Métodos de diagnóstico y tratamiento

Discovery DSALUDha publicado en los últimos años varios reportajes explicando desde qué datos aporta un análisis de sangre o hemograma clásico hasta cómo es el nuevo y más sofisticado TAC actual-El Tomógrafo Computado Volumétrico Multidetector- así como en qué consiste laIridología pero también hemos hablado de otro tipo de análisis de sangre como el Examen Bio-Hematológicodesarrollado en su día por el Dr. Juan Prada y apenas conocido, el GDV desarrollado por el catedrático ruso Konstantin Korotkov que analiza el organismo a través del aura humana y, sobre todo, los nuevos y sofisticados aparatos de diagnóstico bioenergético basados en la Energía, la Física Cuántica y la realidad holográfica del Universo que no sólo permiten conocer el estado de salud de una persona en pocos minutos sino tratarla a continuación bioenergéticamente e, incluso, ayudar al médico o terapeuta sugiriendo posibles tratamientos, terapias o productos. Hablamos de dispositivos como el AMSAT, el BIMET, el Mora Super Plus, el Quantum-SCIO, el Quantec, el Oberon, el MILTA y el Topology System.

El estudio científico del cuerpo energético

La existencia de campos de energía en los seres vivos –a los que a lo largo de la historia se dio distintos nombres en las diferentes culturas- ha sido discutida hasta hace muy poco. Hoy sólo los ignorantes niegan su existencia. En 1939 Semyon Kirlian se encontraba reparando un aparato de rayos X cuando una descarga eléctrica accidental provocó que alrededor de su mano se formara un nimbo de luz azulada. Impresionado, llamó a su esposa y ambos decidieron reproducir la experiencia: el resultado se repitió. Pero lo que llevaría a la pareja a investigar a fondo el fenómeno sería la comprobación de que el halo luminoso de la mano de Semyon era irregular mientras el de su esposa era más uniforme. Algo que pronto atribuyeron al delicado estado de salud de él y al excelente de ella. Los esposos Kirlian investigarían a partir de entonces durante varias décadas ese fenómeno llegando a obtener más de 30 patentes por sus inventos. Ya en 1996 el físico ruso Konstantin Korotkov -catedrático de la Universidad de San Petersburgo- inventaría un aparato que le permitió enviar esas imágenes al ordenador y analizarlas con modernos procesadores. Un paso fundamental porque posibilitaba estudiar el efecto Kirlian de forma reproducible en laboratorio atendiendo las condiciones que la ciencia moderna exige de que no varíen las condiciones del experimento. Korotkov formó entonces un equipo interdisciplinario compuesto por físicos, médicos, biólogos, psicólogos e informáticos para investigar el fenómeno y, por tanto, la información existente en el campo de energía humano. Posteriormente, junto al alemán Mandel, harían un descubrimiento fundamental: que en los diez dedos de las manos está contenida la información holográfica (total) del cuerpo así como de aspectos de la psique humana. Y no sólo eso: en muy poco tiempo lograron crear un método de diagnóstico de los principales órganos y sistemas del organismo mediante las imágenes Kirlian de las yemas los dedos. Porque resulta que ¡en las auras de los dedos están reflejados todos los órganos del cuerpo! El equipo crearía a continuación una cámara especial -la GDV-que permite visualizar y medir el aura completa por medio de la captura de imágenes Kirlian en un ordenador.
(Más información en la sección Ciencia y Concienciade los números 24 y 27)

