REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 81 / MARZO / 2006

EL MORA SUPER PLUS PERMITE CORREGIR LOS BLOQUEOS ENERGÉTICOS

 

Las radiaciones electromagnéticas y las telúricas, las cicatrices de las operaciones quirúrgicas o las interferencias patológicas en el sistema neurovegetativo ocasionadas por la dentadura y las amígdalas –entre otras cosas- pueden provocar en el organismo bloqueos bioenergéticos que den lugar a muy diversas patologías. Pues bien, el Mora Super Plus es un aparato que permite localizar y anular esas situaciones de bloqueo llegando a corregir incluso las modificaciones en el giro de los electrones que causan la contaminación electromagnética y telúrica. Hablamos de la última aportación tecnológica desarrollada a partir de los trabajos de Franz Morell y Erich Rasche, pioneros en el uso de las frecuencias individuales como herramientas terapéuticas.

La visión mecanicista del mundo desapareció al adentrarnos en el mundo subatómico e invisible de los quarcks y de las partículas elementales cuyo conocimiento dio lugar a la formulación de la moderna Física Cuántica. Una nueva visión según la cual cada estructura en apariencia material –y, por tanto, el cuerpo humano- es en realidad un complejo sistema ordenado de oscilaciones producto de la interferencia de innumerables frecuencias individuales de átomos y moléculas, un sistema inteligente pero dinámico capaz de adaptarse según las necesidades del organismo. Porque lo que la Física nos dice hoy es que primero existe el campo de energía y de él surge la materia que se estructura en base a un campo cuya configuración está más allá de nuestro actual conocimiento aunque existan hipótesis al respecto.

Es hora pues de que los médicos abandonen su actual ceguera ante estos hechos, la misma que mostraron el pasado siglo XX al negar durante años la existencia de ondas hertzianas electromagnéticas invisibles. La consecuencia lógica de lo conocido hasta hoy -se quiera o no admitir- es que el ser humano es un conjunto de interacciones electromagnéticas que hacen posible el desarrollo celular, las funciones metabólicas, las secreciones hormonales y la comunicación intercelular obedeciendo a un patrón ordenado de formación y origen desconocido que las equilibra y agrupa en la misma dirección: la Vida tal y como la conocemos.

Cada célula, cada tejido y cada órgano tiene su propio campo de oscilación con una huella propia formada por las características de su oscilación y su frecuencia, por el número de oscilaciones por segundo. Según el físico F. A. Popp (Biología de la Luz, 1989) el mantenimiento de esas vibraciones en equilibrio depende de la capacidad de resonancia natural de la célula, del órgano, del tejido y, en definitiva, del cuerpo entero. Obviamente cuando esa resonancia es perturbada por vibraciones patógenas se altera la información y los errores acaban provocando lo que llamamos enfermedad. Y si -por cualquier motivo- el sistema autorregulador o de autocuración que todo organismo vivo posee no consigue volver al patrón de información original la muerte será entonces el resultado final. La enfermedad podría definirse pues en este nuevo modelo como el estado en el cual las oscilaciones patológicas inciden en el organismo durante un largo período de tiempo y en tal grado que terminan provocando fenómenos o reacciones que son percibidas externamente como patológicas.

LA MORATERAPIA

En nuestro mundo existen hombres teóricos y hombres prácticos. Y el doctor Franz Morell fue sin duda uno de estos últimos. Su planteamiento inicial fue aparentemente sencillo: si el hombre sana o enferma en función de determinadas vibraciones que pueden ser medidas por modernos dispositivos tecnológicos y toda frecuencia -por un principio físico incuestionable- puede ser anulada, reforzada o invertida entonces tiene que ser posible neutralizar las frecuencias patológicas. Convencido de ello Morell (Mo) se aliaría con el ingeniero bioelectrónico Erich Rasche (Ra) y su trabajo se plasmaría en un nuevo dispositivo para diagnóstico y tratamiento: la MORAterapia.

