Problemas veraniegos: guía de consulta inmediata


Las vacaciones veraniegas pueden traernos un montón de problemas, algunos simplemente molestos pero otros muy graves. Desde simples picaduras (mosquitos, avispas, medusas…) hasta infecciones más o menos graves pasando por las consecuencias de insolaciones, caídas, heridas, borracheras o accidentes de tráfico. Problemas todos ellos que pueden fastidiar un viaje y convertir algo delicioso en un infierno. Por eso le aconsejamos que incluya en su equipaje veraniego nuestra Guía de consulta inmediata ya que puede permitirle prevenir o aliviar esos problemas.

ACCIDENTES DE TRÁFICO

CAUSAS

Recuerde que la mayor parte de los accidentes de tráfico se deben a factores humanos y sólo una pequeña parte a otro tipo de razones (de infraestructura, mecánicos, enfermedad, etc.). Por tanto, téngalo en cuenta. En cualquier caso, y como lo mejor es prevenir, tome nota de lo que debe recordar. No por sabido solemos hacer caso de las más simples recomendaciones. 

PREVENCIÓN

*No se confíe. Por muy seguro que crea conducir usted, siempre puede surgir un imprevisto por mala señalización, obras, causas meteorológicas, reventones, animales que se cruzan, despistes suyos o de otro conductor, etc.

*En los atascos y caravanas no se ponga nervioso. No intente adelantar si es peligroso y mucho menos por el arcén. Ese tipo de actuación es propia exclusivamente de personas acomplejadas con la autoestima por los suelos.

* No corra. La diferencia, por ejemplo, entre ir de Madrid a Barcelona por autopista a 130 kms./hora o conducir a 150, suponiendo que no hubiera paradas por peajes, mareos o necesidades de sus acompañantes, atascos, accidentes, obras, cola en la gasolinera en que pare a repostar, etc., es de sólo 15 minutos. ¿Merece la pena ganar ese tiempo y conducir con mucho mayor peligro, estresado y peleándose con todo el que disfruta su viaje mientras va usted hecho un basilisco? Deje sus complejos en casa.

*Procure no conducir más de doscientos kilómetros seguidos. Aunque no necesite repostar pare a descansar o a tomar un poco el aire. Es preferible llegar algo más tarde que no llegar. Aprenda a disfrutar de la vida.

*Si en algún momento -y no sólo por la noche- siente sueño, échese a un lado de la carretera y descanse o duerma lo que necesite. Son muchas las personas que han quedado traspuestas unos segundos… y no han vuelto a despertar. Recuérdelo siempre.

*Evite las comidas fuertes y no tome ninguna clase de alcohol si va a conducir: reduce los reflejos y, si su ingesta es además excesiva, la capacidad de visión y de razonamiento.

*Y, por supuesto, antes de salir de viaje revise sus neumáticos (desgaste, inflado y equilibrado), amortiguación, frenos, dirección y niveles de agua y aceite. Ahorrará gasolina e irá mucho más seguro. 

ACTUACIÓN

Si desgraciadamente le toca presenciar un accidente o, peor aún, lo sufre usted o alguno de sus acompañantes, es importante seguir unas normas mínimas de actuación:

* Ante todo, si no lleva un aparato móvil, busque un teléfono para avisar a la Guardia Civil. Si hay otros conductores, pregúnteles si alguno lleva.

*Procure no mover al accidentado pero si no hay más remedio procure que sea un desplazamiento mínimo. Podría tener problemas en las vértebras cervicales.

*Aunque estemos en verano y haga calor procure abrigar a los heridos. Cualquier ropa vale.

*No le dé de comer ni de beber. Ni agua ni bebida alguna.

* Tómele de la mano y confórtele. Es importante que se sienta acompañado y su ánimo esté alto. 

VÓMITOS Y DIARREAS 

CAUSAS

Las causas de los vómitos y de las diarreas suelen en verano estar causadas por cuatro razones bien conocidas:

*Por infecciones transmitidas a través del agua o alimentos.

*Por alimentos en mal estado (las causas pueden ser muchas), lo que puede suceder aunque no tengan mal sabor ni olor.

*Por ingerir comidas o bebidas muy frías.

*A causa de un corte de digestión cuando, tras una comida demasiado abundante, entra en el agua fría o se echa una siesta al sol. Y si le han dicho que eso es una bobada que se creía antes pero no es verdad, rectifique. Los cambios bruscos de temperatura tras una comida pesada pueden provocárselo. 

PREVENCIÓN

*No beba agua de cuya procedencia no esté seguro. Fuera de casa es mejor beberla embotellada.

*Pele siempre las frutas.

