El ajo, útil en el tratamiento de las patologías neurodegenerativas

Investigadores del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez de México constataron en un reciente trabajo que la S-alilcisteína (SAC) del ajo parece ser eficaz en el tratamiento de las alteraciones bioquímicas, celulares, morfológicas y neuroquímicas apuntando todo a que podría ayudar en las patologías del sistema nervioso central. Coligiendo que el extracto de ajo protege las neuronas a través de la vía del factor de transcripción Nrf2, regulador maestro de la respuesta antioxidante endógena. Aunque la investigación se centró de momento en su utilidad en parkinson los científicos creen que podría ser útil en todas las patologías neurodegenerativas.
Tal es la noticia. Nosotros debemos agregar que en realidad son dos las sustancias responsables de la gran mayoría de los efectos beneficiosos del ajo: la citada S-alilcisteína (SAC) y la S-Alil-Mercaptocisteína (SAMC). Por eso su ingesta mejora la circulación en general, disminuye en sangre el nivel de colesterol LDL y de triglicéridos, inhibe la formación de placas de ateroma previniendo la arteriosclerosis, disminuye la presión arterial y reduce hasta en un 25% el nivel de homocisteína, marcador utilizado para determinar el riesgo de padecer problemas cardiovasculares (cuando está elevado causa estrés oxidativo y aumenta el riesgo). Además es antimicrobiano, antiinflamatorio, analgésico, expectorante, diurético y potencia el sistema inmune al ser una excepcional fuente de vitaminas A, B1, B2, B3, C y E así como de carbohidratos, proteínas, fibra, potasio, fósforo, calcio, hierro, sodio y, sobre todo, selenio y germanio orgánicos. Léanse en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos Las propiedades curativas del ajo y El ajo y sus sorprendentes propiedades aparecieron en los números 11 y 75 respectivamente.