Se ofrece a tratar gratuitamente con Ozonoterapia a niños con autismo y cáncer

El autismo es una patología que ha aumentado en los últimos años de manera inaudita entre los niños de todo el planeta sin que las autoridades sanitarias, las agencias internacionales y los médicos expliquen la razón. Hay millones de niños sufriendo ésta y otras enfermedades infantiles y nadie habla siquiera de las posibles causas. Todo el mundo se limita a proponer tratamientos farmacológicos paliativos que no curan la patología o programas para mejorar sus condiciones de vida. Algo incomprensible. Pues bien, mientras espera que ello se afronte un médico español, el doctor Juan Carlos Pérez Olmedo, ha decidido ayudar ¡tratando gratuitamente con Ozonoterapia en su clínica a todo niño autista o con cáncer cuyos padres se lo pidan!

PEREZ OLMEDO

En octubre de 2017 la Comisión de Asuntos Sociales del Senado Federal de Brasil valoró un proyecto de ley que proponía incorporar la Ozonoterapia al sistema sanitario público como tratamiento oficial de diversas patologías. Y una de las personas que compareció fue la fiscal del estado de Mato Grosso Sasenazy Daufenbach que acudió a prestar testimonio no en calidad de tal sino como madre de un niño de nueve años diagnosticado de autismo severo expresándose así: “Mi hijo menor tenía un autismo muy severo; no hablaba. Sin embargo tras la decimonovena sesión de Ozonoterapia mi hijo, que nunca había dicho nada, se dirigió a mi marido y sin que nadie hiciera o dijera absolutamente nada dijo: ¡Papá! Hoy veo a otras madres preocupadas por el futuro de sus hijos preguntándose qué será de ellos y recuerdo como si fuera hoy los ojos de mi otro hijo brillando al escuchar a su hermano pronunciar por primera vez una palabra. No hay dinero que pague eso”.

Luego, ante unos emocionados senadores que la escuchaban desde la credibilidad que le daba su carrera de fiscal, pasó a relatar los beneficios que su hijo había experimentado: “La Ozonoterapia mejoró mucho su función intestinal. Disminuyó la neuroinflamación característica de su cuadro clínico. Mejoró y moduló todo lo relacionado con la inmunidad, algo fundamental porque los niños con autismo tienen problemas inmunológicos graves. La neuromodulación fue para él fundamental para poder seguir adelante (…) Todos los integrantes de los equipos multidisciplinarios que le trataban comentaron su mejoría. Se hizo más apto para la vida: estaba más atento, miraba más, se comportaba mejor como persona… Como si se trata de una persona sana”. La señora Daufenbach terminaría recordando que el estado brasileño está obligado a conceder a cualquier ciudadano calidad de vida y salud.

Pues bien, la iniciativa legislativa –el proyecto PLS 227, de 2017- superó el pasado 24 de abril el trámite de la Comisión de la Seguridad Social y Familia pasando sin enmiendas para su aprobación a la Cámara de Diputados con la única oposición ¡del Consejo Federal de Medicina!

Hablamos de una terapia que en España usan aún muy pocos profesionales para tratar los trastornos del espectro autista aunque hay uno que cuenta ya con amplia experiencia: el doctor Juan Carlos Pérez Olmedo, Director Médico de la Clínica Ozonoterapia Salud de Pontevedra –centro especializado en el tratamiento del cáncer con ozono intraperitoneal y yeyunal–, especialista en Medicina de Familia y Medicina Biológica, Técnico Ortopédico, diseñador de dispositivos para la aplicación de ozono en Odontología, fundador de la primera Unidad de Ozonoterapia Intraperitoneal de España, presidente de la Asociación Médica Ozonoterapia Solidaria, ponente en numerosos congresos científicos internacionales y miembro del Consejo Asesor de Discovery DSALUD. Alguien que, cansado de la dejación que observa en muchos de sus colegas, ha decidido demostrar la eficacia de la Ozonoterapia para mejorar la sintomatología y calidad de vida de los niños españoles que padecen autismo y cáncer mientras sus medios se lo permitan: ¡comprometiéndose a tratar gratuitamente a todos aquellos cuyos padres se lo pidan! Razón suficiente para que hayamos decidido hablar con él.

