Mueren 352 adolescentes europeas tras vacunarse con Gardasil y Cervarix

Nuestra revista lleva nueve años -desde 2007- alertando de los peligros e ineficacia de las vacunas que se supone protegen del virus del papiloma humano –Gardasil y Cervarix– denunciando además la agresiva campaña de marketing que se montó para hacer con ellas masivas campañas de vacunación, cómo se habían ocultado datos sobre sus graves efectos secundarios e, incluso, cómo se utilizó a adolescentes como cobayas humanas sin que lo supieran. Pues bien, en 2015 se habían reportado ya solo en la Unión Europea más de 45.000 casos de reacciones adversas -y más de 40.000 en Estados Unidos- habiendo fallecido solo en el viejo continente 352 jóvenes. Un auténtico escándalo que no merece ni una sola línea en los grandes medios de comunicación. Hemos hablado de ello con Alicia Capilla Lanagrán, presidenta de la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma, entidad que sigue siendo ninguneada por nuestras administraciones sanitarias.

Mueren 352 adolescentes europeas tras vacunarse con Gardasil y Cervarix

Sumarios:

A día de hoy se han reportado ya más de 85.000 casos de reacciones adversas -más de diez mil de carácter neurológico- a Gardasil y Cervarix habiendo muerto solo en la Unión Europea 352 jóvenes. Un auténtico escándalo que no merece ni una sola línea en los grandes medios de comunicación.

A Alicia Capilla le reconocieron cuando su hija ingresó en el hospital tras ser vacunada con Gardasil que el problema podía haberlo causado ella pero a los pocos días se empezó a alegar que los casos detectados se debían a que las niñas afectadas estaban ¡somatizando problemas psicoemocionales!

Cuando se detectaron en Valencia las primeras afectadas por la vacuna del papiloma humano las autoridades sanitarias aseguraron hipócritamente que se trataba de casos excepcionales y únicos ya que sabían que en otros países se habían notificado muchos casos.

“Es indignante que haya aún médicos, enfermeras y autoridades que sigan diciendo que los graves problemas que sufren miles de niñas sanas tras ser vacunadas son simples ‘casualidades’, que la vacuna no tiene nada que ver y que se deben a problemas psicológicos que las niñas somatizan”, manifiesta Alicia Capilla.

“La mayoría de los médicos -afirma Alicia Capila- no aceptan relacionar las reacciones adversas que ven en muchas niñas tras ponerles la vacuna porque les han convencido de que es prácticamente inocua. Y me parece intolerable que se ignore lo que está pasando cuando el 43% de las notificaciones de sospechas de reacciones adversas por la vacuna son de carácter grave”.

La Agencia Europea del Medicamento tenía registradas en julio de 2015 nada menos que 45.222 notificaciones de sospechas de reacciones adversas; especialmente patologías del sistema nervioso, enfermedades músculo-esqueléticas y trastornos del tejido conectivo, patologías gastrointestinales y lesiones traumáticas e intoxicaciones.

Según Alicia Capillas la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha recibido ya 3.266 notificaciones, el 43% de carácter grave. Lo que incluye toda situación que exige la hospitalización o su prolongación, provoca una discapacidad o invalidez significativa y/o persistente, pone en peligro la vida o lleva a la muerte Y ha admitido ya 5 fallecimientos.

En Francia 1.200 profesionales de la salud han firmado un documento negándose a vacunar a más niñas con las vacunas del papiloma humano.

Este reportaje aparece en
portada revista 198 dsalud
198
Noviembre 2016
Ver número