El Ministerio de Sanidad ningunea a las asociaciones de consumidores

La industria farmacéutica española dedicó en 2016 a pagar «colaboraciones» 501,5 millones de euros, de ellos 307,5 a profesionales, sociedades científicas y asociaciones de enfermos. Pues bien, dada la cada vez mayor resistencia a la lamentable medicalización de la sociedad la ministra de Sanidad Dolors Montserrat ha firmado “un acuerdo histórico” -así lo define- con la Plataforma de Organizaciones de Pacientes para «impulsar la proactividad, la coparticipación y la corresponsabilidad de los ciudadanos en la gestión de su salud y sus enfermedades». Ahora bien: ¿quiénes integran esa plataforma constituida en octubre de 2014 que afirma representar a más de 10 millones de enfermos a través de 27 organizaciones? ¿Son realmente independientes o entidades financiadas por la propia industria? Y si la razón es la alegada, ¿por qué no se ha incluido a las asociaciones de consumidores a las que claramente se ha ninguneado?

Nuestros lectores saben ya -porque lo hemos explicado y documentado en varias ocasiones- por qué las agencias internacionales de control de la salud, los médicos, las sociedades científicas, muchas asociaciones profesionales e incluso responsables políticos defienden las bondades de la medicina convencional farmacológica. Y la razón es simple: están -directa o indirectamente- al servicio de la gran industria farmacéutica. De hecho muchas de ellas las ha creado y otras las controla porque las financia (léase en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo Las sociedades profesionales sanitarias están al servicio de la industria farmacéutica aparecido en el nº 174).

Y no solo eso: gran parte de las asociaciones de enfermos son también entidades creadas y/o controladas por las grandes multinacionales para asegurarse de que los pacientes reciben la misma información que los médicos. Y lo hacen patrocinando sus actividades y sus órganos de difusión e introduciendo en ellas médicos de “confianza”. Todo ello en nombre de la Ciencia aunque lo que realmente buscan es asegurar el negocio. Se explicó ampliamente en el reportaje Las multinacionales farmacéuticas controlan gran parte de las asociaciones de enfermos que publicamos en el nº 80 hace ya 12 años.

No hablamos pues de asociaciones independientes que aglutinan a los enfermos de las miles de enfermedades ya catalogadas sino de organizaciones creadas y/o financiadas por la industria para aparentar que realmente representan a quienes padecen la enfermedad y están de acuerdo con los protocolos farmacológicos que proponen. En otras palabras: la mayoría de las asociaciones de enfermos no representan a los enfermos sino a la industria. Y decir que la industria ha llegado a acuerdos con ellas lo que de verdad significa es que la industria ha «pactado» consigo misma.

Tal es la verdad que subyace en el «acuerdo histórico» que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Dolors Monserrat suscribió con la Plataforma de Organizaciones de Pacientes en noviembre de 2017 «para mejorar la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad». Convenio que aseguró esperaba «hacer extensivo al resto de las asociaciones de España». La ministra lo justificaría declarando que «el paciente es el centro de nuestro Sistema Nacional de Salud y, por lo tanto, queremos que sea parte activa de él». Añadiendo luego que «el objetivo del acuerdo es impulsar la proactividad, la coparticipación y la corresponsabilidad de los ciudadanos en la gestión de su salud y sus enfermedades».

Hasta aquí lo esencial del acuerdo, rebosante de buenas intenciones y declaraciones grandilocuentes sobre el protagonismo de los enfermos pero, ¿en qué consiste esa Plataforma de Organizaciones de Pacientes? ¿Quiénes la componen? ¿Qué defienden? ¿A quiénes representan? Porque resulta inexplicable que los pacientes actúen contra sus propios intereses…

LA «COLABORACIÓN» DE LAS EMPRESAS

Pues la verdad es que no es difícil saberlo porque la propia Plataforma de Organizaciones de Pacientes explica en su web que se constituyó en Madrid en octubre de 2014 y «defiende» -es el término que utilizan- a más de diez millones de pacientes a través de las 27 organizaciones que citamos a continuación:

Federación Española de Cáncer de Mama.

