Bio-Bac: historia de un gran descubrimiento

Las actuales posibilidades terapéuticas del Bio-Bac exceden probablemente con mucho hasta las expectativas más optimistas de quien un día lo desarrollara. Y eso lo saben, sin lugar a dudas, muchas multinacionales. De ahí que algunas ofrecieran cantidades mareantes por quedarse con los derechos… sin éxito. Lo que, por otra parte, explica la feroz campaña de desprestigio –compra de muchas conciencias incluidas- orquestada contra este producto en las últimas semanas. Pues bien, no van a conseguir su propósito. Esta vez la sociedad va a ser ampliamente informada. Y la verdad terminará imponiéndose.

Este reportaje aparece en
46
Enero 2003
Ver número