La Nanothermia permite destruir tumores malignos sin afectar a las células sanas

La Nanothermia Oncológica se aplica mediante un dispositivo que inhibe la proliferación de las células malignas a la vez que estimula el sistema inmune y está hoy presente en más de 30 hospitales de numerosos países tratándose ya con ella anualmente a más 150.000 enfermos. Y lo hace emitiendo selectivamente radiofrecuencias moduladas que hacen aumentar la temperatura de las células cancerosas sin afectar negativamente a las sanas lo que termina llevándolas a su apoptosis o autodestrucción; en todo tipo de tumores, incluidos los más profundos. Según sus creadores oxigena y vasodilata la zona tratada -reduciendo así el dolor- y facilita la producción de moléculas ATP a la que vez activa el gen supresor tumoral P53. La máquina permite llevar la energía directamente a las células malignas seleccionando el campo eléctrico porque éstas tienen carga distinta a la de las sanas. El fabricante afirma que el número de células tumorales que destruye es dos veces y media superior al de la hipertermia convencional.

La Nanothermia permite destruir tumores malignos sin afectar a las células sanas

Este reportaje aparece en
194
Junio 2016
Ver número