Sorprendente eficacia del silicio orgánico

Sumarios:

Juan Núñez, triatleta del equipo español y bombero de profesión, es un claro exponente de cómo la aplicación de los principios nutricionales sostenidos en esta revista puede cambiar la vida de las personas. Tras sufrir un accidente de bicicleta muy grave -que agravó múltiples lesiones anteriores- la Seguridad Social y su federación le declararon incapacitado para continuar trabajando como bombero así como para competir al más alto nivel pero decidió no rendirse, cambió su alimentación y siguiendo las recomendaciones de su fisioterapeuta comenzó a consumir algunos suplementos, especialmente Silicium G5. Pues bien, tras un año sin entrenar no solo se recuperó de sus lesiones y pudo volver al trabajo sino que su forma física es tal que compite internacionalmente con éxito en el Ironman, una de las pruebas más duras del mundo. Hemos hablado a fondo con él.

Sumarios:

Tras sufrir graves lesiones físicas a Juan Núñez, bombero y triatleta, se le declaró incapacitado para trabajar y competir al más alto nivel pero decidió no rendirse, cambió su alimentación, comenzó a consumir algunos suplementos -especialmente Silicium G5– y hoy compite internacionalmente con éxito en el Ironman, una de las pruebas más duras del mundo.

“Hoy, con 43 años y un historial médico repleto de lesiones -algunas de consideración- tengo una estructura ósea y muscular resistente como nunca. Sin dolores y con una flexibilidad que jamás había tenido antes”, asevera Juan Núñez.

“Tengo muy claro que mi estado actual de bienestar y de forma deportiva no sólo es consecuencia del consumo del Silicium G5. Soy muy consciente de que la alimentación es fundamental”, explica Juan Núñez.

“Mi estado físico ha mejorado espectacularmente –afirma Juan Núñez-. Mi pulso es más firme, he ganado en reflejos, me siento más atento y concentrado… En el último estudio laboral, con 43 años ya, se me dijo que mi capacidad visual es de un 98% en un ojo y del 97% en el otro. Y si viera los resultados de mi Audiometría se sorprendería. ¡Y eso que los bomberos tendemos a quedarnos sordos a causa de las sirenas!”

“Cuando me rompí el hombro en un incendio -explica Juan Núñez- me dijeron que tenía que operarme porque había que ponerme unas grapas; pues bien, no estoy operado ni del hombro, ni de la rotura en la vértebra, ni de la lesión del tendón de la rodilla, ni del menisco de la rodilla izquierda. ¡No ha hecho falta!”

“Llevo años sin ponerme enfermo y sin tomar fármaco alguno; ni siquiera una aspirina. No sé lo que es tomar un analgésico ni un antiinflamatorio. Baso todo en la alimentación y en mis infusiones de plantas”, asevera Juan Núñez.

“Creo, como ustedes, que la Genética puede condicionarnos pero si yo no le doy a mi cuerpo alimentos que le perjudiquen y hago ejercicio podré eludir los riesgos”, afirma Juan Núñez.

El silicio es fundamental para expulsar el aluminio del cerebro, neurotóxico cada vez más relacionado con la aparición de placas en el cerebro de los enfermos de alzheimer.

El silicio es un oligoelemento esencial, indispensable para la salud y la vida a pesar de que en el cuerpo humano hay apenas -de media- unos 7 gramos, concentración en todo caso mayor que la de otros elementos igualmente esenciales como el hierro o el cobre.

Este reportaje aparece en
178
Enero 2015
Ver número