pintando sobre la piel.
-Pero, ¿lo que se trata es exclusivamente el punto de dolor o toda la zona?
-Buena pregunta. Se trata toda la zona En el caso de la espalda, por ejemplo, el dispositivo se desliza varias veces por ella de arriba abajo y de derecha a izquierda. En estos movimientos se va buscando y detectando desequilibrios eléctricos en la piel).
-¿Qué ocurre cuando el aparato detecta un punto de desequilibrio?
-Automáticamente se detiene como si se hubiera quedado pegado a la piel y emite un sonido perfectamente audible. De esa forma el terapeuta puede incidir en ese punto, al que llamamos “sitio activo”, que es una fuente de dolor y que es la proyección activa sobre la piel de un trastorno a nivel interno.
-Y cuando el aparato indica que ha detectado un sitio activo, ¿qué se hace?

-Se mantiene sobre el punto de dolor durante un minuto o dos. En este tiempo la potencia y el tipo de frecuencia seleccionadas al principio del tratamiento estimulan la zona y corrigen al alza o a la baja las señales eléctricas desajustadas que emite el cuerpo y que se reflejan en la piel. Se trata ese punto hasta que el aparato ya no se quede “pegado” sobre él y se vuelva a deslizar cómodamente sobre la piel. Y se hace lo mismo con otros posibles sitios activos que se vayan encontrando. De hecho, puede ocurrir que el punto que el paciente ha señalado como “donde más le duele” sólo esté enmascarando otro punto próximo que sea donde se encuentra realmente el trastorno más grave.

-Y de esa manera, reajustando el balance eléctrico de la zona tratada, se ponen en marcha los procesos de neuroestimulación interactiva que nos ha explicado hace unos minutos…

-Efectivamente. La neuroestimulación que lleva a cabo el aparato sobre el sitio provoca un incremento de la circulación sanguínea, la estimulación del sistema linfático y la relajación muscular, entro otros efectos locales inmediatos. Pero además, como se estimula el sistema nervioso –en concreto, el periférico y el autónomo- se liberan neuropéptidos que alivian el dolor. En algunos casos, completa y definitivamente en una sola sesión.

-¿Cuánto duran las sesiones y con qué frecuencia hay que aplicarlas?

-Lo normal es que duren entre 15 y 30 minutos. En cuanto al número de sesiones que se necesitan depende de la gravedad y profundidad del dolor. Por ejemplo, se ha resuelto un esguince agudo de tobillo en una sola sesión mientras que el tratamiento de un dolor crónico de la parte baja de la espalda puede requerir más de 10 sesiones.

-¿En qué trastornos o patologías está indicado este tratamiento?

-En cualquiera del aparato locomotor que curse con dolor, ya sea agudo o crónico. Se emplea mucho para lesiones deportivas, por ejemplo, aunque el tratamiento del dolor en general es la indicación principal y la que le reconocen los organismos oficiales.
-¿Se aplica como terapia independiente o como tratamiento coadyuvante?

-De las dos formas. Por sí mismo consigue resultados que se han cifrado en que en el 100% de las lesiones deportivas se reduce el dolor de forma inmediata en una sola sesión y en el 90% de los pacientes que presentan una combinación de trastornos agudos y crónicos se logra un alivio de más de dos puntos en la escala del dolor.

-¿Y como coadyuvante?

-En este caso se le considera adecuado para el manejo del dolor posquirúrgico y postraumático, para reducir el dolor y los síntomas asociados a la osteoartritis o la artrosis, para reducir los espasmos musculares y el dolor que producen patologías como la esclerosis múltiple, para incrementar la circulación sanguínea y reducir el dolor isquémico, para controlar el dolor que se produce en lesiones agudas, para prevenir o retrasar las atrofias por inactividad en el caso de personas con parálisis, para mantener o incrementar el rango de movimiento de las extremidades, para reducir la inflamación o para aliviar dolores de larga duración que no responden a ningún otro tratamiento. El listado de indicaciones sería interminable porque son muchos los trastornos que cursan con dolor. Además el doctor Coleman y otros profesionales que llevan más tiempo aplicándolo también nos cuentan que gracias a la neuroestimulación que provoca este sistema la terapia con el Interx5000 activa los recursos de autocuración propios del cuerpo humano y que puede ser aplicado sobre los puntos reflejos de acupuntura por lo que sus posibilidades terapéuticas son aún desconocidas ya que además hemos comprobado que borra los patrones que permiten que vuelva a aparecer el dolor en la zona tratada. Reduce su intensidad o lo hace desapareceren el 97% de los casos entre tres y seis sesiones.

