Numerosas empresas buscan vacunas para el coronavirus chino

En Discovery DSALUD seguimos sin conseguir que alguien nos demuestre que el SARS-CoV-2 existe porque fue purificado, aislado y secuenciado su ARN, que los test que se están usando son eficaces y fiables y que realmente existe una pandemia. Podrá pensarse que si no fuera así las inauditas decisiones adoptadas por muchos gobiernos a instancias de la OMS no se habrían tomado pero nuestra obligación profesional y ética es constatar y contrastar los datos e informaciones que se nos dan y en este caso no hay manera de lograrlo. Por otra parte, basta una superficial investigación para comprobar algo que es ya incuestionable: la Fundación Bill y Melinda Gates está de forma omnipresente en este auténtico pandemónium. ¿Por qué nadie habla de ello?

VACUNAS

Independientemente de que el SARS-CoV-2 exista llama mucho la atención la carrera empresarial iniciada para desarrollar supuestos kits de detección así como presuntas vacunas “preventivas” y fármacos “curativos”. Y aún mucho más que en ellas esté omnipresente el hombre más rico del mundo, Bill Gates, un eugenista declarado que en una conferencia TED de 2010 ya dijo que con vacunas y otros métodos se podría reducir la población mundial en un 15% (https://www.youtube.com/watch?v=RNg2tVQJ3Nc) y que hace unos días decidió dejar la dirección ejecutiva de Microsoft para centrarse altruista y filantrópicamente en el mundo de la salud que, como todos sabemos, es un sector que apenas genera dinero.

Y nadie debe dudar de ello porque su interés es tan reciente que solo lleva treinta años creando una tupida red de organizaciones que controla tanto mediante inversiones como haciendo “donaciones”. Red que gestiona a través de la Fundación Bill y Melinda Gates e incluye a varias empresas sanitarias y, sobre todo, a la mismísima Organización Mundial de la Salud (OMS) a la que financia tanto directamente como a través de la llamada Alianza GAVI en la que trabajó en 2008 -¡oh, casualidad!- el actual Director de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus. Lea al respecto el artículo que con el título La Organización Mundial de la Salud (OMS) la controla la industria farmacéutica apareció en el nº 128 en el que explicamos que los estados solo financian hoy el 18% del presupuesto de la OMS y que el otro 82% procede de donaciones privadas presuntamente altruistas, entre ellas la Fundación Bill y Melinda Gates que financia el 10%.

De hecho son bien conocidas sus íntimas relaciones con las élites económicas, financieras, políticas, sanitarias y científicas además de con los responsables de las principales agencias sanitarias -estadounidenses y del resto del mundo- que diseñan e imponen actualmente las políticas de salud mundiales con la complicidad o aquiescencia de la práctica totalidad de los gobiernos y agencias de medicamentos y productos sanitarios del planeta. Control que se ejerce especialmente a través de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) -que es el organismo que define las políticas sanitarias que luego se implementan en todo el mundo- y del Epidemic Intelligence Service (EIS), entidad especializada en epidemias que jugó un papel clave en el montaje VIH/SIDA y tiene agentes colocados en puestos claves a nivel internacional, incluido el Instituto de Salud Carlos III.

El asunto del que hablamos es pues mucho más complejo de lo que la sociedad cree y hace falta tener todos los datos para comprenderlo, muchos de los cuales se han ido dando en nuestra revista a lo largo de los últimos años; puede consultarlos agrupados en el apartado Fraudes y falsedades en el ámbito médico de nuestra web: www.dsalud.com.

Vamos pues en esta ocasión a dar cuenta solo -también por razones de espacio- de algunos de los acontecimientos acaecidos en los últimos cinco años que sin embargo entendemos servirán para proporcionar al lector una mayor perspectiva de lo que realmente se está “cocinando”.

HECHOS SIGNIFICATIVOS

En 2015 se registró la patente de un coronavirus “atenuado” a nombre del Instituto Pirbright (Reino Unido), centro en el que se investigan vacunas para animales; pues bien, en noviembre de 2019 recibió cinco millones y medio de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates que figura como stakeholder (Interesada) junto a la Wellcome Trust, la Comisión Europea y la OMS. La patente se activó el pasado 14 de marzo y en el resumen final se recoge que también “puede utilizarse potencialmente como vacuna para tratar y/o prevenir una enfermedad -por ejemplo una bronquitis infecciosa- en personas”.