El principio en el que se basa es que en un cuerpo cualquier patología se manifiesta primero a nivel de ondas intercelulares, después el desajuste se produce a nivel celular y más tarde a nivel orgánico. Así que el doctor Morell pensó en utilizar esas oscilaciones con fines terapéuticos basándose para ello en un hecho conocido en el campo de la física, la mecánica, la electricidad y la electrónica: toda oscilación puede ser neutralizada si se emite otra opuesta en la misma dimensión y frecuencia. Por supuesto, en la misma longitud de onda, alineadas espacialmente, de la misma intensidad, simultáneas en el tiempo e invertidas unas respecto de otras. Pues bien, Erich Rasche encontró la forma de detectar las ondas desarmónicas o patológicas -distinguiéndolas de las ondas normales o armoniosas- permitiendo así la posibilidad de neutralizarlas. De hecho, el núcleo de la Moraterapia lo constituye un separador que permite clasificar las ondas por nivel de frecuencias y distribuirlas en armónicas y desarmónicas utilizando filtros que modulan la frecuencia (cantidad de periodos oscilatorios en un espacio de tiempo definido), su amplitud y características específicas (vea con más detalle lo publicado en el nº 68 en www.dsalud.com).

El doctor Manuel del Pino -que dirige en Madrid el Centro de Medicina-Homeopatía Dr. Del Pino yfue uno de los primeros médicos en aplicar la Moraterapia a comienzos de los años 90- nos comentó que en la actualidad la tendencia de su uso en los países más avanzados -como Alemania- es la aplicación de la Moraterapia como parte de las herramientas terapéuticas de cada especialidad, algo natural puesto que como internista entiende que sus aplicaciones son múltiples y beneficiosas. “Con el Mora pueden tratarse –nos diría- todas las enfermedades que no hayan destruido irremediablemente tejidos orgánicos. Obteniéndose los mejores resultados en todo lo relacionado con el sistema osteomuscular –reumas, estados agudos y crónicos de dolor e inflamatorios-. También se obtienen éxitos en dermatología, con las alergias, las intolerancias alimenticias --fáciles de detectar y de tratar-, los tóxicos medioambientales, las prótesis dentales, las enfermedades del corazón y del sistema circulatorio así como las enfermedades metabólicas -menopausia, diabetes u obesidad- y psicosomáticas -estrés, depresión, ansiedad o asma-. Y en el caso de enfermedades con deterioro físico avanzado pueden reducirse considerablemente las dolencias sintomáticas”.

EL MORA SUPER PLUS

Hoy los dispositivos capaces de aplicar la Moraterapia han ido evolucionando de la mano de la empresa Med-Tronik y cumplen todos los requisitos para su comercialización, entre ellos los certificados ISO 9001 que exige la Ley de Producto Médico (MPG) de la Unión Europea. “El mejor aval de nuestros dispositivos terapéuticos –nos diría Erich Rasche- es que el mercado europeo ha elaborado una reglamentación muy dura para la comercialización de aparatos sanitarios que nos han obligado a demostrar su eficacia. En cualquier caso le diré que resulta inconcebible que para una medicina holística se tengan en cuenta los mismos parámetros que para la medicina convencional”.

