¡Confirman la relación de vacunas con el autismo!

Dos nuevos metaanálisis confirman la asociación entre el mercurio contenido en algunas vacunas y el autismo. Afortunadamente ninguna de las ineficaces vacunas contra la gripe recomendadas en los últimos años en España contenía como conservante el timerosal cuyo principal componente es el etilmercurio, derivado del mercurio claramente neurotóxico utilizado durante décadas en distintas vacunas. Hoy en Europa, gracias a la presión internacional denunciando sus peligros, cada vez son menos las que lo utilizan entre sus conservantes pero no es así aún en Estados Unidos. Lo vergonzoso es que durante décadas se negó que el mercurio de las vacunas fuera peligroso y hay cientos de miles de personas afectadas a las que no se ha pedido siquiera perdón ni ha pagado nadie por ello con la cárcel.

Sumarios:

Dos nuevos metaanálisis confirman la asociación entre el mercurio contenido en algunas vacunas y el autismo. 

Se han inoculado a millones de niños vacunas con timerosal y es pues improbable que los organismos reguladores reconozcan su peligrosidad porque sería tanto como admitir su corresponsabilidad y exponerse a una lluvia de demandas. 

Según uno de los últimos metaanálisis el mercurio de las vacunas es un factor causal importante en la etiología del Trastorno del Espectro Autista. 

Es paradójico que las autoridades sanitarias recomienden ponerse la vacuna contra la gripe a las embarazadas obviando que si contienen timerosal pueden incluso afectar al feto. 

Nadie puede afirmar que las vacunas que reciben las embarazadas no causan autismo. Para aseverar eso habría que hacer estudios rigurosos y concluyentes y, sencillamente, no existen.

Este reportaje aparece en
210
Diciembre 2017
Ver número