Federación Española de Enfermedades Raras.

Federación Española de Enfermedades Neuromusculares.

Federación Española de Parkinson.

Federación Nacional de Asociaciones para la lucha contra las enfermedades del riñón (ALCER).

Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados.

Federación Nacional de Asociaciones de Prematuros.

Federación Española de Hemofilia.

Federación Española de Ictus.

Federación Española de Trasplantes de Corazón.

Confederación ACCU Crohn y Colitis Ulcerosa.

Asociación Española Contra el Cáncer.

Asociación Española de Osteoporosis y Artrosis.

Asociación Española de Cefalea.

Asociación Española de Enfermedades Crónicas e Inflamatorias.

Asociación Nacional Hipertensión Pulmonar.

Esclerosis Múltiple España.

Liga Reumatológica.

CEAFA Alzheimer.

Fibrosis Quística.

Fibromialgia y Fatiga Crónica España.

Coordinadora Nacional de Artritis.

Junts contra el Cáncer.

Debra España/Asociación Piel de Mariposa.

Asociación Ayuda Afasia.

Cardioalianza.

Coordinadora Estatal VIH y SIDA.

La web agrega que por tanto «aglutina a las principales entidades que representan a los pacientes, personas con enfermedades o síntomas cronificados en España». Y a partir de ahí se hacen las habituales declaraciones sobre participación, derechos, protagonismo, representatividad y transparencia de la entidad y sus miembros.

Lo cierto sin embargo es que se trata de una web con información muy limitada en la que ocupa lugar destacado el congreso celebrado en el Ministerio de Sanidad los días 5 y 6 de octubre de 2017 bajo el lema Retos de la Sanidad en tiempos de transformación al que según la plataforma asistieron 250 personas, «en su mayoría organizaciones de pacientes y representantes de sociedades científicas, profesionales sanitarios, empresas del sector salud y representantes de la Administración».

Pues bien, basta repasar las ponencias del congreso para comprobar que en la primera mesa se trató el tema ¿Hacia dónde tiene que ir el sistema sanitario? y constatar que estaba integrada por miembros de la Plataforma y representantes de la Organización Médica Colegial (OMC) y del Consejo General de Farmacéuticos así como por Humberto Arnés, Director General de Farmaindustria, entidad que aglutina a las empresas farmacéuticas españolas o con filiales en nuestro país. Es decir, todos ellos defensores de la industria y la medicina convencional farmacológicas. A eso se llama pluralismo y equidad.

Claro que si uno revisa el programa comprueba pronto que no participó en ninguna mesa ni dictó ponencia profesional alguno de la medicina natural, alternativa o integrativa, en cualquiera de sus formas y especialidades. Todos los participantes hablaron desde un único enfoque: el de la medicina oficial dominada por la farmacología.

De hecho se encontraban -además del mencionado director general de Farmaindustria– un representante del Departamento de Medicamentos de uso Humano para hablar de «los mecanismos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para la participación de los pacientes» y la responsable de la Plataforma Española de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria para hablar sobre «la excelencia de España en investigación clínica». Y asimismo lo hicieron diversos representantes de la organización europea homóloga de la Plataforma de Pacientes que dedicaron sus intervenciones a hablar sobre formación especializada en innovación terapéutica, I+D+I de medicamentos y ensayos clínicos para representantes de pacientes.

En suma, todo el congreso estuvo enfocado hacia los fármacos contando con una importante presencia de especialistas y representantes de la administración con responsabilidad en su autorización, investigación y puesta a disposición del sistema sanitario y, por supuesto, de representantes de los grandes laboratorios. No solo en las ponencias y mesas sino en el patrocinio del congreso pues el dinero lo pusieron once de las empresas farmacéuticas más poderosas del mundo: Astellas, Abbvie, Bayer, Boehringer Ingelheim, Bristol-Myers Squibb, Esteve, Gebro Pharma, Merck, MSD, Pfizer y Roche.