En 2017 se construiría en Wuhan (China) un avanzado laboratorio de investigación que costó oficialmente 44 millones de dólares declarándose que uno de sus principales objetivos era estudiar el agente causante del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS por sus siglas en inglés). Pues bien, según publicó la prestigiosa revista Nature en febrero de 2017 se trata de un laboratorio de referencia de la OMS que tiene la misión de trabajar “con los patógenos más peligrosos del mundo” (puede comprobarlo leyendo el texto en https://www.nature.com/news/inside-the-chinese-lab-poised-to-study-world-s-most-dangerous-pathogens-1.21487). Que el nuevo coronavirus haya aparecido en la zona en la que se encuentra ese laboratorio ha sido minimizado -por no decir ocultado- por las autoridades sanitarias y políticas de todo el mundo.

En marzo de 2018 la OMS revisó la lista de enfermedades prioritarias consideradas más amenazantes y junto al ébola, el MERS, el SARS, el zika y otros virus que provocan fiebre incluyó una misteriosa patología que denominó Disease X (Enfermedad X)! explicándolo así: “La Enfermedad X representa el escenario en el que un patógeno desconocido pudiera causar una grave epidemia internacional” (https://www.who.int/activities/prioritizing-diseases-for-research-and-development-in-emergency-contexts).

Interrogada al respecto por EFESALUD la doctora Natalia Rodríguez, miembro del Hospital Clínico de Barcelona e investigadora de ISGlobal -centro impulsado por la Fundación La Caixa– ésta diría: “Sabemos que puede aparecer una nueva pandemia -como ha pasado con el zika- y sabemos que hay muchas enfermedades emergentes repartidas por el mundo” añadiendo: “Es muy difícil confeccionar un modelo que prediga cuál va a ser el patógeno en concreto que pudiera provocar una pandemia”. Sin embargo luego agregaría: “La próxima pandemia podría ser un virus y digamos que tiene más números una zoonosis de la zona de Asia” (si le cuesta creerlo tiene la entrevista en https://www.efesalud.com/epidemias-globales-enfermedad-x?fbclid=IwAR2po1vTTcXPwXg_wT3BKDb6RnOkOd7Dqe1svPzgl2M8xK9vYzGfMYhNjZ0).

En abril de 2018 -apenas un mes después- Bill Gates diría durante la conferencia anual de la Sociedad Médica de Massachusetts celebrada en Boston que había que estar alerta ante la hipotética propagación de un virus nuevo que pudiese afectar al sur de Asia y causar por ejemplo 30 millones de muertos en 6 meses. «El mundo -diría- necesita prepararse para las pandemias como los militares se preparan para la guerra«.

El 18 de octubre de 2019 se llevaría a cabo en el Hotel Pierre de Nueva York ante 130 personas un simulacro de pandemia que se habría extendido durante 18 meses. Se denominó Evento 201 y se justificó alegando que en los últimos años se han producido 200 emergencias por epidemias o pandemias. Pues bien, las consecuencias del simulacro incluían no solo la enfermedad y una enorme cantidad de muertos -65 millones en 18 meses- sino la caída global de la economía y el hundimiento de muchas grandes empresas. El equipo que desarrolló el ejercicio estaba liderado por el Dr. Eric Toner -y otras dos científicas del Centro de Seguridad en Salud John Hopkins-, Ryan Morhard -del Foro Económico Mundial- y Jeffrey French -de la Fundación Bill y Melinda Gates- junto con otra decena de doctores y científicos. Y entre los asistentes se encontraban el vicepresidente de Johnson & Johnson Adrian Thomas, la vicepresidenta senior de la Fundación de las Naciones Unidas Sofía Borges, el presidente del grupo Henry Schein Brad Connett, el presidente de la división de desarrollo global de la Fundación Bill y Melinda Gates Christopher Elias, el ex director senior de salud del Banco Mundial Tim Evans, el Director General de los CDC chinos George Gao y el antiguo Director Adjunto de la CIA y ex asesor de seguridad nacional Avril Haines (todo lo referente al evento puede consultarse en http://www.centerforhealthsecurity.org/event201/about).

En noviembre de 2019 se estrenaría en Netflix una serie titulada The next pandemic (La próxima pandemia) en la que Bill Gates afirmaba que se tardarían cuatro o cinco años en desarrollar una vacuna contra un coronavirus: “Si aparece una enfermedad que no hayamos visto antes normalmente llevaría entre cuatro y cinco años encontrar una vacuna contra ella pero las nuevas tecnologías podrían reducir ese tiempo”. ¿Y de qué “nuevas tecnologías” hablaba Bill Gates? Lo explicamos al final de este artículo pero sepa que el fundador, presidente y director ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, no ha dudado en manifestar públicamente que su inspirador es Bill Gates y por eso difunde sus proyectos de “ayuda”. De hecho en 2012 Gates montó una especie de club de millonarios para que se convirtieran en “filántropos” y Hastings está entre ellos; es más, ha dedicado una miniserie a Gates en Netflix.

