El Gobierno aprueba una ley que permite que sigan irradiándonos impunemente

Aunque la electrosensibilidad se reconoce ya judicialmente como algo que incapacita para trabajar en ámbitos con Wi-Fi, telefonía inalámbrica y antenas de telefonía el Gobierno acaba de aprobar -el pasado mes de julio- un real decreto que una vez más permite a los lobbies de las telecomunicaciones contaminarnos electromagnéticamente con impunidad en lugar de atender las peticiones de reducir cuanto antes sus niveles de emisión. En suma, se han ignorado las alertas de la Agencia Europea del Medio Ambiente, las resoluciones del Parlamento Europeo y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y el Dictamen de la sección de Transportes, Energía, Infraestructuras y de la Sociedad de la Información del Comité Económico y Social Europeo. Una auténtica vergüenza.

Sumarios:

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid acaba de reconocerle a un trabajador la incapacidad permanente total para trabajar en entornos de contaminación electromagnética.

Aunque la electrosensibilidad se reconoce ya judicialmente como problema que incapacita para trabajar en ámbitos electromagnéticamente contaminados el Gobierno aprobó en julio pasado un decreto que va a permitir que se nos siga contaminando con impunidad.

El Gobierno ha aprobado un decreto de presunta protección electromagnética de los trabajadores que lo que hace es protegerlos aún menos que antes.

El decreto aprobado por el Gobierno multiplica por 5 los límites mínimos requeridos para proteger a la población y eso que ya eran cuestionados por la comunidad científica al atender solo a los efectos térmicos y no a los bioefectos a largo plazo.

En 2015 ciento noventa científicos solicitaron a la ONU y la OMS normas más restrictivas frente a los campos electromagnéticos y la tecnología inalámbrica pero no se les hizo el menor caso.

Este reportaje aparece en
197
Octubre 2016
Ver número