Los bifosfonatos pueden necrosar la mandíbula y provocar cáncer de esófago

La multinacional Merck se enfrenta de nuevo en los tribunales estadounidenses a las consecuencias de los efectos que provocan sus medicamentos; en esta ocasión a las acusaciones formuladas por diversas personas que afirman que su fármaco Fosamax les ha provocado osteonecrosis de mandíbula (la llamada “muerte de la mandíbula”). Y que sus denuncias tienen fundamento lo demuestra que ya se han producido las primeras sentencias favorables a las víctimas y aún quedan numerosas causas pendientes. Fosamax pertenece a la familia de los bifosfonatos de los que ¡continúan vendiéndose media docena de marcas! Lo patético es que se trata de un “medicamento” para tratar una “no enfermedad” como la “Osteoporosis ligada a la menopausia” y que aunque la farmacéutica conocía el peligro decidió comercializarlo. Es más, ahora se alerta de que puede provocar también cáncer de esófago.

Este reportaje aparece en
134
Enero 2011
Ver número