Los análisis de sangre o hemogramas

Un ser humano adulto tiene entre 4,5 y 6 litros de sangre de los que un 78% es el plasma o parte líquida -compuesta básicamente por agua, proteínas y sales minerales- mientras el resto está formado por glóbulos rojos, blancos y plaquetas además de gases, productos orgánicos y otras sustancias como hormonas, vitaminas, minerales, enzimas, lípidos, glucosa, etc. Pues bien, un análisis de sangre o Hemograma no es sino un método que permite conocer los niveles de sus principales componentes hematológicos -glóbulos rojos, blancos y plaquetas- y bioquímicos (triglicéridos, colesterol, glucosa, ácido úrico, urea, electrolitos, etc.) para así tener una visión general del estado de salud. Básicamente los análisis de sangre miden el nivel de proteínas séricas –la albúmina y la globulina– así como los de las distintas sustancias que se analizan para evaluar la función hepática –las transaminasas, la fosfatasa alcalina, la gamma-glutamiltranspeptidasa y la bilirrubina-, la función renal –la creatinina, la urea y el ácido úrico– y la función pancreática –las amilasas y las fosfolipasas-. Sin olvidarnos de parámetros como los niveles de colesterol, triglicéridos, glucosa, hierro, electrolitos como el sodio, el potasio, el calcio, el magnesio y el fósforo, marcadores tumorales (los que se emplean con mayor frecuencia son los antígenos Calcio 125, Calcio 153, Calcio Embrionario (CEA) y Prostático Específico), niveles hormonales (testosterona, progesterona, estrógenos, Beta-HCG o Gonadotropina Coriónica Humana, las gonadotropinas FSH/LH, el cortisol, la TSH o tirotropina, la PTH o paratohormona, la GH u Hormona del Crecimiento y la Hb-A1c o hemoglobina glicosilada –que no es propiamente una hormona pero se mide en los trastornos hormonales de la insulina como marcador de los niveles de azúcar en pacientes condiabetes mellitus).
(Más información en los números 66, 67 y 68)

El Examen Bio-Hematológico del Dr. Prada Pascual

Hace varias décadas un médico español -el Dr. Juan Prada Pascual– descubrió un método de diagnóstico que permite -estudiando la sangre a través del microscopio y merced al especial método de tinción utilizado- no sólo descubrir los desequilibrios orgánicos desde el mismo momento en que se producen sino detectar las invasiones infectoparasitarias antes de que empiecen a producir la degeneración que da lugar a los fracasos funcionales. Es más, lo que muchos hematólogos consideran “artefactos” y no tienen en cuenta en los análisis corresponden en realidad según él a entidades biológicas que ordenó según su relación con el programa celular y el desarrollo vital de tejidos, órganos, aparatos y sistemas. El Examen Bio-Hematológico detecta así hasta si un bebé fue contaminado durante su gestación y soporta algún desequilibrio parasitario –capsulosomas latentes, estafilococos afebriles, protozoarios larvaloides, bacterias, virus, hongos…- permitiendo actuar preventivamente para evitar que le produzcan problemas en el futuro. Es más, permite conocer el grado de equilibrio psicoemocional. El Dr. Prada concluyó que todo organismo está capacitado para afrontar y resolver cualquier enfermedad si se elimina la causa que dio lugar al desequilibrio biológico y se recupere éste en un ambiente externo tolerable y un ambiente interno, al menos, compensado y con los agentes patógenos controlados. Para él los seres vivos se conforman estructuralmente “como estanques acuosos llenos de vida -de muchos tipos- que conviven en armonía o en refreno mutuo”; es decir, estanques en los que conviven células, hormonas, enzimas, bacterias, virus, etc., en equilibrio biológico. Sólo que a veces ese equilibrio se rompe. ¿A causa de qué? Pues de un traumatismo, un shock psicoemocional, una infección, la ingesta de alimentos en mal estado… Elementos todos ellos que pueden dar a lugar a reacciones internas que desequilibren el estanque con las consabidas consecuencias: alteración del pH, aumento o disminución de las defensas, expansión de agentes infecciosos y parásitos… Siendo ese descontrol biológico el que puede dar paso -especialmente cuando dura demasiado tiempo y aún más si existe algún tipo de infección- a los deterioros estructurales y a las llamadas enfermedades, cáncer incluido (entendido éste pues como proceso degenerativo destructor del ecosistema humano). Resumiendo,el Examen Bio-Hematológico permite conocer y valorar unos 200 signos microscópicos con 5 variantes si bien constituye un protocolo extractado y estructurado en dos partes: la primera permite conocer qué protozoos infectan el organismo, el grado de parasitación que hay en los eritrocitos o glóbulos rojos, el aspecto de los glóbulos blancos (que indican cómo se encuentra el sistema inmune) y las infecciones activas así como las que podrían dar problemas en el futuro; la segunda permite conocer el estado del sistema linfático y de los aparatos circulatorio, locomotor, sensitivo, respiratorio, digestivo, excretor y reproductor. Y para afrontar las distintas patologías diseñó protocolos que permiten tratar con éxito la mayoría de las llamadas enfermedades.
(Más información en el número 76)