En la actualidad el dispositivo de vanguardia es el conocido como Mora Super Plus, aparato con dos unidades terapéuticas diferentes que permiten al terapeuta trabajar tanto con las frecuencias altas del paciente como con las bajas. Las frecuencias bajas del paciente -de hasta 1.000 Htz- se utilizan para corregir el aspecto crónico de la patología con intensificaciones altas y un tiempo terapéutico mayor mientras que las altas también -superiores a 1.000 Htz- se usan para solucionar el aspecto agudo del desequilibrio con intensidades bajas y en menor tiempo. “Con estas posibilidades terapéuticas -afirma Carlos Maudos, miembro de Mora España- al profesional de la salud se le abren toda clase de caminos. Bien utilizando las llamadas ‘inyecciones frecuenciales o informacionales’ elaboradas a partir de vibraciones terapéuticas, bien con las ‘auto-isoterapias electrónicas o auto-vacunas’ elaboradas a partir de las secreciones patológicas o excreciones del propio paciente, con los ‘auto-nosodes’ y con las neutralizaciones de las oscilaciones patológicas, tóxicas y nocivas para el organismo. Al mismo tiempo el Mora Super Plusconfecciona un remedio informacional en una sustancia portadora líquida como el agua pura -o agua con alcohol- en el que se retienen las oscilaciones curativas de la sesión terapéutica para el post-tratamiento entre una visita y la siguiente. Las gotas MORA así elaboradas actúan corrigiendo los posibles errores que se producen en todos los procesos de cambio hacia la salud; también provocan una eliminación, a corto y a largo plazo, de las toxinas e informaciones patológicas que se han almacenado durante años en las capas profundas de grasa y en el mesénquima de la persona”.

El hecho de contar con dos aparatos reunidos en uno ofrece indudablemente al terapeuta múltiples posibilidades, entre ellas utilizar por ejemplo un canal para eliminar la información de los alérgenos que son causa de una intolerancia y, al mismo tiempo, emplear el otro canal para tonificar y reeducar el sistema inmunitario. Pero una de las principales ventajas de este aparato es que permite examinar y corregir los desequilibrios subyacentes en el organismo que en numerosas ocasiones impiden la eficacia de los tratamientos aplicados por médicos y terapeutas.

Una de las principales ventajas que ofrece el dispositivo Mora Super Plus –continuaría explicándonos Maudos- es que permite diagnosticar y tratar los grandes bloqueos que hacen fracasar en numerosas ocasiones las terapias sugeridas a un paciente y que básicamente son: inversión del giro molecular (spin) del hierro de la hemoglobina por carga geopática o estrés electromagnético; cicatrices; focos en los dientes, en la cabeza, en la garganta, etc; corrientes galvánicas y diferencias de potencial en la boca; punto débil constitucional; micosis; y, por último aunque igual de importante, intolerancias energéticas a sustancias (alimenticias o no ) tanto causales como desencadenantes”.

ELIMINACIÓN DE LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

El doctor Joan Guxens, presidente de la Asociación de Kinesiología Holística Internacional y que posee gran experiencia con la Moraterapia, para tratar de hacer entender la profunda interrelación entre lo visible y lo invisible al ojo humano recurría en un artículo tituladoEnfermedades causadas por Geopatías - Salud y Hábitat publicado en Natura Medicatrix a una cita clarificadora de Ilia Prigogine, premio Nobel de Química en 1977: “La materia no es nada más que energía condensada rodeada de un campo magnético. Cualquier modificación que se produzca en el campo físico del cuerpo humano modifica el campo electromagnético; y recíprocamente sucede lo mismo”.

Es otras palabras, nuestra salud depende en muy buena medida de un equilibrio medioambiental roto hoy por el exceso de contaminación electromagnética que nos rodea. Nos rodea y afecta en la calle (por el electroesmog, la ionización, las cargas electrostáticas debidas a los materiales de construcción modernos, etc), en el trabajo (por los ordenadores y dispositivos electrónicos) y en nuestro hogar (por el televisor, el microondas, el radio-despertador, las bombillas alógenas, etc.). Sin olvidar la especial importancia que tiene la contaminación electromagnética emanada de las antenas de telefonía móvil, las torres de alta tensión y los centros de transformación situados en las inmediaciones de nuestros hogares, lugares de trabajo, colegios, guarderías y centros de ocio.