*No tome ensaladas fuera de casa. Y si las hace usted, lave primero las verduras en agua clorada (en España toda el agua que sale del grifo lo está).

*Evite los alimentos preparados con huevos crudos. Las mayonesas y las cremas dulces son el vehículo de la mayor parte de las salmonelosis de verano. Y si hace mayonesa en casa tire la que sobre: incluso en la nevera los gérmenes pueden multiplicarse en menos de seis horas.

*Otra causa de diarreas frecuente es la carne y el pescado crudos. ¡Cuidado, pues, con los carpaccios y los pescados marinados!

*No se fíe sin más de lo que coma la gente de la localidad. Normalmente el nativo de la zona tiene una inmunidad adquirida frente a gran parte de los gérmenes locales y no enfermará con algo que puede poner al turista patas arriba.

*Cuidado con los helados. En nuestro país la legislación es muy estricta sobre el control de calidad pero aún se siguen haciendo en algunos pueblos pequeños polos "a la antigua". Por supuesto, el turista que piense ir a países exóticos debe tener muy en cuenta que no en todos va a encontrar las mismas garantías. Además, los helados son causa frecuente de dolores de cabeza, especialmente en las personas con tendencia a la jaqueca.

* Entre en el mar despacio, no en plan Tarzán de película barata. Y mójese primero las manos, la cara y la nuca. 

ACTUACIÓN

Además de acudir al médico hay algunas cosas que puede hacer uno mismo para aliviarse y evitar complicaciones a causa de las diarreas y los vómitos. Lo primero, reponer líquidos. Prepárese –o que le preparen- la llamada "limonada alcalina"; es decir, la hecha con un litro de agua, el zumo de un limón, una cucharadita rasa de sal, una de bicarbonato y dos cucharadas grandes de azúcar. Debe tomarse muy fría (incluso con hielo, especialmente si hay vómitos) y a pequeños sorbos muy frecuentes.

*Mientras dure la diarrea es mejor no comer. Únicamente deben ingerirse pequeñas cantidades de hidratos de carbono de utilización inmediata (caramelos o patatas fritas comerciales, por ejemplo) para evitar la excesiva producción de acetona.

*No se automedique. La mayor parte de los antidiarreicos contienen sustancias para aliviar el dolor y el espasmo que pueden llegar a causar una parálisis intestinal.

* No ingiera leche si cree que ha tomado marisco en mal estado. Contra lo que se cree, eso agravaría el problema. 

INSOLACIONES Y QUEMADURAS SOLARES 

CAUSAS

La insolación o "golpe de calor" no es sino un aumento de temperatura del cerebro que puede llegar a “cocerse” dentro del cráneo (por coagulación de las proteínas como consecuencia del calor) produciendo terribles dolores de cabeza, atontamiento, pérdida de consciencia y, en los casos más graves, hasta la muerte. 

PREVENCIÓN

* Las clásicas precauciones de mantener la cabeza cubierta del sol, no desvestirse por completo el primer día e ir prolongando las sesiones lentamente siguen siendo imprescindibles para evitar la insolación y las quemaduras solares.

*El uso de las cremas de alto índice de protección evita las quemaduras pero no la insolación ni que el cuerpo se cargue de radiactividad. Además, las últimas investigaciones en este campo parecen probar que tampoco previenen  el cáncer de piel.

*Si toma tranquilizantes, antidepresivos o fármacos para la hipertensión extreme las precauciones porque la mayor parte tiene como efecto secundario un aumento de la sensibilidad al sol y pueden agravar los problemas de la insolación. 

ACTUACIÓN

*El mejor tratamiento para la insolación es el enfriamiento rápido: una toalla mojada envolviendo la cabeza y agua fría a pequeños sorbos disminuirán la intensidad y gravedad de los síntomas. También es útil la limonada alcalina recomendada en las pérdidas de líquidos (para llegar a la insolación se suda mucho aunque uno no se dé cuenta).

*Si los síntomas persisten y aparecen vómitos vaya a un hospital.

*Para las quemaduras solares van bien las compresas de agua fría y algún analgésico. Y si en su zona hay cactus de aloe vera, tome una de sus hojas, ábrala con un cuchillo o navaja y aplique su refrescante interior sobra la quemadura. Es muy efectivo.

*En el caso de que se formen ampollas éstas pueden pincharse pero no quite totalmente la piel.

*No se ponga nunca pomadas con cortisona ya que pueden facilitar y extender una posible infección en la piel quemada ni use los antiguos remedios caseros de aceite o manteca. 