Financiación por los laboratorios farmacéuticos que no se limita a este congreso sino que abarca toda una gama de actividades informativas, formativas, de concienciación, educación y, en definitiva, de implantación de la mentalidad y la práctica de la medicina basada en la visión mecanicista, reduccionista y deshumanizada de la prevención, diagnóstico y tratamiento fundamentalmente farmacológico de las enfermedades.

Como el lector supondrá los once laboratorios mencionados son solo parte del numeroso grupo de empresas del sector que financian estas actividades. Y las asociaciones de pacientes no se limitan a las 27 integradas en la plataforma: hay muchas más que también reciben dinero de las empresas farmacéuticas que según la ministra irán «integrándose».

Lo llamativo es que la ministra, la industria y los médicos no han invitado a participar en las reuniones a las organizaciones que realmente representan en España a los consumidores; las han dejado fuera, sin duda debido a su capacidad crítica, demostrada en numerosas denuncias. Nos referimos -entre otras- a todas estas: Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), FACUA Consumidores en Acción, Asociación General de Consumidores (ASGECO), Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), Confederación española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP), Unión Cívica Nacional de Consumidores y Amas de Casa (UNAE), Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Unión Nacional de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de España (UNCCUE), Asociación de Consumidores y Usuarios José Mª Mena (JMM), Asociación de Consumidores Damnificados de España (ACDE) y Asociación de Usuarios y Consumidores de Servicios Generales (AUGE).

SEIS MILLONES DE EUROS PARA «EDUCAR» Y «CONCIENCIAR» 

Hablamos de «organizaciones de pacientes» cuya trasparencia es tal que no ofrecen datos concretos ni del dinero que reciben ni de los patrocinios, ayudas o financiación de sus actividades. Sin embargo las empresas que llevan a cabo esa «colaboración» sí están obligadas a declarar con todo detalle a quién entregan dinero así como el importe exacto dedicado a esa labor de marketing. Así lo establece el artículo 18.7 del Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica en el que se dice:

«Colaboraciones. Cada compañía hará público el listado de las Organizaciones de Pacientes a las que preste apoyo financiero o cualquier otro tipo de apoyo significativo -indirecto o no financiero-. Incluirá una descripción lo suficientemente detallada que permita determinar el alcance y naturaleza de la colaboración prestada. La descripción incluirá el valor monetario o financiero de dicha colaboración y los costes facturados. La descripción de los apoyos significativos a los que no se les pueda asignar un valor monetario relevante deberá detallar claramente el beneficio no-monetario percibido por la Organización de Pacientes. Esta información podrá ser suministrada a nivel nacional o europeo y será actualizada al menos una vez al año. Esta información deberá publicarse durante el primer trimestre de cada año incluyendo las actividades que se hayan realizado en el año anterior. Las compañías adoptarán las medidas que resulten necesarias para garantizar que su patrocinio sea claramente reconocido y resulte evidente». El artículo añade exigencias similares para la prestación de servicios (tiene el Código de Buenas Prácticas en www.codigofarmaindustria.org/servlet/sarfi/colaboracionesop.html).

Pues bien, según los datos más recientes -los de 2016- «colaboraron» con asociaciones de pacientes 52 empresas entre las que se hallan las más poderosas del sector farmacéutico. Multinacionales que como hemos explicado y documentado ampliamente llevan décadas influyendo y condicionando -cuando no directamente «sobornando»- a médicos, asociaciones profesionales, sociedades científicas, universidades y revistas científicas. Círculo de control del modelo médico y sus instituciones que cierran las asociaciones de enfermos -pertenezcan o no a la citada plataforma- creadas o financiadas por la propia industria que tienen la desfachatez de decir gratuitamente que representan a más de diez millones de enfermos. Reconocimiento ante el que ni siquiera la Ministra de Sanidad Dolors Montserrat se escandaliza cuando aceptar que uno de cada cinco españoles está enfermo es inaudito y demuestra que el nuestro no es un sistema de salud sino de enfermedad.

