Jesús García Blanca: “A quienes se oponen a las verdades oficiales se les difama y persigue siempre”

Escritor, investigador social y educador Jesús García Blanca -colaborador habitual de nuestra revista en la que lleva publicados desde 2011 un centenar de reportajes y autor de obras como El rapto de Higea y La Sanidad contra la Salud así como coautor de Vacunas: una reflexión crítica- acaba de publicar un libro sobre la vida y obra de uno de los personajes más ilustres de nuestra época reciente: Wilhelm Reich, inspirador de rebeldía. Y es que la historia demuestra que muchos de quienes han hecho avanzar los conocimientos científicos fueron inicialmente no solo rechazados sino vilipendiados por sus contemporáneos; sin duda porque como bien dice “a los herejes de la ciencia se les difama y persigue casi siempre”. Hemos hablado con él de ello y de cómo las autoridades sanitarias de todas las épocas han sido siempre reacias a reconocer los descubrimientos que ponen en entredicho sus convicciones.

Sumarios:

“A quienes se oponen a las verdades oficiales se les difama y persigue siempre; especialmente si eran honestos”, explica Jesús García Blanca añadiendo: “El propio Reich decía que ser sincero y honesto es un peligro social”. 

“Hay indicios –afirma Jesús García Blanca- que apuntan a que Reich pasó de la lista negra nazi a la lista negra soviética. Lo que significó muy posiblemente convertirse en objetivo de la red de espías soviéticos asentada en Estados Unidos”. 

“Muchos científicos son perseguidos por cuestionar planteamientos y teorías con negocios que se asientan sobre ellas. Y Reich fue aún mucho más lejos pues cuestionó el sistema en sí, las bases mismas del poder: las herramientas psicológicas y emocionales que utiliza para imponerse y perpetuarse”, explica Jesús García Blanca. 

“Reich sitúo en primer plano de importancia la sexualidad -explica Jesús García Blanca- y eso lo llevó a desarrollar su propia técnica de trabajo con los pacientes y también al activismo socio-político para reivindicar los derechos de los niños y los jóvenes a una sexualidad libre y natural”. 

El compromiso político condujo a Wilhelm Reich a intentar conciliar el psicoanálisis y el comunismo lo que le acarreó tanto la expulsión de la Sociedad Psicoanalítica como del Partido Comunista según Jesús García Blanca. 

“Los experimentos que Reich realizó en Oslo y posteriormente en Estados Unidos –afirma Jesús García Blanca- desvelaron el misterio del origen de la vida, lo que supuso uno de los mayores descubrimientos de la humanidad porque ayudó a comprender qué es la salud y cómo aparece la enfermedad”.

Todo el material dejado por Wilhelm Reich a su muerte se encuentra depositado en la Biblioteca de Medicina de la Universidad de Harvard. En 282 cajas en las que hay miles de carpetas conteniendo diarios, correspondencia, notas de laboratorio, protocolos de investigación, manuscritos, fotografías, documentos personales, dibujos, grabaciones de audio, películas y otros objetos.

Este reportaje aparece en
210
Diciembre 2017
Ver número