La supuesta eficacia de muchos fármacos contra el cáncer no se ha probado nunca

Muchos de los medicamentos contra el cáncer se han aprobado -y se aprueban- por la denominada “vía rápida” ¡sin haberse constatado nunca su supuesta eficacia! Es más, algunos no son solo ineficaces sino muy tóxicos y tienen que retirarse tras haber sido tratadas con ellos decenas de miles de personas y haberse gastado los estados cientos de millones de euros… sin que nadie haya ido a la cárcel por ello. Y es que hoy -en el colmo de la desvergüenza- se aprueban sin tener que demostrar que curan, aumentan el tiempo de supervivencia a 5 años, reducen el tamaño del tumor o mejoran sustancialmente la calidad de vida. Son autorizados con criterios injustificables como la “supervivencia libre de progresión” o el “tiempo sin recurrencia” pero, ¿sabe el lector qué significa eso? Se lo explicamos.

Sumarios:

Muchos de los medicamentos contra el cáncer se han aprobado -y se aprueban- por la denominada “vía rápida” ¡sin haberse constatado nunca su supuesta eficacia!  

Algunos de los medicamentos contra el cáncer aprobados no son solo ineficaces sino muy tóxicos y tienen que retirarse tras haber sido tratadas con ellos decenas de miles de personas y haberse gastado los estados cientos de millones de euros… sin que nadie haya ido a la cárcel por ello. 

La gente tiene la errónea convicción de que los medicamentos oncológicos que se están hoy estudiando y probando buscan cómo prevenir el cáncer, curar al enfermo o prolongar al menos su vida unos años con buena calidad de vida… pero no es así.  

A lo máximo que los laboratorios aspiran hoy es a reducir temporalmente el tamaño de los tumores, a detener un tiempo su crecimiento y a que tarde en volver a aparecer si el tratamiento es tan agresivo que no se logra momentáneamente detectarlo.   

El oncólogo Vinay K. Prasad publicó en 2015 en JAMA un estudio según el cual entre 2008 y 2012 dos tercios de los nuevos fármacos contra el cáncer se aprobaron no porque ampliaran o mejoraran la vida de los pacientes sino en base a criterios indirectos de eficacia incierta o dudosa. 

Entre el 1 de abril de 2014 y el 29 de febrero de 2016 la FDA aprobó 47 terapias para el tratamiento del cáncer de las cuales 25 se aprobaron atendiendo al criterio indirecto de “tiempo libre de progresión” y sólo 9 al de supervivencia global. 

Lo máximo que consiguen los “anticancerígenos” más utilizados por los oncólogos de todo el mundo es prolongar la vida los enfermos -de media- dos meses y medio. 

Los resultados que se obtienen con los fármacos oncológicos aprobados son nimios y desde luego no van a curar a los pacientes aunque a menudo se les haga creer así dándoles falsas esperanzas.

Este reportaje aparece en
209
Noviembre 2017
Ver número