Ciento diez premios Nobel critican a Greenpeace por no defender los transgénicos

Ciento diez premios Nobel firmaron poco antes de verano una Carta Abierta en la que pedían a Greenpeace que deje de criticar los productos obtenidos por manipulación genética alegando que son necesarios para acabar con el hambre en el mundo, algo que debería considerarse un “crimen contra la humanidad”; citando expresamente la importancia para ello del arroz dorado, variedad transgénica rica en carotenos que según dicen podría ayudar a solucionar el problema de desnutrición que afecta a millones de niños. Petición que algunos medios de comunicación interpretaron aseverando que los laureados consideran la postura de la organización ecologista “un crimen contra la humanidad” cuando lo que así consideran es el hecho de que en nuestra época de abundancia haya gente muriéndose de hambre. Claro que también es falso lo que los premiados dicen sobre el “arroz dorado” e inconcebible su apoyo a los organismos modificados genéticamente. Analizamos qué hay detrás de toda esta polémica.

Ciento diez premios Nobel critican a Greenpeace por no defender los transgénicos

Sumarios:

Ciento diez premios Nobel firmaron una Carta Abierta pidiendo a Greenpeace que deje de criticar los productos obtenidos por manipulación genética alegando demagógicamente que son necesarios para acabar con el hambre en el mundo.

Es inaudito que 110 premios Nobel hayan osado apoyar públicamente los organismos genéticamente modificados y aún más que promocionen uno concreto como el “arroz dorado”.

Que 110 premios Nobel digan que el hecho de que hoy día muera gente por hambre es un crimen contra la humanidad es algo loable pero que añadan que eso pasa porque los transgénicos son injustamente demonizados cuando podrían resolver el problema es intolerable.

En 2013 unos trescientos científicos firmaron un manifiesto aseverando que es falso que haya consenso sobre la seguridad de los organismos genéticamente modificados ya que ni siquiera se han hecho estudios epidemiológicos sobre sus posibles efectos negativos.

En 2014 el Instituto Internacional de Investigación del Arroz anunció que los rendimientos del arroz dorado son decepcionantes y se necesita más investigación para producir un arroz que los agricultores estén dispuestos a plantar.

El reputado profesor Glenn Davis Stone afirma que ni se ha probado la inocuidad del arroz dorado ni su presunta eficacia para combatir el déficit de vitamina A.

Según las hermanas Vandana y Mira Shiva una pequeña cantidad de espinacas, hojas de amaranto y rábano, mostaza, chutney de cilantro o de menta, zanahoria y mango supera en al menos un 350% la cantidad de vitamina A que aporta el arroz dorado.

La Carta Abierta en defensa de los transgénicos la promovieron dos premios Nobel con intereses económicos en empresas de biotecnología siendo quienes convencieron a sus colegas de que la apoyaran pero la mayoría de éstos carecen de conocimientos en Genética, Proteómica, Biología, Biotecnología y Agricultura.

Este reportaje aparece en
196
Septiembre 2016
Ver número