REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     NOTICIAS
NÚMERO 96 / JULIO - AGOSTO / 2007

NOTICIAS / JULIO - AGOSTO / 2007


Fallece Loïc Le Ribault, impulsor del Silicio Orgánico de 5ª Generación 

Loïc Le Ribault, insigne científico francés impulsor del Silicio Orgánico de 5ª generación (OS5) -a quien entrevistamos en el nº 74 de la revista- ha fallecido tras una penosa enfermedad a los 60 años. Científico de prestigio en Francia, cuando descubrió las posibilidades terapéuticas del silicio orgánico y quiso darlas a conocer fue perseguido, detenido y encarcelado durante meses -desde noviembre del 2003 a febrero del 2004- acusado de práctica ilegal médica y farmacológica. Su “delito” real, sin embargo, fue tratar de informar de las posibilidades terapéuticas de un producto con resultados clínicos incontestables en numerosas patologías, especialmente en problemas osteoarticulares, artritis y artrosis pero también en cáncer, problemas cardiovasculares, enfermedades autoinmunes y dolencias hepáticas.
Le Ribault llegó a ser considerado uno de los científicos forenses más prometedores de Francia. No en vano contaba en su haber con los títulos de Oceanografía, Ecología y Ciencias de la Tierra así como una licenciatura superior en Geomorfología –todos ellos obtenidos en la Universidad de París- además de tres doctorados: en Sedimentología, Ciencia y Naturopatía. Ya en 1971 descubriría que el microscopio electrónico (ME) le permitía averiguarlo todo sobre la historia de un simple grano de arena y ello le llevaría a colaborar estrechamente con el Ministerio del Interior francés en algunos de los casos más importantes de la criminología de su país alcanzando merced a ello gran popularidad. De hecho, entre 1982 y 1991 Le Ribault presentó pruebas en más de mil casos coadyuvando en la condena de 800 personas por asesinato y otros crímenes violentos. Una experiencia que le llevó a trabajar posteriormente como asesor forense para el FBI donde acabaría impartiendo clases a sus futuros especialistas.
Sin embargo su principal descubrimiento lo haría cuando un día, mientras trabajaba, removió una solución de silicio orgánico con su mano derecha en lugar de con un instrumento y a los pocos días se percató de que la psoriasis que padecía en ella había desaparecido. Introdujo entonces unos días después la otra mano y la psoriasis desapareció igualmente al poco tiempo. Entusiasmado ante tales posibilidades terapéuticas Le Ribaut dedicó los años siguientes a lograr un método de extracción del silicio orgánico. Tiempo durante el que probó además el producto en otros enfermos atendidos por médicos amigos y pudo constatar que manifestaban sentirse muy aliviados de sus dolores articulares. Incluso pacientes afectados de infecciones virales mostraban en sus analíticas sorprendentes mejorías. Como es obvio propuso a la Administración que se investigara el asunto pero su requerimiento fue ignorado.
Quienes lo conocían bien aseguran que Le Ribault nunca superó psicológicamente la injusticia de su encarcelamiento y salió muy tocado moral y físicamente. Al punto de que tuvo que aprender a andar de nuevo, no soportaba las aglomeraciones y estaba sumido en una semidepresión constante. Según su medico suizo y dos médicos franceses que lo trataron últimamente debido al trauma psicológico empezó a desarrollar un cáncer del que se estuvo tratando una temporada hasta que hace un año, por propia voluntad, decidió dejar de tratarse y volver a Francia, su país natal, tras 11 años de ausencia. Todo indica que había decidido hacer su último viaje en la tierra que le vio nacer.
Al entierro acudieron sólo 19 personas: Jean Paul Le Perlier -su editor y director de Ediciones Tredaniel, Fernand Cortés -político francés-, Laurent Martin Desmaretz de Maillebois –un aristócrata amigo-, Fabienne Mercier, Mme. Bouffard y Mme. Salmon -tres amigos íntimos-, Mme. Brassard -dueña del castillo de Miniac-Morvan-, John Roberts -jefe de la autoridad portuaria de la isla de Jersey- y su esposa Sue, Emilia Masson -famosa arqueóloga francesa conocida por sus trabajos sobre los hititas-, Chappuis -su agente suizo-, los señores Bogé y Laurent Buchs -anterior y actual presidente de la Asociación de Amigos de Loïc Le Ribault-, Juan Carlos Hierro y su esposa Esther –representantes de Le Ribault en España- y, por último cuatro huéspedes del hotel en el que pasaba unos días de descanso.
Era –nos diría Juan Carlos Hierro apenas unas horas después de su muerte- un científico visionario que siguió un difícil camino entre su feroz voluntad de libre expresión y el orden establecido. Nos deja la imagen de una personalidad compleja: inteligente y orgullosa, provocadora y valiente. Podríamos dedicarle la frase de André Gide: ‘El mundo, si puede ser salvado, lo será por insumisos’. Afortunadamente nos deja su impresionante trabajo sobre La exoscopia del cuarzo por microscopia electrónica de barridoy la creación y difusión del silicio orgánico G5.Hoy mi mujer y yo sólo tenemos un deseo: que este personaje excepcional encuentre en el mas allá la paz que nunca tuvo en la Tierra; y una voluntad: la de ver que su lucha, que también es la nuestra, encuentre su cumplimiento para beneficio de la humanidad”.