Como nuestros lectores habituales saben el ozono médico es una mezcla de oxígeno (O2) y ozono (O3) que tiene la consideración legal de producto farmacológico -está aprobado por la Agencia Europea del Medicamento- conocido por su potencia oxidativa y de ahí que sea un germicida de amplio espectro capaz de destruir in vitro toxinas, virus, bacterias, hongos, moho y hasta células cancerosas. Y resulta paradójico pero ese efecto oxidante provoca la formación de compuestos intermedios que intervienen, a modo de moléculas señalizadoras, en la activación de muchos mecanismos biológicos.

Aumenta de hecho el transporte y transferencia de oxígeno a los tejidos al mejorar la reología sanguínea. Y a través del factor nuclear N2fr activa todas las enzimas endógenas responsables de mantener a raya los radicales libres: la superóxido dismutasa, la catalasa y el sistema enzimático de las glutation peroxidasas. Interviene asimismo en la homeostasis de la inflamación regulando la liberación al alza de citocinas antiinflamatorias como la interleucina 10 y el factor de crecimiento transformante beta, responsables del regreso a la normalidad de la inflamación. Además mantiene alerta el sistema de inmunovigilancia antiinfeccioso y antitumoral.

En suma, unas propiedades que convierten al oxígeno/ozono en una potencial herramienta fundamental en el tratamiento de numerosas enfermedades, cáncer incluido.

Y todo ello de forma inocua cuando se aplica adecuadamente como demuestran cientos de estudios científicos (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los reportajes que con los títulos Ozonoterapia: una técnica terapéutica con resultados espectaculares, Cómo combatir la celulitis con Ozonoterapia, El ozono resuelve las hernias sin cirugía, Tratamiento eficaz de las infecciones vaginales resistentes, La Ozonoterapia eficaz en casos de hígado graso, Tratamiento del cáncer con ozono intraperitoneal, Ozonizar la sangre es útil para prevenir y afrontar numerosas patologías y Utilidad de la Ozonoterapia en cáncer y otras patologías aparecieron en los números 27, 33, 34, 36, 98, 115, 158 y 161 respectivamente).

TRATAMIENTO GRATIS Y DE POR VIDA

-Díganos, doctor, ¿cómo llegó usted a la conclusión de que la Ozonoterapia es eficaz en el tratamiento del espectro autista?

-Mi experiencia con niños autistas empezó tratando a los hijos gemelos de un compañero. Posteriormente traté a una decena más y en todos los casos vimos mejorías espectaculares; tanto en lo que se refiere a su capacidad de comunicación como por la empatía que manifiestan. Mejorías que las familias perciben y confirman. Se trata de un tratamiento especialmente beneficioso para mejorar problemas inmunológicos e intestinales que, como se sabe, están asociados al autismo.

Ahora bien, la decisión de volcarme en el tratamiento del autismo con ozono la tomé hace tres meses tras participar en Brasil en un congreso. Una de las ponentes era la doctora Cristiane de Paula, odontóloga que tras tener un hijo autista decidió dedicar su vida profesional a la búsqueda de tratamientos que mejoren la vida de quienes padecen la enfermedad. De hecho fue así como llegó al estudio y práctica de la Ozonoterapia. Hoy lleva ya cinco años trabajando en un centro que cuenta con los necesarios permisos administrativos y ha tratado numerosos casos con sorprendentes resultados.

Cuando acabó su ponencia comencé la mía en la que presenté un vídeo -puede visualizarse en mi página de Facebook– en el que la madre de un autista al que trato contaba cómo había oído hablar por primera vez a su hijo después del tratamiento con ozono ¡siendo ya adulto! Así que mi vídeo complementaba lo que acababa de exponer la doctora De Paula a la que antes de volver a España invité a participar en el II Congreso Experiencias y Evidencias en Ozonoterapia que tendrá lugar a finales de junio en Pontevedra cuando esta entrevista esté ya en kioscos.

-¿Tan convencido está de la eficacia del ozono en el autismo?

