Constatado el peligro para la salud del aluminio de las vacunas

El estudio que durante décadas ha servido para justificar el uso de aluminio como adyuvante en las vacunas y se cita para afirmar su inocuidad está plagado de errores metodológicos. Acaban de denunciarlo los investigadores Romain K Gherardi y Chris Exley en un impecable trabajo publicado en Revista de Bioquímica Inorgánica avalando así los numerosos trabajos efectuados en los últimos años según los cuales el aluminio de las vacunas puede causar numerosos trastornos en el sistema nervioso central y se trata pues de un metal neurotóxico al igual que el mercurio. Investigación que se une a otras anteriores efectuadas en los últimos seis años de las que nadie quiere hablar.

Este reportaje aparece en
212
Febrero 2018
Ver número