En fin, lo cierto es que la gran industria -y especialmente esas 52 empresas- dan dinero no a 27 sino a muchas más asociaciones de enfermos. De hecho éstas reconocen «donar» casi seis millones de euros al año, aportando la mayor parte catorce gigantes farmacéuticos de enorme influencia internacional que tienen divisiones o filiales en España.

Hablamos de Janssen -que “donó” casi un millón de euros a financiar tales actividades «formativas, informativas o de concienciación»-, de Abbye –que colaboró con 700.000 euros-, de Novartis -con 570.000-, de Sanofi -con 411.000-, de Roche -con 345.000– y de Gilead -con 330.000-. Luego, un poco por debajo de los 300.000 euros anuales, encontramos al resto de las «grandes»: Bristol-Myers Squibb227.000-, GlaxoSmithKline217.000-, Pfizer213.000-, Biogen210.000-, Boehringer Ingelheim120.000– y finalmente Shire120.000-. Las cantidades corresponden a 2016 salvo en un caso cuyo dato es de 2015. El lector puede consultar los detalles en el recuadro adjunto; y si quiere consultar años anteriores navegue por las web cuyos enlaces damos en el recuadro o entre en www.codigofarmaindustria.org/servlet/sarfi/colaboracionesop.html.

EL NECESARIO CONTROL DE LOS ENFERMOS

La verdad es que llama la atención la proliferación en todo el mundo de asociaciones de pacientes creadas o financiadas por la industria farmacéutica. Y aún más que se las incluya en las decisiones de las autoridades sanitarias -nacionales e internacionales- pero tras asegurarse el sistema de que su representación está en manos -o condicionada por- de la propia industria. Es decir, asumido el fracaso del modelo sanitario basado en el tratamiento de personas mediante fármacos meramente paliativos y el hecho de que cada vez hay más enfermos y el gasto social sanitario está desbocado amenazando con la quiebra de los sistemas nacionales de salud la industria y sus testaferros en gobiernos e instituciones internacionales se han organizado ante el riesgo de que los enfermos se agrupen y les pidan responsabilidades tomándoles la delantera. Es decir, haciendo que los supuestos representantes de los enfermos sean a nivel oficial personas o asociaciones controladas por ellos.

Es más, para asegurarse de que se mantenga el fracasado pero muy rentable -para la industria- modelo sanitario y médico apuestan ahora por lo que llaman «sanidad sostenible». Algo que pasa por pedir a los gobiernos ¡que aporten aún más dinero! Con todo tipo de excusas y argumentos falaces. Entre ellos, el de prevenir enfermedades vacunando masivamente a la población para todo tipo de patologías. De hecho hay un plan para inocular a la sociedad con cientos de vacunas. Lo que no sería mala idea ¡si las vacunas sirviesen realmente para prevenir enfermedades! Algo jamás demostrado. Lo único realmente constatado sobre ellas es que son peligrosas y han llevado a muchísima gente a enfermar cuando no a la muerte.

Y si lo duda lea las decenas de documentados reportajes publicados al respecto que tiene agrupados en https://www.dsalud.com/reportajes/el-peligro-de-las-vacunas.

Como muestra un botón: existe otra organización, la denominada Alianza General de Pacientes (AGP), que según afirma en su página web «nace como necesidad social para la participación de los pacientes en la sanidad» y en la que se integran 34 asociaciones de enfermos de 28 patologías afirmando tener en ellas como asociados a 448.714 pacientes; asociaciones muchas de las cuales también pertenecen a la Plataforma de Organizaciones de Pacientes. Se trata de una entidad que dice además haber nacido para «impulsar el diálogo con las asociaciones de pacientes». Pues bien, en su organigrama están Paloma Beltrán Directora de HE & GA. Boston Scientific Ibérica-, Santiago Culí -Director de Comunicación y Asuntos Públicos de Boehringer-, Belén López -Directora de Comunicación Estratégica y Pacientes de Abbvie- y Pedro Alsina -Director de Relaciones Institucionales de Sanofi Pasteur MSD-. Es más, la web –www.alianzadepacientes.org/agp/portada.aspx– está patrocinada por Astellas y Janssen.