-Tanto que quiero aprovechar vuestras páginas para anunciar que me ofrezco a aplicar el tratamiento con ozonoterapia de forma gratuita y de por vida en mi clínica de Pontevedra a los niños que padezcan autismo cuyos padres me lo pidan así como a los que sufren cáncer; al menos mientras mis medios personales me lo permitan.

-¿Tratamiento gratuito de por vida a los autistas? ¿Implica eso que debe aplicarse durante años?

-En estos momentos así lo entendemos. Hay que aplicar ciclos de 15 o 20 sesiones que deben repetirse cada 4 meses… y así indefinidamente. Sé que eso supone un gasto muy importante para una familia a añadir a todos los que desgraciadamente conlleva ya el cuidado de esos niños pero ha llegado un momento en mi vida profesional en el que estoy dispuesto a que nuestro centro soporte ese coste. Vamos a atender gratuitamente en nuestra clínica a todos los niños autistas que vengan. Pretendo demostrar a nuestras administraciones sanitarias que existen alternativas a los actuales tratamientos que pueden mejorar muchísimo la vida de los niños diagnosticados con trastornos del espectro autista. Es más, a esta iniciativa de tratamiento gratuito con ozonoterapia a niños autistas se han sumado en Portugal la doctora Ana Moreiras y en México la doctora Hilda Chávez; y me consta que en Brasil hay también médicos dispuestos a unirse a ella.

-¿Y por qué el ozono mejora el estado de los autistas?

-La Ozonoterapia es un tratamiento de amplio espectro con varios mecanismos de acción. Activa los sistemas enzimáticos antioxidantes endógenos y es un gran inmunomodulador, algo especialmente importante en el caso de niños autistas porque tienen bastantes trastornos inmunológicos. Además es antiinflamatorio, no tiene efectos secundarios y carece de contraindicaciones.

En fin, es el conjunto de acciones del ozono el que de forma sistémica mejora la vida de los autistas aunque aún no se sepa exactamente cuál es el mecanismo concreto que actúa sobre la etiopatogenia de esa enfermedad. Entre otras razones porque nadie sabe si hay un único mecanismo desencadenante de las patologías del espectro autista. Quien sufre esta enfermedad no solo tiene un trastorno de conducta sino muchos otros problemas -entre ellos inmunológicos e intestinales así como crisis convulsivas- a los que la Ozonoterapia puede dar respuesta. Así que de momento me quedo con que la clave de la mejoría de esos enfermos está en el conjunto de efectos benéficos del ozono.

-Se ha publicado recientemente el trabajo de un grupo de investigadores de la Universidad de Arizona según el cual el estado de los niños autistas mejora mediante un trasplante de bacterias. No sólo mejora el estado de sus intestinos sino su conducta. ¿Puede ser a través del intestino como se llegue a la mejoría del autismo?

-Es cierto que las personas diagnosticadas con trastornos del espectro autista suelen padecer problemas de disbiosis intestinal, déficit de enzimas intestinales, aumento de la permeabilidad intestinal y, en conjunto, una inflamación intestinal que provoca serias molestias y dolores recurrentes. Como es también verdad que cada vez más trabajos confirman que un microbioma intestinal desequilibrado está relacionado con los problemas neurológicos. Y no es menos cierto que nosotros hemos demostrado que la Ozonoterapia mejora todas las enfermedades inflamatorias intestinales, desde la colitis ulcerosa hasta la enfermedad de Crohn. Así que es posible que equilibrar el sistema digestivo sea uno de los principales efectos que expliquen por qué la Ozonoterapia contribuye de forma directa a mejorar la calidad de vida de las personas con trastorno del espectro autista

-¿Cómo se aplica el ozono en estos casos?

-Podría hacerse de forma intravenosa pero es más cómodo por vía rectal. En ciclos de 15 a 30 sesiones que hay que repetir cada 4-6 meses de forma indefinida. Cada sesión dura entre 10 y 15 minutos y el tratamiento puede comenzar a aplicarse desde el mismo momento en que se diagnostica la alteración. Es decir, a partir de los tres o cuatro años podemos empezar los tratamientos aunque también es eficaz en la edad adulta. No depende del número de años que la persona lleve diagnosticada. En el vídeo que presenté con el testimonio de la madre que nunca había oído hablar a su hijo éste era ya un adulto de 21 años que además padecía retinosis pigmentaria. A cualquier edad se puede obtener mejoría.

-¿Y mejoró también su retinosis pigmentaria?

-Sí; de hecho la Ozonoterapia es uno de los tratamientos más investigados para ese problema. La doctora Mirta Copelo –del Centro de Retinosis Pigmentaria de La Habana- lo ha investigado ampliamente y comprobado que tras un ciclo de 20 sesiones por vía rectal el campo visual mejora pero decae a los 4 meses; así que repiten el tratamiento cada 4 meses. De esa manera se mantiene la mejoría de la agudeza y del campo visual de los pacientes. Yo trato a bastantes personas con ese problema y me consta que es un tratamiento muy bueno que consigue ralentizar la progresión de la enfermedad. Hasta el punto de que son los propios pacientes quienes están deseando venir cuanto antes.

-¿No teme que su iniciativa de tratar gratuitamente con ozono en su clínica a los niños autistas pueda convertirle en blanco de quienes demonizan demagógicamente las medicinas complementarias y alternativas sabiendo que hasta los colegios médicos españoles dudan de la eficacia de la Ozonoterapia?

Antonio Machado decía que es propio de mentes estrechas embestir contra toda aquello que no les cabe en la cabeza. Tengo muy claro que el ozono y la ozonoterapia es verdad. Y la verdad, como el sol, siempre acaba saliendo. De hecho estoy encantado de poder demostrar lo que digo y de que la Ozonoterapia es una técnica terapéutica eficaz. No hay demagogia que aguante ante la verdad.

BACTERIAS INTESTINALES Y AUTISMO 

Queremos hacer un inciso en la entrevista para dar algunos datos que avalan la tesis de que el ozono mejora el autismo a través de los intestinos. Está constatado que entre el 30% y el 50% de los autistas tiene problemas gastrointestinales crónicos derivados de una disbiosis intestinal al igual que muchas enfermedades, especialmente las de carácter crónico -alergias, inmunodeficiencia, enfermedades reumáticas y cardiovasculares, dolores de cabeza, neurosis…- y algunos trastornos neurológicos. De hecho la mayoría sufre por eso durante años de estreñimiento o diarrea, dolores crónicos, irritabilidad, disminución de la atención y el aprendizaje así como disfunciones del comportamiento. Es pues razonable pensar que una mejoría de la microbiota intestinal puede ayudar en todas esas patologías.

Y de hecho así lo ha demostrado un grupo de investigadores de la Universidad de Arizona (EEUU) encabezado por Rosa Krajmalnik-Brown -responsable del Biodesign Center for Fundamental and Applied Microbiomics– en un trabajo que se publicó el pasado mes de abril en Scientific Reports titulado trabajo Long-term benefit of Microbiota Transfer Therapy on autism symptoms and gut microbiota (Beneficio a largo plazo de la terapia de transferencia de microbiota en los síntomas del autismo y la microbiota intestinal). Se trata de un estudio que consta de dos partes y se hizo para evaluar la eficacia de una técnica revolucionaria conocida como Terapia de transferencia de microbiota, tipo especial de trasplante fecal ideado por el gastroenterólogo australiano Thomas Borody que implica 10 semanas de tratamiento -incluido uno previo con el antibiótico vancomicina-, una limpieza intestinal, un supresor del ácido estomacal y la transferencia diaria de microbiota fecal durante 7 u 8 semanas.

La primera parte de la investigación fue diseñada por el propio doctor Borody, la dirigió la ya citada Krajmalnik-Brown, se publicó en 2017 en Microbiome y comenzó comparando el microbioma de niños sanos con el de 18 niños de entre 7 y 16 años diagnosticados de trastornos del espectro autista. Se constató que éstos tenían problemas gastrointestinales crónicos -de moderados a severos- y menor diversidad de microbios intestinales así como déficit de bacterias beneficiosas como la Bifidobacteria y la Prevotella. Problemas gastrointestinales que surgieron en la infancia compartiendo además algunos otros rasgos como que sus madres consumían poca fibra y demasiados antibióticos, haber nacido por cesárea y haber recibido una escasa lactancia materna.