La Iridología de Reflejo Múltiple, un método de diagnóstico rápido y muy eficaz

Si los ojos son el espejo del alma -como dice la cultura popular- los iris la parte “coloreada”- podrían describirse como los notarios del estado del cuerpo ya que según los iridólogos muestran el nivel de salud que se posee, las debilidades innatas, las características de la constitución corporal y los cambios que se han producido en el organismo con los años. Hablamos de una disciplina desarrollada en la segunda mitad del siglo XX que permite, analizando la estructura y los cambios de pigmentación del iris, conocer el estado de salud global de una persona e, incluso, de cada órgano. Solo que esta disciplina parece haber dado un salto cuantitativo y cualitativo en su desarrollo científico con la postulación de la llamada Iridología de Reflejo Múltiple efectuada por el naturópata navarro Javier Echavarren quien cuestiona no sólo parte de las explicaciones publicadas sino los mapas topográficos iridianos utilizados hasta hoy para efectuar los diagnósticos y que fueron desarrollados por el médico húngaro Ignaz Von Peczely dándolos a conocer en la obra que publicó en 1873 con el título Descubrimiento en el campo de la terapéutica y el naturismo. Introducción al estudio del diagnóstico por los ojos, primer libro sobre Iridología. “Está demostrado -explica Echavarren- que existe relación entre una determinada alteración fisiológica y su correspondiente manifestación en los iris con determinados signos en ubicaciones y características específicas. Eso sí, desconocemos la vía física por la que lo hace pero se puede afirmar que el cuerpo dispone de un sistema que proyecta en los iris y pupilas unos signos que informan de las alteraciones genéticas y fisiológicas que se producen en él. Bien, pues la Iridología de Reflejo Múltiple que yo propongo no resuelve esa duda pero sí supone un salto cualitativo y cuantitativo que permite explicar el comportamiento del sistema iridiano en la proyección de las alteraciones, según el tipo de alteración, el tejido afectado, el grado de gravedad, etc. Además, he podido comprobar que en los iris se proyectan signos en los primeros meses de vida que se denominan signos genéticos. Y son muy importantes porque además de informar sobre la constitución física adquirida advierten de la predisposición de la persona a padecer alguna patología en una función, órgano o sistema determinados”. Echavarren asegura haber estudiado y comparado las obras de diferentes autores y sus mapas topográficos lo que le llevó a concluir que era necesario extraer los datos correctos de cada uno de ellos para proponer uno más ajustado a la realidad.
(Más información en los números 25 –sección de Medicinas Complementarias– y 71)

El Tomógrafo Computado Volumétrico Multidetector

El Tomógrafo Computado Volumétrico Multidetector es un moderno sistema de diagnóstico de alta resolución que permite detectar anomalías en el interior del cuerpo con una precisión y rapidez inusitadas. ¡Bastan 3 segundos para una exploración del tórax y 15 para la de todo el cuerpo! Es pues ideal para valorar rápidamente el estado del corazón –en 20 segundos-, las arterias coronarias –se detectan con inusitada precisión las placas de ateroma o la calcificación que haya en ellas-, el colon, el árbol traqueo-bronquial, la laringe, los oídos… y las demás zonas del organismo. Hasta el esqueleto entero a fin de valorar la existencia de pequeñas fracturas o posibles pseudoartrosis. Es más, permite hasta la búsqueda automática de nódulos pulmonares, se trate o no de tumores. El único inconveniente del aparato es que al utilizar rayos X (radiación ionizante) para la captación de las imágenes el paciente las absorbe durante la prueba. Eso sí, en menor grado que con otros aparatos que también utilizan elementos radiactivos. Se trata pues de un aparato  eficaz y muy útil pero que sólo debe utilizarse en casos que realmente lo justifiquen.
(Más información en el número 72)

