¿Son hongos la causa de la esclerosis lateral amiotrófica y el alzheimer?

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y el alzheimer podrían estar causadas por infecciones de hongos; al menos así se infiere de un reciente trabajo efectuado por un equipo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa coordinado por el catedrático de Microbiología Luis Carrasco cuyo trabajo acaba de publicarse en Neurobiology of Disease. Estas infecciones se han hallado en distintas regiones del sistema nervioso central de los 11 pacientes con ELA estudiados cuando tales hongos no aparecen en los cerebros de personas sanas. El trabajo constata así lo ya descubierto en 2015 por el mismo equipo al encontrar proteínas, DNA y unos corpúsculos intracelulares de varias especies de hongos en el cerebro y líquido cefalorraquídeo de esos enfermos; concretamente se ha detectado la presencia de Candida, Malassezia, Fusarium, Botrytis, Trichoderma y Cryptococcus.

Sumarios:

Para el microbiólogo español Luis Carrasco no hay la menor duda de que las infecciones fúngicas juegan un papel fundamental en el desarrollo de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) así como de muchos casos de alzheimer.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y el alzheimer podrían estar causadas por infecciones de hongos según un equipo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa coordinado por el catedrático de Microbiología Luis Carrasco. 

Se han hallado en distintas regiones del sistema nervioso central de 11 pacientes con ELA hongos que no aparecen en los cerebros de las personas sanas. 

Se han identificado en los cerebros de enfermos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) los hongos Candida, Malassezia, Fusarium, Botrytis, Trichoderma y Cryptococcus.

En todas las muestras de todos los pacientes fallecidos por ELA estudiados por el equipo de Luis Carrasco había infecciones fúngicas.

Las principales vías de contagio de los hongos son la boca, las heridas en la piel y las mucosas y, sobre todo, la vía digestiva”, afirma Luis Carrasco.

“Desde el aparato digestivo -explica Luis Carrasco- los hongos pueden alcanzar el torrente sanguíneo y diseminarse por el organismo pudiendo llegar a algún nervio periférico desde el que invadir el sistema nervioso central”.

Este reportaje aparece en
210
Diciembre 2017
Ver número