PICADURAS Y HERIDAS 

En general, las picaduras de avispas, abejas y medusas –los tres animales que más frecuentemente suelen picarnos en verano- son más molestas que peligrosas salvo que se sea alérgico al veneno específico. En cuanto a los erizos de mar, lo único efectivo es… no pisarlos. 

PREVENCIÓN

* Una parte fundamental de nuestro equipaje debería ser un buen repelente de mosquitos, especialmente si se va a ir a zonas tropicales.

* Las abejas o avispas no suelen picar más que en defensa propia salvo que estén irritadas por alguna agresión a su colmena. Por eso la mejor prevención es evitar acercarse a ellas y no espantar a manotazos a las avispas que se acerquen a la comida.

*Los erizos de mar suelen vivir en las pequeñas grietas de las rocas de la costa. Por tanto, cuando se sabe que las hay es fundamental el uso de zapatillas o sandalias de goma.

*En cuanto a las medusas, si aparecen no se bañe. Son difíciles de ver en el agua y sus picaduras pueden llegar a ser graves. 

ACTUACIÓN 

*Además de las cremas antipruriginosas (para el picor) que hay en el mercado, en general va bien la aplicación de frío, desde un trozo de hielo al clásico barro fresco.

*Las garrapatas no deben sacarse nunca de la piel porque al arrancarlas se facilita el contagio por los gérmenes que habitualmente transportan y pueden transmitir la famosa fiebre Q y otras rickettsiosis. Se deben mojar primero con alcohol o gasolina y luego extraerlas con cuidado. Mejor con una pinza de depilar.

*En las picaduras de avispa o abeja debe extraerse el aguijón para reducir el tiempo de inflamación y limitar la progresión del veneno.

*Las púas del erizo de mar suelen romperse tras penetrar en la piel por lo que también deben extraerse con cuidado y aplicar después compresas de vinagre, astringentes y ligeramente antisépticas.

*Para picaduras pequeñas de medusa también alivia mucho la aplicación de compresas de vinagre o alguna crema de aloe vera.

*Para las pequeñas heridas o golpes tan frecuentes en las excursiones campestres, si no hay otra cosa a mano va muy bien envolver la herida o la zona dolorida con una hoja de col. La tela de araña puede ayudar a cortar la hemorragia de las pequeñas heridas por su alto contenido en fibrina. 

CONSEJOS PARA LOS CASOS DE CAÍDAS Y PEQUEÑAS HERIDAS 

Las inevitables contusiones veraniegas son, desde luego, imprevisibles; pero una vez que se producen pueden hacerse algunas cosas para aliviarse. 

*Las hemorragias de una herida se cortan apretando con las manos la zona del corte y echando sobre ella abundante agua oxigenada.

*En las torceduras de tobillo o de muñeca no se ponga vendas apretadas. No olvide que se inflaman siempre. Lo mejor es ponerse compresas de agua fría para evitar la inflamación y, por supuesto no apoyar el pie en el suelo ni hacer esfuerzo con la mano si la lesión es en ella.

*Cuando pueda acuda a un servicio de Urgencias. Una gran parte de los esguinces y algunas fracturas -especialmente las de muñeca- no producen al principio gran dolor ni inflamación pero pueden complicarse seriamente si no se tratan de la manera adecuada.

*La mejor cura de urgencia para una herida, incluso profunda o un raspón, es el lavado con agua abundante y jabón neutro.

*Las heridas superficiales y que sangran mucho son menos peligrosas que las profundas, pequeñas y que no sangran gran cosa. El mayor peligro de una herida es la posible introducción del tétanos, que es un germen anaerobio, es decir, que vive fuera del contacto con el aire.

*Los torniquetes, si son necesarios, deben colocarse siempre por encima de la herida, hacia el corazón, para cortar el paso de la sangre, y aflojarlos de vez en cuando para no dejar sin sangre el miembro afectado.

*Después de un buen lavado, una cura de emergencia -cuando no hay otra cosa- es la aplicación de una hoja de col -de efectos antisépticos y altiinflamatorios- o una simple tela de araña, rica en la misma fibrina que produce nuestro organismo para cortar las hemorragias. 

BORRACHERAS

La cantidad de alcohol necesaria para emborrachar a una persona varía mucho según su tamaño, peso, costumbre de beberlo y estado de salud. Pero la verdad es que, pasados ciertos límites, todo el mundo se emborracha.

El alcohol puede absorberse incluso a través de la mucosa de la boca y pasa rápidamente hasta el cerebro donde produce depresión del sistema nervioso central a través de alteraciones en la producción de determinadas sustancias neurotransmisoras como la serotonina, la dopamina y las endorfinas, entre otras, responsables de los síntomas de la clásica borrachera y la temible resaca del día siguiente. 

