Dioses de bata blanca: feroz crítica al negocio de la investigación oncológica

El oncólogo español José Ramón Germá Lluch, jefe del Servicio de Oncología Médica del Instituto Catalán de Oncología y expresidente de la Sociedad Españolade Oncología Médica, ha decidido denunciar de una forma valiente que le honra el hecho de que la investigación clínica se ha convertido en un negocio que mueve miles de millones de euros donde el empeño por comercializar nuevos fármacos supera a veces el interés por los futuros pacientes que deben recibirlos. Lo ha hecho en una obra que ha titulado Dioses de bata blanca en la que refleja perfectamente cómo funciona el negocio y actúan las multinacionales para convencer a los médicos de lo que tienen que hacer. “Se trata de un relato –explica-basado en hechos reales sobre la ética, la ambición y las turbias maniobras de la industria farmacéutica”. Hemos hablado con él.

Sumarios:

Dioses de bata blanca es sin duda una de las mayores críticas públicas al sistema actual de investigación y aprobación de fármacos contra el cáncer.

Dioses de bata blanca es -según la propia editorial- “una novela que denuncia las turbias maniobras de la industria farmacéutica dedicada a todos los médicos y farmacéuticas que hacen de la honestidad su bandera porque no todo vale en la lucha por encontrar un compuesto que, definitivamente, termine con una de las enfermedades más temida por todos”.

“He escrito este libro -explica el oncólogo español José Ramón Germá- para explicar que empezamos a correr el peligro de precipitarnos mucho, demasiado, en la aprobación de fármacos que pueden tener efectos letales”.

“Llama poderosamente la atención -denuncia el Dr. José Ramón Germá- que la misma comisión que está encargada de la aprobación de un fármaco sea, si se producen alteraciones en la fase de fármaco-vigilancia, la que decida también si se debe retirar o no del mercado. Porque como nadie quiere reconocer que se equivocó al aprobarlo ello explica que las retiradas de fármacos sean poco menos que anecdóticas”.

Para el Dr. José Ramón Germá “es fundamental denunciar que la presión que hoy se está ejerciendo en la aprobación de fármacos es cada vez más intensa. No sólo por parte de la industria sino a través de los lobbys de pacientes creados bajo su amparo ya que han cobrado muchísima fuerza”.

“Hacer una receta cuesta diez segundos, dejar de hacerla una hora –nos diría el Dr. José Ramón Germá-. Porque si usted tiene cáncer, me pide que le ayude y yo le digo simplemente que se tome tal fármaco habré tardado diez segundos; pero si le digo que no vale la pena que tome nada tengo que invertir en explicárselo al menos una hora”.

“Se habla aún mucho de los regalos y prebendas que hace la industria a los médicos –explica el Dr. José Ramón Germá- pero yo  creo que hoy día esa presión es  anecdótica. Lo que la gran  industria hace hoy es ‘mimar’ a los líderes de opinión o, directamente, ‘crearlos’. ¿Y cómo se les ‘mima’? Pues atendiéndoles muy bien. Haciendo que viajen en clase business, facilitándoles el acceso a las revistas más importantes, aportándole medios técnicos para llevar a cabo su trabajo… Ese tipo de cosas”.

Este reportaje aparece en
140
Julio - Agosto 2011
Ver número