Los antirretrovirales, ante el Tribunal Internacional de La Haya

El Tribunal Penal Internacional –más conocido como Tribunal Internacional de La Haya– no va a tener más remedio que valorar el papel real de los antirretrovirales en el tratamiento del Sida ya que el pasado 4 de enero el abogado sudafricano Anthony Brink presentó en él un escrito de 59 páginas acusando de genocidio a Zackie Achmat-máximo dirigente de la organización sudafricana TAC (Treatment Action Campaign)-por promover su consumo para afrontar el Sida. Brink, vinculado a la Fundación Rath, afirma que los antirretrovirales que la medicina convencional considera la única posibilidad válida para tratar el Sida lo que en realidad hacen es contribuir a la muerte de quienes los toman al ser tóxicos y envenenar sus organismos.

Anthony Brink-la persona que ha acusado de genocidio a Zackie Achmat, máximo dirigente de la organización sudafricana Treatment Action Campaign (TAC)– es un abogado que preside el también sudafricano Grupo de Información del Tratamiento (GIT)ybasa su denuncia en la argumentación de que promover y presionar al Gobierno de ese país para que proporcione a la población antirretrovirales es una acción criminal porque su eficacia es discutible y en cambio se sabe perfectamente que han causado ya la muerte de decenas de miles de personas, la mayoría pobres y de raza negra.

Muchos piensan que más que una sentencia ejemplar lo que Brink pretende con su denuncia es reactivar el debate sobre los efectos tóxicos de los antirretrovirales y lo que está ocurriendo en Sudáfrica. Y es que allí, a diferencia de nuestro país, el debate sobre el Sida y los antirretrovirales aún se mantiene vivo desde que el presidente Thabo Mbeki llamara en 1999 la atención pública internacional al advertir que el AZT, medicamento antirretroviral que organizaciones como la de Achmat exigían fuera distribuido a través de la Sanidad pública, era y es gravemente tóxico. Dirigiéndose al Parlamento el 28 de octubre de ese año Mbeki declaró: “Preocupados por responder apropiadamente al problema del Sida en Sudáfrica muchos en nuestro país han instado al Gobierno a que permitiera que la droga AZT estuviera disponible en el sistema público de salud. (…) Existe sin embargo un enorme volumen de literatura científica que advierte, entre otras cosas, que la toxicidad de esa droga es tal que constituye un peligro para la salud. Se trata pues de un asunto preocupante para el Gobierno y sería una irresponsabilidad no considerar las horribles advertencias que tantos investigadores y médicos están haciendo”. A partir de ese momento Mbeki y su ministra de Sanidad, la doctora Tshabalala-Msimang, fueron denigrados y presentados a nivel internacional como políticos irracionales, enemigos de la civilización, poco menos que defensores del ajo para tratar cualquier dolencia grave cuando no meros brujos y como si en lugar de personas altamente preparadas vivieran aún en chozas en medio de la sabana. Estrategia de las compañías farmacéuticas -conducida en gran parte en Sudáfrica por organizaciones como la Treatment Action Campaign (TAC) que dirige Zackie Achmat- cuya presión consiguió que finalmente los antirretrovirales fueran distribuidos por el Gobierno. Lo que, por supuesto, no hizo que el debate finalizara.

ANTHONY BRINK-ZACKIE ACHMAT

Obviamente, aunque haya quien pueda plantearlo, Anthony Brink no es un iluminado en busca de protagonismo. Se interesó por la controversia VIH-Sida en 1996 cuando tras una experiencia personal descubrió que dos de los científicos más eminentes de la Biología contemporánea, Walter Gilbert -Premio Nobel en 1980- y Kary Mullis -Premio Nobel en 1993-, no subscribían el modelo ortodoxo sobre el Sida. Además, aunque era abogado su abuelo le había introducido de pequeño en los secretos de la Microbiología y de ahí que decidiera investigar la controversia a fondo. Pues bien, merced a ello Brink ha reunido en los últimos años una importante biblioteca con documentos científicos, libros y otros materiales sobre el Sida. Y como producto de sus investigaciones escribió Debating AZT: Mbeki and the AIDS drug controversy (véalo enwww.whale.to/a/brink_b.html), una extensa crítica del AZTque contribuiría a la toma de posición del presidente Mbeki del que se convirtió en asesor en esta materia.