 

Mientras dos millones más sufren efectos graves
Cada año mueren 100.000 estadounidenses por efectos adversos de los fármacos 

En Estados Unidos al menos dos millones de personas son víctimas cada año de graves efectos secundarios tras consumir medicamentos... de las que 100.000 mueren. Estimándose que en los demás países desarrollados las cifras son similares por lo que se calcula que en España probablemente mueran por esa causa unas 15.000 personas al año. Las cifras son tan escandalosas que un grupo de científicos encabezado por Kathleen M. Giacomini -de la Universidad de California en San Francisco (EEUU)- reflexiona sobre ello en un artículo que acaba de publicarNature en el que se recuerda que en los últimos diez años 19 fármacos tuvieron que ser retirados del mercado tras arduas polémicas por su iatrogenia. Entre ellos, los conocidos rofecoxib (Vioxx), pergolida (Permax o Pharken) y natalizumab (Tysabri), éste por cierto de nuevo en el mercado.
Claro que los “efectos adversos” de los fármacos se consideran “aceptables” o no en función de la llamada “relación beneficio-riesgo” que es de carácter claramente subjetivo. Y así, "para un cáncer que amenaza la vida del paciente” –algo subjetivo que se pretende hacer pasar por objetivo- los graves efectos secundarios de la Quimioterapia, por ejemplo, se consideran “tolerables” –lo que es inconcebible porque ésta no ha curado jamás un solo caso de cáncer- al igual que los de otros muchos productos farmacológicos igual de inútiles. Relación “beneficio-riesgo” que, claro, no se puede justificar cuando su consumo causa efectos graves y esos fármacos tienen mero carácter paliativo –es decir, que tampoco curan nada- como los analgésicos, los antihistamínicos, los antipiréticos, los antiinflamatorios, etc.
En fin, el caso es que como no se está dispuesto a cambiar de paradigma y enfocar el tratamiento de las llamadas enfermedades de otra manera ya que el sistema no quiere en modo alguno renunciar al negocio farmacológico la propuesta que ese grupo de científicos hace ahora es la de aprovechar las tecnologías emergentes en el campo de la Genómica para identificar a la población que es susceptible, por su perfil genético, de sufrir efectos secundarios en cada caso concreto. Y de ahí que destaquen la utilidad de proyectos como el HapMap que ha permitido, conociendo el perfil genético de una persona, saber de antemano a qué fármacos reaccionará bien o mal. Tests que “estarían lejos de ser perfectos" –reconocen- pero "proporcionarán al médico información de la que hoy no dispone para saber el fármaco más conveniente para el enfermo ajustando además mejor la dosis ".
Los autores del artículo reconocen, empero, la dificultad que tiene encontrar marcadores genéticos del riesgo de padecer un determinado efecto adverso porque“en realidad no se sabe cómo ocurren”. Y lo explican: "En la mayoría de los casos no tenemos o tenemos muy poca información sobre los mecanismos biológicos subyacentes. La experiencia nos dice que los estudios preclínicos en modelos animales no pueden predecir los efectos adversos graves inesperados”. Otro de los hándicaps que aluden es que para estudiar bien el asunto se necesitarían muchas más víctimas ya que el número de personas que han padecido efectos adversos graves no es aún suficientemente alto para efectuar un análisis genético general adecuado. De ahí que propongan crear una base de datos para estudiar mejor cómo evitar en el futuro el mayor número posible de reacciones graves e inesperadas. Una iniciativa que ya se puso en marcha en Europa por diez países mediante el Proyecto EUDRAGENE que financia la Comisión Europea.
Nosotros, en cualquier caso, conocemos un método infalible para evitar los efectos secundarios graves de los fármacos: no tomarlos salvo que sea absoluta y estrictamente necesario. Y eso ocurre en la vida en contadísimas ocasiones. 