El AMSAT

Una de las mayores dificultades con las que se encuentran hoy médicos y terapeutas es saber qué disfunciones tiene un paciente, especialmente cuando sus síntomas pueden deberse a distintas causas. Pues bien, el AMSAT es un aparato de diagnóstico ultrarrápido que permite saber en apenas 5 minutos dónde está el desequilibrio energético en un enfermo. Fue desarrollado para controlar a distancia la salud de los cosmonautas soviéticos de la estación espacial MIR y determina los cambios fisiológicos que se producen tanto en las patologías agudas como crónicas sin subjetivismo en el diagnóstico. El AMSAT se basa en la evaluación o medición inmediata de las corrientes eléctricas que circulan por las zonas reflejas y biológicamente activas de la piel. A fin de cuentas la enfermedad no es sino la consecuencia de una desarmonización energética -independientemente de que puedan existir otros factores- que puede dar lugar a cualquiera de los síntomas clásicos conocidos y a diversas dolencias o patologías. De ahí que una medición como la que realiza el AMSAT permita no sólo detectar dónde está el origen de un problema que ya se ha manifestado sino avisar con antelación de que puede somatizarse uno que aún no ha dado señales físicas. Y no sólo eso: el programa informático incorporado permite orientar al médico o terapeuta sobre la eficacia de los métodos clínicos y fisiológicos a aplicar dándole sugerencias precisas tanto si quiere usar remedios de la medicina convencional o alopática como si prefiere utilizar terapias como la Fitoterapia, la Fisioterapia, la Acupuntura, la Reflexoterapia o la Terapia Milimétrica (microondas), entre otras. Es más, permite testar con anterioridad si un fármaco o cualquier otro producto –incluso los naturales- va a serle útil al enfermo o si, por el contrario, tomarlo puede resultarle indiferente o, incluso, perjudicial.
(Más información en el número 38)

El BIMET

El BIMET es un dispositivo de diagnóstico rápido desarrollado por la física Juana M. Rassi y el ingeniero Eduardo Delgado que permite en minutos conocer el estado del organismo mediante la medición de la energía de los meridianos y saber, por ende, el estado de vísceras y órganos. Y no sólo eso: sugiere el tratamiento más adecuado a seguir con Acupuntura, bien con láser, bien con agujas. Tratamiento que ha demostrado ser eficaz en numerosas patologías. Menos sofisticado que otros tiene en cambio un coste muy inferior a cualquiera de los métodos de diagnóstico convencionales y cuenta con la ventaja de que se enmarca en el ámbito de la medicina preventiva ya que localiza los desórdenes energéticos antes de la aparición de los síntomas y de la enfermedad. Se trata pues de un aparato útil para los terapeutas de todas las especialidades energéticas: Acupuntura, Digitopuntura, Laserpuntura, Electroacupuntura, Cromoterapia y Moxibustión. Es más, basta colocar en un dispositivo habilitado al efecto en él cualquier fármaco o alimento para determinar si su aportación energética contribuye a la mejoría del enfermo o si, por el contrario, le puede resultar perjudicial.
(Más información en el número 60)

El MORA SUPER PLUS

La Mo-Ra-Terapia fue formulada por el doctor Franz Morell (Mo) y desarrollada tecnológicamente por el ingeniero alemán Erich Rasche (Ra) y se trata de un método de diagnóstico y tratamiento que se basa en la biorresonancia. Su base es sencilla: nuestras células, tejidos y órganos se expresan a través de ondas electromagnéticas y cuando se alteran por alguna interferencia –causada por ejemplo por ataques microbianos, virus, productos tóxicos, una alimentación errónea o tensión emocional- se desajustan provocando la aparición de enfermedades. Es decir, el lenguaje intercelular es el primero en dar muestras de cualquier desajuste y es anterior a la aparición de la enfermedad. Bueno, pues como cada órgano posee un espectro de frecuencias específico y las emite hacia el exterior en forma de ondas electromagnéticas el doctor Morell tuvo la idea de utilizarlas con fines terapéuticos. Es decir, pensó en identificar las vibraciones inarmónicas procedentes del interior del cuerpo y, basándose en el hecho conocido en Física de que una oscilación puede ser neutralizada por otra opuesta de las mismas características utilizar otras ondas para contrarrestarlas. De la misma longitud, alineadas espacialmente, igual de intensas, emitidas al mismo tiempo… y que estén además invertidas. Y sería Erich Rasche quien encontraría tanto la forma de detectar las ondas deformadas como la manera de reprogramarlas de nuevo: mediante un filtro de resonancia molecular que permite separar y clasificar las ondas por nivel de frecuencias y distribuirlas en armónicas y desarmónicas. Filtros capaces de reconocer la frecuencia, la amplitud y las características específicas de las ondas. Cabe añadir que el dispositivo permite saber qué productos son causa de desequilibrio patológico. El Mora Super Plus ha demostrado su eficacia en alergias e intolerancias alimentarias, envenenamiento medioambiental, dolencias cardiacas y circulatorias, enfermedades reumáticas -inflamatorias o degenerativas-, enfermedades orgánicas (asma, bronquitis, gastritis, pancreatitis…), depresión, tratamientos odontológicos, mioartropatías agudas y crónicas, estados agudos y crónicos de dolor (neuralgias, cáncer, dolores nerviosos, epicondilitis…), intoxicación de mercurio por amalgamas, etc. Incluso permite localizar y anular las interferencias patológicas en el sistema neurovegetativo ocasionadas por la dentadura y las amígdalas así como corregir las alteraciones que provocan la contaminación electromagnética y telúrica en el spin de la molécula de hierro de la hemoglobina.
(Más información en los números 68 y 81)