En la misma línea que Matthias Rath –creador de la Medicina Celular (vea en nuestra web –www.dsalud.com- los reportajes que le dedicamos en los números 54, 55 y 64) y quien ha mostrado públicamente en numerosas ocasiones su apoyo a Mbeki- Brink y su organización -el Treatment Action Group (TIG)- defienden el tratamiento nutricional como solución al desarrollo y expansión del Sida, enfermedad que consideran tiene que ver más con la pobreza y desnutrición que con elVIH. Al mismo tiempo se oponen a la distribución entre la población de antirretrovirales por su tremenda toxicidad lo que le mantiene permanentemente enfrentado al grupo de Achmat. Su denuncia por genocidio ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya no es, pues, sino el penúltimo capítulo de este enfrentamiento. Por su parte, Achmat es presentado por los defensores de las tesis oficiales con expresiones como “el hombre que plantó cara al Sida”.

El diario El País, por ejemplo, le dedicaba el 26 de noviembre del 2006 un artículo laudatorio con este subtítulo: “Gay, ex prostituto y enfermo, Zackie Achmat se ha convertido en una leyenda en la lucha contra la pandemia”. Afirmando en el interior con desparpajo que Sudáfrica “ofrece el ejemplo más deplorable de cómo reaccionar ante la epidemia” y comparando a Achmat nada menos que con Nelson Mandela. “Achmat –afirma el periodista- lleva ocho años dirigiendo una organización llamada Campaña de Acción para el Tratamiento (en inglés, TAC)que se ha dedicado en gran medida a presionar a su Gobierno, a la industria farmacéutica y a la opinión internacional para que se acabe con la desigualdad en el acceso al tratamiento para el Sida en países ricos y pobres”. Afirmación que es, precisamente, la base de la acusación de Brink: la presión sobre el Gobierno.

Una acusación que enfrenta dos maneras distintas de ver no sólo la solución sino también el origen del problema en un país donde las diferencias raciales no son sólo cosa del pasado. Para Achmat el origen del problema en Sudáfrica está en la promiscuidad sexual de los africanos. “Lo que quiero decir -señala Achmat en El País comparando las situaciones de Brasil y Sudáfrica- es que a Brasil no le acompleja que sus habitantes practiquen mucho el sexo. A diferencia de Sudáfrica donde también hay mucho sexo pero se ve la hipocresía y el rechazo desde las alturas”. Brink, sudafricano blanco, se rebela ante estos argumentos. “Para Achmat –señala Brink en la demanda- los pobres negros desnutridos atrapados en favelas suburbanas y áridos basureros rurales son los culpables de que su salud colapse. El profesor Jerry Coovadia, de la Nelson R Mandela Medical School, es también un entusiasta de la distribución de antirretrovirales para los africanos y expresó el mismo punto de vista racista en un discurso en la Universidad de Witwatersrandel 24 de junio del 2003: ‘Cuando nosotros nos tambaleamos bajo el peso masivo del Sida es la sexualidad desenfrenada (…) de personas recientemente independientes (…) sobre todo la promiscuidad de los hombres lo que ha llevado al Sida’. Según este experto en Sida la causa principal de la susceptibilidad de las masas africanas a la tuberculosis y otras enfermedades endémicas no es la desnutrición ni otros factores concomitantes de la pobreza sino sus instintos orgiásticos que andan sueltos y corriendo de forma salvaje desde el advenimiento de su propio gobierno democrático”. 

¿SIRVEN LOS ANTIRRETROVIRALES PARA COMBATIR EL SIDA?

