Las emociones y pensamientos también determinan la salud del organismo

Experimentos realizados a lo largo del siglo XX fueron interrelacionando ramas de la medicina que se consideraban -y se siguen considerando por la mayoría de los médicos- separadas: lo mental y lo físico, las emociones y las ideas, los estímulos estresantes y las reacciones inmunológicas… y así un largo etcétera. Se produjeron así dos procesos confluyentes: el acercamiento de la Psicología y la Psiquiatría al terreno de lo corporal y el de la Biomedicina al ámbito de lo mental y lo emocional dando lugar a una ciencia nueva que ha ido ampliando su nombre a medida que nuevos elementos se sumaban a una visión cada vez más compleja pasando de las Terapias Cuerpo-Mente a la Psiconeuroinmunología, luego a la Psiconeuroendocrinología y de ahí a la Psiconeuroendocrinoinmunología. ¿Cuánto tendrá que complicarse aún esa denominación hasta llegar a una medicina holística, la que siempre practicaron las medicinas naturales herederas de las ciencias tradicionales de salud?

Este reportaje aparece en
209
Noviembre 2017
Ver número