El Quantum-SCIO

Creado por Bill Nelson el Quantum Xrroid Consciousness Interface–SCIO es un sistema de biofeedback basado en el conocimiento de la dinámica fractal y la teoría subespacial que mediante un sistema trivectorial permite recoger la información bioenergética del cuerpo a través de 110 canales simultáneamente ofreciendo infinidad de datos sobre el estado de salud de una persona tanto a nivel mental como emocional y físico. Y que no sólo detecta carencias, infecciones o desequilibrios energéticos sino que permite corregirlos merced a una base de datos que posee las frecuencias de más de 9.000 agentes y sustancias: bacterias, virus, parásitos, hongos, vitaminas, minerales…. Recomendando incluso las terapias que se adecuan mejor al paciente. Lo sorprendente es que tarda sólo unos pocos minutos en calcular la reacción (reactancia) del cuerpo a los más de 9.000 ítems de datos que le son presentados de forma individual y que contienen la información digitalizada trivectorial de productos homeopáticos clásicos, plantas, minerales, aminoácidos, enzimas, hormonas, bacterias, hongos, parásitos… y miles de otros compuestos. Según su inventor en solo una prueba o testado se obtienen del paciente ¡más de 65 millones de datos! La información llega al Quantum-SCIO y -sin que el paciente sea consciente de ello- el dispositivo calcula un modelo matemático que refleja en las pantallas el estado energético-físico-emocional de su organismo y cualquier otra cosa que haya detectado en el interior. Por ejemplo, parásitos, hongos, bacterias o virus pero también enzimas, hormonas, huesos dislocados, cavidades en los dientes, células precancerosas… y hasta alteraciones emocionales.
(Más información en el número 78) 

El Quantec

El Quantec es un moderno dispositivo capaz de analizar el campo bioenergético de un ser humano en escasos minutos e informar de sus posibles desequilibrios -así como de las somatizaciones a que hayan dado ya lugar o puedan hacerlo en el futuro inmediato- y reequilibrarlo mediante programas informatizados. Una tecnología que puede aplicarse en el ámbito de la salud pero también en el de la Geopatía, la Bioelectrobiología, la Agricultura, la Veterinaria, la Bioconstrucción y el Deporte. Hablamos pues de un dispositivo informático de biocomunicación –es decir, de comunicación entre ordenadores y entidades vivas- presuntamente capaz de detectar el estado físico de la entidad biológica examinada a través de su campo vibracional, mórfico, energético o campo de conciencia y corregir sus desequilibrios actuando sobre el mismo. No se trata en este caso pues de intercambio de frecuencias en el interior del ser humano o de corrientes eléctricas detectables sino de campos energéticos invisibles mucho más sutiles que los electromagnéticos, de naturaleza holográfica y, por tanto, capaces de contener la información de la totalidad del estado del agua, de los animales, las plantas o los seres humanos ¡en cada una de sus partes!, desde una gota de agua a una hoja o un pelo. El análisis y posterior intercambio de información se puede realizar mediante contacto directo con el Quantec a través de un dispositivo denominado diodo de ruido blanco -un interfaz común en todas las investigaciones que desde hace 30 años pretenden relacionar los ordenadores con campos de conciencia- conectado a un plato o triángulo de cuarzo en el que se deposita un objeto “testigo” -como un pelo, un trozo de uña o una semilla; o, sencillamente, se apoya en él la mano. A partir del análisis del campo vibracional de la parte y dado su carácter holográfico se definen los desequilibrios globales del todo y se realizan las propuestas para su armonización. El Quantec puede interactuar a distancia con esos campos vibracionales porque para la Física Cuántica no existe el espacio y sus limitaciones.
(Más información en el número 79) 