Al final ésta es la verdadera pregunta que plantea Brink en su demanda. Y su respuesta es NO. Y porque no son eficaces -los considera responsables de miles de muertes como consecuencia de la toxicidad de sus graves efectos secundarios- y por la presión que ha hecho hasta conseguir su distribución es por lo que acusa a Achmat ante el Tribunal Penal Internacional. “Desde sus comienzos en 1998 –podemos leer en la demanda- el TACse ha comprometido en una intensa campaña política coercitiva y subversiva contra el Gobierno democrático de Sudáfrica para obligarle a entrar en acuerdos comerciales con la industria farmacéutica para la compra de antirretrovirales y para proporcionar esas drogas en los hospitales públicos y clínicas a los pobres, abrumadoramente negros. En este proyecto el TAC ha conseguido un completo éxito. Entrevistado por el Mail & Guardianonlineel 30 de noviembre de 2006 Achmat afirmó: ‘Indiscutiblemente, nuestro mayor éxito es haber llevado al Gobierno a aceptar nuestro plan de tratamiento’. La referencia de Achmat a su mayor ‘éxito’fue lograr la capitulación del Gobierno de Sudáfrica el 17 de abril del 2002 a su demanda para la provisión de antirretrovirales en el sistema de salud público (…) Según el propio Achmat la provisión de antirretrovirales a través del sistema público de salud es su logro personal por lo que las consecuencias para sus víctimas, detalladas más abajo, le hacen responsable pleno. La droga de la que Achmat comenzó haciendo campaña públicamente en 1998 y qué él continúa abanderando es el AZT (zidovudine), entonces bajo la patente de GlaxoWellcome(la patente expiró en 2005) y todavía comercializada por la empresa (ahora GlaxoSmithKline) bajo la marca de fábrica ‘Retrovir’ ”.

En cualquier caso la demanda, más allá de su resultado final, permite repasar algunos datos científicos y opiniones que normalmente los consumidores de antirretrovirales y la gente en general ignoran.

Para empezar Brink recuerda que mucho antes de las palabras de Mbeki ante el Parlamento la comunidad científica había resaltado ya la alta toxicidad del AZT. “Cuando la Dra. Tshabalala-Msimang –se lee en la demanda- hizo estos anuncios en Octubre/Noviembre de 1999 ya había sido publicado un sustancial cuerpo de literatura médica y científica apoyando la súplica hecha ya en 1991 por Hayakawa y otros en Biochemical and Biophysical Research Communicationsde que para los pacientes de Sida ‘es urgentemente necesario desarrollar un remedio para sustituir esta sustancia tóxica, el AZT’. En 1994 Lenderking y otros informaron en el New England Journal of Medicine que incluso a la dosis diaria más baja entonces, 500 mg, todavía recomendada por GlaxoSmithKline, AZTes tan sumamente tóxico que los ‘efectos laterales severos que causaba a pacientes asintomáticos’ponían en peligro en algunos casos sus vidas”.

De hecho, recuerda Brink, elAZTes tan tóxico que de acuerdo con las convenciones industriales internacionales para el etiquetado de venenos la compañía de suministros químicos Sigma-Aldrich Chemie Gmbh etiqueta minúsculas cantidades de 25 mg del producto para el uso de investigación en laboratorio, con un cráneo y el icono de las dos tibias sobre una banda ancha anaranjada para remarcar el potencial riesgo tóxico-químico, fatal en caso de exposición accidental, con una advertencia en seis idiomas: “Giftig-Toxique-Tóxico-Toxico-Tossico-Vergiftig”.

Pero el AZTsólo era la punta del iceberg. Brink recuerda cómo desde entonces son decenas los estudios científicos que va citando que han ido señalando la toxicidad delAZTy del resto de los antirretrovirales que han ido apareciendo en el mercado.