 

Debido a un polisacárido que contienen: la quitina
Consumir crustáceos pueden provocar asma

Los crustáceos y algunos insectos comunes –como los ácaros- pueden provocar ataques de asma. Así lo afirma al menos un equipo de investigadores coordinado por Richard M. Locksley en un estudio efectuado en el Instituto Médico Howard Hughes que publica la revista Nature. Según explican la causa es un polisacárido denominado quitina que se encuentra en el caparazón de muchos crustáceos así como en el exoesqueleto de algunos insectos -y en los huevos de sus larvas-, en las membranas celulares de algunos hongos y líquenes, en los ácaros y en algunos gusanos cuya presencia hace que el sistema inmune genere para combatirla una enzima llamada quitinasa a fin de degradarla. Sin embargo, en algunas personas -parece que por razones genéticas- éstas no son suficientemente eficaces y se producen entonces los clásicos síntomas de una respuesta alérgica.
Así lo comprobó el equipo de Locksley tras purificar quitina extraída de helmintos -una variedad de gusanos-, rociar con ella los pulmones de un grupo de ratones para estudiar los efectos y constatar que en aquellos en que la quitinasa era más eficaz la respuesta alérgica –entre otras, la inflamación de las vías respiratorias- era menor. Ahora se plantean averiguar por qué en unas personas la quitinasa actúa de forma más eficaz que en otras. 

 

Nueva obra de denuncia del sistema
Conspiraciones tóxicas. Cómo atentan contra nuestra salud y el medio ambiente los grupos empresariales 

Las 350 páginas del libro Conspiraciones tóxicas. Cómo atentan contra nuestra salud y el medio ambiente los grupos empresariales (Ed. Martínez Roca), resultado de quince meses de trabajo de tres periodistas españoles de investigación -Rafael Carrasco, Joaquín Vidal y Miguel Jara- no deberían dejar indiferente a nadie. Escrito en un lenguaje ameno y periodístico accesible a todo tipo de lector ofrece numerosos ejemplos de las oscuras relaciones que mantienen las grandes empresas con el poder político para que éste –entre otras cosas- evite regulaciones demasiado exigentes en ámbitos como el de la energía nuclear, la telefonía móvil, los alimentos transgénicos, el agua, las megaurbanizaciones costeras o la industria química. El libro permite así conocer al gran público cómo trabajan en España y el mundo los lobbies o grupos de presión cuyo objetivo es controlar o condicionar a funcionarios, políticos, periodistas, científicos y asociaciones ciudadanas. A fin de cuentas muy poca gente es consciente de la presión que ejercen en la sombra estos grupos y la enorme influencia que tienen en nuestras vidas ya que muchos están detrás de cada decisión sobre salud y medioambiente que se toma en el mundo. Como muestra un botón: sólo en Bruselas –sede de la Comunidad Europea- hay unos 2.000 lobbies que emplean a 15.000 personas financiadas y dirigidas por grandes empresas, asociaciones empresariales, agencias de Relaciones Públicas, consultoras, bufetes jurídicos, ONGs y, lo último, institutos de ideas –conocidos allí como think tanks- que se dedican a presionar para que la legislación europea se adapte a sus intereses y conveniencias. Todo tan legal como oscuro. 