El Oberon

Un dispositivo central del tamaño de un libro, un casco generador de impulsos magnéticos de débil intensidad, una cámara de resonancia y un ordenador de última generación. Tales son los componentes del Oberon, aparato basado en el sistema de diagnóstico no lineal –la intensidad del intercambio de información entre dos sistemas aumenta en la medida en que cualquiera de ellos se desestabiliza- lo que permite reducir el tiempo para la valoración precisa de un organismo. Capaz de llegar a zonas del cuerpo reservadas hasta ahora a la Resonancia Magnética o a la Tomografía Computerizada ha sido concebido para registrar las más mínimas alteraciones en los órganos y en las estructuras histiológicas y citológicas así como para predecir la posible tendencia patológica. El aparato responde a la existencia en el cuerpo humano de un plano informativo electromagnético con capacidad de replicar a cualquier radiación externa. Todo se inicia cuando el impacto magnético provocado a nivel celular por un campo físico externo de débil intensidad hace perder la orientación a los elementos atómicos de la célula con el consiguiente desalineamiento de las estructuras spin de los electrones deslocalizados en el centro de la célula nerviosa de la corteza cerebral. En una segunda fase, una vez que el impulso magnético cesa, la recuperación de los mismos dibuja un mapa de señales que el ordenador decodifica estableciendo un diagnóstico través de un análisis matemático de porcentaje de posibilidades. Añadiremos a lo dicho que cada órgano y cada tejido tiene su propia y distintiva oscilación almacenada en la memoria del programa que puede ser visualizada en la pantalla bajo la forma de un gráfico que representa la condición del intercambio de información entre el órgano -el tejido- y el exterior. Cada proceso patológico tiene también su gráfico personal individual almacenado en la memoria del programa donde existe un gran número de procesos patológicos ya descritos considerando además edad, sexo y otras variantes. El aparato propone además soluciones. Mediante el análisis matemático de las distintas opciones el dispositivo realiza una propuesta de tratamiento, bien con remedios naturales, bien farmacológicos. Es más, cuenta con la posibilidad de registrar las fluctuaciones de frecuencia de cada preparado, remedio o fármaco y hacer una confrontación informatizada entre las características concretas del espectro de todos los preparados que están almacenados en la memoria del programa y la característica del proceso patológico sugiriendo el remedio más eficaz.  El sistema permite también actuar sobre el organismo de forma sistémica a través de la combinación de oscilaciones electromagnéticas diferentemente moduladas emitidas desde el Oberon, lo que se define como Metaterapia.
(Más información en el número 87) 

El MILTA

El Magneto-Infrarrojo-Láser Terapia (MILTA) es un dispositivo que aúna en un único aparato cuatro agentes físico-energéticos interactuando de forma sinérgica: un campo magnético constante, una luz roja visible pulsada, una emisión de luz infrarroja no coherente y una luz láser infrarroja coherente monocromática pulsada y concentrada. En suma, cuatro posibilidades terapéuticas actuando de forma sinérgica y de utilidad en gran número de patologías. Recordemos que para la Medicina Cuántica toda enfermedad provoca mucho antes de manifestarse físicamente un desequilibrio energético-informacional a nivel celular. Y que las células del cuerpo son como pequeñas centrales eléctricas interrelacionadas -sistemas bioeléctricos- que cuando se alteran provocan errores a nivel bioquímico y, en consecuencia, un daño continuo que de no ser corregido termina por provocar la aparición de una enfermedad orgánica ya detectable -entonces sí- por los métodos de diagnóstico habituales Desequilibrio energético inicial que puede estar provocado por multitud de factores: estrés emocional, exceso de radicales libres, consumo de tóxicos, deficiencias nutricionales, contaminación medioambiental originada por torres de alta tensión, transformadores, antenas, teléfonos móviles y ordenadores, etc. Pues bien, la Medicina Cuántica o Bioenergética sostiene, en suma, que la medición de ciertos parámetros eléctricos en determinados puntos del cuerpo permite identificar cualquier patología en su fase inicial, antes de que manifieste a nivel orgánico. Y que la terapia con fotones, láser o incluso ondas electromagnéticas -modalidades ecológicamente limpias de información electromagnética- permite restaurar el campo de información celular del paciente, devolver el equilibrio al organismo y restablecer la salud. ¿Y cómo funciona el MILTA? Pues este dispositivo terapéutico consta de una unidad central a la que están conectadas dos sondas a través de las cuales se aplican emisiones infrarrojas de características diferentes que atraviesan un túnel magnético. Ondas y partículas que, como antes adelantamos, proceden de cuatro fuentes diferentes: un campo magnético constante, una emisión de luz roja visible pulsada, una emisión de luz infrarroja coherente monocromática pulsada y concentrada (láser), y una emisión infrarroja no coherente. El MILTA es pues un aparato que permite una terapia plurienergética que actúa como analgésico, antiinflamatorio, cicatrizante, antiinfeccioso e inmunoestimulante habiéndose constatado que es especialmente útil en los problemas traumatológicos, las patologías articulares osteoarticulares, tendinosas y de ligamentos, la esfera ORL (rinitis, faringitis, otitis, sinusitis, etc)., la Estomatología (gengivitis, parodontosis, pulpitis, etc.), la Gastroenterología (hepatitis crónicas, disquinesia biliar, úlceras de estómago o duodeno, colitis, etc.), la Dermatología (cicatrices, heridas, quemaduras, etc.) y la Endocrinología (estimulando las glándulas endocrinas). Entre otras muchas posibilidades.
(Más información en el número 90) 