Así, Brink recuerda que en el 2003 el Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes publicó Grade 4 events are as important as AIDS events in the era of HAART. El estudio se ocupaba de revisar el estado de 2.947 pacientes tratados con antirretrovirales entre 1996 y 2001 para estimar la incidencia de eventos graves para la supervivencia que no están definidos como parte del Sida y eventos con resultado de muerte entre los pacientes tratados con Terapia Antirretroviral Altamente Activa (HAART, es decir un antirretroviral) en 5 grandes multicentros de Estados Unidos. Los autores del estudio señalaron que las 4 clases de antirretrovirales y los 19 antirretroviralesaprobados por laFDAhan sido relacionados, directa o indirectamente, con eventos peligrosos para la vida e incluso con la muerte y con un número mayor de episodios graves (grado 4) que los provocados por eventos derivados del Sida. Las causas de los eventos más comunes de toxicidad grado 4 de la droga estaban “relacionados con el hígado” y los “eventos cardiovasculares” fueron los que en el caso de los HAARTse asociaron con un mayor riesgo de muerte. “Los investigadores –afirma Brink en la demanda- concluyeron: ‘Nuestro hallazgo es que la proporción de eventos grado 4 es mayor que la de proporción de eventos derivados del Sida y que el riesgo de muerte asociada con estos eventos grado 4 es muy alta para muchos eventos’(…) En suma –continua el escrito- Reislery otros encuentran la cura más mortal que la enfermedad y la deficiencia cardiaca inducida por los antirretrovirales la causa principal de muerte entre las personas tratadas con estas drogas”.

En este punto, y aunque no esté incluido en la demanda, es preciso señalar que en la presentación de la XIV Conferencia Internacional sobre el Sida en Barcelona hace cuatro años(vea lo publicado en nuestra web: www.dsalud.com) la doctora Amy Justice -de la Universidad de Pittsburg (Estados Unidos)- reveló que la “causa más común de muerte entre las personas positivas VIH es el fracaso hepático”. Justice basó sus conclusiones en un estudio de casi 6.000 seropositivos en cuatro lugares de Estados Unidos y afirmó entonces que su estudio era el único que se había preocupado hasta ese momento de conocer la causa real de muerte en los pacientes de Sida.

En la demanda se citan incluso las palabras de Anthony Faucci, director del National Institute for Allergies and Infectious Diseases en EEUU, que ya en febrero del 2001 -tan sólo un año después de que el Presidente Mbeki llamara la atención del mundo sobre la toxicidad del AZT– declaró: “Estamos muy interesados en varias toxicidades asociadas con el uso a largo plazo de drogas antirretrovirales… Estamos asistiendo a un número creciente de pacientes con niveles gravemente altos de colesterol y triglicéridos (…) Las malas noticias son que ahora debemos encontrar maneras de tratar con toxicidades no previstas, incluyendo el potencial para la enfermedad coronaria prematura”. Lo que une perfectamente las conclusiones de Reisler y Justice.

Incluye también Brink en su escrito los datos del estudio Antiretroviral Therapy publicado en Agosto del 2006 en The Lancet: “Los resultados de este estudio –señala la demanda- que involucró a más de 20.000 pacientes con VIH-1 de Europa y Norteamérica muestran que la contestación virológica después de empezar conHAART ha mejorado firmemente desde 1996. Sin embargo no ha habido ninguna disminución en las ratios de Sida o muerte a partir del primer año de seguimiento. ‘Nosotrosindican los autoresnotamos una discrepancia entre la mejora clara que registramos para la contestación virológica y las proporciones de empeoramiento de la progresión clínica’. Un editorial enThe Lancetque comentó estas tendencias ‘paradójicas’ resumió: ‘Los resultados principales son que, más allá de la mejora inicial del control virológico inicial del VIH… no hubo mejoras significativas en la contestación inmunológica temprana tales como la medición de los linfocitos CD4, ninguna reducción en las causas de fallecimiento y un aumento significativo en el riesgo de muerte relacionado con elSida”.

