Soluciones naturales para mejorar la digestión

Un poco de marisco, unos turrones, el mazapán… ¿Quién es capaz de no caer en tan dulce tentación durante las fiestas de Navidad? Prácticamente imposible. Lo malo es que son fechas en que es habitual pasarse: comidas copiosas, abuso de sustancias como el café y el alcohol, abundancia de alimentos irritantes como los ahumados, los salazones, la charcutería o las especias, comidas muy elaboradas con salsas fuertes, exceso de dulces.. Y también, a menudo, la toma demasiado frecuente de bicarbonato, algo que suele a empeorar el proceso.

Y, claro, el aparato digestivo no está acostumbrado a todos esos excesos alimentarios y “protesta” como puede: pesadez, malestar, acidez, espasmos, ruidos gástricos, fermentaciones intestinales con la consiguiente hinchazón de vientre y gases, etc. Y aunque recordamos lo que ya nos ha ocurrido otros años damos por sentado que es poco menos que imposible evitarlo… ¿O sí podemos tomar alguna medida?

El mejor método es intentar compensar una comida con otra; es decir, después de una comida pesada, copiosa y rica en los tipos de alimento mencionados la siguiente ingesta debería ser ligera, a base de verduras y, como mucho, un poco de pescado al vapor. O bien, solamente frutas. Pero si eso no es posible será necesario “tomarse un día libre” para dejar descansar al aparato digestivo. Un día en el que deberemos procurar basar nuestra alimentación en jugos de verduras, zumos de frutas, caldos y alimentos suavizantes de la mucosa digestiva: patatas, zanahorias, arroz integral hervido, etc. Día que habrá que repetir otra vez cuando hayan finalizado las “comilonas”.

También es recomendable que, aunque el plato sea “pesado”, se aderece con plantas aromáticas como el orégano, el tomillo, el laurel, la hierbaluisa, el comino, etc., pues todas ellas son digestivas.

La Fitoterapia es una gran aliada en estos casos pues cumple la función de proteger el aparato digestivo, equilibrar la producción de jugos gástricos sin irritar la mucosa del estómago y disminuir la formación de gases mejorando, en general, las digestiones pesadas y difíciles. Para lo cual existen varias plantas -unas muy conocidas y otras no tanto- que debemos recordar en estas situaciones.

-El coriandro y el condurango son dos de las mejores plantas digestivas y protectoras de la mucosa gástrica. El condurango, además, calma los vómitos y alivia el dolor de estómago y los espasmos. Eso sí, conviene ser cuidadosos con las dosis de este último pues cuando son elevadas pueden resultar tóxicas.  Tómelo en decocción: una cucharadita por taza. Dos al día antes de las comidas. Puede tomarse también en cápsulas de 350 mg (2 ó 3 al día). En cuanto al coriandro, se puede tomar en infusión: media cucharada por taza. Tome de 2 a 3 tazas al día después de las comidas.

-La manzanilla común posee principios digestivos, antiespasmódicos y antiinflamatorios que van a aliviar los espasmos dolorosos del estómago. Si además lleva anís –que combate los gases- mejor. Tómela en infusión: una cucharada por taza, 3 tazas al día.

-El rabo de gato tiene las mismas propiedades que la manzanilla. Por eso cuando ambas plantas se emplean a la vez sus efectos se potencian. Se toma en infusión: una cucharada por taza, 3 tazas al día.

-El regaliz contiene en su raíz principios activos protectores del estómago, antiácidos y digestivos. Puede tomarse en decocción: una cucharada por taza. Se hierve durante 3 minutos y se deja reposar 5 minutos. Tome 2-3 tazas al día.

-El té de roca está especialmente indicado en las digestiones lentas y pesadas, fermentaciones intestinales e, incluso, en las diarreas. También es tonificante del sistema nervioso pero no tiene los efectos nocivos de la cafeína. Se toma en infusión: una cucharadita por taza, 3-5 tazas al día después de las comidas.

-El malvavisco y la malva actúan a la vez como antiácidos y como suavizantes y protectores del estómago. La malva se toma en infusión de flores: una cucharadita por taza, 3 tazas al día. El malvavisco, en decocción: dos cucharaditas por taza. Se hierve 10 minutos y se deja reposar 5. 3 tazas al día.

-El hinojo, el cilantro –o coriandro- y el anís verde son plantas carminativas (mejoran el meteorismo y la flatulencia). El hinojo se emplea en infusión: una cucharadita por taza, 2-3 tazas al día. Para el anís verde es válida la misma dosificación.

-Decir, finalmente, que la piña y la papaya contienen enzimas que ayudan a la correcta digestión de los alimentos ricos en proteínas (carnes, pescados, mariscos, huevos, etc.). Se toman en cápsulas de extracto seco.


Tisana digestiva-carminativa:

facilita la digestión y alivia la flatulencia.

Té de roca              20 gramos Malva                       20 gramos Coriandro               20 gramos Hinojo                     20 gramos Anís verde              20 gramos

 Dosis: una cucharada sopera de la mezcla en una taza de agua. Se apaga el fuego cuando comienza a hervir el agua, se vierten las hierbas sobre ella y se deja reposar todo 3 minutos. Tomar una taza después de la comida o la cena. Endulzar con azúcar integral de caña. 

Tisana digestiva-antiespasmódica:

alivia los dolores gástricos y mejora las digestiones.

Condurango                    15 gramos Malvavisco                      25 gramos Regaliz                             20 gramos Manzanilla común        20 gramos Rabo de gato                  20 gramos Anís verde                      20 gramos

 Dosis: una cucharada sopera de la mezcla en una taza de agua. Se hierve durante 2 minutos y se deja 5 en reposo. Tomar una taza después de la comida o la cena. Endulzar con azúcar integral de caña.

Cápsulas digestivas:

favorecen la digestión de los alimentos ricos en proteínas.

Extracto seco de papaya       200 mg Extracto seco de piña            200 mg

Para 1 cápsula, nº 100      Tomar dos cápsulas antes de cada comida.

María José Valcárcel

Este reportaje aparece en
34
Diciembre 2001
Ver número