¿Necesita el lector más pruebas? Pues no tiene más que ver quiénes patrocinan las demás asociaciones de enfermos entrando en los enlaces del recuadro adjunto.

FALSA PARTICIPACIÓN DE LOS ENFERMOS

En definitiva, este tipo de acuerdos, documentos, comisiones, reuniones, encuentros y demás maniobras similares se inscriben en una estrategia -al menos a nivel europeo- que pretende dar la impresión de un cambio institucional, de un cambio en el modelo médico caracterizado hasta ahora por el dogmatismo, el autoritarismo y el paternalismo. Sus falsos «espacios de diálogo y participación» solo pretenden dar la impresión de que va a dejar de ser la industria la que domina las instituciones sanitarias y los centros de decisión en materia de salud porque se abre a la ciudadanía permitiendo participar a los enfermos. Algo rotundamente falso ya que la inmensa mayoría de las asociaciones de «enfermos» las controlan las multinacionales farmacéuticas. Una estrategia que no han podido implantar utilizando a las organizaciones de consumidores independientes europeas porque éstas sí tienen millones de socios, están arraigadas y no es tan fácil manipularlas o controlarlas. De ahí que hayan optado -al menos inicialmente- por ningunearlas e intentar convencer a la sociedad de que «sus» sociedades de pacientes representan a los enfermos. Falacia que pretende imponerse con la colaboración de los grandes medios de comunicación a través de «sus» periodistas. Porque la industria también financia a la mayoría de las asociaciones de «periodistas sanitarios» e incluso a las de «periodistas científicos».

Se trata, en suma, de hacer creer a la sociedad que los enfermos participan en las decisiones sanitarias más importantes al estar «representados» en algunos órganos de participación o decisión y evitar así que puedan rebelarse y poner en peligro la hegemonía de un modelo médico y sanitario claramente fracasado. Cerrado el círculo de poder, protegido el negocio. Porque eso es hoy el mundo sanitario: el más rentable negocio del mundo.

Jesús García Blanca

 

Recuadro

Farmacéuticas que financian a organizaciones de pacientes 

Durante 2016 las 52 empresas farmacéuticas que se mencionan a continuación entregaron casi seis millones de euros a las organizaciones de pacientes; entidades que en la inmensa mayoría de los casos dedicaron el dinero a actividades de información, formación, difusión, concienciación y educación. Y es que quienes ahora «informan, forman, conciencian y educan» a la sociedad -médicos incluidos- ¡son los enfermos! Tragicómico. He aquí los datos del dinero aportado por cada empresa y a quiénes fue:

*Abbye Farmacética S. L. Más de 700.000 euros a medio centenar de asociaciones.

 https://www.abbvie.com/uploads/PDFs/2016-Patient-Organization-Report.pdf

*Actelion Pharmaceuticals España S. L. Unos 56.000 euros a ocho asociaciones.

https://www1.actelion.com/documents/en-rebranded/grants-donations/patient-groups-2016.pdf

**Alkabello S. A. 1.437 euros a tres asociaciones relacionadas con las alergias.

**Allergan S. A. 11.500 euros a dos asociaciones.

*Amgen S. A. Unos 70.000 euros a siete asociaciones.

http://wwwext.amgen.com/about/how-we-operate/policies-practices-and-disclosures/transparency-disclosures/donation-and-grant-recipients/european-donations-to-patient-groups/2016—amgen-europe-gmbh-and-affiliates-patient-donations/

**Astellas Pharma S. A. 34.500 euros a dos asociaciones y a la Plataforma de Organizaciones de Pacientes

*AstraZeneca Farmaceutica Spain S. A. 24.721 a cinco asociaciones.

file:///C:/Users/CS. A./Downloads/farma_096550.pdf

*Baxalta Spain S. L. Comprada por Shire en enero de 2016 por 30.000 millones de euros.