¿SE PRETENDE FORZAR A LA POBLACIÓN DE TODO EL MUNDO A INOCULARSE UNA VACUNA?

En 2020 finalizó lo que la OMS denominó La década de las vacunas pero lo que poca gente sabe es que se trató de un proyecto del propio Bill Gates que permitió inocular vacunas a decenas de millones de personas a las que se les puso “por su propio bien” con la colaboración de gobiernos e instituciones nacionales e internacionales. Una estrategia que funcionó tan bien que son muchas las voces que se han levantado ahora afirmando que la inexistente pandemia del nuevo coronavirus chino no es más que una continuación de un intento de vacunación mundial que, de paso, ha servido para alentar la venta de cientos de millones de antivirales, potenciadores del sistema inmune, trajes protectores, mascarillas, respiradores sanitarios y un sinfín de productos más. Posibilidad que inmediatamente mereció la atención de quienes defienden que existe una pandemia real haciéndoles reaccionar con la consabida maniobra de descalificarles con la simple táctica de tildarles de “conspiranoicos”, algo que permite hoy a todo aquel que de verdad conspira defenderse tildando de ello a quienes les acusan.

Y cuando hablamos de intento de vacunación mundial no especulamos pues en la propia web de la OMS se cita el proyecto. Se denomina Agenda de Inmunización 2030: una estrategia global para no dejar a nadie fuera y su objetivo declarado es “un mundo en el que todos, en todas partes y a cualquier edad, se beneficie completamente de las vacunas para implementar la salud y el bienestar”. Más claro agua. Así que de «conspiranoicos» nada. Pinche en este enlace y compruébelo: https://www.who.int/immunization/sage/meetings/2019/october/2_ia2030_SAGE_submission.pdf?ua=1.

Se trata de un documento que deja en muy mal lugar al Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría que el pasado 3 de febrero emitió una nota de prensa titulada Coronavirus: medidas de control y prevención mediante vacunas (puede leerse íntegramente en https://vacunasaep.org/profesionales/noticias/coronavirus-desarrollo-de-vacunas) en el que ya entonces -poniéndose la venda antes de la herida- criticaba duramente las “teorías conspiranoicas” siendo particularmente duros con los que postulan que lo que esta nueva epidemia persigue es lanzar vacunas al mercado. Lo curioso es que en la misma nota hay un epígrafe titulado Investigación en vacunas frente al coronavirus en la que se explica que ésta se halla en “fases muy preliminares” y “no ha habido avances significativos” y de ahí que “tras la emergencia del 2019-nCoV este campo ha recobrado interés por la financiación”. De hecho afirma luego que “la carrera en busca de una vacuna ya ha empezado” añadiendo -contradiciéndose claramente- que podría haber algún producto disponible ¡antes de 4-6 meses! Y tenían razón porque de hecho hay ya más de 30 productos en investigación de los que tres han alcanzado las fases 1 y 2: una vacuna de ADN y dos vacunas basadas en vectores virales. La pregunta pues es obvia: ¿“teorías conspiranoicas”?

El 5 de febrero de 2020 -solo dos días después- la Fundación Bill y Melinda Gates emitiría una nota informando de que iban a “donar” cien millones de dólares para una vacuna contra el coronavirus. El Economista titularía así la noticia: “Bill Gates quiere una vacuna contra el coronavirus de inmediato”. Un dinero que se daría a varias organizaciones entre las que por supuesto están los CDC y la OMS (20 millones), autoridades sanitarias africanas (20 millones) y agencias de salud de China y otros países.

Añadiremos que en el momento de enviar a imprenta esta revista nos llegaba la noticia de que el parlamento danés acababa de aprobar -el 13 de marzo- una ley de emergencia que facultaría al Gobierno a imponer por la fuerza test, tratamientos y vacunas. Al parecer se ha aprobado por unanimidad aunque a la sesión solo asistieron 95 de los 179 parlamentarios que componen la cámara (https://www.thelocal.dk/20200313/denmark-passes-far-reaching-emergency-coronavirus-law). 

