La vacunación masiva será inútil y puede colapsar el sistema sanitario

En España las primeras personas a las que el Gobierno decidió “vacunar” fueron las de más de 65 años -especialmente las que viven en residencias de mayores- y los profesionales sanitarios. Primero se puso la de Pfizer/BioNTech –que en realidad no es una vacuna aunque así la llame- y luego la de Moderna –que tampoco lo es- y empezaron a inocularse obviando que pueden provocar graves efectos secundarios que incluyen reacciones anafilácticas, problemas neurológicos, parálisis faciales y hasta fallecimientos y que su supuesta seguridad y eficacia solo ha sido testada a muy corto plazo y en personas sanas de menos de 65 años y no en ancianos enfermos de más edad. Alegándose además que se hace para afrontar una emergencia inexistente ya que el 98,82% de la población mundial sigue un año después sin estar oficialmente «contagiada».

Este reportaje aparece en
245
Febrero 2021
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2021 de la revista mensual Discovery DSalud
252 | Octubre 2021
Cartas al director Editorial Ver número