Alberto Martí Bosch: “El cáncer debe tratarse de forma holística”

ntermedia_123_01

Sumarios:

Ex oncólogo pediátrico el Dr. Alberto Martí Bosch dictó en el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en 2009 una magistral ponencia en la que situó como elementos fundamentales –no únicos-del tratamiento de cualquier enfermedad -cáncer incluido-una alimentación cuya base sean las verduras y las frutas, una dieta hiposódica, una desintoxicación profunda del organismo usando básicamente infusiones de hierbas y baños calientes con sal marina, una suplementación ortomolecular específica y adecuada a cada persona y el seguimiento del protocolo homeopático propuesto por los Banerji. Tratamiento que aún se puede complementar con otras terapias dependiendo de cada situación particular.

Sumarios:

Los seres humanos afrontamos desde hace unas décadas las llamadas “enfermedades” como una auténtica guerra que hay que librar contra sus “responsables”, agresores externos –bacterias, virus, hongos, parásitos, priones…- a los que hay que combatir. Y por eso los médicos utilizan hoy un lenguaje eminentemente bélico.

El Dr. Alberto Martí Bosch es de los que piensa que lo mejor que puede hacerse ante cualquier proceso patológico es ayudar al organismo a que afronte por sí mismo el problema potenciando su sistema inmune y llevándolo a un estado de equilibrio y armonía idóneos, especialmente mediante una desintoxicación profunda y una adecuada nutrición.

En sólo tres meses a una joven española de 31 años le desaparecieron los tumores que tenía en el cerebro, el hígado y los pulmones, los ganglios dejaron de estar afectados y la metástasis en huesos y músculos se redujo al 50%. Tal fue el espectacular resultado del tratamiento integral sin quimioterapia ni radioterapia que le aplicó el Dr. Alberto Martí Bosch.

“A los oncólogos, a la hora de tratar el cáncer, se nos ha enseñado una medicina que se basa en destruir las células tumorales en lugar de intentar restaurar las rutas metabólicas que son las que han sido dañadas y finalmente llevan al desarrollo del tumor –explica el Dr. Alberto Martí Bosch-. Y lo que se trata es de entender que si modificamos el “terreno” es posible hasta revertir la evolución de las células tumorales o provocar su suicidio o apoptosis”.

“Se nos dice –comenta el Dr. Alberto Martí Bosch- que cuando aparece un tumor lo primero que hay que hacer, si se puede, es “cortarle la cabeza”; es decir, usar la cirugía. Y en caso de no poderse se plantea entonces la radioterapia; es decir, achicharrar al tumor, ‘enviarlo a la hoguera’; bueno, más bien llevar la hoguera hasta él. La otra opción sería la quimioterapia, es decir, ‘envenenarlo’. Y se añade gratuitamente que si todo eso falla no se puede hacer nada más”.

Según el Dr. Alberto Martí Bosch como todo tumor vive en un medio ácido pobre en oxígeno y cargado de sodio alimentándose de proteínas dextrógiras para neutralizarlo lo que hay que hacer es desacidificar y oxigenar el organismo, seguir una dieta alcalina muy baja en sodio o sal y aportar enzimas proteolíticas de acción selectiva con capacidad para eliminar las proteínas dextrógiras dejando intactas las levógiras.

“Si eliminamos las proteínas dextrógiras dejando a las células tumorales sin comida, hacemos una dieta hiposódica -sin sodio las células cancerosas no pueden mantener la estabilidad de la membrana y el citoplasma- y reducimos el nivel de ácidos el medio se vuelve alcalino y rico en oxígeno. Y el oxígeno es tóxico para la célula tumoral anaeróbica”, explica el Dr. Alberto Martí Bosch.

“Para que las células cancerosas mueran -explica el Dr. Alberto Martí Bosch- basta modificar su entorno porque no sobreviven en terrenos alcalinos y oxigenados. Da un resultado excelente. Por eso cada vez son más abundantes los casos de remisiones entre los enfermos de cáncer que siguen este protocolo”.

Cuando uno se sumerge en un lugar donde el agua está caliente y muy salada se produce el fenómeno que conocemos por ósmosis de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando a través de los poros hacia el exterior toda clase de toxinas y sales minerales Y las células se alcalinizan.

El sistema inmune de los enfermos de cáncer suele estar muy deprimido porque en un medio ácido no trabaja bien. Y por tanto es imprescindible recuperar la alcalinidad del organismo para que vuelva a funcionar adecuadamente.

Este reportaje aparece en
123
123
Enero 2010
Ver número