*Baxter S. L. 93.569 euros a la Federación de Asociaciones de Enfermos de Riñón ALCER.

http://www.baxter.es/descargas/etica/colaboraciones-asociaciones-pacientes-2016.pdf

*Bayer Hispania S. L. 109.100 euros a treinta asociaciones y 20.000 euros desde la central global de Bayer a la Federación Española de Ictus para patrocinar el congreso celebrado en Barcelona el 10 de mayo de 2016.

https://www.bayer.es/static/documents/BHC/Colaboraciones-Bayer-Asociaciones-Pacientes.pdf

*Biogen IDEC Iberia S. L. 210.00 euros a varias asociaciones de enfermos de esclerosis múltiple.

https://www.biogen.com.es/es_ES/responsibility/transparency.html#organizaciones-de-pacientes

*Boehringer Ingelheim S. A. 120.000 euros a una quincena de asociaciones, incluida la Plataforma de Organizaciones de Pacientes.

https://www.boehringer-ingelheim.es/sites/es/files/orgpac_colaboraciones_2016_def_1.pdf

**Bristol-Myers Squibb S. A. 227.703 euros a 16 asociaciones.

**Casen Recordati S. L. 4.000 euros a asociaciones de enfermos de fibrosis quística.

*Celgene S. L. 189.000 euros a trece asociaciones.

http://www.celgene.es/responsabilidad/interrelacion-asociaciones-pacientes/

**Chiesi España S. A. 24.000 euros a cinco asociaciones.

*Daiichi Sankyo España S. A. 19.000 euros a cinco asociaciones de anticoagulados.

https://www.daiichi-sankyo.es/sobre-daiichi-sankyo/compromiso-social/colaboraciones-con-asociaciones-de-pacientes.html

**Deutsche Homöopathie-Unión Ibérica S. A. Cien euros a asociaciones de parkinson de Tarragona.

**Eisai Farmacéutica S. A. 371 euros a afectados de epilepsia de Villarrobledo.

*Esteve. 42.000 euros a nueve asociaciones.

http://archivosweb.esteve.com/colaboraciones/relaciones_pacientes_2016.pdf

**Faes Farma S. A. 373 euros a dos asociaciones.

**Ferring S. A. 5.000 euros a enfermos de Crohn.

*Genzyme S. L. Comprada por Sanofi en febrero de 2011 por 15.500 millones.

*Gilead Sciencies S. L. 330.000 euros a casi un centenar de asociaciones de enfermos de hepatitis, comités antisida y asociaciones de VIH y SIDA.

http://www.gilead.com/about/worldwide-operations/europe/spain

*GlaxoSmithKline S. A. 217.000 euros a asociaciones de enfermos de hepatitis, SIDA y comités antisida (dato de 2015).

http://es.gsk.com/es-es/responsabilidad/nuestro-comportamiento/pol%C3%ADtica-p%C3%BAblica-y-defensa-del-paciente/

**Grupo Ferrer 3.200 euros a ocho asociaciones.

**Grünenthal Pharma S. A. 4.800 euros a cuatro asociaciones.

**Ipsen Pharma S. A. 64.000 euros a media docena de asociaciones.

*Janssen-Cilag S. A. 934.000 a 120 asociaciones, en su mayoría de enfermedades mentales y VIH/SIDA.

http://public.janssentransferofvalue.com/es_es/pos-report

**Laboratorios Almirall S. A. 67.000 a 17 asociaciones.

**Laboratorios Gebro Pharma S. A. 12.000 euros a cinco asociaciones.

*Laboratorios Leo Pharma S. A. 11.150 euros a tres asociaciones

http://www.leo-pharma.es/LEO-Pharma/Colaboraciones.aspx

**Laboratorios Salvat S. A. Cantidad no especificada a una asociación de enfermos de colon de Cataluña.

**Laboratorios Servier S. L. 1.000 euros a una asociación contra el cáncer.

*Lilly S. A. 121.000 a 17 asociaciones.

https://lillypad.eu/2016_EFPIA_Patient-Organisations.pdf

*Lundbeck España S. A. 32.000 euros a una decena de asociaciones.

https://www.lundbeck.com/es/lundbeck/compromiso-de-transparencia.

