La mayor parte de la investigación sanitaria la financia el estado pero los beneficios se los quedan los laboratorios

Los beneficios de los proyectos de investigación sanitaria pagados con dinero público en centros estatales se los quedan las empresas privadas; así al menos se deduce de un reciente informe del que la gran mayoría de los grandes medios de comunicación no han hablado. Además se explica en él que la falta de trasparencia y los actuales sistemas de rendición de cuentas hacen imposible el control del dinero invertido. Una vergüenza teniendo en cuenta que 9 de las 10 compañías que más ayudas económicas recibieron para proyectos sobre salud entre 2010 y 2016 -el periodo estudiado- son grandes empresas farmacéuticas. Nos lo ha explicado el Dr. Juan Luis Beltrán, expresidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS).

TRANSFERENCIA

Este reportaje aparece en
PORTADA 225
225
Abril 2019
Ver número