-Y tiene alguna contraindicación?

-Llevar marcapasos, por razones obvias. También se aconseja que si una persona, independientemente de que lleve marcapasos o no, ha de ser tratada en una zona próxima al corazón sea tratada por la espalda y no por la parte anterior. Es simplemente una medida de precaución. Lo mismo ocurre con las embarazadas. No se ha constatado ningún efecto adverso pero, por precaución, se aconseja no aplicar la terapia durante el embarazo. En este caso no es una contraindicación médica sino más bien legal para que no se pueda atribuir a su aplicación algún trastorno que el bebé pudiera presentar al nacer. Por lo demás se puede aplicar sobre cualquier persona de cualquier edad.

-¿Es de uso exclusivamente médico?

-No necesariamente. Actualmente hay enfermeras, osteópatas, fisioterapeutas, naturópatas y hasta veterinarios usándolo. A fin de cuentas a cualquier profesional de la salud le interesa conseguir el alivio del dolor. En este caso, además, los resultados están ahí. Son objetivos, reproducibles y contrastables. De hecho, nosotros los estamos constatando a diario. Insisto, yo no conozco ningún remedio más eficaz contra el dolor.

¿SÓLO PARA EL DOLOR?

El doctor Peraita nos explicaría finalmente que el cuerpo está organizado en una serie de segmentos neurológicos y que los órganos, huesos, músculos y piel que se encuentran dentro del mismo segmento están interrelacionados. Y que son precisamente esas interrelaciones las que aprovecha el InterX5000 para lograr sus fines terapéuticos. De momento, la licencia sanitaria del aparato limita su aplicación a los trastornos dolorosos del aparato locomotor. Quienes lo aplican saben, sin embargo, que sus posibilidades son ilimitadas y que sus beneficios terapéuticos alcanzan, a través de la piel, las regiones más profundas de nuestro organismo. Los resultados lo demuestran.

Terminamos comentando que a finales de este año aparecerá un aparato similar, si bien más sencillo, para uso doméstico. Está pensado para personas con dolores crónicos y se trata de aliviarles su tortura y, de paso, evitarles la visita constante al terapeuta. Además, al emitir distintos sonidos cuando localiza un trastorno proyectado en la piel, podrá también ser utilizado por personas invidentes o con dificultades visuales. Mientras, si tiene dolores sepa que tiene a su alcance una terapia rápida, sencilla, no invasiva y sin efectos secundarios. Anímese a probarla.

L. J.

Recuadro:


 

¿Qué utilizan las Unidades del Dolor?

Las Unidades del Dolor de los grandes hospitales utilizan en la actualidad cinco métodos:

-Tratamientos farmacológicos mediante medicamentos analgésicos u otros que aunque no tienen un efecto calmante directo sí quitan el dolor en algunas situaciones, como en el caso de los antidepresivos o los de la epilepsia.
-Los bloqueos, inyecciones o agujas que van directamente a los nervios o haces nerviosos y en donde se inyectan asteroides, morfina o anestésicos locales. También se induce el bloqueo calentando los nervios a la temperatura adecuada. Estos métodos consiguen la remisión del dolor durante bastante tiempo.
-La estimulación eléctrica sobre la piel (tens) o incluso sobre la médula (estimulación medular).
-Las técnicas psicológicas, especialmente la sofrosis y la hipnosis.
-La infusión continua. Se trata de introducir en el cuerpo del paciente un aparato lleno de cierta cantidad de analgésico –generalmente morfina o alguno de sus derivados- que va directamente al sistema nervioso, a la médula, y produce un efecto analgésico muy potente. Es una especie de gota a gota que se va soltando de forma pautada. Se aplica cuando todo lo demás ha fallado.

Ignoramos por qué no se utilizan en ellas el InterX5000, el Nostrafon, el Neuralter o el Pain Away.

Este reportaje aparece en
76
Octubre 2005
Ver número