Otra de las investigaciones citadas es la de Fellay y otros titulada Predominio de eventos adversos asociado con el tratamiento de antirretrovirales potentes, solos, dobles, y triples publicado en The Lancet en octubre del 2001. Los investigadores informaron de “una alta prevalencia de efectos tóxicos” en un estudio de 1.160 pacientes. Más de dos tercios de los mismos sufrieron efectos adversos severos, suficientes para afectar la adhesión a los tratamientos. El 47% informó de problemas clínicos como vómitos, diarrea, náuseas, obesidad, cambios de humor, insomnio y fatiga. Los análisis de sangre revelaron “potencialmente anormalidades serias” en el 27%. Los investigadores clasificaron una significativa proporción de estos eventos adversos como serios o severos.

Y otro dato aportado en la demanda resulta especialmente significativo: el informe Guía de los U.S. Public Health Service para el manejo de exposiciones profesionales al VIH y recomendaciones para la profilaxis posterior publicado por el US Centers for Disease Control (CDC) en Septiembre del 2005 citaba numerosos estudios según los cuales como resultado de la toxicidad y los efectos secundarios una proporción sustancial del personal sanitario (17-47%) había sido incapaz de completar un ciclo de 4 semanas de tratamiento con agentes antirretrovirales después de exposiciones profesionales a fuentes del VIH.

En la demanda se recogen también multitud de estudios que rebaten tanto la idea de la eficacia de la medición de la carga viral como de la eficacia clínica del conteo de CD4.

Centrándose en lo que está ocurriendo en su país Brink cita datos ofrecidos por el Departamento de Salud del Gobierno sudafricano de Octubre del 2005 según los cuales de un total de 4.251 pacientes tratados con antirretrovirales estudiados durante 3 meses 207 (4.8%) murieron. De un total de 2.715 pacientes estudiados en 6 meses 196 (7.2%) murieron. De 914 pacientes estudiados en 12 meses 114 (12.2%) pacientes murieron. “Trazado en un gráfico como valores X e Y –se indica en la demanda- estos datos revelan una perfecta relación lineal entre la mortalidad de las personas que toman antirretrovirales y la duración de su tratamiento; y predicen que antes de siete años todos los que tomen antirretrovirales estarán muertos”.

Citando otros datos oficiales Brink establece en un 3% la cifra de muertos causados por los efectos de los antirretrovirales, porcentaje que cree irá en aumento hasta igualar en no mucho tiempo el 11% de mortalidad entre pacientes tratados con antirretrovirales en los hospitales públicos de Malawi, según datos aportados por Stephen Lewis, Enviado Especial de lasNaciones Unidas para el VIH/Sida en África.

NI LOS LABORATORIOS CREEN EN LOSANTIRRETROVIRALES

Brink acusa a Achmat de ignorar todos estos datos y seguir presentando en sus campañas los antirretrovirales como garantía de vida. “Achmat –señala- ha desatendido esta información y ha persistido haciendo campaña en nombre de GlaxoSmithKline y otras corporaciones farmacéuticas sobre la base de considerar que antirretrovirales como el AZT son medicamentos salvadores de vida. Sin embargo, ni siquiera los laboratorios hacen esas afirmaciones en las inserciones informativas de sus medicamentos, ni en la información sobre el producto porque no hay evidencias para ello. No obstante, Achmat pretende falsamente en su propaganda a través del TACque esas drogas salvan vidas y que ayudan al enfermo a mejorar cuando se apilan informes publicados que demuestran lo contrario, es decir que inducen enfermedades serias en personas saludables”.

Brink recuerda que GlaxoSmithKline avisa en su Prescribing Information –es decir, en el prospecto informativo- para elAZTque se debe informar a los pacientes de que las principales toxicidades del Retrovir son neutropenia y/o anemia (recordemos que la neutropenia es la disminución patológica de neutrófilos en sangre, uno de los principales elementos del sistema inmune de nuestro organismo).

