Analizan 29 botellas de agua y todas pueden provocar problemas de salud

Un equipo de investigación español dirigido por el Dr. Nicolás Olea, catedrático de Radiología y Medicina Física de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada así como director Científico del Instituto de Investigación Biosanitaria ibs. GRANADA, ha publicado en Environment International un trabajo en el que se analizaron 29 muestras de agua embotellada encontrando que en todas había sustancias que alteran o inhiben hormonas -estrogénicas y androgénicas- lo que puede causar problemas metabólicos, inmunológicos, neurológicos y de infertilidad así como a posibles cánceres de tiroides, mama, próstata y testículos. Y es que por increíble que parezca la ley no obliga a los embotelladores a declarar su presencia. Nos lo explica en detalle quien está hoy considerado el mayor experto español en disruptores endocrinos.

Sumarios:

Un equipo de investigación dirigido por el Dr. Nicolás Olea analizó 29 muestras de agua embotellada encontrando que en todas había disruptores endocrinos que pueden dar lugar a problemas metabólicos, inmunológicos, neurológicos y de infertilidad así como a posibles cánceres de tiroides, mama, próstata y testículos.

El 70% de las aguas minerales analizadas posee actividad estrogénica; es decir, hace proliferar células cancerígenas de cáncer de mama. Y un 40% actividad antiandrogénica; si se echa ese agua en células de cáncer de próstata  se inhibe su proliferación.

“Le aseguro que no todas las aguas de grifo tienen la misma calidad -explica el Dr. Nicolás Olea-. Por eso un estudio puede concluir que es mejor el agua mineral que la de grifo cuando en realidad eso depende de la calidad de las depuradoras y potabilizadoras así como de los procesos que siguen”.

“Puedo llenarle una habitación entera con rigurosos trabajos científicos de alto nivel que demuestran que el bisfenol A es peligroso y luego poner en una pequeña mesita los tres o cuatro estudios pagados por la industria que lo fabrica según los cuales la evidencia de su peligrosidad es ‘insuficiente'”, denuncia el Dr. Olea.

El Dr. Nicolás Olea asegura que el 95% de los niños y el 87% de las mujeres embarazadas orina a diario plástico procedente de las botellas y envases de la bebida y comida preparadas.

“¡Hasta los peces empiezan a morir por ingerir plásticos! -cuenta el Dr. Olea-. El año pasado apareció muerto en la playa de Castell de Ferro un cachalote, se le hizo la autopsia y se comprobó que había muerto envenenado tras comerse quince kilos de plástico que debió confundir con calamares”.

Según el Dr. Olea es urgente evitar al máximo las botellas de plástico, no calentar bebidas y alimentos que estén en contacto con él, no comprar alimentos enlatados y no usar productos de limpieza e higiene personal o cosméticos que contengan sustancias químicas tóxicas.

Este reportaje aparece en
portada revista 198 dsalud
198
Noviembre 2016
Ver número