 

Discovery DSALUD no sale en Agosto 

Recordamos a nuestros lectores que Discovery DSALUD aparece siempre en verano con un sólo número correspondiente a Julio-Agosto. Por tanto al nº 96 –el que tiene en sus manos- le seguirá el nº 97 en Septiembre. En Agosto no saldrá a la venta ningún número nuevo. Recuérdelo.

 

La Asociación Médica Colegial no quiere que todos los médicos puedan tratar cualquier enfermedad 

El Tribunal Supremo dictaminó en su día que"existe una regulación oficial de las especialidades médicas, fundamentalmente a efectos del Sistema Nacional de Salud, pero carente de rango legal y sin constitución de una profesión específica que atribuya a los especialistas la exclusividad de determinados actos médicos y la prohibición de ejercerla a los médicos no especialistas o titulados en otra especialidad". Y, por tanto, añadiría que "el intrusismo entre especialidades médicas es un delito imposible porque no existe en nuestro sistema jurídico una profesión de especialista médico legalmente establecida y regulada, con definición de actos propios y específicos, diferenciada de la actividad profesional del médico". En otras palabras, vino a decir que cualquier médico –por poner un ejemplo- puede tratar a un paciente de cáncer sin ser oncólogo. Pues bien, la Asamblea General del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos adoptó en sesión celebrada el pasado 25 de mayo una Declaración elaborada por la Comisión Central de Deontología con el título Fronteras internas del ejercicio profesional que sustituye a la aprobada en 1998 con la que intenta sortear lo que dice ésa y otras sentencias. Porque si bien empieza reconociendo que “la jurisprudencia, incluida la constitucional, tiende a considerar que no hay en nuestro sistema jurídico apoyos para atribuir a los especialistas la exclusiva sobre determinados actos médicos, o para prohibir su realización a médicos no especialistas o a titulados en otra especialidad, más o menos próxima” luego intenta presionar a quienes no son especialistas para que se abstengan de hacerlo. Así, añade: “Sin perjuicio de lo anterior, los casos de abuso manifiesto pueden ser sancionados penalmente como delitos de estafa o faltas de imprudencia profesional, en el supuesto de intervenciones con manifiesta carencia de pericia, de formación o de capacidad. Por otra parte, cabe la actividad sancionadora administrativa o colegial si se vulneran las prohibiciones en materia de especialidades”. En otras palabras, la Asociación Colegial reconoce que cualquier médico puede legalmente enfrentarse a cualquier patología pero le advierte de que pueden sancionarle “si no está preparado”. ¿Y quién decide eso en cada caso? Pues sus comisiones disciplinarias. Una actuación que justifica alegando que “existe una frontera entre acto médico genérico y acto médico especializado que vendría determinada por razones técnicas y de habitualidad”. En otras palabras, como no existen leyes que apoyen su iniciativa se inventan una argumentación para justificarse: Para lo cual han decidido que existen distintos tipos de “actos médicos”. Y así, definen “acto médico especializado” como aquel que“por su complejidad y posibles riesgos requiere conocimientos específicos adquiridos en el curso de un adiestramiento reglado y controlado, o implique la utilización de técnicas complejas o instrumentación específica, o existe consenso universal de que ese acto corresponde a una determinada especialidad y que debe ser abordado solo por especialistas”. Es decir, contraviniendo las leyes y sentencias, han decidido que hay actos exclusivos y reservados para los titulados de las distintas especialidades:los que reúnen los requisitos antes mencionados”. Es más, definen incluso los “actos médicos interespecializados o pluriespecializados”: “Son aquellos que pueden ser realizados por quienes practican diferentes especialidades siempre que se demuestre que en su periodo