PREVENCIÓN

*Evidentemente, la mejor prevención es no beber o hacerlo en cantidades moderadas. Pero si lo hace, debe evitar tomar alcohol en ayunas ya que pasa más rápidamente a sangre.

*Otro sistema para retrasar la borrachera es beber despacio, en cantidades moderadas y, siempre, con algo de comida, especialmente aceitosa. Por algo se ha popularizado el consumo de "tapas" con el alcohol.   

ACTUACIÓN

*En las primeras fases de la borrachera el vómito ayuda a eliminar el alcohol y evitar que la cosa vaya a más. Un buen sistema casero de lavado de estómago es el agua tibia -con o sin sal- ya que provoca la náusea y la eliminación del contenido gástrico.

*Después del vómito lo correcto es tumbarse en una superficie plana (lo mejor es el suelo) y abrigarse bien para evitar la bajada de temperatura y tensión que se produce.

*Los paños fríos en la frente y las muñecas ayudan a evitar la resaca del día siguiente.

*En contra de la creencia generalizada, tomar alcohol al día siguiente no contribuye a mejorar la resaca. Es mucho mejor un líquido muy azucarado (no leche ni café) y pequeñas cantidades de algún alimento energético, como dulces sin grasas.

*Para "dormir la mona" ponga al afectado boca abajo a fin de evitar que se atragante con un posible vómito y abríguele bien. 

VIAJES EXÓTICOS 

EL BAÑO EN LOS TRÓPICOS

Cada vez viajamos más y cuanto más lejos lo hacemos mayores son los riesgos. De ahí que a las precauciones frente a las intoxicaciones alimentarias, las diarreas tropicales y el lujuriante sol -que quema mucho más que en nuestras latitudes- haya que añadir las de los problemas de los propios baños en aguas cálidas, sean dulces o saladas. 

PROBLEMAS MICROSCÓPICOS

Las aguas tropicales -tanto dulces como saladas- son ricas en vida microscópica. Las bacterias, hongos, larvas o huevos de lombrices son fauna abundante, variada e invisible en las trasparentes aguas tórridas. Es fundamental, por tanto, aumentar las precauciones, evitar beber agua sin embotellar -por muy pura que parezca o por mucho que nos la alaben los nativos- y utilizar gafas de bucear que cubran la nariz para evitar en lo posible que entre el agua en los ojos o través de los agujeros nasales. Además, así se ve mejor el paisaje del fondo marino. 

PROBLEMAS MACROSCÓPICOS

Los más frecuentes en aguas dulces son los causados por las sanguijuelas. En las aguas marinas los peces más o menos venenosos, serpientes, moluscos o corales de fuego son también peligros que pueden sorprender al turista inocente y poco preparado y fastidiarle el viaje. 

PREVENCIÓN 

*Se debe tener más cuidado con las aguas “tranquilas” que con las de fuertes corrientes. Y tener en cuenta que, en general son más seguras las piscinas de los grandes hoteles que esa playa marina o fluvial "de película", tanto para evitar contagios como mordeduras.

*Más que en otros sitios, es fundamental estar en la playa e incluso en el interior, dentro del agua, con zapatillas de baño. Es la mejor protección para los potenciales peligros.

*En la cuenca amazónica, mucho más peligroso que las legendarias pirañas es un pequeño pez de unos 3 cms. -el vandellia cirrhosa-, sin escamas pero con pequeñas espinas en todo el cuerpo y que se introduce en el meato urinario del bañista desprevenido, fijándose de manera inextraíble dentro del conducto urinario. La única forma de evitarlo, tal como hacen los nativos, es protegerse con un slip muy ajustado.

*También debe tenerse cuidado con la larva esquisostoma, frecuente en la cuenca del Nilo y en los lagos africanos, que puede penetrar a través de la piel y producir una severa enfermedad crónica difícil de tratar. La mejor prevención es evitar el baño en aguas sospechosas de contaminación.

*Las medusas, ortigas de mar (actinias) y corales de fuego son frecuentes en cualquier mar tropical y la mejor protección es el uso de trajes de neopreno, que si son aconsejables en cualquier latitud, en los mares cálidos son imprescindibles a pesar de la buena temperatura del agua. Y recordar siempre que en los mares de los trópicos la mejor advertencia es "mirar y no tocar".

*Lleve siempre repelentes e insecticidas. El mayor peligro de los viajes exóticos son siempre los mosquitos.

*Vacúnese antes de viajar a países exóticos. Hay muchas vacunas obligatorias. En las embajadas o consulados de cada país le aconsejarán sobre las más convenientes.
 

Este reportaje aparece en
6
Junio 1999
Ver número