El Topology System

Los orientales saben desde hace miles de años que el universo se sustenta en una energía que cohesiona y da vida a todo lo manifestado y que fue llamada Chi por los chinos y Ki por los japoneses. Energía que, obviamente, forma también parte de la estructura humana y circula por nuestro cuerpo a través de catorce canales energéticos -los meridianos– que se extienden longitudinalmente por el organismo a partir de la columna vertebral (seis a cada lado del cuerpo). Doce de los cuales son básicos por lo que cuando la energía fluye correctamente por ellos la salud es buena. Cabe añadir que seis de esos meridianos energetizan los principales órganos -corazón, pericardio, hígado, pulmón, riñón y bazo-páncreas (en la Medicina Tradicional China estos dos órganos forman un conjunto inseparable) y se consideran yin mientras los otros seis energetizan el estómago, el intestino grueso, el intestino delgado, la vejiga, el triple calentador, la vesícula biliar y el “vaso gobernador” y se consideran yang. Entendiéndose por yang el polo positivo de esa energía –masculino, activo y caliente- y por yin el polo negativo -y, por ende, femenino, pasivo y frío-. Agregaremos que esa energía recorre cíclicamente nuestros órganos en el sentido de las agujas del reloj de acuerdo con un patrón pulsante que varía a lo largo de las horas del día. Sirva esta breve introducción para recordar los fundamentos de tan antiquísima y documentada disciplina oriental sobre la que se asientan las bases de la técnica que se conoce como Neuro-Estimulación de Aplicación Superficial o NEAS, método terapéutico ideado por el médico japonés Yoshio Manaka que consiste en estimular los meridianos mediante imperceptibles señales eléctricas y propiciar así la adecuada circulación de la energía cuando ésta se encuentra bloqueada ayudando con ello al cuerpo a recuperar el estado de equilibrio y, por tanto, la salud.El resultado terapéutico en muy diversas dolencias -especialmente las que cursan con dolor, inflamación y estados de nerviosismo- es muy bueno. Pues bien, la técnica puede ahora aplicarse de forma automatizada mediante un dispositivo de reciente creación: el Topology System que mejora la condición física general, activa y regula las funciones del sistema nervioso parasimpático, incrementa la cantidad de flujo sanguíneo y modera la presión, relaja las articulaciones y los músculos, reduce la hinchazón y la inflamación, elimina o reduce todo tipo de dolores e induce la relajación y el sueño. Para lo cual emite un tipo de señal eléctrica determinada a una frecuencia precisa, de una duración concreta y que estimula un punto de acupuntura específico en un orden establecido. En la mayoría de los casosse obtienen resultados óptimos en relativamente poco tiempo. Y se trata de una terapia no agresiva y fácil de aplicar.
(Más información en el número 93)

Este reportaje aparece en
100
Diciembre 2007
Ver número