Tras una exposición diaria de entre 2 a 5 años -aunque puede ser mucho menos tiempo- a cualquier corriente electromagnética –escribeJosé Luis Godoy en su segundo libro Geopatías-Cicatrices. Llaves de la Sanación a través de la Kinesiología Holística- el giro o spin de la molécula del hierro se invierte y pasa de dextrógiro -en el hemisferio norte del planeta- a levógiro. Y la hemoglobina de la sangre se convierte en patológica. Es más, la exposición prolongada a esas energías pueden terminar modificando el campo electromagnético global del cuerpo y su estructura sufrir severos daños”.

Cabe agregar que además de las perturbaciones artificiales también nos afectan las naturales, es decir, las radiaciones provenientes del espacio y de la propia Tierra que pueden igualmente interferir en nuestros patrones energéticos. Hablamos de las llamadas energías telúricas: corrientes subterráneas de agua, fallas geológicas en el terreno, minas de sal, bolsas de petróleo... A lo que hay que añadir las líneas de fuerza del campo magnético terrestre que componen las denominadas Red de Hartmann y Red de Curry. Como ya hemos explicado reiteradamente en la revista las patologías que pueden provocar son más o menos graves dependiendo de dos parámetros: su intensidad y el tiempo de exposición. Se sabe que los campos electromagnéticos y telúricos producen -entre otras cosas- cambios en el pH de los tejidos, estrés oxidativo, problemas en la absorción de los nutrientes y en la eliminación de las toxinas, alteraciones emocionales y psicológicas, desequilibrios generalizados en el sistema energético e, incluso, daños en el ADN. A corto plazo pueden originar insomnio, enuresis nocturna, pesadillas o cansancio al levantarse y a medio o largo plazo cansancio crónico, dolores reumáticos, problemas circulatorios y cardíacos, afectación del sistema inmune, depresión, nerviosismo, irritabilidad agotamiento matinal, etc. Situaciones que pueden derivar en una cronificación de síntomas que no remiten a pesar de los tratamientos para finalmente desembocar en enfermedades psicosomáticas, depresiones agudas, patologías degenerativas y cáncer.

De hecho la relación existente entre el cáncer y las corrientes telúricas no es nueva. Ya en 1929 el científico alemán Gustav von Pohl trató de demostrar que las personas que duermen en camas situadas sobre venas de agua (cauces subterráneos) terminan padeciendo cáncer. Para lo cual, en colaboración con el Centro de Berlín para la Investigación del Cáncer, Pohl centró su investigación en el pueblo de Vilsbiburg en Alemania. Usando su propia escala para la medición de radiaciones terrestres Pohl dibujó el mapa de radiación del pueblo línea por línea. Después estudió los archivos del hospital del distrito y comprobó que las 48 personas que murieron de cáncer en las fechas anteriores a la investigación dormían en camas situadas sobre venas de agua. El entonces médico de la zona, el Dr. Bernhuber, confirmaría la exactitud de las correlaciones declaradas por Pohl y el Centro de Berlín para la Investigación del Cáncer aceptó sus resultados y publicó la información en su órgano de difusión de julio de 1930 afirmando que la radiación de la Tierra podría ser un factor causante de cáncer. Pohl publicaría a raíz de ello un libro sobre su trabajo: Las corrientes de la Tierra como agentes patógenos de desarrollo de cáncer”.
Más vale pues no restar importancia a las corrientes telúricas y electromagnéticas. Y que por tanto resulte especialmente importante el hecho de que el Mora Super Plus permite corregir los efectos de las mismas en nuestro organismo. La clave parece estar en que una vez que un campo magnético empuja a un electrón en un sentido de rotación éste se mantiene si otro campo magnético no provoca otro cambio. Un principio, de hecho, utilizado hoy por la industria. Así, científicos del Centro Estatal de Ohio para la Investigación de Materiales han utilizado un campo magnético para hacer rotar en el mismo sentido a casi todos los electrones móviles de una muestra plástica, efecto al que denominan polarización del spin en el marco de una nueva rama industrial: la Spintrónica.

