El actual enfoque terapéutico del cáncer es inadecuado y anacrónico

La tesis -sostenida durante décadas- de que el cáncer no es en realidad una patología única sino el nombre genérico que designa a un grupo de 200 enfermedades diferentes que requieren tratamientos distintos -agresivos, tóxicos y, en muchos casos, cancerígenos- comienza a ser seriamente cuestionada ¡en el propio seno de la Oncología! Así lo indica lo dicho entre el 26 y el 29 de septiembre pasados en el Primer Congreso internacional para la utilización de inhibidores de bombas de protones en el tratamiento del cáncer que organizado por la Sociedad Internacionalpara el Estudio de la Dinámica de Protones en el Cáncer (ISPDC) acaba de celebrarse en Roma. Esta entidad, cuyo vicepresidente es el oncólogo español Salvador Harguindey, cuenta con numerosos investigadores de los cinco continentes y defiende un modelo unificador de interpretación del desarrollo del cáncer y los fenómenos tumorales en el que se considera básico entender -a fin de poder desarrollar nuevas terapias- que hay un denominador común en todos los casos: una evidente alcalinización intracelular unida a una acidificación extracelular.

Este reportaje aparece en
132
Noviembre 2010
Ver número