*Menarini S. A. Cantidad no especificada a la Asociación Española Contra el Cáncer.

https://www.menarini.es/296-responsabilidad-social/119-colaboracion-con-asociaciones-de-pacientes.html

*Merck S. L. 1.500 euros a una asociación de enfermos de esclerosis múltiple.

http://www.fundacionmercksalud.com/wp-content/uploads/2017/06/2016_Colaboraciones_con_Asociaciones_de_Pacientes.pdf

**Merck Sharp & Dohme de España S. A. 132.000 euros a una veintena de asociaciones.

**Mundipharma Pharmaceuticals S. L. 1.000 euros a una asociación de enfermedades respiratorias.

*Novartis Farmacéutica S. A. 570.000 euros a más de un centenar de asociaciones.

https://www.novartis.es/sites/www.novartis.es/files/2016-colaboraciones-pacientes-novartis.pdf

*Novo Nordisk Pharma S. A. 72.000 a una docena de asociaciones.

https://www.novonordisk.es/content/dam/Spain/AFFILIATE/www-novonordisk-es/Home/Commons/images/Colaboraci%C3%B3nes%20con%20Asociaci%C3%B3n%20de%20Pacientes%202016.pdf

**Otsuka Pharmaceutical S. A. 83.447 euros a nueve asociaciones.

**Orphan Europe S. L. 7.500 euros a cuatro asociaciones.

*Pfizer S. A. 213.000 euros para numerosas actividades; además ha creado una plataforma virtual de formación llamada Pacientes en red.

https://www.pfizer.es/Assets/docs/donaciones_asoc_2016.pdf

*Pharma Mar S. A. 50.000 euros a ocho asociaciones.

https://www.pharmamar.com/wp-content/uploads/2017/02/Patients-associations-2016.pdf

**Praxis Pharmaceutical S. A. 6.000 a dos asociaciones de enfermos de fibrosis quística.

*Roche Farma S. A. 345.000 euros a cuatro decenas de asociaciones (y otros pagos en monedas diferentes al euro).

https://www.roche.com/sustainability/what_we_do/for_partnership/patientorganisations/patient-groups-list.htm?country=Spain&division=

**Sanofi-Aventis S. A. 411.000 euros a medio centenar de asociaciones.

*Shire. 120.000 euros a una docena de asociaciones.

https://www.shire.es/who-we-are/how-we-operate/collaboration-with-patient-associations

*Swedish Orphan Biovitrum S. L. 61.000 euros a una decena de asociaciones.

http://www.sobi.es/fileadmin/user_upload/Sobi_espt/documents/Colaboraciones_con_Organizaciones_de_Pacientes_en_2016.pdf

**Takeda Farmacéutica España. 45.000 euros a una decena de asociaciones.

**UCB Pharma S. A. 6.000 euros a una decena de asociaciones.

**Vifor Fresenius Medical Care Renal Pharma España S. L. 11.000 euros a tres asociaciones.

**Zambon S. A. 4.600 euros a ocho asociaciones.

 

Nota: tiene más información sobre las asociaciones concretas que financia cada empresa y lo que abonaron en años anteriores en los enlaces facilitados. En el caso de las empresas marcadas con dos asteriscos (**) no hay enlace directo a sus declaraciones; para consultarlas es preciso entrar en la página de Farmaindustria y pulsar en el nombre de la empresa. La declaración se descargará en un documento pdf: https://www.codigofarmaindustria.org/servlet/sarfi/colaboracionesop.html.

Este reportaje aparece en
212
Febrero 2018
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
241 | Octubre 2020
Cartas al director Editorial Ver número