LA CARRERA POR LA VACUNA

El 28 de febrero de 2020 -apenas 15 días después- el propio Director General de la OMS anunciaba que había ya desarrollándose “una veintena de posible vacunas contra el coronavirus”.

El 10 de marzo la CNN lo confirmaba asegurando que gran cantidad de instituciones públicas y empresas privadas se hallaban en plena carrera para lograr una vacuna postulando que en lugar de competir cooperaran entre sí para acelerar su disponibilidad. Solo dos días después –el 12 de marzo– el presidente estadounidense Donald Trump decidía destinar 8.300 millones de dólares a investigar el coronavirus, cantidad que aún así la industria -ávida de dinero público que luego usa como quiere- consideraría “insuficiente”.

Por lo que a los proyectos de “vacunas” contra el nuevo coronavirus se refiere destacan de momento a nuestro juicio los desarrollados por:

1) Biotecnologías VIR. Se trata de un centro clínico con sede en San Francisco especializado en inmunología cuyas acciones han subido un 97% en lo que va de este año y cuyos socios son Alnylam Pharmaceuticals, Brii Biosciences, la Fundación para el Instituto de Investigación en Biomedicina OHSU y la Fundación Bill y Melinda Gates.

2) Inovio Farmacéuticas. Con sede en Pennsyvania (EEUU) tiene entre sus socios a AstraZeneca, Roche/Genentech y la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) que no es sino otra de las muchas organizaciones de la red de Bill Gates.

3) Novavax. Empresa de vacunas de Maryland que tiene entre sus colaboradores y socios -una vez más- a la Fundación Bill y Melinda Gates.

4) Moderna Inc. Compañía de biotecnología con sede en Cambridge (Massachusetts, EEUU) que desarrolla vacunas de ARN y tiene como socios a la Fundación Bill y Melinda Gates y a agencias de investigación militares del Gobierno de Estados Unidos.

5) Vaxart. Está en San Francisco (California. EEUU), desarrolla vacunas orales y está asociada a la Oficina de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) que, a su vez, trabaja con Bill Gates.

6) Sanofi-Pasteur. Ha anunciado también una vacuna que elabora en colaboración con BARDA.

7) Hvivo. Compañía líder en estudios contra los virus ha anunciado que pagará 4.000 euros a aquellos voluntarios que acepten ser inoculados con dos cepas de coronavirus similares al SARS-CoV chino.

En suma, Bill Gates está asociado, financia, patrocina o colabora con la mayoría de las empresas que investigan y fabrican vacunas, algunas de las cuales trabajan conjuntamente con la Agencia de Investigación Militar de Estados Unidos DARPA que, obviamente, estudia el uso de virus como potenciales armas biológicas y ya colaboró junto con BARDA en la falsa pandemia de ébola.

En cuanto a España el Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ya ha iniciado los trámites para desarrollar su propia vacuna bajo la coordinación del virólogo Luis Enjuanes partiendo de “un virus atenuado por ingeniería genética”. Y no es el único proyecto porque según publicó el pasado 6 de marzo la revista digital Redacción Médica ocho centros de investigación españoles han sido seleccionados para participar en 6 de los 17 proyectos que la Comisión Europea va a financiar en el marco del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 con el objetivo de hacer frente al SARS-CoV chino. Son el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología, la Universidad de Barcelona, el Centro Nacional de Supercomputación, el Instituto de Salud Carlos III, el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, el CESIC, el Instituto de Investigación Biomédica y BCN Peptides y se repartirán casi dos millones y medio de euros. Los proyectos incluyen desarrollos de nuevos diagnósticos, diseño inteligente de fármacos y estrategias de prevención que incluyen desarrollar anticuerpos monoclonales que se supone protegerían del virus.

EL PELIGRO DE LAS VACUNAS DE ARN

En fin, si grave y preocupante es todo esto más lo es aún que en lugar de utilizar el virus -que dicen ha sido aislado y cuyo ADN se ha dado a conocer sin publicar el trabajo sobre su supuesta purificación y aislamiento- o sus antígenos para provocar una reacción del sistema inmune las nuevas vacunas contendrán trozos de ARN mensajero que se supone son del SARS-CoV. ¿Por qué? Pues según la Universidad de Cambridge porque pueden producirse de modo sencillo y barato a gran escala usando ingeniería genética.

De momento se estudian tres posibilidades: la más sencilla consiste en introducir ARN mensajero en las células, la segunda hacer que el ARN se multiplique una vez en su interior para aumentar así los antígenos y la respuesta inmune y la tercera administrar células dendríticas del propio sistema inmune a la persona a vacunar.

