Soluciones naturales para aliviar la depresión

 La depresión es una alteración de la salud que se diagnostica como tal cuando alguien tiene al menos cuatro de los siguientes síntomas durante al menos un mes de forma continuada y simultánea:

*Pérdida de interés en cualquier actividad o disminución del impulso sexual. * Sensación de cansancio. *Tristeza. *Baja autoestima; sensación de inutilidad o de  culpabilidad. *Apetito aumentado con ganancia de peso o todo lo contrario. *Inactividad o exceso de actividad. *Insomnio o sueño excesivo. *Dificultad para pensar, recordar, concentrarse y tomar decisiones. *Ideas fijas de muerte o suicidio.

También suele asociarse otros síntomas como:

*Cefaleas. *Dolores difusos en todo el cuerpo. *Problemas digestivos. * Problemas sexuales.

En la aparición de la depresión pueden intervenir diversos factores de tipo externo o interno: factores emocionales,  nutricionales (deficiencia de nutrientes) y medioambientales, estilo de vida, ciertos medicamentos, alcohol, drogas, herencia genética, otras enfermedades (enfermedades tiroideas, cáncer, hipoglucemia, alteraciones hormonales, alergias, infecciones, etc.) y diversos problemas neurológicos.

 La depresión es un proceso que avanza si no se trata, afectando a los pensamientos, a los sentimientos, a la salud física y al comportamiento. Es una patología muy frecuente que puede afectar a cualquier persona. La incidencia es de aproximadamente 1 por cada 20 personas, siendo más habitual en las mujeres.

 Según su intensidad, la depresión puede ser leve -cuando solamente aparecen algunos de los síntomas y el hecho de ejecutar cualquier actividad cotidiana supone un gran esfuerzo-, moderada -si se presentan muchos síntomas y es difícil realizar las actividades diarias- y severa -cuando están presentes casi todos los síntomas y resulta imposible hacer vida normal. Cuanto más tardío sea el tratamiento más difícil será superar la enfermedad por lo que es muy importante un diagnóstico precoz.

 En primer lugar, debe realizarse una valoración global del individuo y determinar los factores psicológicos, sociológicos, medioambientales y nutricionales implicados.

 En el tratamiento natural de la depresión se contemplan diferentes aspectos:

* Alimentación.

Debe descartarse la deficiencia de vitaminas B1, B3, B5, B12, ácido fólico, vitamina C y biotina ya que pueden desencadenar cuadros depresivos. En caso necesario se tomarán suplementos. Los alimentos que deben introducirse en la dieta son los siguientes: avena, germen de trigo, levadura de cerveza, frutos secos, lecitina de soja, legumbresy aguacates.

 Deben evitarse las bebidas alcohólicas y las estimulantes así como los azúcares refinados. Y hay que disminuir el consumo de grasa de origen animal y las grasas vegetales hidrogenadas.

* Suplementos.

Es muy útil la administración de aminoácidos como el triptófano, la fenilalanina y la tirosina que actúan como precursores de sustancias naturales antidepresivas (monoaminas). También son recomendables la jalea real y el polen por su acción nutritiva y revitalizante.

* Fitoterapia.

Es recomendable sobre todo el Hipérico o Hierba de San Juan, utilizada tradicionalmente como cicatrizante y que hoy se emplea con excelentes resultados en el tratamiento de la depresión leve o moderada. También es adecuada en casos de ansiedad, insomnio, decaimiento, alteraciones neurovegetativas en la menopausia, terrores nocturnos y fatiga.

Su nombre procede del griego hyper (sobre) y eikon (imagen) pues pensaban que era una panacea y que sus propiedades superaban todo lo imaginable. Su segundo nombre, perforatum, se refiere a los agujeros que presentan sus hojas. Además de constituir una alternativa válida en el tratamiento de los trastornos depresivos leves y moderados se está investigando su actividad como anticanceroso y antivírico de utilidad en el SIDA.

 Por contra, hay que tener en cuenta que puede causar fotosensibilidad y que debe evitarse la radiación solar durante el tratamiento.

 Está contraindicado en el embarazo y puede interaccionar (modificar los efectos) con diversos medicamentos como algunos anticonceptivos orales y otros antidepresivos. También se han descrito interacciones con antirretrovirales empleados en pacientes infectados con el VIH o virus del Sida.

 El hipérico puede tomarse en infusión (5 gramos por taza, 3 tazas al día después de las comidas). Sin embargo, la mejor manera de tomar hipérico es en cápsulas de 150-200 gramos de extracto seco con una valoración de hipericina -principio activo mayoritario- del 0,3-0,5%. La dosificación es de 1-3 cápsulas al día antes de las comidas.

 Otras plantas útiles para aliviar la depresión son:

* Melisa: ayuda a reequilibrar el sistema nervioso. Puede tomarse en extracto o en infusión: 5 gramos por taza de agua, 3 tazas al día.

 * Serpol: aumenta la vitalidad. Su decocción (30 gramos por litro de agua) se vierte sobre la bañera llena de agua caliente y se toma un baño de 10 minutos cada mañana.

 * Angélica: facilita el reequilibrio del sistema nervioso. Se toma en infusión: 3 gramos por taza, 2 tazas al día.


Tisana antidepresiva   

Angélica            20 gramos Hipérico            25 gramos Tomillo              20 gramos Azahar               20 gramos Anís verde        10 gramos

Dosis: 5 gramos en 100 ml de agua. Tomar 3 tazas al día después de las comidas. Endulzar con miel o azúcar integral de caña.

Cápsulas antidepresivas 

Extracto Seco de Hipérico             200 mg

 Para 1 cápsula, nº 100 Tomar 3 cápsulas al día antes de las comidas.

María José Valcárcel

Este reportaje aparece en
33
Noviembre 2001
Ver número