Pues bien, la Terapia de transferencia de microbiota incrementó sustancialmente su diversidad microbiana y la mayor presencia de bacterias beneficiosas en los intestinos mejoró los problemas gastrointestinales y los síntomas del trastorno del espectro autista, cambios que persistieron durante al menos ocho semanas tras finalizar la primera parte de la investigación.

En una segunda fase se controló a los niños que habían mejorado significativamente aseverando el trabajo ahora publicado -dos años después- que posteriormente los síntomas siguieron reduciéndose de media un 58%. Y según un evaluador profesional los síntomas centrales –problemas de lenguaje, interacción social y comportamiento- se redujeron un 45%.

Datos destacables porque al inicio del estudio el 83% tenía autismo grave y al final solo el 17% era grave calificándose el 39% de leve o moderado y un 44% por debajo del considerado leve. De ahí que Krajmalnik-Brown afirme: “Hemos encontrando una conexión muy fuerte entre los microbios intestinales y las señales que viajan al cerebro Dos años después a los niños les está yendo aún mejor lo que resulta increíble”. 

OZONO Y DISBIOSIS INTESTINAL

Por lo que al ozono se refiere debemos añadir que en el manual Ozone Therapy in Practice publicado por la Academia Estatal de Medicina de Nizhny Novgord -perteneciente a la Federación Rusa- puede leerse: “Este manual informa a los lectores sobre las propiedades del ozono y el efecto terapéutico de las mezclas de ozono-oxígeno administradas en diferentes enfermedades, incluidas las dosis y los esquemas de tratamiento que utilizan los médicos rusos. Ozone Therapy in Practice es una guía práctica para los médicos de diversas especialidades que utilizan el ozono médico así como para pasantes, residentes y estudiantes de Medicina”. Y en el apartado dedicado a las patologías intestinales puede leerse lo siguiente: “La ventaja del ozono es evidente: no daña la flora intestinal a diferencia de preparaciones antibacterianas como los antibióticos y las sulfonamidas. Cuando se usan insuflaciones rectales el ozono se adhiere a la membrana mucosa e impide el proceso infeccioso al penetrar en las células microbianas. Además refuerza la fagocitosis, mejora la circulación sanguínea y la inmunidad humoral, conduce a la homeostasis, normaliza el equilibrio microbiano y disminuye los procesos inflamatorios. Y a diferencia de muchos antisépticos que dañan los tejidos el ozono ni los daña, ni provoca úlceras, ni genera resistencia a los antibióticos”.

En 2017 los médicos italianos Fortunato Loprete y Francesco Vainao publicaron en Therapy un trabajo The use of ozonated wáter and rectal insufflation in patients with intestinal disbiosis (El uso de agua ozonizada e insuflación rectal en pacientes con disbiosis intestinal). En él se explica que se trató a 34 adultos con disbiosis intestinal y ésta fue la conclusión: “La insuflación rectal de oxígeno-ozono combinada con la ingesta de agua hiper-ozonizada dio resultados tan alentadores que su sinergia debería considerarse fundamental en el tratamiento de la disbiosis intestinal de los pacientes resistentes a otros tratamientos”.

Cabe añadir que en la clínica veterinaria integrativa de Massachusetts (EEUU) Main Street Animal Services of Hopkinton (MASH) se combinó un tratamiento de trasplante fecal con ozono en 800 perros y gatos comprobándose que ayuda efectivamente a restaurar el microbioma. Lo dieron a conocer en el trabajo Ozone Therapy Used Instead of Antibiotics for Micro-Biome Restorative Therapy Yields Successful Outcomes for Dogs and Cats with Fecal Transplants (Terapia de ozono usada en lugar de antibióticos para la terapia restauradora de microbiomas) publicado en 2015 en Townsend Letters.

Según señala el artículo «el protocolo convencional de tratamiento en humanos antes de administrar la Micro-Biome Restorative Therapy (MBRT) incluye el uso de antibióticos para desinfectar el intestino de los que el más usado es la vancomicina siendo su uso excesivo lo que a menudo explica los casos de Clostridium Difficile y otras disfunciones intestinales. La terapia con ozono reduce la biopelícula y apoya la mucosa intestinal por lo que la aplicación sensata de ozono puede fomentar el éxito con la MBRT”.

Parece obvio pues que existe un hilo conductor entre desequilibrio intestinal y autismo que no debe seguir despreciándose. Y lo mismo cabe decir de la posibilidad de afrontarlo con Ozonoterapia.

EL OZONO, “TRATAMIENTO IMPRESCINDIBLE EN CÁNCER”

Es más, como nuestros lectores habituales saben el ozono es eficaz incluso en casos de cáncer como ya nos ha explicado el Dr. Pérez Olmedo en ocasiones anteriores en la revista. Y obviamente no es el único. Basta leer el testimonio que dio el presidente del Centro de apoyo a personas con cáncer de Bauru (Brasil), Carlos Eduardo Faraco Braga, en la Comisión de Asuntos Sociales del Senado Federal de Brasil que estudia incorporar la Ozonoterapia al sistema sanitario brasileño.

Según contaría en junio de 2012 se le diagnosticó un cáncer en la pared externa del esófago -en el mediastino- que se extendió al pulmón y la tráquea; un tumor en fase 4 inoperable así que en el Hospital Sirio-Libanés se decidió someterle solo a quimioterapia y radioterapia. Solo que él ya había estado ingresado en él pero no por los tumores sino por una infección en el esófago por Candida Albicans que le llevó a estar ingresado 11días en los que recibió 98 inyecciones de morfina, perdió un kilo de peso diario y además recibió 14 dosis de un medicamento experimental para acabar con el hongo… sin éxito. Así que ante el riesgo de contraer una infección hospitalaria aún más grave como consecuencia del tratamiento con quimio y radioterapia el médico le acabó dando el “alta”.

Me fui a casa –contaría Carlos Eduardo- y aquel día por la noche (…) una doctora que trataba con Ozonoterapia me dio agua ozonizada y la tomé cada media hora. A la mañana del segundo día ya no tenía dolor, no tenía infección y conseguí después de 11 días volver a alimentarme. Como no podía moverme seguí en casa un tratamiento con ozonoterapia rectal y auto-hemoterapia menor y, cuando era posible, por auto-hemoterapia mayor. Sesenta días después de la última sesión de radioterapia me fui a hacer los exámenes preoperatorios y para sorpresa de los médicos sólo existía una cicatriz y el PET-Scan no encontró actividad celular cancerígena alguna. Sin embargo aún así quisieron operarme porque según el protocolo para el cáncer de esófago hay que extirparlo. Y decidí seguir mi propio tratamiento: cambié la alimentación y tomé suplementos de minerales y vitaminas. Los médicos me dijeron que corría el riesgo de volver a los seis meses con una actividad cancerígena mayor y un cuadro mucho peor pero me negué a someterme a la cirugía porque los exámenes no señalaban absolutamente nada. Continué durante 90 días más el tratamiento con ozono, mejoré mi alimentación, aumenté la ingesta de suplementos y la actividad física y seguí, en fin, un estilo de vida saludable. Volví a los 90 días al oncólogo y al cirujano -grandes amigos míos por cierto y brillantes profesionales- y se quedaron asombrados. Volví allí prácticamente como estoy hoy aquí hablando con ustedes. Desde entonces han pasado cinco años. Hago ozonoterapia semanal. Han pasado cinco años y tengo una salud como jamás creí que podría volver a tener: mucho mejor que la que tenía antes de enfermar. Pongo por testigo a mi cuerpo, a la persona que ustedes están viendo, y les digo que la Ozonoterapia sólo hace bien”.

-El testimonio en el Senado brasileño de Carlos Eduardo Faraco nos parece contundente. Y usted tiene experiencia en el tratamiento de cáncer con Ozonoterapia que ya hemos dado a conocer en la revista. ¿Cómo es posible que los oncólogos sigan negando aún hasta las evidencias?

-No albergo la más mínima duda de que la Ozonoterapia acabará siendo un tratamiento imprescindible y obligatorio en el tratamiento del cáncer; en especial por vía intraperitoneal y nasogastro yeyunal. Es incluso un tratamiento antimetastásico muy potente; no tanto cuando el tumor está muy desarrollado pero sí frente a micrometástasis. Es eficaz, fácil de administrar, carece de efectos secundarios, no tiene contraindicaciones y además es complementario con otros tratamientos.

Los pacientes de cáncer están “oxidados” por la enfermedad pero lo están mucho más por los tratamientos que reciben: quimio, radio, cirugía… Y el ozono tiene la capacidad de activar los sistemas enzimáticos antioxidantes. Es pues un tratamiento que puede darse conjuntamente con radio y quimioterapia; de hecho hace que éstas sean mucho más eficaces. Me parece pues negligente que no forme parte de todos los tratamientos anticancerígenos desde el mismo día del diagnóstico. Es una auténtica vergüenza.

-¿Ha tratado ya con ozono a niños con cáncer?

-Evidentemente. Hemos tratado hasta a niños de 20 meses. Hay padres que conocen a otros niños con cáncer de cuando van al oncólogo con su hijo y comprueban atónitos la diferencia. Todo son ventajas. Ninguno de los que hemos tratado ha empeorado. Sus padres lo pueden confirmar. Y a pesar de eso tienen que oír cómo se les amenaza con suspenderles el tratamiento oncológico si siguen tratándoles a la vez con Ozonoterapia. Estoy encantado de adelantar a través de vuestra revista que al igual que vamos a hacer con los niños autistas también estamos dispuestos a ofrecer tratamiento gratuito en nuestro centro a todos los niños con cáncer que quieran tratarse con Ozonoterapia.

-En la revista no creemos eficaces con carácter general ni la radio ni la quimioterapia pero, ¿cómo ayudaría la ozonoterapia a quienes decidan someterse a ellas?

-La radioterapia basa su efecto en la producción de radicales libres; concretamente en la producción de radicales hidroxilo. Pero para que éste se produzca la zona a radiar debe estar oxigenada y es bien sabido que el ozono incrementa la transferencia de oxígeno. Además reduce los efectos secundarios al proteger la célula sana activando sistemas antioxidantes fundamentales en la lucha contra los radicales libres. El ozono activa además sustancias de reconocida actividad tumoral como la prostaciclina -posiblemente el mecanismo de actuación principal del ozono por vía intraperitoneal- y estimula las defensas inmunológicas. El pre-acondicionamiento con ozono antes de recibir tratamiento de quimioterapia o someterse a una intervención quirúrgica prepara al organismo estimulando sus sistemas defensivos antioxidantes e inmunológicos minimizando los efectos secundarios del tratamiento y potenciando su efecto terapéutico.

-Pues es inexplicable que los dirigentes de la Organización Médica Colegial (OMC) consideren la Ozonoterapia algo ineficaz y peligroso…

-La Ozonoterapia se utiliza en el mundo desde hace más de siglo y medio y sin embargo no se enseña en las universidades. La mayoría de mis colegas médicos ignora sus propiedades y las posibilidades terapéuticas que posee en gran número de enfermedades. Y no veo otra razón para ello que los intereses de la industria farmacéutica y la ceguera de quienes no quieren ver más allá del uso de medicamentos ante cualquier problema de salud. Claro que en 1933 la Asociación Médica Americana prohibió todas las terapias que compitieran con los medicamentos y de ahí que seis años después la FDA ordenara incautar todos los generadores de ozono. La historia de la persecución de esta terapia es increíble y podría hacerse una película.

Mire, la Ozonoterapia es posiblemente el mejor tratamiento para muchas patologías. Puede modificar de forma favorable la evolución de cualquier enfermedad; por eso me parece sorprendente que no forme parte de la oferta sanitaria de todos los países.

Antonio F. Muro

Este reportaje aparece en
228
Julio-Agosto 2019
Ver número
Última revista
Último número Julio-Agosto 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
239 | Julio-Agosto 2020
Cartas al director Editorial Ver número