Según la citada universidad todas ellas serían “seguras” -porque no incluyen microbios patógenos-, eficaces y de muy pocos efectos secundarios aunque luego reconoce que aún hay “problemas que resolver”; entre ellos “minucias” como posibles reacciones inmunes incontroladas –y mortales- dada la facilidad y rapidez con que se descompone el ARN al entrar en el cuerpo. Es decir, proponen la misma estrategia de la actual inmunoterapia contra el cáncer que aún sigue valorándose porque se está en las primeras etapas (en estos momentos hay unos cincuenta ensayos clínicos en cáncer de próstata, melanomas, glioblastoma y leucemias). La universidad agrega que entre las compañías que las estudian están Moderna Therapeutics, CureVac -compañía biofarmacéutica alemana fundada en el 2000- y BioNTech; de hecho todas ellas tienen vacunas de ARN contra diversas enfermedades infecciosas y cánceres en fase I. Es decir, están testando su seguridad tratando a personas enfermas que hacen de cobayas.

¿Y tiene alguna relación con la Fundación Bill y Melinda Gates? Evidentemente. El 5 de marzo la fundación informó de hecho que iba a colaborar con CureVac aportando 46 millones de euros para la construcción de una nueva instalación de Buenas Prácticas de Manufactura -sistema que controla los estándares de calidad- y desarrollar vacunas basadas en ARN mensajero; entre ellas contra rotavirus y el VIH. En cuanto a BioNTech se sabe que ha recaudado -mediante un novedoso sistema de financiación por parte de inversores- 270 millones de dólares en una primera fase y 289 millones y medio en la segunda así como que está invirtiendo en desarrollar vacunas de ARN contra diferentes tipos de cáncer.

François Duval

 

Recuadro

Enlaces en los que el lector tienen más información sobre…

…la colaboración entre la Fundación Bill y Melinda Gates y Netflix:

https://eldiariony.com/2020/01/31/por-esta-serie-de-netflix-ahora-dicen-que-multimillonario-bill-gates-predijo-coronavirus-en-china/

https://www.unotv.com/noticias/portal/entretenimiento/detalle/a-reed-hastings-ceo-y-fundador-de-netflix-lo-inspiran-bill-gates-y-carlos-slim-595372/

http://www.teinteresa.es/mundo/EEUU-comprometen-donar-mitad-fortuna_0_776922350.html

https://www.xataka.com/cine-y-tv/bill-gates-lupa-nueva-miniserie-documental-netflix-que-trata-descifrar-mente-fundador-microsoft

…la Década de las Vacunas:

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=14206:global-immunization-action-plan&Itemid=72242&lang=es

…las donaciones de la Fundación Bill y Melinda Gates:

https://www.gatesfoundation.org/Media-Center/Press-Releases/2020/02/Bill-and-Melinda-Gates-Foundation-Dedicates-Additional-Funding-to-the-Novel-Coronavirus-Response

https://www.eleconomista.es/status/noticias/10341661/02/20/Bill-Gates-quiere-una-vacuna-para-el-coronavirus-de-inmediato-dona-100-millones-de-dolares.html?utm_medium=Social&utm_campaign=EchoboxeE&utm_source=Facebook&fbclid=IwAR2XPzeD6vneV-70ldsEk3P9N_biEN2P9ZEWO8ncD8QQT6SIGPw-Cnot4cw#Echobox=1580984211

…el desarrollo de vacunas:

https://investors.modernatx.com/news-releases/news-release-details/moderna-announces-funding-award-cepi-accelerate-development

https://cepi.net/about/whoweare/

https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/coronavirus-4-000-euros-para-los-voluntarios-que-se-infecten-con-covid-19_20041617_102.html

https://www.elconfidencial.com/amp/tecnologia/ciencia/2020-03-05/espanol-vacuna-coronavirus-covid19-eeuu_2482907/

…las vacunas de ARN:

https://www.phgfoundation.org/briefing/rna-vaccines

https://www.gatesfoundation.org/Media-Center/Press-Releases/2015/03/CureVac-Collaboration

http://sitn.hms.harvard.edu/flash/2015/rna-vaccines-a-novel-technology-to-prevent-and-treat-disease/

https://www.labiotech.eu/medical/biontech-mrna-cancer-vaccine/

Este reportaje aparece en
Dsalud 236
236
Abril 2020
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2021 de la revista mensual Discovery DSalud
252 | Octubre 2021
Cartas al director Editorial Ver número