Y es que resulta especialmente significativo leer en la demanda lo que los propios laboratorios afirman sobre la utilidad de sus productos. “Por ejemplo, GlaxoSmithKline, fabricante de AZT, dice sobre su nuevo antirretroviral Ziagen en su Prescribing Information: ‘Ziagen no se ha estudiado el tiempo suficiente para saber si le ayudará a vivir mucho más tiempo o a tener menos problemas médicos asociados con infecciones de VIH o Sida‘. Sobre Combivir, una combinación de sus drogas AZT y el compuesto químicamente similar 3TC, GlaxoSmithKline señala: ‘Combivir no es una cura para la infección por VIH y los pacientes pueden continuar experimentando las enfermedades asociadas con la infección porVIH, incluyendo infecciones oportunistas’. Boehringer Ingelheim afirma por su parte sobre la nevirapina: ‘Viramune no cura el VIH o el Sida y no se sabe si le ayudará a vivir mucho más tiempo con el VIH. Las personas que toman Viramune pueden contraer infecciones comunes en personas con VIH (infecciones oportunistas)’. Merck no es más optimista sobre su droga inhibidora de proteasa en la información sobre el producto: ‘No se sabe si Crixivan alargará su vida o reducirá las oportunidades de contraer otras enfermedades asociadas con el VIH’. Y Gilead Sciences es igualmente pesimista sobre su droga Tenofovir que el grupo de Achmat está intentando que se apruebe presionando sobre el Medicines Control Councildonde actualmente está en proceso de aprobación; su ‘Prescribing Information’ dice: ‘Viread no cura la infecciónporVIH-1 o el Sida. Los efectos a largo plazo de Viread no se conocen en este momento. Las personas que toman Viread pueden contraer infecciones oportunistas u otras condiciones como consecuencia de la infección por VIH-1”.

Es decir, los propios laboratorios, a fin de protegerse de posibles demandas en el futuro, desvelan la realidad de lo que cabe esperar de sus productos: prácticamente nada bueno.

Es difícil que la demanda de Brink prospere pero al menos habrá servido para recordar que gente como Matthias Rath y él mismo sostienen la necesidad de modificar el acercamiento alSida.El Sida –ha escrito Rath- es un negocio multi-mil millonario pero sólo con tal de que esta epidemia se extienda y sólo con tal de que la industria farmacéutica pueda proteger su ‘monopolio‘ sobre el mercado del Sida, basado en medicamentos tóxicos patentados. Cualquier desafío a este monopolio farmacéutico de los antirretrovirales llevará inevitablemente al derrumbamiento de este multi-mil millonario negocio. El hecho es que la Ciencia basada en los micronutrientes –establecida desde hace muchas décadas en los libros de texto de Biología como factores importantes biológicos para mejorar las deficiencias inmunes- es la mayor amenaza a la supervivencia del negocio de los medicamentos anti-Sida. Cualquier información de los medios de comunicación que desacredite a los micronutrientes, ni sirve a la verdad científica ni a los pacientes afectados por el Sida”.

Terminamos recordando lo que muchos no quieren oír: alguien tan fuera de toda sospecha para los oficialistas como Luc Montagnier escribió en The Journal Of Infectious Diseases: “En el Sida el estrés oxidativo se propone como una alteración metabólica que favorece la progresión de la enfermedad induciendo la replicación viral y la muerte apoptótica celular (…) Tenemos evidencias de que el estrés oxidativo induce, mientras los antioxidantes inhiben, la replicación del VIH y la muerte apoptótica”.

¿Alguien duda a estas alturas de los poderes antioxidantes de los micronutrientes naturales? ¿Alguien puede dudar de que determinadas condiciones relacionadas con la pobreza, el hambre o la sed causan un estrés oxidativo brutal? ¿Alguien puede dudar a estas alturas no ya en qué lado está el dinero sino en qué lado está la salud?

Francisco San Martín

 

Este reportaje aparece en
92
Marzo 2007
Ver número