Fernando Chacón: creador de la primera vacuna contra el cáncer

El microbiólogo español Fernando Chacón planteó hace ya cinco décadas la hipótesis de que el origen de la vida en la Tierra está en una serie de enzimas sin código genético que al agruparse dieron lugar al ADN, proteínas que por eso consideró enzimas vivientes y denominó como protobios primero y pribios después. Descubriendo posteriormente que esas enzimas están presentes aún en el interior de determinadas bacterias y tienen sorprendentes propiedades terapéuticas, especialmente en cáncer. De hecho en 1973 patentaría en varios países una vacuna para el cáncer y empezaría a proporcionársela a enfermos con tanto éxito que el INSALUD acordaría en 1975 que su coste corriera a cargo de la Seguridad Social. Sin embargo, cuando decidió comercializar un producto inocuo con las cepas más eficaces -el Bio-Bac– éste fue inmediatamente retirado del mercado. Es hora de volver a contar la historia.

Sumarios:

Fernando Chacón planteó hace ya cinco décadas la hipótesis de que el origen de la vida en la Tierra está en una serie de enzimas sin código genético que al agruparse dieron lugar al ADN, proteínas que por eso consideró enzimas vivientes y denominó como protobios primero y pribios después. 

Fernando Chacón patentó en 1973 una vacuna para el cáncer y empezaría a proporcionársela a enfermos con tanto éxito que el INSALUD acordaría dos años después que su coste corriera a cargo de la Seguridad Social. 

Fernando Chacón desarrolló primero una vacuna autóloga, después una vacuna polivalente y finalmente un compuesto nutricional bebible cuyo contenido se basa en el lisado de las bacterias apatógenas que a lo largo de décadas han demostrado más poder terapéutico en mayor número de tumores y otras patologías. 

Cuando Fernando Chacón decidió comercializar un producto inocuo con las cepas más eficaces de su vacuna para el cáncer -el Bio-Bac– éste fue inmediatamente retirado del mercado. 

En diciembre de 1991 el Ministerio de Sanidad decidiría que los productos de Chacón no podían ser considerados medicamentos si no cumplían con las nuevas normas recién aprobadas y, por tanto, a pesar de llevar años en el mercado y saberse que eran claramente inocuos debían dejar de comercializarse. 

El Ministerio de Sanidad pasó años boicoteando el desarrollo e investigación del Bio-Bac y cuando finalmente éste salió de su control se ocupó de que un juzgado lo retirase con acusaciones que se demostraron judicialmente falsas.  

La multinacional Merck Sharp & Dohme intentó comprar la patente del Bio-Bac dos veces. Seis meses después de recibir la segunda negativa por respuesta 300 funcionarios lo retiraron del mercado y detuvieron a 23 personas, varios médicos inocentes incluidos.  

El Bio-Bac/Renovén posee numerosos trabajos científicos que demuestran que es inocuo para la salud y eficaz en numerosas patologías, cáncer incluido. 

El Bio-Bac/Renovén es inmunoestimulador e inmunomodulador así como citotóxico selectivo  además de condroprotector y antiinflamatorio. 

Fernando Chacón fue un visionario que se adelantó décadas a sus colegas y de ahí que éstos fueran incapaces de valorar la importancia de sus trabajos y descubrimientos.

Este reportaje aparece en
209
Noviembre 2017
Ver número