Por otra parte, hay investigaciones que señalan que algunas de las principales especies reactivas derivadas del oxígeno (radicales libres) se generan por una modificación en el sentido de la rotación de los electrones. Es factible por tanto que los efectos de los cambios en la rotación de los electrones inducidos por los campos electromagnéticos y los campos telúricos tengan amplias repercusiones en la salud ya que junto con el cambio de rotación se produciría una modificación en la información vibracional del conjunto.

Al igual que la Tierra, cada cuerpo y cada objeto, cada célula, molécula, átomo y partícula subatómica tiene su propio campo magnético y su alineación magnética –ha escrito Guido S. Bassler, vicepresidente de la Asociación Argentina de Radiestesia-con su spin orientado de una manera específica. Y es fundamental para un organismo una correcta y adecuada polarización o alineación magnética de sus partes componentes a fin de que pueda vibrar a un ritmo de frecuencias armónicas. El organismo tiene la suficiente capacidad para equilibrar las perturbaciones pasajeras que pueda causar un campo magnético externo desarmónico pero si queda expuesto por un tiempo muy prologado a las influencias distorsionantes de un campo más fuerte entonces las células se despolarizan y dejan de trabajar en relación armónica degradándose el organismo con los consiguientes problemas de enfermedad. Una correcta polarización significa vida, vitalidad, energía, mientras que la despolarización trae pérdida de energía y vitalidad, enfermedad y muerte”.

El exceso de contaminación puede provocar cuadros muy comunes -afirma por su parte el doctor del Pino- como insomnio, picores de piel, irritabilidad, jaquecas, tensiones, carga de hombros y cervicales, ansiedad y, sobre todo, el síndrome de la articulación temporomandibular (ATM), tensión mandibular que suele sufrirse por la mañana con mucho dolor y los odontólogos tratan con una cédula de descarga en lugar de tratar la causa real que es una fuerte contaminación electromagnética del paciente. Todo ello sin entrar en patologías graves que podrían cursar a más largo plazo. Hoy el 60% de la población padece este tipo de estrés y, sin embargo, nosotros lo resolvemos con una gotita de sangre y el Mora al rebajar de manera inmediata la tensión electromagnética del enfermo”.

Debemos explicar que para saber si alguien sufre contaminación electromagnética o telúrica basta colocar unas gotas de sangre del paciente sobre un papel absorbente -o un trocito de algodón- y poner éste en la antena de alta frecuencia del test de giro Mora a fin de que el programa –denominado Geo-test- detecte la geopatía.

 “Con este equipo de biorresonancia –afirma Maudos- se detecta en cuestión de segundos y con tan sólo 3 gotitas de sangre capilar si el giro o spin molecular del hierro de un paciente está invertido o no. Y en caso de que así sea bastan otros 3 minutos para encontrar el o los orígenes de la carga geopática causante del estrés electromagnético. Sin embargo conocer cuál es la energía o energías que están afectando al enfermo no es suficiente pues sólo con retirarse de la zona perjudicial no restablece el giro dextrógiro de la hemoglobina ni se resuelven ciertas carencias vitales. Es imprescindible recibir tratamiento con el Mora Super Plus –es suficiente con 4 minutos- para que el spin recupere su giro correcto-tratamiento que se completa con otros programas destinados a regular el sistema enzimático-, detectar posibles carencias de micronutrientes y desbloquear los órganos de eliminación o emuntorios. En todo caso, cuando es imposible alejarse de las fuentes de radiación -como ocurre, por ejemplo, en el caso del personal de vuelo de las compañías aéreas-) el tratamiento garantiza entre 4 y 5 semanas la corrección del giro”.

Precisamente algunos de los pacientes del doctor Del Pino son pilotos y auxiliares de vuelo que por su trabajo están permanentemente expuestos a las radiaciones cósmicas sin poder evitarlo. “Ninguna cabina puede aislarles completamente de esas radiaciones –nos diría del Pino- por lo que todos resultan afectados. Tengo varios pilotos como pacientes que cada dos o tres meses vienen a la consulta para hacerse la terapia de limpieza electromagnética y llevarse unas gotas con la información vibracional adecuada a fin de que las tomen entre sesión y sesión en su casa. Y debo decir que lo mismo sirve para quienes están afectados por la cercanía de un transformador eléctrico o una antena de telefonía móvil”.