formativo han recibido ese adiestramiento y son competentes para ello”. Y más adelante se justifican: “Tan reprobable éticamente sería fijar fronteras artificiales que establecieran una especie de área reservada en exclusiva a ciertos especialistas para actuar sobre determinados sistemas orgánicos o ejercer determinadas prácticas preventivas, diagnósticas o rehabilitadotas, como considerar que no existe límite alguno y que cualquiera puede dedicarse, habitual y públicamente, a ejercer como especialista sin serlo. Los actos especializados deben quedar reservados a los médicos que posean el título correspondiente, sin perjuicio de que cualquier Titulado en Medicina y Cirugía pueda en ocasiones realizar actos que, en otras circunstancias, quedarían reservados a los especialistas”. Y, luego, contradiciéndose aparentemente, dicen: A ningún médico, si posee la destreza y los conocimientos necesarios, se le puede impedir que los aplique en beneficio de sus pacientes, tenga o no título de especialista”, derecho que sin embargo intentan impedir con nuevas “advertencias”: Desde un punto de vista deontológico hemos de plantearnos si el ejercicio de una especialidad por quien carece del correspondiente título y ha evitado el esfuerzo de obtenerlo no podría constituir una falta de lealtad cuya corrección correspondería a los Colegios provinciales que, específicamente, tienen atribuida la función de “sancionar los actos de los colegiados que practiquen una competencia desleal…”. En suma, tras tan interesada “argumentación” la primera conclusión de la Declaración aprobada es que “Aunque no existe, ni legal ni éticamente, reserva de actuación profesional sobre un paciente a favor de quien ostente el título de especialista, la Comisión Central de Deontología estima que, desde el punto de vista ético, el criterio decisivo para el ejercicio profesional responsable es el de hallarse en posesión de la competencia necesaria para realizar la correspondiente intervención médica. Considera igualmente la Comisión que el procedimiento habitual y ordinario para la adquisición y actualización de dicha competencia es el seguimiento de los oportunos programas de formación inicial y continuada de cada especialidad”. Y la cuarta machaca: “El médico que sin poseer el título de especialista, o titulado en otra especialidad diferente, proyecta una determinada intervención que puede considerarse típica de una especialidad de la que no está titulado está obligado a considerar si posee realmente los conocimientos, las habilidades y la experiencia necesarias para llevarla a cabo y para asumir las consecuencias de su actuación. En todo caso, está obligado a comunicar previamente tal extremo al paciente como parte de la información que a éste le es debida”. Y en la quinta agregan: “Asimismo, está obligado a justificar ante su Colegio, y eventualmente ante los Tribunales de Justicia, las razones de su decisión y a demostrar de modo convincente que posee la competencia necesaria para ejecutarla: no más, pero tampoco menos”.Y por si no quedara claro añade: “Todo médico está obligado a conocer bien los límites reales de su capacidad y no puede ignorar los riesgos a que se expone si, por actuar en áreas en las que no haya adquirido la necesaria experiencia, se produjeran consecuencias desafortunadas”. Es evidente: a los guardianes de la ortodoxia médica no le ha gustado nada lo que la Justicia ha dictaminado. Así que han decidido imponer sus criterios ¡en nombre de la Ética! y dejar claro que no están dispuestos a que los jueces se metan en su parcela de poder. Difícil lo tiene pues el médico que pretenda ejercer sus derechos constitucionales. Porque si bien un juez le absolvería es evidente que algunos de sus compañeros están dispuestos a impedir hasta que vuelva a ejercer. Y luego argumentarán que lo hacen para protegernos... a nosotros. ¡Qué país!
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER