Prohibidas seis sustancias tóxicas habituales en electrodomésticos y aparatos electrónicos

La normativa afecta a los teléfonos móviles y a los ordenadores

Tanto los electrodomésticos como los aparatos electrónicos –entre ellos los teléfonos móviles, los ordenadores, aparatos eléctricos y de iluminación, y muchos juguetes- tienen prohibido a partir de ahora su comercialización en toda la Unión Europea si contienen mercurio, plomo, cadmio, cromo hexavalente, bifenilo policlorado o éter de bifenilo polibromado –algo habitual- porque son perjudiciales para la salud. Salvo los que se fabricaron antes de que entrara en vigor la ley porque ya se sabe que los políticos prefieren salvaguardar la salud de las empresas a la de las personas y el medio ambiente.
Y eso que la Comisión Europea reconoce que el plomo y el mercurio «pueden afectar al cerebro y al sistema nervioso y son particularmente peligrosos para las embarazadas y los niños pequeños» y que retardadores bromados de fuego como el bifenilo policlorado y el éter de bifenilo polibromado «pueden dañar el sistema reproductivo y provocar tumores«.
Quienes deberán velar por el cumplimiento de la ley serán las propias empresas fabricantes y distribuidoras que ya se han planteado pedir una moratoria en su aplicación para encontrar con qué sustituir los tóxicos prohibidos. Las peticiones en ese sentido se estudiarán caso a caso valorando si realmente se conocen o no opciones alternativas al uso de las sustancias ahora prohibidas.