La clave de la terapia, en suma, está en que el dispositivo Mora anula la información incorrecta que ha provocado que la molécula gire en sentido contrario a su patrón natural recuperando su movimiento correcto.

“En mi trabajo diario –nos contaría Manuela Tatay, especialista en Medicina TradicionalChina- recibo pacientes con disfunciones energéticas que afectan a veces a todos los meridianos y observo también cómo problemas en un órgano terminan dañando a otro. Con el test de geopatía detecto y soluciono esos desequilibrios. Si no limpiara de esas cargas al paciente mis otras técnicas de trabajo no darían resultado pues el problema de raíz todavía seguiría existiendo. Del mismo modo trabajo con las intolerancias y las cicatrices limpiando constantemente todos los campos interferentes y cargas crónicas del sistema inmunitario para que fluya bien, como se dice en Medicina Tradicional China, el Qi y la sangre”.

CICATRICES Y FOCOS DENTALES

Como comentamos al principio del reportaje los bloqueos energéticos pueden deberse también a otras causas. Es el caso de muchas de las cicatrices que quedan tras una operación quirúrgica. Tradicionalmente ese problema se soluciona rápidamente con la aplicación de pequeñas dosis de procaína inyectada en la zona con una jeringuilla. El método se conoce como Neuralterapia y ya hablamos en su momento de su fundamento por lo que no procede repetirlo (puede ampliar la información entrando en nuestra web –www.dsalud.com- y leyendo el reportaje que publicamos en el número 45 de la revista). Sin embargo también puede lograrse el desbloqueo con el Mora Super Plus. Es más, según sus creadores el aparato determina por sí mismo cuándo una cicatriz provoca ese problema. Luego basta emitir con él las frecuencias adecuadas y en cuestión de minutos el problema normalmente desaparece aunque a veces se precisa alguna sesión más. “Una vez neutralizada la frecuencia patógena –explica Maudos-mejora de inmediato el estado de los nadis y meridianos energéticos. Y es obvio que cuando así sucede es porque la vibración de la zona de la cicatriz estaba dañando al resto del cuerpo produciendo problemas incluso a gran distancia de ella por lo que muchos médicos no infieren que la causa de las dolencias que tratan pueda estar en la cicatriz”.

Los bloqueos energéticos también pueden estar producidos por problemas dentales. La boca, tanto desde el punto de vista de la Odontología más ortodoxa como desde la del odontólogo neurofocal, puede ser causa de graves problemas -más o menos encubiertos- que hagan ineficaces las terapias propuestas para otras patologías aparentemente desconectadas. Afortunadamente mediante la tecnología de biorresonancia puede resolverse en muy poco tiempo la toxicidad causada por las amalgamas de mercurio, las corrientes galvánicas en el interior de la boca -sobre todo cuando sobrepasan los 3’5 microamperios de intensidad- y la acumulación de energía eléctrica en piezas postizas. Y lo que es muy importante: permite detectar los focos dentales patológicos.

Sospechamos que nos hallamos frente a un foco dental patológico –explica Carlos Maudos- cuando haciendo una medición basada en la Electroacupuntura de Voll se detecta un valor patológico en el punto 2 del meridiano Linfa. Bastan luego unos minutos para determinar cuál es la pieza o piezas dentales que causan el foco perturbador y los órganos a los que afecta por estar relacionados a través del circuito energético correspondiente. Como podemos saber si lo que hubo en realidad inicialmente fue un problema en los órganos y éstos afectaron a la pieza dental hasta el punto de provocar una patología crónica en ella. Pero en cualquiera de los dos casos hay que averiguar, mediante un sencillo test con nosodes, cuál es la inflamación crónica que padece el diente y solucionarla pues la boca es uno de los lugares de intercambio de informaciones entre diferentes circuitos más importantes del cuerpo, sino el que más. Por supuesto también hay que evaluar y tratar el problema que sufra el órgano relacionado”.

También puede medirse y tratarse la toxicidad causada por las amalgamas de mercurio. “Tengo el convencimiento de que son perjudiciales para la salud –afirma Montserrat Gutiérrez, médica con más de 12 años de experiencia en la Moraterapia- por la experiencia acumulada tras ver miles de casos. El mercurio se absorbe a través de la saliva pero también a través de la raíz desde donde pasa a la sangre. Patologías muy importantes relacionadas con la tiroides, tanto hiper como hipotiroidismo, están relacionadas con las amalgamas de mercurio y muchas veces se solucionan después del tratamiento correspondiente. Pero también hay otras como la colitis ulcerosa, las úlceras de estómago o la intolerancia a la lactosa que son muy comunes. Eso sí, antes de eliminar las amalgamas dentales es muy importante preparar al paciente. Hay que comprobar el estado de los meridianos y normalizar la función renal ya que el mercurio es muy tóxico. Porque el grado de intoxicación también puede conocerse a través del Mora lo mismo que a través de las mediciones podemos comprobar cómo una patología en un órgano está afectada por un foco dental ya que cada pieza tiene correlación con un órgano o incluso con una zona articular, sea por una amalgama de mercurio o por cualquier otro tipo de problema”.

El Mora Super Plus permite además tratar alergias y pseudoalergias. “Para ello –nos explicaría Amaia Iriarte, médico y homeópata- identificamos con el aparato las intolerancias que sufre la persona. Luego hacemos la medición energética de los 40 puntos de acupuntura y activamos el programa específico para las alergias que puede utilizarse de dos maneras. Primero, poniendo el alergeno original en el electrodo que sirve para introducir información a fin de transmitirla posteriormente al cuerpo; segundo, utilizando el programa de homeopatía electrónica. La frecuencia de los alergenos está informatizada y su información se manda directamente del ordenador al Mora Super Plus que escoge la o las frecuencias homeopáticas necesarias para elaborar unas gotas que el paciente tomará durante un mes”.

Es más, permite también limpiar los “rastros” dejados por vacunas de la infancia o de la vida adulta mal asimiladas por el organismo -causa a menudo de patologías crónicas o de aparición repetitiva- y anular asimismo las informaciones patológicas procedentes de enfermedades infantiles mal resueltas, incluidas secuelas que pueden estar presentes durante mucho tiempo en la vida adulta.

Finalmente, tras comprobar el estado de la circulación energética del paciente, las posibles secuelas patológicas heredadas de un pasado más o menos lejano y concluir el proceso de eliminación de factores de bloqueo el terapeuta sólo debe elegir la terapia que considere más adecuada para reprogramar la información celular y remediar los desórdenes constatados. Cabe recordar que el Mora Super Plus puede aplicar por biorresonancia tratamientos de Acupuntura, Homeopatía, Electroacupuntura y otras muchas terapias (vea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo ya publicado sobre este aparato en el nº 81).
Es evidente que estamos en una nueva frontera de la Medicina. Por eso resulta incomprensible la postura generalizada de rechazo que hacia la biorresonancia existe aún en España. “La verdad es que no lo entiendo –nos comentaría el doctor Del Pino- porque estamos yendo en contra de la tendencia general en Europa y Estados Unidos. El impacto de la Medicina Energética es cada vez mayor y en alguno de esos países está oficializada con una demanda por parte de la población cada vez mayor. Resulta pues obvio que el rechazo en España es un problema de interés comercial de los laboratorios alopáticos que están impidiendo que emerja cualquier terapia que pueda reducir la venta de sus fármacos. Y el Ministerio de Sanidad y los médicos parecen estar en esa misma línea”.

 

Francisco San Martín
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER